La Galanía - Ayuntamiento de Sevilla

Report
La Galanía. Raquel Andueza. Scherzi amorose ed altri canzonette
Sábado 1 de abril de 2017
Espacio Santa Clara (Dormitorio Alto). 20.30 horas
Scherzi amorose ed altri canzonette
Claudio Monteverdi (1567-1643)
Maledetto sia l’aspetto [Scherzi Musicali, 1632]
Perché se m’odiavi [Arie de diversi…, Alessandro Vincenti, 1634]
Anónimo (S.XVII)
Bella mia
Claudio Monteverdi
Oblivion soave [L’Incoronazzione di Poppea, 1642]
Biagio Marini (1594 - 1663)
Romanesca
Claudio Monteverdi
Et è pur dunque vero [Scherzi Musicali, 1632]
Voglio di vita uscir [Archivio dei Filippini de Nápoles]
Ecco di dolci raggi [Scherzi Musicali, 1632]
Lamento della Ninfa [Libro VIII de madrigales, 1638]
Anónimo (S.XVII)
Bergamasca
Claudio Monteverdi
Quel sguardo sdegnosetto [Scherzi Musicali, 1632]
Anónimo (S.XVII)
Donzelletta lascivetta
Claudio Monteverdi
Si dolce è’l tormento [Quarto scherzo delle airose vaghezze, Carlo Milanuzzi, Venecia, 1624]
Zefiro torna [Scherzi Musicali, 1632]
La Galanía
Raquel Andueza, soprano
Pablo Prieto, violín
Manuel Vilas, arpa
Jesús Fernández Baena, tiorba
1
NOTAS
Aunque en realidad no es hasta la tercera década del siglo que se inicia la decadencia
definitiva del madrigal polifónico, una de las novedades del XVII es la aparición de
colecciones de música a voz sola. Las monodias ponen su interés primordial en el
texto, lo que no era una novedad, pues al menos desde mediados del siglo anterior la
relación entre oración y armonía (los términos son de Monteverdi), es decir, entre
texto y música, empieza a cambiar, potenciándose progresivamente la pintura musical,
esto es, el uso de figuras sonoras retóricas para representar el contenido de los
poemas. Y aquí es donde empiezan a aparecer las diferencias, pues las nuevas
monodias acompañadas buscarán antes que el uso de estos madrigalismos, a menudo
artificiosos o ingenuos, la modulación del canto mediante un bello recitado.
El stile recitativo aparece vinculado a las primeras óperas florentinas y mantuanas,
entre ellas por supuesto L’Orfeo y L’Arianna de Monteverdi, pero también a colecciones
específicas en las que los madrigales solistas se unían a canzonettas y otro tipo de
composiciones estróficas, cuyo origen estaba en las improvisaciones que en el siglo XVI
algunos cantantes ejecutaban sobre las llamadas arias, que no eran otra cosa que aires
de moda (ruggiero, romanesca, bergamasca, chacona, etc.) y que ahora en el XVII se
iban a convertir en los famosos bassi ostinati empleados con parecido objetivo: la
improvisación (vocal o instrumental) sobre un esquema armónico y rítmico dado.
Claudio Monteverdi participó muy directamente de todas estas transformaciones. En
1614 había publicado su Sexto libro de madrigales a 5. La apariencia polifónica se
mantiene en él, pero las voces se independizan con claridad. Su siguiente libro de
madrigales (el séptimo) llevará ya el significativo título de Concerto, que se abre con
una sinfonía instrumental seguido de una monodia acompañada y se compone de
piezas a una, dos, tres cuatro y seis voces. Los límites del género madrigalístico se
desfiguran definitivamente. Cuando en 1638 publique su octavo y último libro de
madrigales, el término madrigal designa ya géneros de música tan diferentes que en la
práctica su uso queda inutilizado y se extinguirá en breve.
