Completa presentación con los antecedentes de la

Report
1773 – 1814: LA COMPAÑÍA DE JESÚS EN LA TORMENTA
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
LA MONARQUÍA ESPAÑOLA Y
LA EXPULSIÓN DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS
 La Compañía destacó en defender y aplicar
la doctrina “optimista” de la gracia.
 Apoyó la supremacía de jurisdicción del
Papa sobre toda la Iglesia → influyó
notablemente en siglo XVIII. La Compañía se
ganó enemigos poderosos.
 Los jesuitas tuvieron gran influjo en la
política europea como confesores de los
monarcas católicos.
 Se destacaron en la educación y su influjo
fue notable en el mundo intelectual católico.
 Desde fuera la Compañía solía percibirse
como un Cuerpo compacto, disciplinado,
con un considerable nivel de observancia
religiosa y gozando de gran prestigio y
poder.
 Esta imagen victoriosa hizo que los jesuitas
tuviesen enconados enemigos: → Órdenes
monásticas antiguas y otras más recientes:
los agustinos de talante más regalista;
además del jansenismo y sus aliados. Trento
situó en primera línea a los jesuitas,
protagonismo histórico y eclesial se
mantuvo durante la Contrarreforma.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 Se le reprochaba a la Compañía: buscar
conversiones en masa → formas
nuevas de devoción católica: las
congregaciones marianas.
 El culto afectivo a los santos → chocaba
con la opinión de fuertes detractores.
 Se decía: la acción de los jesuitas
desvirtuaba la vida religiosa, sobre todo
por su prodigalidad en la distribución
de la gracia y por la moral laxa.
 Enemigos: jansenistas, filósofos
ilustrados, regalistas, galicanos.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 Hubo en la actitud misma de la Compañía
un ¿enemigo interno?
 Una causa del desprestigio fue el
irrestricto apoyo a la tradición absolutista
de los siglos XVI y XVII → convivencia con
el sistema del patronato regio.
 Confesores de reyes, educadores de
príncipes y de elites políticas, sociales e
intelectuales; los jesuitas ocupaban un
puesto destacado en la estructura de un
régimen caracterizado por el poder
personal.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
“Enemigo interno” de la Compañía:
 Estilo triunfalista que exaltaba a la Compañía
hasta extremos peligrosos o la convicción de
que todos los jesuitas integraban la minoría
selecta de la Iglesia.
 Es cierto que habíamos destacado
rápidamente en casi todos los terrenos: la
ciencia, la polémica teológica, la enseñanza,
la espiritualidad, las misiones.
 Esto ayudó a vernos como autosuficientes y
alimentó la envidia y la difamación.
 Salir victoriosos en lucha contra los
jansenistas, a la larga trajo graves daños. La
destrucción de la abadía de monjas
cistercienses de Port Royal (1711)
contribuyó a la gloria de este monasterio y
al rencor del jansenismo contra los jesuitas.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 Siglo XVIII la Compañía envuelta en la polémica de los ritos chinos y
malabares, que dañó su reputación.
 En China: el P. Mateo Ricci logra entrar a fines del siglo XVI. Muy
estimado en la Corte Imperial.
 Los jesuitas aceptan la veneración a los antepasados del
confucionismo. Se forma una Iglesia de varios centenares de miles de
católicos, especialmente entre los mandarines.
