bajtin: géneros discursivos, enunciado y dialogismo

Report
BAJTÍN: GÉNEROS DISCURSIVOS,
ENUNCIADO Y DIALOGISMO
Realizado por los profesores
Echecopar y Biselli
Géneros discursivos I
¿Qué son los géneros discursivos?
Son formas típicas de enunciados exigidas por las diferentes esferas del uso de la
lengua
¿Qué significa “forma típica”? Que cada “género discursivo” es una especie de
modelo para producir enunciados en una esfera específica de uso de la lengua
¿Y cuáles serían estas esferas?
Aquellas relacionadas con la actividad humana: la vida cotidiana, las esferas
académicas de producción de saber, el periodismo y el espacio mediático en
general, las esferas de transmisión pedagógica de saberes, los espacios
institucionales-políticos del estado, etc.
Desde el punto de vista pragmático estas esferas actuarían como contextos socioculturales de producción de enunciados
Géneros discursivos II
Las diversas esferas de la actividad humana están
relacionadas con el uso de la lengua. Y el uso de la lengua
se lleva a cabo a través de enunciados concretos, que
reflejan las condiciones específicas de cada esfera por su
contenido temático, su estilo verbal y sobre todo por su
composición y estructuración. Un punto central, que Bajtín
desarrollará largamente al final de su artículo, es que cada
esfera, de hecho, genera un tipo específico de destinatario
de los enunciados que se producen en la misma, y es
precisamente la adecuación a ese destinatario, con el que
se interactúa, lo que hará que el hablante tome decisiones
específicas referidas a las tres características genéricas de
los enunciados que se mencionaron: tema, estilo y
composición
Géneros discursivos III
La diversidad de géneros es muy grande, y hay que tener en cuenta la importante diferencia entre
géneros discursivos primarios (simples) y secundarios (complejos)
Géneros primarios: se dan en la comunicación discursiva más inmediata, cotidiana, que implicaría
una comunicación directa entre el autor y el destinatario de los enunciados (charlas,
correspondencia familiar y amical -hoy e-mails de este tipo-, mensajes de texto entre amigos , etc).,
y reglas temáticas, estilísticas y composicionales muy laxas, poco explicitadas y de variación
continua
Es interesante notar que las tecnologías del directo desarrolladas por la radio y la TV han permitido
un desarrollo de géneros primarios donde la paridad entre ambos protagonistas del intercambio
comunicativo no es la misma, pero las últimas características de los enunciados de estos genéros
que nombramos en el párrafo anterior se mantienen
Géneros secundarios: surgen en la comunicación cultural más compleja, organizada y desarrollada.
Para la época en que escribe Bajtín, se trata de una discursividad principalmente escrita: novelas,
teatro, comunicaciones científicas, grandes géneros periodísticos,etc.. Aquí las reglas genéricas son
más visibles, están más codificadas y su acatamiento o su ruptura suelen ser objeto de debate
Géneros discursivos IV
En el proceso de su formación, lo géneros
secundarios absorben y reelaboran a los
primarios, que se transforman y pierden su
relación directa con el contexto al que aluden
y con los enunciados reales de otros. Pasan a
participar de la “realidad” tan sólo en el
contexto enunciativo del texto que los
contiene. Por ejemplo, una carta en una
novela, o una declaración en un artículo
periodístico
Géneros discursivos V
Los géneros discursivos nos son dados
No conocemos nuestra lengua materna por estudiar diccionarios o
manuales de gramática, sino porque escuchamos y reproducimos
enunciados concretos en la comunicación con los otros.
Aprendemos a plasmar nuestro discurso en formas genéricas
Las formas genéricas no obligan de la misma manera que las
lingüísticas, son más elásticas y flexibles, al menos en algunos
géneros. Pero para el hablante tienen una importancia normativa y
en
muchos
casos,
desconocerlas
implica
fracasar
comunicativamente. Además, para manejar libremente los géneros
que autorizan esa “libertad” hay que dominarlos bien. Un
enunciado no puede ser concebido como una combinación
absolutamente libre de formas lingüísticas, que era como concebía
Saussure al habla, es decir a la utilización del sistema de la lengua
para producir enunciados
Géneros discursivos VI
Todo estilo está vinculado con una forma típica de enunciado, con un género
discursivo. Pero, ¿qué es el estilo?
