Presentación Ana Maria Matute

Report
“La vida es una gran equivocación maravillosa”
Ana María Matute Ausejo, nacida en Barcelona en 1926. Novelista
española, miembro de la Real Academia Española, donde ocupa el
asiento K y la tercera mujer que recibe el premio Cervantes en
2010. Se dio a conocer en la escena literaria española con “Los
Abel”.
“Parezco tenebrosa porque hablo de dolor, pero
soy alegre”
Las novelas de Ana María Matute no están exentas de compromiso social,
si bien es cierto que no se adscriben explícitamente a ninguna
ideología política. Partiendo de la visión realista imperante en la
literatura de su tiempo, logró desarrollar un estilo personal que se
adentró en lo imaginativo y configuró un mundo lírico y sensorial,
emocional y delicado. Su obra resulta ser así una rara combinación de
denuncia social y de mensaje poético, ambientada con frecuencia en el
universo de la infancia y la adolescencia de la España de la
posguerra.
“Estar con los débiles era ser de
izquierdas, ahora no se sabe”
Los Abel
Novela inspirada en la
historia bíblica de los
hijos de Adán y Eva, en la
cual reflejó la atmósfera
española inmediatamente
posterior a la contienda
civil desde el punto de
vista de la percepción
infantil.
Ana Matute perteneció a la
llamada generación de los
“niños asombrados”.
Fiesta al Noroeste
En ella se dan sus mejores
aciertos constructivos y sus
imágenes más intuitivas y
aparecen, aparte el marco
imaginario, los temas repetidos y
casi obsesivos de sus novelas: la
infancia, siempre mal recuperada,
la muerte, el anhelo frustado de
huida y el amor/odio. A ello, hay
que añadir la creación de un
poderoso carácter: el del rico
del pueblo, Juan Medinao.
Obra culminante de Ana
María Matute.
Pequeño teatro
Un hálito poético, como
corresponde a la fina
sensibilidad de la autora,
anima todas las páginas de
esta interesante novela,
galardonada con el Premio
Planeta 1954. La escribió a
los ocho años de edad, pero
fue publicada 11 años más
tarde.
La escribió a los 17 años.
En esta tierra
Nos presenta a una sociedad
barcelonesa de la posguerra
en la que aparecen personajes
de distintas clases sociales
(burgueses, obreros,
anarquistas, fascistas)
movidos por el odio y por el
amor, por la soledad, cuyas
acciones son consecuencia de
la guerra civil. Con esta
novela consiguió el premio de
la “Crítica”
Presentada en 1949 al
“Nadal” con el nombre
de Las luciérnagas
Los hijos muertos
Formado por una serie de
relatos trágicos cuyo telón
de fondo es de nuevo la
guerra civil, y en el que se
nos transmite un mensaje
desesperanzado como
consecuencia de la
incapacidad de los hombres de
convivir, de comunicarse y de
unirse en la desgracia tras
la contienda.
Gana el Nacional de Literatura
“Miguel de Cervantes”
Con tintes autobiográficos, vuelve a
Primera
memoria
(1959)
tocar el tema de la guerra civil, en
que la protagonista Matia evoca unos
meses de su vida adolescente durante
la contienda. Ella se encuentra en
Los soldados
lloran de noche
(1963)
medio de otros dos personajes que
representan el bien y el mal. En la
segunda parte, se repiten las
situaciones, pero no los personajes.
La trampa
(1969)
Matia vuelve a aparecer en el tercer
libro, pero como una adulta,
simbolizando en cierto modo el
“declinar de una generación burguesa”.
La torre vigía
Centra la historia en la
Edad Media, época que
fascina a esta autora, al
estilo de los libros de
caballerías, en el que el
protagonista nos narra a
modo de autobiografía su
niñez y adolescencia.
Restaura un realismo nuevo,
“un modo de hacer que busca
explicaciones y razones a la
realidad sin elevarse nunca a
la crítica social”
Luciérnagas
Nos enfrenta a las experiencias de
un grupo de jóvenes, a quienes la
guerra civil ha despojado de
cualquier resto de su anterior
universo infantil. El escenario
escogido es una Barcelona de
soldados y mujeres mal pintadas, de
refugiados y mendigos, de gentes
ocultas que intentan sobrevivir día
a día en medio de los escombros, la
luz blanquecina de los reflectores,
los bombardeos y la amenazada
espera.
El propósito de la escritora es
presentar a unos muchachos que
conviven con el temor y la muerte
y ahondar en las emociones de una
joven que, desde la carencia y la
provisionalidad, hallará en el
amor el verdadero significado de
la paz.
Olvidado rey Gudú
Cuento extenso al estilo de la
cuentística tradicional, cruel
y amargo. Habitado por seres
desdichados y fantásticos
(hadas, trasgos) y ambientado
en la Edad Media fue escrito
por su autora hace 29 años,
pero no publicado hasta ahora.
“Nadie lo iba a entender aquí. Era un
tipo de libro que en España no se había
hecho y ni los críticos ni los lectores lo
hubiesen entendido”, Ana María Matute
Aranmanoth
Novela de iniciación a la vida y al
amor, protagonizada por un muchacho
medio humano medio mágico, hijo del
Señor de Lines y de un hada de las
aguas. En una Edad Media
ensombrecida por guerras infinitas,
Aranmanoth parte en búsqueda de su
destino, alejándose de los demás
mortales y obedeciendo a
misteriosas señales de las hojas de
los árboles o de los pájaros que
atraviesan el cielo.
La belleza y el amor entrañan
dolor, y que la realidad asedia
siempre a los deseos y los
sueños.
Paraíso inhabitado
«Nací cuando mis padres ya no se
querían», recuerda Adriana, mucho
después de que todo haya sucedido. Por
ello, la niña se crea un paraíso
propio, poblado por amigos imaginarios
y una familia de su elección. Esta
felicidad a medida se ve perturbada
cuando Adriana debe iniciar el periplo
escolar y entrar definitivamente en el
mundo de los adultos, un entorno que le
resulta ajeno cuando no hostil. Sin
embargo, siempre queda un refugio bajo
las relucientes estrellas escondidas en
los cristales de la lámpara del salón.
Recrea un universo infantil
delicado y maravilloso, que
hipnotiza al lector desde la
primera página.
Algunos
muchachos
(1964)
Tres y un sueño
(1961)
El río
(1973)
El tiempo
(1957)
Los niños
tontos
(1956)
Paulina
(1960)
Historias de
Artámila
(1962)

similar documents