 El Papa Urbano VIII (1623-1644) → fin al monopolio misionero de los
jesuitas en China → originó división: dominicos y franciscanos
españoles, acogidos con escaso entusiasmo por jesuitas portugueses.
Los frailes se opusieron al método misionero jesuítico.
 Las autoridades chinas persiguieron a los frailes y las quejas llegaron
a Roma. Inocencio X (1644-1655) condenó los ritos chinos. El
conflicto se prolongó y reavivó con la llegada de sacerdotes del
Oratorio de Bérulle, de inclinación jansenista: negaron cualquier
adaptación del evangelio. La opinión cambiante de los Papas
enturbió las cosas. Finalmente, Clemente XI (1700-1721) desestimó
la acomodación.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 En la misión del Malabar, en la India, se
planteaba un problema parecido.
 El mismo Clemente XI condenará en
1715 los ritos malabares.
 Finalmente el Papa Benedicto XIV, en
1742 condenó definitivamente los ritos
chinos y malabares.
 Así terminó una querella que dividió a la
Iglesia, a costa de hundir las misiones en
China e India.
 Pasaron casi dos siglos antes que la
Iglesia (bajo Pío XI, Papa 1922-1939)
revisara el decreto de 1742.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 Otro conflicto → las reducciones del
Paraguay, en los siglos XVII y XVIII abarcaban
extensos territorios.
 Los jesuitas en las reducciones, pusieron fin
a la explotación de los indígenas por los
colonos y a la caza de esclavos por parte de
bandeirantes portugueses.
 Felipe III confió hacia 1610 extenso territorio
a los jesuitas a lo largo del río Paraná.
Surgieron cuarenta reducciones, enclaves de
vida cristiana en la selva.
 Totalmente administradas por los jesuitas; en
las reducciones no podían entrar soldados ni
funcionarios españoles; la población
indígena estaba sujeta únicamente a un
ligero tributo para la Corona.
 El jesuita se reservaba el gobierno y la
justicia, concediendo a los consejos
formados por las autoridades indígenas
participación y autoridad.
 La vida estaba reglamentada como en un
colegio jesuita. Pero la defensa de los
jesuitas de las reducciones hizo que
rechazaran cualquier injerencia de las
autoridades de la Corona.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 En 1750 acuerdo fronterizo entre España y Portugal: trece reducciones
en territorio portugués.
 La sublevación de los indios contra funcionarios y militares portugueses
fue atribuida a los jesuitas; fueron expulsados y reemplazados por
dominicos y franciscanos.
 En pocos años los indios huyeron a la selva y las misiones fueron
abandonadas.
 La expulsión de los jesuitas significó la muerte de las reducciones.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 Personaje clave: el Rey de España Carlos III
(1716-1788), Rey de las Dos Sicilias (17341759) y Rey de España (1759-1788).
 Representante más genuino del despotismo
ilustrado español.
 Católico tradicional, de misa diaria, afable,
laborioso, puntillosamente fiel a su palabra
y compromisos, actuó más por persuasión
que por imposición.
 Convencido de dos cosas: que su poder de
Rey carecía de cualquier contrapeso,
excepto Dios.
 Y que debía defender a todo trance el
“regalismo” y “absolutismo” y modificar
profundamente la sociedad hispana e
indiana con la luz del gobierno centralizado
y racional.
 Estas convicciones lo describen como un
cabal “déspota ilustrado”.

