Primera parte Bicentenario y Año de la Fe

Report
PRIMERA
PARTE
PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD
Pbro. Dr. Félix Castro Morales
III. PROYECTO A CORTO PLAZO DE ENERO A ABRIL DE 2013
LO QUE NOS FALTA POR HACER
1) Padre Armando Ojeda García ´promotor de las Peregrinaciones que llegarán
al Templo de Nuestra Señora de la Soledad durante los meses de enero a abril
2) Lic. Carlos Ruiz Velatti: enlace entre la autoridad civil y la comisión
encargada del festejo del Bicentenario de Nuestra Señora de la Soledad.
Solicitándoles apoyo de logística de los eventos, aportaciones económicas
o bien devolución de patio o remover la fuente que afecta actualmente el
Templo.
3) Sras. Luz María Ceballos e Isabel Zárate (Representantes del Movimiento
Regnum Christi Sección Señoras Irapuato): promoción del evento y organizar
conferencias con temas sobre la historia del Templo parroquial, de la bendita
Imagen, fe y devoción de Irapuato a Nuestra Patrona…
4) Sr. Fabio Cisneros Méndez: enlace entre los coros de la ciudad a nivel
Diócesis y la comisión encargada del festejo del Bicentenario. Buscar
participación de grupos para dar a Nuestra Señora serenata, y coros para las
misas durante el mes de abril. Así como la coordinación del concurso del
Himno a la Virgen de la Soledad a nivel diocesano.
5) Sra. Martha Martínez: organización de conferencias del Congreso
Mariano, y su logística. Sería Viernes y sábado de la primera semana de
pascua. Horario de 10:00 am a 6:00 pm. Con cuota de recuperación de $50.oo
Se acordó que cada quién formará un equipo de trabajo para llevar a cabo estas
comisiones.
1. ABRIL, MES DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD EN IRAPUATO
Celebraciones del Bicentenario
1ª Semana. Concurso del Himno a la Virgen de la Soledad. (31
de Marzo al 6 de Abril)
2ª Semana. Congreso Mariano. (6 y 7 de Abril)
3ª Semana, Semana de Cultura Cristiana. (14 al 20 de Abril)
4ª Semana. Comienza el Novenario a Nuestra Señora de la Soledad
(21 al 29 de Abril).
Todo el mes de abril la santa Misa de las 7:30 pm (sábados 7 pm) será solemne, con la
participación de coros de la Ciudad o de la Diócesis.
Durante el novenario habrá serenata después de la Misa de 7:30 pm
2. NOVENARIO
21 Decanato de Nuestra Señora de la Luz, Vida Consagrada y
colegios
22 Decanato de san Francisco de Asís
23 Decanato de Nuestra Señora de Guadalupe
24 Decanato de Santiago Apóstol
25 Decanato del Señor del Hospital
26 Decanato del Sagrado Corazón de Jesús
27 Decanato de san Cayetano , Movimientos y Niños - catequistas
28 Decanato de Nuestra Señora de la Soledad , ANTG y Centro Juvenil
29 Seminario Diocesano de Irapuato
3. 30 de Abril Fiesta a Nuestra Señora de la Soledad.
7 am Mañanitas
8 am Santa Misa por
organizadores de la Fiesta
11 am Santa Misa por Los
bienhechores del templo
01 pm Peregrinación de sacerdotes y
Concelebración
06 pm Santa Misa Asociación de Nuestra
Señora de la Soledad
07 pm Santo Rosario
08 pm Santa Misa por la Parroquia
IV. EL AÑO DE LA FE Y EL BICENTENARIO
DEL PATRONATO DE NUESTRA SEÑORA
No olvidemos que el Año de la Fe, no se contrapone al Año Jubilar
para celebrar el Bicentenario del Patronato de Nuestra Señora de
la Soledad sobre Irapuato el próximo 30 de abril, sino que se
complementan, el que honra a la Madre, honra al Hijo, el que
cree en el Hijo, tienen como Madre y modelo a María… sabiendo
que la misión de María es la de ser Madre y modelo de nuestra
vida cristiana, nuestra actitud tendrá que ser, necesariamente, de
hijos, que honran a su Madre con su amor e imitación.
Por tanto, nuestra vida espiritual sólo se podrá entender en
relación con nuestra Madre. La espiritualidad cristiana tendrá que
ser, al mismo tiempo, mariana.
En consecuencia, es claro que la espiritualidad
mariana, que es necesaria para todos, por estar incluida
en la espiritualidad cristiana, tiene que referirse a
ciertos aspectos de nuestra relación con María que son
generales o se viven de un modo ordinario y común.
El papel y la relación fundamental que tiene María
en la historia de la salvación piden, de todo cristiano,
darle culto, tenerle una verdadera devoción: tiene de
Cristo su origen y su eficacia, en Cristo tiene su
significación completa y, por Cristo en el Espíritu
Santo, lleva al Padre.
En efecto, “el desarrollo de la devoción a la Virgen
María, (…) es un distintivo de la piedad en la Iglesia.