Las piezas de Monteverdi que se escucharán hoy responden a esa variedad estilística y
formal que se ha venido comentando. La primera en ser publicada fue Si dolce è’l
tormento, que apareció en una miscelánea veneciana de 1624. Se trata de una sencilla
canzonetta estrófica, con resonancias a villanella, marcada por su línea descendente y
su armonía de aire modal. La mayor parte de las piezas monteverdianas de este
programa salen de una colección de 1632 dedicada exclusivamente al compositor, los
Scherzi musicali, una pequeña colección de obras no especialmente complejas (“arias y
madrigales a 1 y 2 voces en estilo recitativo con una chacona”, se dice en la portada).
Nos encontramos así con canzonettas como Quel sguardo sdegnosetto o Maledetto sia
l’aspetto, pero también con un aria construida sobre una ottava rima (Ecco di dolci
raggi) al estilo de esas arias para improvisar del siglo XVI que se comentaban antes, y
de cuya evolución es buen ejemplo el Zefiro torna, originalmente para dos tenores,
construido sobre el bajo de la chacona y tan lleno de madrigalismos que uno tiene que
pensar que pertenece más bien al género de la autoparodia. Aunque escrito también
sobre una canzonetta, Et è pur dunque vero tiene de especial su aire mucho más
dramático, en claro estilo recitativo y el hecho de que al bajo continuo se añade un
instrumento melódico indeterminado.
En esta última pieza resuenan los aires del teatro, igual que en Perché, se m’odiavi,
aria estrófica escrita para una colección publicada por Alessandro Vincenti en 1634 (el
propio editor publicaría una versión a tres voces del propio Monteverdi en el póstumo
2
Libro Noveno, de 1651) o el Lamento de la ninfa, una obra que Monteverdi designó
como de estilo representativo. Publicada en el Octavo Libro, se trata de una de las
piezas más famosas del compositor: encuadrado entre dos tríos que deben cantar dos
tenores y un barítono, el lamento de la ninfa, que debe ser interpretado “a tempo del
afecto de ánimo, y no al de la mano”, es decir, siguiendo la propia sensibilidad
emocional de la intérprete y no el compás de la partitura, se apoya también en un bajo
ostinato creado mediante un tetracordio descendente que sirve como punto de anclaje
y contraste frente a la libertad rítmica de la voz principal. Aún otra de las piezas
monteverdianas incluidas en el recital de hoy nace del teatro: el Oblivion soave es la
nana que la criada Arnalta canta a su señora Popea, de la que espera todo tipo de
favores cuando al fin logre su objetivo de ascender al solio imperial. En el 450
aniversario de su nacimiento, podemos aceptar que el trono de la música occidental
está disputadísimo, y sin duda, Claudio Monteverdi se encuentra entre quienes lo
pelean.
Pablo J. Vayón
3
TEXTOS
Maledetto sia l'aspetto
Maledetto sia l'aspetto
Che m'arde tristo me!
Poich'io sento rio tormento
Poich'io moro ne ristoro
Ha mia fè sol per te.
Maledetto sia l'aspetto
Maldito sea el rostro
que me inflama, ¡triste de mí!
Ya que siento un cruel tormento,
ya que muero y no hallo reposo
más que en mi amor por ti.
Maledetta la saetta
Ch'impiago ne morro;
Così vuole il mio sole
Così brama chi disama
Quanto può - che farò?
Maldita la flecha
que me hirió hasta matarme;
así lo quiere mi sol,
así lo desea quien debilita
cuanto puede, ¿qué haré?
Donna ria morte mia
Vuol così chi ferì.
Prende gioco del mio foco;
Vuol ch'io peni, che mi sveni;
Morrò quì, fiero dì.
Mujer cruel, mi muerte,
eso quiere quien me hiere.
Juega con mi ardor;
quiere que sufra, que desfallezca;
moriré aquí, día fatal.
Perché se m’odiavi
Perché se m’odiavi
mostravi d’amarmi
per sol ingannarmi?
Ahi, Stella,
ti se’ così bella,
sì fera, sì altera,
per l’alma piagarmi.
Io t’adoravo,
e tu sprezzavi me,
empia Filli, perché?
Perché se m’odiavi
¿Por qué si me odiabas
fingiste amor
sólo por engañarme?