 Carlos III: “Todo para el pueblo, pero sin el
pueblo”. La única institución inmutable y
fundamental en esta ideología, era la
Monarquía absoluta y omnipresente, cuyos
súbitos debían “callar y obedecer”.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 La penetración reformista en España
se aceleró bajo Carlos III, o mejor
dicho, bajo sus ministros: el Conde de
Floridablanca, secretario de Estado
desde 1776; Gaspar Melchor de
Jovellanos, influyente funcionario real.
 Pedro de Campomanes, cerebro
económico del régimen.
 Todos ellos, a pesar de sus mutuas
rivalidades, además del Conde de
Aranda, fueron los brazos ejecutivos
de Carlos III y su gobierno ilustrado.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 El pueblo español no fue protagonista de
este proceso → poco entusiasmado con las
reformas ilustradas y al despotismo
ilustrado.
 A la luz de esta animadversión debe mirarse
el episodio cuyo protagonista fue el Príncipe
de Esquilache, napolitano ministro de Carlos
III: prohibió por decreto el uso de la capa
larga y el sombrero de ala ancha, vestimenta
característica del madrileño pobre. Aducía
Esquilache: el uso de estas prendas facilitaba
el disfraz y la impunidad de los delincuentes.
 El Domingo de Ramos (23 de marzo) de 1766
estalló el motín en Madrid y en varias
provincias. Los amotinados proferían vivas al
Rey y pedían la destitución del marqués de
Esquilache y su camarilla de extranjeros.
 El Rey huye de Madrid junto a su familia y se
refugia en Aranjuez. Esquilache fue
destituido.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 Después de los motines contra Esquilache, asume en el Consejo de
Castilla, el conde de Aranda, y como Fiscal, Pedro Rodríguez de
Campomanes, se empeñaron en destruir a los jesuitas.
 El confesor del rey era el P. Joaquín de Eleta, franciscano y obispo
de Osma. Todos enemigos acérrimos de la Compañía.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 Llegan al Consejo de Castilla acusaciones
contra los jesuitas: fomentar opiniones
contrarias al Rey, y contra la casa de
Borbón, haber animado motines, de
murmurar amancebamientos de Carlos III
con la mujer de Esquilache, de sembrar
doctrinas regicidas, de que “ahora
gobiernan a España un fraile y dos
jansenistas” y hasta de intentar envenenar
al Rey.
 El Dictamen del Fiscal y la Consulta del
Consejo Extraordinario de Castilla,
presentaron al Rey un documento que
describía a la Compañía como una
Sociedad monstruosa, un cuerpo
poderosísimo, incompatible con el reino.
Carlos III se asustó, pues siendo así, su
persona y su Corona sólo estarían seguras
librándose de un peligro tan formidable.
 Todas estas acusaciones fueron recogidas
por Campomanes hasta diciembre de
1766; se elaboró un documento
acusatorio que fue leído sólo a los
enemigos de la Compañía.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
Las razones para extirpar a la Compañía, Campomanes las sintetiza así:
1. Es incompatible la Compañía en el reino, en primer
lugar, “por su unión y confederación bajo de un
gobierno extranjero contraria al espíritu de su
fundación”.
2. “Su ambición de riquezas temporales” que les
permite aspirar a “la soberanía efectiva” como la del
reino de Paraguay: “¿Quién podrá oponerse, dentro
de un poco, a un cuerpo que disfruta tantas riquezas
provincias enteras si se les deja radicarse en
dominios a que aspira de las naciones que las
producen?”.
3. Más pernicioso aún: “la doctrina del probabilismo,
atentatoria contra la seguridad de los Estados y por
el que fidelidad de los reinos peligra donde residan
estos padres”.
4. El cuarto vicio radica en “el continuo espíritu de
sedición contra el gobierno, contra el Estado y
contra la mismísima religión: todo peligra con la
permanencia del cuerpo de la Compañía dentro del
reino”.
5. El quinto vicio “consiste en la animosidad de la
