1. ¿Cuál es la relevancia de las diferencias en el mecanismo de

Report
1. Cuáles son los factores de riesgo trombótico y hemorrágico
más relevantes en los pacientes sometidos a un trasplante
alogénico de progenitores hematopoyéticos (alo-TPH)?
• La trombosis venosa es común en el alo-TPH, tanto en la fase precoz
como en la tardía.
• La trombosis no influye en la supervivencia global.
• El factor de riesgo principal para el desarrollo de TEV postalo-TPH
es la enfermedad del injerto contra el huésped (EICH) crónica extensa.
• Las hemorragias postalo-TPH fueron más frecuentes que las trombosis
y se asocian a mayor mortalidad.
•Existen factores de riesgo hemorrágico postalo-TPH bien definidos:
edad avanzada, acondicionamiento mieloablativo, trasplante de cordón umbilical,
EICH aguda grado III/IV, necesidad de tratamiento anticoagulante y
microangiopatía asociada al trasplante.
2. ¿Puede la enfermedad tromboembólica venosa modificar la supervivencia
de los pacientes con neoplasias hematológicas?
¿Existe un beneficio, en términos de supervivencia, del tratamiento
antitrombótico en pacientes con neoplasias hematológicas?
• La incidencia de TEV en neoplasias hematológicas es apreciable y comparable
a la incidencia que existe en tumores sólidos.
• La asociación entre mortalidad y TEV no es idéntica en todas las neoplasias
hematológicas.
• A pesar de que las HBPM muestran un efecto antitumoral en estudios
in vitro e in vivo, en la actualidad no se recomienda la anticoagulación
como tratamiento antitumoral con la finalidad de incrementar la supervivencia.
3. ¿Cómo podemos prevenir la enfermedad tromboembólica
venosa asociada a fármacos inmunomoduladores (IMiD) en
pacientes con mieloma múltiple (MM)?
• Se recomienda realizar profilaxis tromboembólica en pacientes con MM
que reciben esquemas basados en talidomida/lenalidomida con
dexametasona y/o quimioterapia.
• Se recomienda AAS o HBPM (dosis profilácticas de algo riesgo) para MM
de bajo riesgo.
• Se recomienda HBPM para MM de alto riesgo.
4. ¿Qué tratamiento es preferible: el citorreductor o el antitrombótico
para la profilaxis de las trombosis en las neoplasias
mieloproliferativas crónicas (NMPc)?
• Los pacientes con NMPc presentan con frecuencia episodios trombóticos, en especial
aquellos con policitemia vera o trombocitemia esencial JAK2+.
• El tratamiento citorreductor y el antitrombótico deben escalarse por factores de riesgo
(edad, historia previa de trombosis).
• Los pacientes de bajo riesgo pueden no precisar profilaxis o tendrían suficiente con
antiagregantes. A los de alto riesgo se deberían añadir citorreductores.
• Si la trombosis previa ha sido venosa se prefieren anticoagulantes.
• En policitemia vera, mantener el hematocrito controlado (<45%) es clave. Las sangrías
terapéuticas y, en circunstancias especiales, las citoaféresis son terapias citorreductoras
adecuadas.
5. ¿Cómo se pueden prevenir los efectos trombóticos iatrogénicos
en el tratamiento de las leucemias agudas (LA)?
• Las trombosis de los catéteres venosos centrales son muy frecuentes en los pacientes
con LA.
• Las guías actuales sugieren no utilizar profilaxis antitrombótica primaria de los
catéteres venosos centrales en los pacientes con cáncer. No hay especificaciones
estrictamente para LA.
• El tratamiento con L-ASA es una causa frecuente de trombosis en el tratamiento
de la LA linfoblástica. A menudo se manifiestan como trombosis de catéter
venoso central.
• La profilaxis secundaria después de un episodio de trombosis permite continuar
el tratamiento con L-ASA.
6. ¿Está aumentando la incidencia de trombosis en la leucemia
promielocítica aguda (LPA)?
¿Cómo se tratan las trombosis en el contexto hemorrágico
de esta enfermedad?
• La frecuencia de trombosis en los pacientes con LPA ha aumentado en los últimos años a
causa de su mayor supervivencia y por el efecto protrombótico de la terapéutica.
• Para mejorar el pronóstico de la coagulopatía asociada a la LPA, el tratamiento con ATRA
debe iniciarse lo antes posible.
• El soporte hemoterápico debe ser intenso y muy controlado en la fase de inducción del
tratamiento.
• La dosis de HBPM para tratamiento de las trombosis en la LPA debe ajustarse al disminuir
el recuento de plaquetas (<50.000/mm3). Asimismo, debe reanudarse a dosis plenas
cuando la cifra de plaquetas aumente (>50.000/mm3).

similar documents