Ay, mi estrella,
te hiciste tan hermosa,
tan salvaje, tan orgullosa,
para herir mi espíritu.
Yo te adoraba,
me despreciaste,
Filis, impía, ¿por qué?
Chi sa ch’una volta,
la stolta fierezza
non brami chi sprezza.
Ahi, ch’io
vò’ dir al cor mio
che fugga, che strugga
l’infinita bellezza.
Forse a te tocherà
à chieder pietà,
empia Filli, chi sa?
Quién sabe si, algún día,
el necio orgullo
no desee a quien ahora desprecia.
¡Ay!, que
quiero decirle a mi corazón
que huya, que destruya
esa belleza infinita.
Tal vez sea tu turno
de pedir clemencia,
Filis, impía, ¿quién sabe?
Nò, nò, che non voglio,
se scoglio m’aspetra
drizzar la barchetta.
Più fiera,
quest’empia megera
l’occide, s’anide
ridendo saetta.
Chiama pur quanto
voi, ch’io non verrò,
No, no, que no quiero
si me espera una roca,
dirigir mi barco hacia ella.
Más orgullosa todavía,
esta bruja malvada
mata, ríe,
y riendo, dispara su flecha.
Llámame si quieres,
que no vendré,
4
empia Filli, nò, nò!
Filis impía, ¡no, no!
Bella mia
Bella mia questo mio core
per voi vive e per voi more
che voi sete per mia sorte
la mia vita e la mia morte.
Bella mia
Hermosa mía, mi corazón
por vos vive y por vos muere,
porque vos sois para mi suerte
mi vida y mi muerte.
Col bel guardo voi mi ferite
col bel guardo voi mi guarite
quando dunque mi mirate
morte e vita, ohimé, mi date.
Con vuestra bella mirada me herís,
con vuestra bella mirada me curáis,
así que cuando me miráis,
muerte y vida, ¡ay!, me dais.
O d'amor miracol novo
Vita e morte à un tempo io provo
ne so quale è più gradita
se la morte o pur la vita.
Oh, milagro nuevo del amor,
vida y muerte pruebo a la vez,
no sé cuál me resulta más grata
si es la muerte o es la vida.
Anzi dunque ancor io vivo
s’io son morto o s’io son vivo
ma sia quel che vuol il fato
vivo e morto a voi m’ho dato.
Mejor sigo viviendo en la duda
de si muerto o vivo estoy;
pero sea lo que el destino quiera
vivo y muerto a vos me entrego.
Oblivion soave
Oblivion soave
ò dolci sentimenti
in te, figlia, addormenti.
Oblivion soave
Que el suave olvido
de los dulces sentimientos
te adormezca, hija mía.
Posatevi, occhi ladri
aperti, deh, che fate,
se chiusi ancor rubate?
Cerraos, ojos ladrones,
¿qué hacéis aún abiertos
si también robáis cerrados?
Poppea, rimanti in pace;
luci care e gradite,
dormite homai, dormite.
Popea, reposa en paz.
Queridos y dulces luceros,
¡dormid ahora, dormid!
Et è pur dunque vero
Et è pur dunque vero,
dishumanato cor, anima cruda,
che cangiando pensiero
e di fede e d'amor tu resti i gnuda.
d'haver tradito me dati pur vanto,
che la cetera mia rivolgo in pianto.
Et è pur dunque vero
Luego entonces es cierto,
corazón inhumano, alma cruel,
que al cambiar de idea
te despojaste de fe y de amor.
Tanto alardeas de haberme traicionado
que las notas de mi lira serán llanto.
È questo il guiderdone
de l'amorose mie tante fatiche?
così mi fa ragione,
il vostro reo destin, stelle nemiche.
ma se'l tuo cor è d'ogni fe' ribelle,
Lidia, la colpa è tua non delle stelle.
¿Es este el premio
a todos mis empeños amorosos?
Así me hace justicia vuestro
cruel destino, estrellas enemigas.
Mas si tu corazón se rebela a toda
fidelidad, Lidia,
la culpa es tuya, no de las estrellas.