Compañía de hacer frente a los reyes mismos y
tribunales más supremos, como lo están ejecutando
las Cortes de Francia y Portugal, calumniando a los
gobiernos y tribunales y a los reyes mismos con las
injurias más sacrílegas, según consta plenamente
probados”.
6. “El sexto vicio de la Compañía consiste en el espíritu
de venganza, no perdonando medio para llevarla
adelante, sin tropezar en el debido respeto a
ninguna clase ni dignidad, por alta y respetable que
sea”, incluida la soberanía del rey, contra el que se
han dirigido los motines.
7. “El séptimo vicio por donde se hace intolerable en
España la Compañía resulta de sus alianzas
externas”, avivando competencias de soberanía
entre las regalías y el pontificado.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 El 27 de marzo de 1767
Carlos III firmó la
Pragmática Sanción,
que expulsaba de sus
reinos a la Compañía,
en la que aparecía una
enigmática declaración
según la cual el Rey
guardaba dentro de su
real pecho las razones
de esta decisión.
 Así, con el mayor
secreto, aprobó las
acusaciones contra los
jesuitas
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 Las causas “objetivas” de la expulsión de
Carlos III se ignoran.
 La Corona las enunció diciendo que eran
Gravísimas y que Su Majestad se las
reservaba en su real ánimo y de allí no
saldrían nunca.
 La resolución real nació de un voluminoso
y secreto proceso o pesquisas que
efectuaron por orden real algunos altos
funcionarios de Carlos III, entre ellos
Aranda y Campomanes.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 El Papa al momento de la expulsión,
Clemente XIII, la desaprobó.
 Al responderle, Carlos III le adjuntó un
sumario de los crímenes jesuitas, pero
sin ninguna prueba; este documento
obra del Consejo Mayor de Castilla, sí nos
ha llegado y contiene un gran número de
cargos espantosos, pero desprovisto de
acreditaciones o pruebas.
 Por ejemplo, el caso en que se cita a
Chile: “Resultó en Chile, por sus mismas
relaciones (las Cartas Anuas de la Orden)
la convivencia (jesuita) con los ritos
gentílicos llamados muchitún” (citado
por Vial).
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 La Jerarquía eclesiástica española apoyó la expulsión y luego la
disolución de la Compañía.
 Los agustinos, regalistas la mayoría y algunos pro jansenistas, se
movieron activamente en Roma para lograr disolver la Orden
jesuita.
 En todo esto, los apoyaron y aplaudieron los regalistas, filósofos
y francmasones de toda Europa.
 Los reformistas hispanos, comenzando por Aranda, también
instigaron la animadversión contra la Compañía. Pero nada de
esto hubiera sucedido sin la voluntad personal, resuelta e
implacable de Carlos III.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
 La expulsión de la Compañía fue arbitraria, no hay causas justificadas (que
sepamos hasta hoy); ni proceso, ni defensa posible.
 La enorme mayoría de los jesuitas fueron víctimas inocentes de un juego de
prejuicios, errores, malentendidos y odios.
 Todo esto muestra la cara más implacable del despotismo ilustrado y su razón
de Estado. Curiosamente, esta muestra de poder, será el comienzo del fin del
absolutismo.
 Antes de acabar el siglo, la razón de Estado será el cuervo que comerá los ojos
del régimen absolutista, cuando éste se desmorone sin remedio.
 La Revolución francesa aniquilará el Antiguo Régimen y será el final trágico de
toda esta trama histórica.
1773 – 1814: La Compañía de Jesús en la Tormenta
LA IGLESIA Y LA EXPULSIÓN DE LOS JESUITAS
 En el siglo XVIII las Órdenes religiosas
contaban con unos 1.000 sacerdotes, más
de 1.400 novicios, estudiantes y
hermanos. Las religiosas profesas eran
unas 350 y 300 el total de clérigos.
 Los jesuitas representaban el 18% del
total de clérigos y el 23% de religiosos
regulares de la Colonia.
