elementos poder-soberania

Report
TEORIA DEL ESTADO
Elementos del Estado- Poder y
Soberanía
Lucciola Trajtman Robles
EL PODER
En términos generales el poder supone, la
capacidad de dirigir o transformar las
conductas de los otros, incluso en contra de su
voluntad.
• Weber define el poder como “la probabilidad
de imponer la propia voluntad, dentro de una
relación social, aun contra toda resistencia y
cualquiera que sea el fundamento de esa
probabilidad”.
• La realidad social es un entramado de
relaciones asimétricas de poder de diferente
carácter: político, religioso, ideológico,
económico, jurídico, de genero, etc.
• De manera simultánea y superpuesta se
verifican en la vida cotidiana distintas clases y
grados de dominación. Se esta sujeto al poder
de
otros
para
ordenar
nuestro
comportamiento al interior de la familia, la
escuela, el empleador, etc.
• Weber conceptualiza como autoridad el ejercicio
legítimo del poder. Los motivos sin embargo por los
que los dominados obedecen pueden ser de diversa
índole
• Sin embargo, para Weber, el poder no se reduce al
poder legítimo, no habría por qué suponer “que la
obediencia primariamente por la creencia en su
legitimidad” Así la dominación puede ser aceptada
con prescindencia de su legitimidad, en la medida
en que el interés que los agentes tengan en
obedecerla supere al que tengan en desobedecerla.
• La adhesión puede fingirse por individuos y
grupos enteros por razones de oportunidad,
practicarse efectivamente por causa de
intereses materiales propios, o aceptarse
como algo irremediable en virtud de
debilidades individuales y de desvalimiento
• Cuando priman las circunstancias ideológicas,
es decir cuando se acepta la imposición de la
voluntad del otro considerándola valida se
habla de “autoridad”.
• En cambio, cuando lo que motiva la
obediencia son los medios materiales (fuerza
física, económica, etc.) que sustentan el poder
hablamos de “poderío”.
• Hay que tener en cuenta que la fuerza por si
sola, por potente que resulte, nunca acaba de
ser suficiente para alcanzar el objetivo último
del poder, la obediencia de un modo duradero
e institucionalizado. Sin embargo, es necesario
el mantenimiento de unos mínimos de
coacción material si se quiere asegurar la
vigencia real de un poder capaz de dar
cumplimiento a los fines que le han sido
encomendados.
PODER DEL ESTADO
• El poder publico o poder del estado es el que
se ejerce por parte de los gobernantes ya se a
de facto o sea con base en una normativa
jurídica
preestablecida,
sobre
el
conglomerado social.
• Andre Hauriou define al poder como " una
energía de la voluntad que se manifiesta en
quienes asumen la empresa del gobierno de
un grupo humano y que les permite
imponerse gracias al doble juego de la fuerza y
la competencia. Cuando no esta sostenido
mas que por la fuerza tiene el carácter de
poder de hecho y se convierte en poder de
derecho por el consentimiento de los
gobernados"
• Cuando los elementos propios de la
dominación (capacidad material de hacer
cumplir las decisiones) ceden espacio a los de
la competencia - que no es otra cosa, que la
capacidad
de
encontrar
soluciones
satisfactorias y justas para el grupo – en los
gobernados existe la idea de aceptación del
gobernante, entonces ya no es necesaria la
fuerza para imponer la decisión o voluntad del
gobernante, sino que lo que se impone es la
autoridad
previamente
establecida
y
aceptada.
TIPOS DE PODER POLITICO
• Poder de Hecho: Los gobiernos no siempre
han sido producto de la aceptación de los
gobernados. Cuando un grupo minoritario, se
impone frente a los demás por su audacia, por
su fuerza o por su organización, no estamos
frente a un caso en el cual la autoridad se
imponga por su competencia, sino por el
contrario, por la voluntad de dominación del
grupo que es el que se impone como
autoridad.
• En estos casos es un Poder de Hecho o
gobierno de Facto, este está basado en los
actos propios de la dominación, actos de
Fuerza.