Hubo muchas formas de concebir la noción de estilo a lo largo de la historia, pero
en general puede decirse que consiste en un conjunto de elecciones a partir de un
repertorio más o menos abierto de posibilidades. Si hablamos de textos
lingüísticos estas elecciones tienen que ver con el vocabulario, modalidades
sintácticas y enunciativas no obligatorias, modalidades de organización textual y
figuras y tropos retóricos. Otras serían las posibilidades y las elecciones si nos
refiriéramos a textos pictóricos, musicales o audiovisuales. Lo central de la
utilización de la noción de estilo en Bajtín tiene que ver con dos cuestiones: por
empezar no piensa fundamentalmente estas selecciones a partir de la libertad
individual del “artista” o partir de lo habitual u obligado para cierta época o ciertos
“movimientos o escuelas artísticas” sino referidas a la noción de género; en
segundo lugar, y esto es esencial, sostiene que todo género discursivo y no sólo los
“artísticos” exige elecciones estilísticas más o menos obligatorias por parte de sus
usuarios
Género discursivo como noción
pragmática
Los genéros discursivos son modelos de construcción
de enunciados según su contexto de producción y
recepción, las esferas socio-culturales de uso de la
lengua
El uso concreto y apropiado del lenguaje implica la
adaptación a estos contextos a través de la producción
de enunciados adaptados a los destinatarios
involucrados en esos contextos en lo referido a lo
temático, lo estilístico y lo “composicional”
El lenguaje participa de la vida a través de los
enunciados que lo realizan, así como la vida participa
del lenguaje a través de los enunciados.
El lenguaje como espacio de
interacción comunicativa I
Tradicionalmente, el lenguaje se ha concebido
como medio para la expresión del pensamiento, y
se ha desvalorizado su carácter de espacio de
interacción comunicativa (incluso Saussure
plantea un esquema en el que el hablante es
activo y el oyente pasivamente decodifica).
Retomando la tradición de la retórica clásica
greco-romana, Bajtín, en cambio, piensa el hablar
como una interacción entre sujetos, y el
enunciado como el espacio privilegiado de dicha
interacción
El lenguaje como espacio de
interacción comunicativa II
Para Bajtín, la concepción del lenguaje como
“expresión”, en la que el oyente sólo tiene la
función de “decodificar pasivamente” lo que
plantea el hablante, es una ficción científica,
porque toda compresión tiene carácter de
respuesta. A veces la respuesta no llega en el
momento, pero tarde o temprano lo
comprendido surgirá en discursos posteriores y
en la conducta. El hablante lo sabe, y no busca
sólo reproducir una idea, sino que quiere
asentimiento, objeción, participación, etc.
TEORÍA DEL ENUNCIADO I
Para abordar la función comunicativa e
interaccional del lenguaje y el problema de los
géneros, hay que considerar al enunciado
como unidad real de la comunicación
discursiva. Bajtín dice que esto va a permitir
salir de las nociones simplificadas de la
comunicación, e incluso comprender la
naturaleza de las unidades de la lengua como
la palabra y la oración
TEORÍA DEL ENUNCIADO II
DIFERENCIAS ENTRE ORACIÓN Y
ENUNCIADO
Oración:
Enunciado:
de la “comunicación discursiva”
“ajenos” anteriores-Unidad
o posteriores
y
-Suspor
límites son
-Sus límites se determinanen
por el cambio
lagramaticales
realidad extralingüística
de los sujetos discursivos (Su extensión
-Entidad de la lengua
I
puede ir, pues, de una palabra a las miles
que constituyen un libro, por ejemplo)
- No tiene “expresividad”, no expresa un
punto de vista sobre un tema porque no
tiene autor
-Posee “expresividad” porque tiene autor,
y, por ello, un punto de vista específico
sobre el tema tratado
-Se comprende su “significado lingüístico”
-Se identifica su “intencionalidad” y por lo
tanto puede ser “respondido”
-Su entonación es gramatical
-Su entonación es “expresiva”. Permite
identificar la “expresividad” del enunciado
TEORÍA DEL ENUNCIADO III
Como queda claro en el cuadro anterior, para
Bajtín, el enunciado, a diferencia de la oración,
tiene un AUTOR que vehiculiza una
intencionalidad discursiva. De aquí derivan sus
características
fundamentales:
las
modalidades
de
sus
fronteras,
su
conclusividad y su expresividad. Y, para
explicar a fondo esta última, Bajtín
desarrollará ampliamente su teoría del
dialogismo
TEORÍA DEL ENUNCIADO IV
Las fronteras de un enunciado están
delimitadas solamente por el cambio de los
sujetos discursivos. Esto hace que un
enunciado
no
tenga
extensión
predeterminada, que una interjección o un
libro entero puedan constituirse en enunciado
según la forma de conclusividad involucrada
que lo transforme en apto para suscitar una
respuesta
TEORÍA DEL ENUNCIADO V
Para Bajtín un enunciado aparece como apto para ser respondido cuando
aparece como concluso. Por lo tanto la percepción de la conclusividad de
los enunciados es esencial en la dinámica del intercambio comunicativo
Sobre la conclusividad de los enunciados, Bajtín señala algunas cuestiones