 En 1767 la Compañía era la Órden de
mayor influencia por su número, disciplina
religiosa y gran actividad apostólica en
particular las misiones y la educación.
Este éxito apostólico, causó en el siglo XVII
y XVIII conflictos con otras Órdenes, con
algunos obispos y con el poder civil.
 Los agustinos fueron los rivales más
enconados: querellas teológicas y
rivalidades en las misiones acarrearon
malentendidos eclesiales.
 Algunos obispos cuestionaron la
autonomía y poder de los jesuitas. Lo
mismo algunos gobernadores.
 A nivel del clero secular, siguieron
existiendo dos obispados: Santiago y
Concepción.
 En Santiago sobresale el Obispo Manuel
de Alday y Aspée. Obispo de Santiago
entre 1753 y 1788. De gran cultura.
 De sus tiempos de estudiante destacado
en Lima, se identificó con la Compañía
que regentaba el Seminario limense.
La Iglesia y la Expulsión de los Jesuitasc
 El 31 de julio de 1767 cruzó la cordillera
un correo real proveniente de Buenos
Aires; portaba un sobre sellado dirigido al
Gobernador de Chile, Antonio de Guill y
Gonzaga, era la orden de expulsión contra
los jesuitas.
 La sociedad chilena quedó impactada. Los
detenidos no pudieron verse sino con
ciertos parientes por breves minutos, en
público y vigilados. Los novicios fueron
presionados para abandonar la Orden,
casi ninguno desertó.
 El Gobernador hizo detener los barcos en
los puertos y vigilar los pasos
cordilleranos. Nombró comisionados que
aprendiesen a los jesuitas y destinó
lugares para concentrarlos y puertos para
embarcarlos.
 De Santiago a Valparaíso y de allí al Callao
y luego a los Estados Pontificios. Imola
será su destino final, luego de un
dificultoso peregrinar. Comenzaba el largo
exilio europeo de los jesuitas chilenos.
 Fijó fecha y hora del operativo, simultáneo
en todo el Reino: la madrugada del 26 de
agosto. El día y hora previstos se
verificaron las detenciones sin dificultades
ni resistencias.
La Iglesia y la Expulsión de los Jesuitas
LA EXTINCIÓN DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS
 En 1769 moría Clemente XIII que había resistido las
presiones de las Cortes borbónicas por extinguir la
Compañía.
 La situación se había vuelto insostenible: los jesuitas
exiliados afluían por millares a los Estados
Pontificios.
 El nuevo Papa Clemente XIV, hombre de carácter
apocado, fue elegido en tales circunstancias y por
presión de las Coronas de España y Francia; acabó
por rendirse y a través del breve Dominus ac
Redemptor, del 16 de agosto de 1773 la Compañía
de Jesús fue extinguida del mundo católico.
 El breve enumeraba los “abusos” de los jesuitas y
ordenaba que la Compañía se disolviera: “Los
despojamos de sus casas, escuelas, colegios,
hospitales y granjas y cualquier otra propiedad de
cualquier provincia o dominio donde puedan existir”.
La Extinción de la Compañía de Jesús
 La policía papal detuvo al anciano Padre General Lorenzo
Ricci (1703-1775) y a los principales consejeros y los
encarceló sin juicio en Castel Sant’Angelo.
 Durante dos años se instruyó contra ellos un proceso
canónico, apoyado por gran número de acusaciones que
resultaron sin fundamento. La sentencia fue absolutoria,
mientras tanto el P. General había muerto afirmando hasta
el final que tanto él como la Compañía eran inocentes y
fieles al Papa y a la Iglesia.
 La supresión de la Compañía de Jesús fue una tragedia para
el catolicismo. Eliminó una vasta red educativa formada
por unas ochocientas instituciones en Europa, América y
Asia.
 Dejó en evidencia los grandes conflictos del mundo
católico y fue un fatal pre anuncio de la tragedia del
Antiguo Régimen, que pronto colapsará y arrastrará en su
caída a toda la Iglesia.
 Este hecho demostró la debilidad del Papado ante las
monarquías absolutas, incluso en cuestiones propiamente
eclesiásticas.