5
Beverò, sfortunato,
gl'assasinati miei torbidi pianti,
e sempre adolorato
a tutti gl'altri abandonati amanti,
e scolpirò sul marmo alla mia fede:
Scioccho è quel cor ch'in bella donna
crede.
Beberé, en mi infortunio,
las turbias lágrimas de mi dolor,
y, siempre dolorido,
a todo aquel amante abandonado,
a fe mía, esculpiré en mármol:
“Necio es el corazón que cree en una
mujer bella”.
Povero di conforto,
mendico di speranza, andrò ramingo;
e senza salma o porto,
fra tempeste vivrò mesto e solingo.
Ne havrò la morte di precipiti i a schivo
perchè non può morir chi non è vivo.
Il numero de gli anni
ch'al sol di tue bellezze io fui di neve,
il colmo degl'affani
che non mi diero mai, mai riposo breve:
Insegnerano a mormorar i venti
le tue perfidie o cruda e i miei tormenti.
Privado de consuelo,
mendigo de esperanza, partiré errante;
y sin cuerpo, ni puerto,
viviré entre borrascas solitario y triste
No habré de temer el abismo de la
muerte,
pues no puede morir quien no está vivo.
El número de años que entre nieve viví
al sol de tus bellezas,
el sinfín de aflicciones
que jamás me brindaron breve alivio,
enseñarán a los vientos a murmurar
tus perfidias, cruel, y mis tormentos.
Vivi, vivi col cor di giacio,
e l'inconstanza tua l'aure difidi;
stringi, stringi il tuo ben in braccio
e del mio mal con lui trionfa e ridi;
et ambi in union dolce gradita
fabricate il sepolcro alla mia vita.
Vives con un corazón de hielo,
y tu inconstancia al aire desafía;
abraza fuerte a tu amado
y disfruta y ríe con él de mi miseria;
y ambos, en dulce y grata unión,
preparad el sepulcro de mi vida.
Abissi, abissi, udite, udite
di mia disperation gli ultimi accenti,
da poi che son fornite
le mie gioie e gl'amor e i miei contenti.
Tanto è'l mio mal che nominar io voglio
emulo del inferno il mio cordoglio.
Abismos, abismos, oíd
los últimos ecos de mi desesperación,
después de ya acabadas
mis dichas, mis amores y alegrías.
Tal es mi aflicción que nombrar quiero
émulo del infierno a mi tormento.
Voglio di vita uscir
Voglio di vita uscir,
voglio che cadano
Quest'ossa in polve
e queste membra in cenere,
E che i singulti miei
tra l'ombre vadano,
Già che quel piè
ch'ingemma l'herbe tenere
Sempre fugge da me,
ne lo trattengono
I lacci, ohimè,
del bel fanciul di Venere.
Voglio di vita uscir
Quiero dejar esta vida,
quiero que caigan
estos huesos en el polvo
y estos miembros en las cenizas,
y que mis suspiros
se pierdan entre las sombras.
Pues ese pie
que adorna la tierna hierba
huye siempre de mí
y no lo retienen,
ay, los lazos
del hermoso muchacho de Venus.
6
Vo che gl'abissi
il mio cordoglio vedano,
E l'aspro mio martir
le furie piangano,
E che i dannati
al mio tormento cedano.
A Dio crudel,
gli orgogli tuoi rimangano
A incrudelir con altri
a te rinuncio,
Né vo' più che mie speme
in te si frangano.
Quiero que los abismos
vean mi aflicción,
y que las furias lamenten
mi amargo tormento,
y que los condenados
se retiren ante mi suplicio.
Adiós, cruel,
conserva tu orgullo
para ensañarte con otros.
A ti renuncio,
no quiero que vuelvas
a romper mis esperanzas.
S'apre la tomba,
il mio morir t'annuncio.
Una lagrima spargi,
et alfin donami
Di tua tarda pietade
un solo nuncio
E s'amando t'offesi,
homai perdonami.
Se abre la tumba,
mi muerte te anuncio.
¿Derramas una lágrima
y me concedes al fin
un solo anuncio
de tu piedad postrera?