• Poder de Derecho: Por el contrario, cuando
los elementos propios de la dominación ceden
espacio a los de la competencia - que no es
otra cosa, como hemos visto, que la capacidad
de encontrar soluciones satisfactorias y justas
para el grupo – en los gobernados existe la
idea de aceptación del gobernante, entonces
ya no es necesaria la fuerza para imponer la
decisión o voluntad del gobernante, sino que
lo que se impone es la autoridad previamente
establecida y aceptada.
ELEMENTOS DE LA DOMINACION DEL
ESTADO
• El más visible de los elementos es, sin duda, la
coacción física. Un conjunto de instrumentos
administrativos del Estado (policía, judicatura,
prisiones, ejército) nos recuerdan en todo momento
la posibilidad del recurso a esta coacción. Quizás lo
más significativo es que su eficacia no está ligada al
despliegue de su fuerza, sino que basta su existencia,
su potencial utilización, para que la gran mayoría de
las personas deduzca lo conveniente de la
obediencia.
• La coacción física no es el único material del
poder. Los recursos económicos, la
administración de los bienes y servicios, es un
elemento de presión no menos eficaz cara al
logro de los objetivos de ese poder: no
solamente las recompensas o castigos
económicos, sino también la pérdida de
prestigio social.
ELEMENTOS DE LA COMPETENCIA DEL ESTADO
• La legitimidad y el consentimiento son los
componentes fundamentales del elemento
competencia
1. LA LEGITIMIDAD
• La legitimidad es entendida como la
justificación de estar investido de poderes de
mando. El monopolio de la fuerza no es
suficiente para caracterizar un poder como
político, en la medida que también es
necesario que el poder sea legitimado,
reconocido válido bajo algún título.
• Weber conceptualiza la autoridad como el
ejercicio legítimo del poder, donde la
legitimidad de la relación de dominación
radica en el hecho de que quien obedece una
orden lo hace como si esta viniese de una
disposición interior, o si como si el obedecer
fuese algo de su propio interés.
• Los motivos para fundar esa obediencia de los
dominados pueden ser de diversa índole,
distinguiendo tres tipos fundamentales autoridad:
• Autoridad tradicional: Se considera que la
aceptación de la autoridad se basa en que siempre
se ha procedido de esa forma, la habitualidad de los
usos y costumbres le confiere legitimidad. Se centra
en el principio de la costumbre y suele reflejarse en
instituciones políticas con cargos hereditarios.
Quienes ostentan la autoridad están legitimados por
la fuerza de la costumbre y gozan desde un tiempo
inmemorial de un status especial.
• El señor o los señores están determinados en
virtud de reglas tradicionalmente recibidas. El
soberano no es un "superior", sino un señor
personal, su cuadro administrativo no está
constituido por "funcionarios" sino por
"servidores", los dominados no son
"miembros"
de
la
asociación
sino:
"compañeros tradicionales" o "súbditos".
• No se obedece a disposiciones estatuidas, sino
a la persona llamada por la tradición o por el
soberano tradicionalmente determinado: y los
mandatos de esta persona son legítimos de
dos maneras:
• En parte por la fuerza de la tradición que
señala inequívocamente el contenido de los
ordenamientos, así como su amplitud y
sentido tal como son creídos, y cuya
conmoción por causa de una trasgresión de
los límites tradicionales podría ser peligrosa
para la propia situación tradicional del
imperante;
• En parte por arbitrio libre del señor, al cual la
tradición
le
demarca
el
ámbito
correspondiente.
• Autoridad carismática: La aceptación de la
autoridad proviene de la influencia personal
del superior. Se basa en las condiciones
personales de quien ejerce la autoridad. Esta
es la propia del líder: el jefe es reconocido
como tal por sus cualidades personales
excepcionales, tales como el heroísmo, la
santidad, el genio.
• La autoridad carismática, con el tiempo,
tiende a convertirse en autoridad tradicional.
El Vaticano, el papa, los cardenales y los
obispos son ejemplos de carisma rutinario de
la sucesión apostólica.
• Autoridad legal- racional: Los individuos
aceptan la autoridad por que creen
racionalmente en la legitimidad de las normas
que conceden el ejercicio del poder. Esas
normas regulan el derecho de los individuos
que son sujetos activos de la autoridad a
ejercer ésta en el contexto de aquéllas
(normas) Está basada en el derecho positivo,
en el principio de legalidad.