La Extinción de la Compañía de Jesús
 Clemente XIV falleció un año después de
haber extinguido la Compañía.
 Cuando fue elegido su sucesor, los
monarcas Ilustrados católicos, convencidos
de su poder ante un Papado sometido,
pretendieron reducir al Papa a una figura
decorativa, con alguna autoridad limitada
en el campo exclusivamente eclesial
doctrinal.
 Mientras tanto en Francia se incubaba una
violenta revolución. A Luis XVI y María
Antonieta les esperaba la guillotina
revolucionaria.
La Extinción de la Compañía de Jesús
 La Compañía sobrevivió en dos Reinos no
católicos, sus Reyes no dieron el exequátur para
que se leyera la Bula de supresión: Federico II
de Prusia y Catalina II de Rusia.
 Ordenaron a los jesuitas de sus reinos que
prosiguieran su tarea. Federico el Grande en
carta a Voltaire, explica el motivo de su decisión:
“Mis hermanos los reyes católicos, cristianísimos,
fidelísimos y apostólicos, han expulsado a los
jesuitas. Yo, heretiquísimo, acojo a todos los que
puedo. De esta manera mantendré esta raza. Muy
pronto vendrán esos reyes católicos a preguntarme
si me queda algún jesuita para ellos. Pero entonces
yo los venderé muy caros: un padre rector por no
menos de trescientas coronas; por un padre
provincial pediré por lo menos seiscientas”.
La Extinción de la Compañía de Jesús
Ambos Soberanos no católicos e ilustrados toman
esta decisión por varias razones:
 En ambos países la Compañía se había
establecido hacía poco tiempo, a lo más a fines
del siglo XVII.
 Ambos Monarcas tenían dentro de sus reinos
zonas de súbditos católicos; allí los jesuitas
habían desarrollado una fecunda labor misionera
y educativa.
 Ejemplo: elevando el nivel educacional de la
nobleza polaca gracias a los colegios.
 Prusia y Rusia se habían anexionado
recientemente zonas de Polonia.
 Pío VII en 1801 legalizó la pervivencia de la
Compañía en esas regiones → pasarán a ser el
punto de partida para la restauración de 1814.
La Extinción de la Compañía de Jesús
La Extinción de la Compañía de Jesús
 El aniquilamiento de la Compañía en el
Imperio español es uno de los hechos de la
historia de la Iglesia más lamentable del
siglo XVIII.
 Originó una tremenda desorganización y
retraso en la evangelización de amplias
regiones americanas, incluido el lejano
Chile.
 Significó la destrucción de más de
seiscientas casas, la expulsión de más de
cinco mil religiosos, la mitad de los cuales
eran sacerdotes, el cierre de varios
centenares de colegios, el abandono de
amplios territorios de misión, como Chiloé
y Arauco en nuestra colonia.
 Pero algo explica la crisis previa que había
sufrido la Compañía y que hemos
someramente explicado.
 A nivel general de la Iglesia, lo más
desastroso de estos hechos fue el
servilismo con que el Papa ejecutaba
cuanto le imponían los monarcas
ilustrados. Pronto pagarían ellos también el
duro precio de la historia: la Revolución
francesa.
La Extinción de la Compañía de Jesús
 En septiembre de 1759, 1.700 jesuitas
fueron expulsados de los dominios de la
Corona portuguesa.
 En noviembre de 1764, Luis XV de Francia
expulsó a más de 3.000 jesuitas de su
Reino.
Del Diario del P. Manuel Luengo, de la Provincia
de Castilla:
“Día verdaderamente tristísimo y funestísimo,
de increíble confusión, turbación y desasosiego,
de inexplicable dolor, pena y amargura, día el
más lúgubre, más pavoroso y más opaco para
nosotros”.
 En abril de 1767, Carlos III de España
decretó el extrañamiento de unos 5.000
jesuitas de su Imperio.
 En octubre de 1767 los jesuitas son
expulsados del Reino de las Dos Sicilias y
en 1768 del ducado de Parma.
 Antes de la supresión de 1773 muchos de
los NN llevaban años viviendo en el exilio,
hacinados en los Estados Pontificios. Los
chilenos estábamos en la ciudad de Imola.
La Extinción de la Compañía de Jesús
LA VIDA EN LOS ESTADOS PONTIFICIOS