En efecto, esa verdadera devoción, en la práctica misma
del culto, está manifestando, por un nexo íntimo, el plan
divino de la redención del género humano; de manera
que, por razón del puesto singular que ocupa María en el
plan divino, se le da a Ella correspondientemente un
culto peculiar. Igualmente, del genuino desarrollo del
culto cristiano se sigue necesariamente el progreso
concreto de la veneración a la Madre de Dios”.
Tres afirmaciones se subrayan en le texto
anterior: el desarrollo de la devoción a la Virgen
como distintivo de la piedad católica;
en el plan divino, María está unida a Cristo por un
lazo singular, el culto que a Ella se le debe tiene que
ser singular también y no se puede prescindir de él.
Por esto, cuando progresa en la Iglesia el culto
mariano, progresa igualmente la devoción
genuina a la Madre de Dios. Todo esto no
lleva a afirmar, una vez más, que la devoción a
la Virgen María es necesaria e imprescindible
para todo católico.
Por consiguiente, hemos de pedir al Espíritu Santos nos ilumine a todos
los fieles cristianos de esta Diócesis para que no nos olvidemos de
nuestra Madre, pensando que el Año de la Fe tiene prioridad sobre el
Bicentenario de la Virgen: más bien es una hermosa coincidencia que
TODOS deberíamos aprovechar para ir a Cristo por María, pues en
Santa María se produce, una riquísima concentración de verdades
teológicas.
Así, en la Mariología se entrecruzan las nervaduras de la
construcción teológica: desde las cuestiones cristológicas y
eclesiológicas hasta las relativas a la antropología teológica y a
la escatología.
Santa María, por su esencial referencia al Verbo de Dios, y en Él y a
través de El, a la Trinidad Beatísima, es acreedora de una detenida
consideración teológica. Ella forma parte del objeto propio de la
Teología. En efecto, si todo ser es objeto de la Teología en la medida
en que dice referencia a Dios, la Madre de Jesús, referida
esencialmente a Dios como su propia Madre, requiere una detenida
consideración teológica hasta el punto de ocupar un lugar
inconfundible en el pensamiento teológico. Es acreedora también a
la consideración teológica por su esencial referencia a la historia de
la salvación.
Surge, pues, la pregunta: ¿cuál es la forma más adecuada
para celebrar en nuestra Diócesis en Año de la Fe y el
Bicentenario del Patronato de nuestra Señora de la
Soledad? , ¿Cabe que olvidemos este acontecimiento tan
importante en l Ciudad de Irapuato y en toda nuestra
Diócesis?
La realidad de Santa María es riquísima, tanto si se
considera en su referencia a Cristo y a su cooperación
con el Redentor en la historia de la salvación como si
se considera lo que podríamos llamar su ser personal,
es decir, la realidad que se suele designar con la
expresión “privilegios marianos”.
Estamos a tiempo para que todos reconsideremos
nuestras posturas y nos organicemos de tal modo,
que sea una realidad lo que hemos dicho en el PPD “a
Cristo por manos de María”, Nuestra Señora de la
Soledad, que da identidad a nuestra Diócesis, como
su patrona y Reina.
V. UN EJEMPLO PARA NOSOTROS
Desde finales del XVII se ha venido escribiendo una historia de fe y esperanza, y
de amor bello y eterno que con el pasar del tiempo no ha hecho sino acrecentarse
como río caudaloso que arrastra consigo todo lo que encuentra en su camino.
Hoy nosotros no podemos dejar que el caudal de la devoción a nuestra
Patrona se pierda. Sabemos por esta historia, que ayer un raudal inmenso,
oleadas incesantes de hombres y mujeres de todas las edades, de todas las
condiciones, de todas las procedencias en estos días benditos desfilaban por
la Casa madre de esta Ciudad, el templo de nuestro Patrona, para presentarle
a sus criaturas recién nacidas, implorar su protección, cantar su hermosura,
enaltecer su grandeza, maravillarse sencillamente de su amor incondicional.
Como lo hiciera el patronato de nuestra Señora en abril de 1912, hemos de
exclamar: “Dulcísima señora, Gloriosa Virgen que en el misterio de tu
soledad eres y, has sido siempre el encanto de este pueblo que ama, cuan
felices somos ahora Señora por renovar con todo el corazón y con toda la
lealtad de nuestra alma el juramento ya hecho en el pasado siglo ante tu
imagen milagrosa. ¡Sí Madre muy amada! el Clero y el Pueblo, los grandes y
los pequeños, los varones con el devoto sexo, los inocentes niños, todos
arrodillados ante tu altar, renovamos esa Leal promesa de tenerte por
nuestra PATRONA, DEFENSORA y ABOGADA; de acudir a Ti con confianza
en todas nuestras necesidades, de buscar aquí refugio en todas las
persecuciones, de implorar bajo las bóvedas de tu templo tu poderoso
auxilio contra todos nuestros enemigos espirituales y temporales”.
Nadie podemos darnos el lujo de cansarnos de profesar un amor
bello y lozano a la espiritual grandeza de tan hermosa Señora, de
colmarla de flores, de visitas y de atenciones, de engalanarla con
versos, oraciones y poesías.