• Debe entenderse por "carisma" la cualidad, que pasa
por extraordinaria (condicionada mágicamente en su
origen, lo mismo si se trata de profetas que de
hechiceros, árbitros, jefes de cacería o caudillos
militares), de una personalidad, por cuya virtud se la
considera en posesión de fuerzas sobrenaturales o
sobre humanas -o por lo menos específicamente
extracotidianas y no asequibles a cualquier otro-, o
como enviados del dios, o como ejemplar y, en
consecuencia, como jefe, caudillo, guía o líder.
• La creencia en la justicia de la ley es
fundamento de la legitimación. El pueblo
obedece las leyes porque cree que son
decretadas por un procedimiento escogido,
por los gobernantes y los gobernados. El
gobernante es visto como una persona que
alcanzó tal posición, por procedimientos
legales y en virtud de su posición alcanzada
ejerce el poder dentro de los limites fijados
por las normas y reglamentos sancionados
legalmente.
• El aparato administrativo es la burocracia, y su
fundamento son las leyes y el orden legal. La
posición de los funcionarios y sus relaciones
con el gobernante, los gobernados y sus pares
son definidas por reglas impersonales y
escritas, que delinean, la jerarquía del aparato
administrativo, los derechos y deberes
inherentes a cada posición.
• Entre estos tres tipos no hay secuencias
lógico-histórico necesarias ni se dan en estado
puro. La autoridad tradicional tiene algo de
carismática y algo de legal; la autoridad legalracional posee también elementos propios de
la autoridad tradicional y de la carismática.
Solo el carisma genuino se da en estado puro
pero se trata de un caso límite.
2. EL CONSENTIMIENTO
• El otro componente del elemento
competencia es el Consentimiento, que está
más bien ligado a la actitud individual de
cada uno, para aceptar dicho Poder, con la
mínima resistencia.
•
Sostiene Karl Destch "...Los hábitos de
obediencia son el socio invisible del
gobierno, pero realizan más del 90 % del
trabajo".
• El Poder está siempre en manos de una
minoría de individuos aislados o de pequeños
grupos, pero siempre bien organizados.
• Es por esta razón que se impone sin
demasiadas dificultades, dado que el grueso
de la población presta una obediencia
espontánea a sus decisiones.
Como es una actitud individual, se reconocen tres tipos
bien definidos de Consentimiento:
• Consentimiento Activo: Dado por el grupo de
personas que están comprometidas con el Poder y
que impulsan la obediencia a sus dictados, buscando
influir en la población para que respalde al mismo.
• Es el caso de aquellos funcionarios del gobierno y de
quienes están cerca por interés, convicción, simpatía,
etc.
• Consentimiento Pasivo o Presunto: Consiste en la
"Conformidad forzosa que, con su inacción, otorgan
prácticamente todas aquellas personas que en su
fuero interno desean otras instituciones de gobierno,
o que repudian a las concretas personas que en un
determinado momento las rigen", pero que no hacen
nada material ni expresan de forma activa ese
repudio.
• Es también el caso de quienes no se preocupan por
el Poder y sus decisiones, simplemente acatan
porque tienen que hacerlo.
• Consentimiento Negativo: Se reconocen dos tipos de
actitudes:
 La de aquellos que tolerando el sistema, rechazan al
gobernante en concreto o los actos o disposiciones
que el gobernante toma. (Oposición)
 La de aquellos que no solo no consienten al
gobernante, sino que rechazan al sistema, y
rechazaran a cualquiera que gobierne bajo dichos
supuestos de legitimidad. (Rebeldes.)
• Burdeau, precisa que siendo el consentimiento una
actitud individual de cada miembro de la sociedad,
esto deviene en excepcional cuando no utópico, ya
que estamos siempre condicionados por: la
Costumbre, el simple temor al castigo, la Incapacidad
para concebir otro sistema de gobierno distinto y por
instrumentos de persuasión como los medios de
propaganda y divulgación que orientan a volunta la
percepción individual hacia el Poder apelando a los
resortes emocionales y afectivos.
LA SOBERANÍA
“La autoridad, que no reconoce, naturalmente,
poder alguno superior o concurrente en cuanto a las
relaciones que regula, se llama soberanía.