Los sacerdotes quedaron bajo la jurisdicción
del Obispo de lugar. Debían vestir como
diocesanos y les estaba prohibido salir de
sus ciudades de residencia sin autorización.
Se dedican a ministerios varios.

Varios son consejeros de autoridades
eclesiásticas. Otros se dedican a escribir
(nuestro “Abate” Molina, Alonso de Ovalle,
Lacunza). Los hay historiadores, científicos,
filólogos, literatos, filósofos y teólogos.

Los que no eran sacerdotes → se les
disculpó de sus votos religiosos para que
escogieran la vida que mejor les pareciera.

Con el tiempo, los que mantuvieron vivo su
sacerdocio y espíritu jesuita, son testigos de
posibles intentos de restauración.

Se les prohibió vivir en comunidad →
allegados con alguna familia.

¿Supresión providencial?

En Italia se sabía de la sobrevivencia de la
Compañía en Rusia y Prusia.

El restablecimiento de la Órden será
decretado por Pío VII el 7 de agosto de 1814.

En esa fecha, sobrevivían alrededor de 600
antiguos jesuitas.


Muchas mantuvieron la vida religiosa y
espiritual. Aquí resalta el valor de la amistad
entre ellos → de corazón siguen sintiéndose
verdaderamente jesuitas.
Lo más increíble: siguen fieles a la Iglesia y al
Papa.
La Vida en los Estados Pontificios
PRIMEROS PASOS PARA LA RESTAURACIÓN

Pío VII, el 7 de agosto de 1814, mediante
la Bula Sollicitudo ecclesiarum, restauró
plenamente la Compañía.

Ya había unos 600 jesuitas en Rusia,
Prusia, Dos Sicilias, Estados Unidos,
Inglaterra, Suiza y Francia.


La supresión del 21 de julio de 1773 fue
producto de la presión de las Cortes
borbónicas a Clemente XIV → mundo ¿en
vías de secularización? → regalismo.
Única posibilidad de sobrevivir de la
Compañía → Catalina II de Rusia no había
dado el Exequator → prohibió que se
leyera en sus dominios de Bula de
supresión de Clemente XIV.

Autócrata “Ilustrada”, Catalina quería
renovar su Reino y la educación era un
objetivo fundamental para su gobierno
Ilustrado y absolutista.

Le interesa que en regiones de su Imperio
católicas (“Rusia Blanca” → Polonia
oriental), sus súbditos tuviesen la mayor
independencia posible de Roma.

En 1772 Polonia oriental, con 800.000
católicos y 201 jesuitas pasa a soberanía
rusa.

Después de 1773 los jesuitas allí
residentes continúan con su vida y obras.

La Zarina los considera buenos y leales
súbditos.
Primeros pasos para la Restauración
Hombre clave: STANISLAW SIESTRZENCEWICZ

Procura el reconocimiento papal de diócesis
de Mohylew, que Catalina planeaba., previa
promulgación del Breve de supresión.

Clemente XIV como Pío VI nunca obligaron a
los jesuitas que se sometieran al Breve.
Tampoco reconocieron oficialmente la
sobrevivencia de la Compañía en la Rusia
Blanca.

Los jesuitas de allí informaron varias veces al
Papa de su existencia y actividades. Año
1775: silencio oficial del Papa
¿reconocimiento oral?

SJ y Santa Sede → doble estrategia: no
infringir las órdenes del Breve de supresión, y
al mismo tiempo, buscar “nichos” para dejar
subsistir a la SJ en condiciones legales.

En 1779: Monseñor Siestrzencewicz autoriza
abrir el Noviciado.

1782: los jesuitas convocan Congregación
General extraordinaria. Stanislaw Czerniewicz
elegido Vicario General. 172 jesuitas.

Meta clara: la restauración plena. Antiguos
jesuitas de Europa se van a Rusia. Otros
renuevan sus votos en sus patrias y quedan
“a la espera”.
Primeros pasos para la Restauración
SITUACIÓN EN PARMA

En 1792: el duque de Parma autorizó a ex
jesuitas a vivir en comunidad.

Pío VII aprobó el 7 de marzo de 1801 a la
Compañía dentro de Rusia.

1794: llegan tres compañeros de Rusia.
Fundan el Noviciado.

Varios jóvenes van a Rusia a entrar en la
Compañía.

El Papa no condena, no dice nada.

La aprobación papal definitiva será en
agosto de 1814.