Nuestra Patrona nunca se ha querido quedar atrás: a través de su
imagen, maravillosamente, ha querido manifestar su maternal
predilección por los habitantes de esta tierra de gracia y su deseo de
caminar fiel y amorosamente a su lado, gustosa de ser la imagen
emblemática más determinantes de la identidad de esta Ciudad.
Nuestra amada patrona alberga en su corazón un ardiente deseo: que la
devoción que le profesamos con tanto ardor a su imagen de la Soledad,
siga siendo uno de los caminos privilegiados puesto por Dios al alcance
de los irapuatenses para que puedan encontrarse con su hijo Jesús “la
raíz, la fuente y la cumbre de la vida de la Iglesia y el fundamento del
discipulado y de la misión” (CELAM, Documento de Participación No. 39).
¿Cuál otra puede ser nuestra respuesta, sino con las
palabras y la vida, seguir viviendo y cantando?: Viva la
Virgen nuestra patrona, que en Irapuato tiene su altar,
y reine siempre Cristo, en la Irapuato, noble y leal.
Este tiempo está marcado de modo especial por un
compromiso más exigente a vivir con mayor profundidad
la vida de Cristo, la vida en la gracia; es el tiempo en que
los cristianos estamos llamados a sentir más intensamente
la novedad y la alegría, la serenidad y la seriedad de la vida
cristiana; la exigencia de su autenticidad, de su fidelidad y
de su coherencia; y nosotros lo hacemos en estos días de la
mano de Nuestra Señora de la Soledad.
Por tanto, en este celebración del bicentenario hemos
de unirnos a Nuestra Señora de la Soledad para
caminar de su mano, para ver a María en relación con
la historia de la salvación, es decir, con la celebración
del Misterio Pascual de Cristo y del tiempo inaugural
de la Iglesia. Nuestras celebraciones coincide con el
Año de la Fe, que son como un mismo camino, que nos
lleva encuentro con el Resucitado y de la Madre de
Dios siempre presentes en la Iglesia (Mt 28, 20).
En estos meses que anteceden al 30 de abril hemos de
unirnos en oración con María (1, 14). Así nuestras
reflexiones y nuestra oración y celebración estarán
orientadas al Misterio Pascual de Cristo y a la novedad del
Espíritu por manos de Nuestra Señora de la Soledad.
Esta figura de María, al pie de la Cruz, sea la imagen
que nos guíe en nuestra preparación de su fiesta del
Bicentenario como Patrona de la Ciudad. Que nuestra
Patrona acoja la oración de nosotros sus hijos, y nos
una a la plegaria de la Iglesia orante, intercediendo por
la salvación del mundo.
Que la Virgen de la esperanza, profecía de los tiempos
nuevos, una su cántico a nuestras voces, a nuestros
clamores y nos acompañe en nuestro difícil y fatigoso
camino de fe, para anunciar el Reino durante estas fiestas
en su honor, con las que nos disponemos a celebrar el
bicentenario de su patronato sobre la Diócesis de Irapuato.
VI. ES DE BIEN NACIDOS, SER AGRADECIDOS
Al recordar el Bicentenario del patronato de nuestra Patrona
sobre esta porción de Pueblo de Dios, sentimos en nosotros un
profundo agradecimiento a María, la Madre de Jesús. Ella es la
imagen perfecta de la Iglesia que da al mundo la luz de Cristo: es
la Estrella de la evangelización, la Madre del Consuelo y de
misericordia.: tú que andas buscando la verdad y la paz; dirige tu
mirada a María, y ella te mostrará a Jesús, luz para todos los
hombres y para todos los pueblos.
En este próximo abril de 2013, nosotros los miembros de esta
Parroquia, de todo el pueblo de Irapuato y de nuestra Diócesis,
queremos decirle:
¡Oh Virgen de la Soledad profunda,
Y del llanto sin consuelo,
Mira, oh tierna Madre, a tu pueblo;
Mira, ¡cómo te ama¡
Haz que te ame más y más,
Y que tus hijos de Irapuato,
Primero pierdan la vida; que dejarte de amar!
Esta fue y esperamos que siempre sea, la verdad que
impere en los corazones de los que formamos la Diócesis
de Irapuato ante la gran Madre de Dios Y Madre nuestra:
tenerla siempre como dispensadora de la gracia divina
en nuestra familia, en nuestra Ciudad y en nuestra
Diócesis, y seguir elevando nuestro corazón hacia lo
eterno con nuestra devoción, amor y oración, tanto el
Clero como el Pueblo, los grandes y los pequeños, (…)
todos arrodillados ante su altar, y tenerle por nuestra
PATRONA, MADRE, REINA, DEFENSORA y
ABOGADA; acudiendo a ella con confianza en todas
nuestras necesidades, buscando conocerle, amarle e
imitarle, caminado bajo su venerado manto, signo de
consuelo, refugio y amparo
¡Salve a ti!,
¡Paz, a tus hijos!,
¡Linda joya de Irapuato!
¡MUCHO TE AGRADECERÉ SI
LO ENVÍAS A TODOS TUS
CONTACTOS-AMIGOS, SOBRE
TODO EN LA DIÓCESIS DE
IRAPUATO!

similar documents