Y si te ofendí amando,
dame el perdón ahora.
Ecco di dolci raggi il sol armato
Ecco di dolci raggi il sol armato
del verno saettar la stagion florida.
Di dolcissim'amor inebriato,
dorme tacito vento in sen di Clorida.
Tal'hor però, lascivo e odorato
ondeggiar tremolar fa l'herba florida;
l'aria, la terra, il ciel spiran amore:
Arda dunque d'amor, arda ogni core!
Io, ch'armato sin hor d'un duro gelo,
degli assalti d'amor potei difendermi;
ne l'infocato suo pungente telo
puote l'alma passar o 'l petto offendermi.
Hor che il tutto si cangia al novo cielo,
a due begli occhi ancor non dovea
rendermi
sì si disarma il solito rigore:
Arda dunque d'amor, arda il mio core!
Ecco di dolci raggi il sol armato
He aquí al sol armado de dulces rayos
saetear el invierno con la estación florida.
Embriagado de amor dulcísimo
duerme callado el viento en el pecho de
Cloris. Aunque a veces, lascivo y fragante,
hace ondear tremolante a la hierba
florida. El aire, la tierra y el cielo exhalan
amor: ¡Que todos los corazones ardan
pues de amor!
Yo que, hasta hoy, armado voy de duro
hielo de los asaltos de amor pude
defenderme; sin que el fuego de su feroz
dardo haya podido traspasarme el alma o
herirme el corazón. Ahora que todo
cambia por el cielo renovado, ¿no debería
rendirme a dos ojos tan bellos?
Sí, sí, despojémonos del antiguo rigor:
¡Que arda pues de amor mi corazón!
Lamento della ninfa
Amor, dove, dov’è la fe’
che’l traditor giurò?
Lamento della ninfa
Amor, ¿dónde está la fidelidad
que el traidor me juró?
Fa che ritorni il mio
amor com’ei pur fu,
o tu m’ancidi, ch’io
non mi tormenti più.
Haz que vuelva mi amor
tal como antaño fue,
o déjame morir, para que
no sufra más.
Non vo’ più ch’ei sospiri
No quiero ya que él suspire
7
se non lontan da me,
no, no che i martiri
più non darammi affè.
sino estando lejos de mí,
no, no quiero
que me dé más dolores.
Perché di lui mi struggo,
tutt’orgoglioso sta,
che si, che si se’l fuggo
ancor mi pregherà?
Pues el saber que por él ardo
satisface su orgullo,
quizá, quizá al alejarme
él, a su vez, empezará a rogarme.
Se ciglio ha più sereno
colei che’l mio non è,
già non rinchiude in seno
amor si bella fè.
Si ella tiene para él más serena
mirada que la mía,
sin embargo no alberga en su seno
un amor que sea tan fiel como el mío.
Né mai sì dolci baci
da quella bocca avrai,
nè più soavi, ah taci,
taci, che troppo il sai.
Ni tendrá nunca
besos tan dulces de esa boca,
ni más tiernos, ay calla,
calla, él bien lo sabe.
Quel sguardo sdegnosetto
Quel sguardo sdegnosetto
lucente e minaccioso,
quel dardo velenoso
vola a ferirmi il petto,
Bellezze ond'io tutt'ardo
e son da me diviso
piagatemi col sguardo,
Sanatemi col riso.
Quel sguardo sdegnosetto
Esa mirada desdeñosa
reluciente y amenazante,
ese dardo venenoso
vuela para herirme el pecho.
Bellezas por las que todo yo ardo
y que se apartaron de mí,
heridme con la mirada,
curadme con la sonrisa.
Armatevi, pupille
d'asprissimo rigore,
versatemi su'l core
un nembo di faville.
Ma 'labro non sia tardo
a ravvivarmi ucciso.
Feriscami quel squardo,
ma sanimi quel riso.
Armaos, pupilas,
de acerbísimo rigor,
derramad en mi corazón
una lluvia de chispas,
pero que no tarden tus labios
en revivirme muerto.