En 1797: primera vez en trece años un
Nuncio va a Rusia. Se aloja en colegio de
jesuitas y se confiesa.
Primeros pasos para la Restauración
PÍO VII (1742-1823), PAPA (1800-1823)
 1801: negoció con el gobierno de Napoleón
el concordato por el que se restableció la
Iglesia francesa.
Savona y después en Fontainebleau.
 1804: ungió a Napoleón quien se auto
proclamó Emperador.
 El Pontífice resistió con gran coraje. Su
resistencia ayudó a restaurar el prestigio y
la talla moral del papado. Volvió a Roma en
1814.
 Las relaciones entre ambos se
deterioraron, a causa de las intenciones del
Emperador de aumentar su control sobre la
Iglesia francesa.
 Revocó gran parte de la legislación
promulgada bajo la ocupación francesa,
restauró a los jesuitas, reactivó la
Inquisición y suprimió a los carbonarios.
 En 1809 Napoleón decretó que los Estados
Pontificios se convirtieron en parte del
Imperio francés e hizo prisionero al Papa en
Primeros pasos para la Restauración
FERNANDO VII (1784-1833), REY DE ESPAÑA (1808-1833)
 Durante el reinado de su padre, dirigió un
partido cortesano de oposición al primer
ministro Manuel Godoy. Aprovechó el
descontento popular provocado por la
entrada de las tropas francesas en España, y
desencadenó el motín de Aranjuez (marzo
de 1808).
 Carlos IV abdicó en su hijo.
 Fernando VII, junto a toda la familia real, fue
traído a Bayona por Napoleón, quien lo
forzó a renunciar a la corona. Napoleón
nombró rey de España a su hermano José,
que reinaría hasta 1813.
 Durante la guerra de la Independencia, la
Junta Central, constituida en septiembre de
1808, convocó las Cortes en Cádiz en 1810
→ declararon “único y legítimo rey de la
nación española a don Fernando VII de
Borbón”.
Primeros pasos para la Restauración
 En 1814, acabada la guerra, Fernando VII regresó
a España.
 La primera etapa de su gobierno, de carácter
absolutista (1814-1820), estuvo marcada por una
depuración de afrancesados y liberales. Coincide
con nuestra “Reconquista”.
 Del Ejército surgieron golpes liberales, como el
liderado por Rafael del Riego (1820), iniciado en
Sevilla por las tropas preparadas para embarcar a
América para luchar contra los
independentistas.
 El Rey es se ve obligado a jurar la Constitución.
Primeros pasos para la Restauración
CONGRESO DE VIENA
 Conferencia internacional convocada
con el objeto de restablecer las
fronteras territoriales de Europa una
vez concluidas las Guerras
Napoleónicas con la abdicación de
Napoleón.
 Se celebró desde el 1 de noviembre
de 1814 hasta el 8 de junio de 1815.
 Los pactos a los que se llegó tuvieron
una vigencia casi inamovible en los
territorios orientales y centrales
europeos hasta el final de la I Guerra
Mundial, en 1918.
Primeros pasos para la Restauración
LA COMPAÑÍA RESTAURADA

Renace en ambiente restauracionista: a los
filósofos e ilustrados del siglo XVIII, ahora
sobrevienen los liberales.

La Iglesia ha perdido presencia social.

De limosnera pasará a ser pordiosera.

Saca fuerzas de “donde no tiene”:
misiones, fundaciones para atender a los
ancianos, los pobres, las mujeres.

Ahora el protagonismo lo tiene la
burguesía.

No han sucedido en vano: la Revolución
francesa, la Declaración de los Derechos de
los Ciudadanos, la Independencia de Usa.

A partir de 1830: revoluciones liberales.

Segunda mitad del siglo XIX: pontificado de
Pío IX 1846-1878.

Renovación de los estudios: la nea
escolástica.

1870: Concilio Vaticano I. Dejan de existir
los Estados Pontificios.

La rueda de la historia no gira en vano: los
intentos restauracionistas no prosperarán.

1891: León XIII y la Rerum Novarum.
La Compañía restaurada
¿Qué estamos celebrando?
¿Qué debemos mantener a toda costa
y qué cambiar?
¿Cuán dispuestos estamos a
“restaurar” la Compañía?
Los 200 años de Restauración

similar documents