Esta soberanía presenta dos aspectos: la soberanía
interior o el derecho de mandar sobre todos los
ciudadanos que forman la nación, y además sobre
todos cuantos residen en el territorio nacional; y la
soberanía exterior, o el derecho de representar a la
nación y comparecer por ella en sus relaciones y
compromisos con las demás naciones”
León Duguit.
• De esta concepción se desprende que “una
colectividad es soberana únicamente, cuando
dentro de sus límites, actúa determinada por
su propia voluntad.
• Resulta así, que la soberanía tiene un carácter
positivo, el poder de mando, y otro
excluyente, el de ser una voluntad que no
puede ser mandada por ninguna otra.
• Para el poder puede haber límites de hecho,
límites morales, límites políticos, pero nunca
límites jurídicos en el sentido positivo, puesto
que puede variarlos siguiendo unas normas
constitucionales o abrogándolas.
• Este derecho, la Soberanía, ha dado lugar a un
Estado que se caracteriza como la forma
política que no permite “que exista otros
centros de poder político al margen de él, al
detentar el monopolio del poder político.
• En tal sentido la soberanía del pueblo es única,
indivisible, inalienable, indelegable, imprescriptible y
sometida al derecho.
 Única, porque la soberanía es el carácter supremo de
una potestad y, por ello, esa potestad no puede
pertenecer a dos o más sujetos. La unidad es el
orden jurídico, como cualidad de un poder que no
puede ser compartido.
 Indivisible, porque el pueblo, único sujeto a titular de
la soberanía, es una unidad indesintegrable, que se
determina por sí misma.
 Inalienable, porque en ninguna forma el
pueblo, titular de la soberanía, puede cederla,
renunciar a ella o enajenarla.
 Indelegable, porque aun cuando el pueblo
encomienda su ejercicio al gobierno, los
órganos de éste y los funcionarios no invisten
su representación, sino que ejercitan su
voluntad.
 Imprescriptible pues el transcurso del tiempo no
convalida a los detentadores o usurpadores
 Limitada al derecho, pues el pueblo al determinarse
jurídicamente y obligarse a sí mismo, sin otro poder
que pueda intervenir en la vida institucional que ha
creado. Su voluntad es cauce, por donde esa
voluntad debe circular, de tal manera que la voluntad
política está condicionada a la voluntad jurídica que
determina la legitimidad y la validez de sus
manifestaciones.
RECONOCIMIENTO DE LA SOBERANIA POR
PARTE DE OTROS ESTADOS
• Habíamos señalado que la soberanía se
manifestaba de dos maneras una interna, en
cuanto se ejerce dentro del ámbito del Estado
y otra externa en cuanto que el Estado esta
colocado en pie de igualdad jurídica frente a
los demás Estados que conforman la
comunidad internacional
• Hay países que se proclamaron así mismos
como estados soberanos pero que no llegaron
a serlo por no haber recibido el
reconocimiento de su pretendida soberanía
por parte de otros Estados.
• De que le sirve a un estado declararse
soberano si los demás no le reconocen esa
calidad?.
• El reconocimiento del estado es el acto por el
cual los demás estados declaran que trataran
a un conglomerado social determinado como
a un Estado y que le reconocerán la calidad de
tal.
• Es decir que es admitido en la sociedad
internacional como sujeto de derecho
internacional investido de plena capacidad
jurídica.
Esto supone que:
1. El nuevo Estado adquiere derechos frente a
la comunidad internacional como son los de
concluir tratados, hacerse representar
diplomáticamente ante los otros Estados y
ante los organismos internacionales
1. El eventual principio de su responsabilidad
internacional
• En la actualidad los Estados no pueden
sobrevivir como entes autárquicos y aislados.
La interdependencia o globalización hace que
cada día mas las decisiones que en un estado
se toman sirvan de punto de referencia en las
decisiones de los demás y que en cierta
medida condicione las determinaciones de
otro Estado.
• La supranacionalidad esto es la creación de
entes internacionales ordenadores de las
relaciones entre los estados en campos como
el comercio exterior, alimentación, recursos
energéticos, telecomunicaciones, programas
ecológicos o de protección de derechos
humanos hacen del reconocimiento de un
Estado requisito indispensable para participar
y beneficiarse de esta

similar documents