Hiérame esa mirada,
mas sáneme esa sonrisa.
Begl'occhi a l'armi, a l'armi!
Io vi preparo il seno.
Gioite di piagarmi
in fin ch'io venga meno!
E se da vostri dardi
io resterò conquiso,
feriscano quei sguardi,
ma sanami quel riso.
¡A las armas, hermosos ojos!
Yo os preparo el pecho.
Disfrutad al herirme
hasta que me consuma.
Y si por vuestros dardos
me veo conquistado,
hiéranme esas miradas,
mas sáneme esa sonrisa.
Donzelletta lascivetta
Donzelletta lascivetta
sorgi, sorgi dalle piume,
sorgi, sorgi homai t’affretta
ecco sorge il nuovo lume
Donzelletta lascivetta
Doncellita traviesa
sal, sal de entre las plumas,
sal, vamos, date prisa
que ya nace el nuevo día,
8
spira l’aura e scherza il fiume
tra i fioretti e tra l’herbetta
donzelletta, lascivetta.
sopla la brisa y el río juguetea
entre la hierba y las florecillas,
doncellita, traviesa.
O lucifero del core
reca al cor lucente un giorno
tù disgombra il fosco horrore
ond’hò cinto il seno intorno
tù col lume altero, adorno
le mie tenebre saetta,
donzelletta, lascivetta.
Oh, lucero del corazón,
ofrécele al mío un día luminoso,
disipa tú el sombrío terror
en el que tengo encerrado mi pecho;
adornado con tu altivo fulgor
atraviesa tú mis tinieblas,
doncellita, traviesa.
Qui con pioggia di diamanti
bacia l’alba i fior graditi
e versando i cari pianti
ad amar par che n’inviti
et à i Zeffiri mariti
apre il sen la violetta,
donzelletta, lascivetta.
Con una lluvia de diamantes
besa aquí el alba las flores deliciosas
y vertiendo sus queridos llantos
parece que las invite a amar
y a unirse con los céfiros;
abre su pecho la violeta,
doncellita, traviesa
Vieni, vieni Alba novella
a smarir nel Ciel l’aurora
tutta vaga, tutta bella
l’herba ingemma e i fiori infiora
già ti chiama e desta l’hora
e’l tuo Cefalo t’aspetta,
donzelletta, lascivetta.
Ven, ven, Alba que apenas despuntas
a extender por el Cielo la aurora
toda suave, toda hermosa;
la hierba brilla y las flores florecen,
ya te llama, es la hora,
y tu Céfalo te espera,
doncellita, traviesa.
Con insolita dolcezza
s’odon qui l’aure e gl’Augelli
mormorar di tua bellezza
con i queruli ruscelli
danzan l’herbe e gl’arboscelli
ogni cosa al fin t’aletta
donzelletta, lascivetta.
Con insólita dulzura
se oyen aquí a los pájaros y a la brisa
murmurar sobre tu belleza;
junto a los dolientes arroyuelos
bailan plantas y arbolillos,
todo al fin te consuela,
doncellita, traviesa.
Si dolce è’l tormento
Si dolce è’l tormento
che in seno mi stà,
ch’io vivo contento
per cruda beltà.
Nel ciel di bellezza
s’accreschi fierezza
et manchi pietà,
che sempre qual scoglio,
all’onda d’orgoglio
mia fede sarà.
Si dolce è’l tormento
Tan dulce es el tormento
que siento en mi pecho,
que vivo contento
por una cruel belleza.
En el cielo de la hermosura
aumenta la soberbia
y falta la piedad:
que siempre cual roca
entre las olas del orgullo
será mi fidelidad.
La speme fallace
rivolgam’il piè,
diletto ne pace
non scendano a me.
Vuélvame la espalda
la esperanza falaz.
Ni dicha ni paz
desciendan sobre mí.
9
E l’empia ch’adoro
mi nieghi ristoro
di buona mercè:
tra doglia infinita,
tra speme tradita
vivrà la mia fè.
Y la cruel que adoro
niégueme el solaz
de una dulce merced:
entre infinitos pesares,
entre la esperanza traicionada
mi fe sobrevivirá.
Per foco e per gelo
riposo non ho,
nel porto del Cielo
riposo haverò.
Se colpo mortale,
con rigido strale
il cor m’impiagò,
cangiando mia sorte,
col dardo di morte
il cor sanerò.
En fuego y en hielo
no encuentro reposo.
En el refugio del Cielo
hallaré reposo.
Si un golpe mortal
con afilada flecha
me hirió el corazón,
cambiando mi suerte
con el dardo de la muerte
sanaré el corazón.
Se fiamma d’amore
già mai non sentì,
quel riggido core
ch’il cor mi rapì.
Se nega pietate
la cruda beltate
che l’alma invaghì,
ben sia che dolente,
pentita e languente,
sospirimi un dì.
Si la llama del amor
no sintió jamás
ese duro corazón
que me arrebató el mío,
si niega piedad
la cruel belleza
que ha prendado mi alma:
puede que entre dolores,
arrepentida y languideciente,
suspire un día por mí.
Zefiro torna
Zefiro torna e di soavi accenti
l'aer fa grato e'il pié discioglie a l'onde
e, mormoranda tra le verdi fronde,
fa danzar al bel suon su'l prato i fiori.
Zefiro torna
Céfiro vuelve, y con dulces acentos
el aire encanta y libera a los pies de las
olas, y murmurando entre las hojas
verdes, hace bailar con su dulce sonido a
las flores.
Con guirnaldas de cabello, Filis y Cloris
cantan canciones de amor, cariño y
alegría, y a través de los montes y valles,
altos y profundos, redoblando la armonía
de su canto en las cuevas.
Surge muy lenta en el Cielo la aurora, y el
Sol derrama luciendo el oro más brillante,
el manto celeste de Tetis con la más pura
plata.
Solo yo por la selva solitario y
abandonado, el ardor de dos hermosos
ojos, y mi tormento, como exige mi
fortuna, ahora lloran, ahora cantan.
Inghirlandato il crin Fillide e Clori
note temprando lor care e gioconde
e da monti e da valli ime e profonde
raddoppian l'armonia gli antri canori.
Sorge più vaga in ciel l'aurora, e'l sole,
sparge più luci d'or; più puro argento
fregia di Teti il bel ceruleo manto.
Sol io, per selve abbandonate e sole,
l'ardor di due belli occhi e'l mio tormento,
come vuol mia ventura, hor piango hor
canto.
10
BIOGRAFÍAS
Raquel Andueza
Nacida en Pamplona, inicia su formación musical a los seis años. Posteriormente,
becada por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Londres, amplía estudios en
la Guildhall School of Music and Drama de Londres, donde obtiene el Bachelor of Music
con mención honorífica y recibe el premio School Singing Prize. Poco más tarde conoce
al maestro Richard Levitt, quien ha sido su referente hasta el presente.
Ha colaborado asiduamente con diversas formaciones: La Colombina, L’Arpeggiata,
Orquesta Barroca de Sevilla, Gli Incogniti, La Tempestad, Al Ayre Español, El Concierto
Español, Private Musicke, La Real Cámara, Hippocampus, B’Rock, Orphénica Lyra, etc.
En 2010 funda, junto al tiorbista Jesús Fernández Baena, el grupo La Galanía, siendo
galardonados en 2014 como Mejor Grupo Barroco por la Asociación de Grupos
Españoles de Música Antigua.
Actúa como solista en los principales festivales y auditorios de todo el mundo (París,
Madrid, Barcelona, Bruselas, Utrecht, Nueva York, Praga, Frankfurt, Bucarest, Tokio,
Viena, México, Nápoles, Granada, Minneapolis, Berna, Panamá, Chicago, Londres,
Hong Kong, Moscú, Bogotá, Tokio, México, Vancouver, etc.), y en 2012 hace su debut
en el neoyorquino Carnegie Hall y en los Proms londinenses.
Ha sido dirigida por directores como William Christie, Fabio Biondi, Emilio Moreno,
Pablo Heras-Casado, Jacques Ogg, Monica Huggett, Eduardo López-Banzo, Christina
Pluhar, Richard Egarr, Ottavio Dantone, Christian Curnyn, Sir Colin Davis, José Ramón
Encinar, etc.
Raquel es invitada para impartir cursos de canto en el Teatro Real de Madrid, así como
en las universidades de Burgos y Alcalá de Henares y en el AMUZ de Amberes.
Asimismo, colabora en bandas sonoras de películas, cortometrajes y series de
televisión, como Exodus (Ridley Scott, 2014), Carlos (TVE1, Oriol Ferrer, 2015), Isabel
(TVE1, Javier Olivares, 2012), Atraco (Eduard Cortés, 2012), Tous les soleils (Philippe
Claudel, 2011), Disección de una tormenta (Julio Soto Gúrpide, 2010). Y ha puesto,
junto a La Galanía, la voz al último anuncio de televisión de la firma Loewe.
Ha realizado grabaciones para sellos discográficos como Warner Classics, Virgin
Classics, Glossa, K617, NB Musika, Accentus, OBS Prometeo y Zig-Zag Territoires. En
2011 crea su propio sello discográfico, Anima e Corpo, cuyas seis grabaciones (Yo soy
la locura, In Paradiso, Alma Mia, Pegaso, Yo soy la locura 2 y Miracolo d’Amore) han
recibido las mejores críticas y premios de la prensa especializada.
Raquel lleva un vestido de la diseñadora madrileña de alta costura Clara Daneyko.
www.raquelandueza.com
La Galanía
Premio GEMA al Mejor Grupo de Música Barroca de 2014.
Premio GEMA al Mejor CD de 2014 por Pegaso.
Premio FestClásica 2011 por su programa y disco Yo soy la locura.
11
La Galanía es una de las formaciones especializadas más importantes del panorama
musical español actual. Fundada en el año 2010 por Raquel Andueza y Jesús
Fernández Baena, su finalidad es interpretar música barroca, tanto del siglo XVII como
del XVIII, en base a unos cuidados principios historicistas y apostando por colaborar
con los mejores músicos tanto españoles como de otras nacionalidades, todos ellos
especializados en este repertorio. Sus miembros forman parte de orquestas y grupos
prestigiosos a nivel mundial, como Hespèrion XXI, Al Ayre Español, Orquesta Barroca
de Sevilla, Private Musicke, Orchestra of the Age of the Enlightement, L’Arpeggiata,
etc.
Como eje central del grupo cuentan con la soprano Raquel Andueza, la cual es invitada
regularmente a los auditorios y festivales más importantes del mundo. La Galanía hizo
su debut con gran éxito en la Catedral de Pamplona con el Stabat Mater de Pergolesi, y
rápidamente comenzó a estar presente en los más prestigiosos auditorios y festivales
del mundo: París, Madrid, Barcelona, Bruselas, Fránkfurt, Utrecht, Praga, Bucarest,
Viena, México DF, Nápoles, Granada, Minneapolis, Roma, Ciudad de Panamá,
Vancouver, Berna, Chicago, Londres, Hong Kong, Moscú, Tokio, Nueva York, Bogotá,
Nagoya, etc.
En enero de 2011 salió a la luz su primer proyecto discográfico, Yo soy la locura, para
su propio sello discográfico, Anima e Corpo, álbum que desde su salida al mercado fue
un éxito de crítica y ventas, y que recibió de manera unánime el premio Festclásica,
otorgado por la Asociación Española de Festivales de Música Clásica. Sus trabajos
discográficos posteriores, Alma Mia (un recopilatorio de las arias de ópera y cantatas
de Antonio Cesti), Pegaso (una colección de salmos y motetes de Tarquinio Merula) y
Yo soy la locura 2 (música española del siglo XVII), asimismo, están obteniendo las
mejores críticas y premios de la prensa. En diciembre de 2016 han publicado su nuevo
álbum, Miracolo d’Amore (arias y dúos de óperas de Francesco Cavalli) junto al
contratenor Xavier Sabata.
www.lagalania.com
12

similar documents