esenciales:
1. Deriva del carácter intencional del enunciado, es decir del hecho de
tener un autor
2. El enunciado se percibe como concluso cuando se percibe que el autor
ha agotado el sentido del objeto de su enunciado
3. Hay formas típicas, genéricas, de conclusividad que afectan las dos
cuestiones anteriores, pero que al mismo tiempo también derivan de ellas
TEORÍA DEL ENUNCIADO VI
La tercera característica esencial de los enunciados que
presupone a las otras dos y que deriva del hecho
central de que todo enunciado tiene un autor y se basa
en su intencionalidad comunicativa, es la expresividad
Por expresividad Bajtín entiende el punto de vista del
autor sobre el tema o contenido de su enunciado. Este
punto de vista puede ser emocional pero también
intelectual e ideológico. Esto último interesó
especialmente a Bajtín toda su vida, en tanto siempre
consideró al lenguaje como un espacio de lucha
ideológica, de confrontación de cosmovisiones y no
como un mero código comunicativo neutro
TEORÍA DEL ENUNCIADO VII
Esta expresividad ,que da cuenta de lo esencial de la
intencionalidad del autor del enunciado, no se expresa
necesariamente en el contenido de las palabras que
componen el enunciado, ni debe confundirse con los
recursos expresivos lingüísticos. Bajtín destaca
fundamentalmente la entonación ,que denomina
entonación expresiva, como el recurso discursivo
central para plasmar la expresividad del enunciado. Así
dos enunciados lingüísticamente idénticos pueden ser
discursivamente totalmente opuestos si varía su
entonación expresiva (así, funcionan, por ejemplo,
muchos enunciados irónicos)
EXPRESIVIDAD Y GÉNERO DISCURSIVO
Así como los enunciados no pueden pensarse sin
tener en cuenta su expresividad, tampoco los
géneros
discursivos
pueden
entenderse
cabalmente sin este concepto. Para Bajtín cada
género posee una expresividad típica, un punto
de vista específico general sobre el aspecto de lo
real con el cual toman contacto. La expresividad
individual de un enunciado va a ser siempre así
una especie de negociación entre la
intencionalidad de su autor y la expresividad
intrínsica del género en el que plasma su
enunciado
TEORÍA DEL DIALOGISMO I
Ahora bien, Bajtín sostiene que la expresividad no puede
determinarse meramente relacionando el enunciado con su
objeto (el tema del mismo). Todo tema ya ha sido tratado
por otros enunciados que de alguna manera forman parte
de nuestras competencias culturales. Y esos enunciados ya
han expresado sus punto de vista sobre el tema tratado. De
ahí que nuestro enunciado sólo puede construir su
expresividad, su punto de vista, en diálogo implícito con la
expresividad
de
enunciados
ajenos
anteriores
(confirmándola y continuándola u oponiéndose a ella), y el
sentido del mismo no podrá determinarse sin tomar en
cuenta sus “relaciones dialógicas” con esos enunciados. A
esto denominará Bajtín, dialogismo de los enunciados o
polifonía discursiva
TEORÍA DEL DIALOGISMO II
A su vez, todos construimos nuestros enunciados tomando en
cuenta las posibles reacciones de respuesta de los destinatarios,
como si fuera una “voz” que ya estuviera dialogando con la nuestra
de manera implícita. No es posible pues “entender” cabalmente
nuestro enunciado sin tomar en cuenta este aspecto (Ya nos hemos
referido a esto en otros cuadros de este Power Point). Además, por
su parte, nuestro enunciado, su expresividad, servirá de base a la
construcción de la expresividad de otros enunciados, que la
confirmarán o la refutarán
Por lo tanto, un enunciado no sólo está relacionado con los
eslabones anteriores de la comunicación discursiva, sino también
con los posteriores. A esto denominará Bajtín cadena dialógica, la
cual, desde el punto de vista pragmático, debe ser considerada
como un “contexto” tan esencial para determinar el sentido de un
enunciado, como lo es el entorno socio-cultural fáctico de su
producción y recepción
TEORÍA DEL DIALOGISMO Y GÉNERO
DISCURSIVO
Si Bajtín termina dedicando muchísimas páginas a su teoría del dialogismo en un
texto dedicado a los géneros discursivos es porque esta dimensión de los
enunciados es esencial para pensar el funcionamiento de los mismos
Recordemos algunos de los porqués
1. Dijimos que era imposible pensar la adopción de un género discursivo sin tener
en cuenta al destinatario. Ahora bien, un aspecto de la teoría del dialogismo
explica precisamente cómo toma cuerpo esa relación en la constitución misma de
la expresividad global del enunciado, en la conformación del mismo como “voz
propia” en constante interacción con una “voz otra”, en este caso, la del
destinatario implícito
2. La relación entre géneros secundarios y géneros primarios no es otra cosa que
una relación dialógica
3. Un género se distingue de otro, en gran medida, en lo referido a la composición
de sus enunciados, por las modalidades de dialogismo “hacia atrás” o “hacia
adelante” que habilita: por su densidad, por permitir o no una transformación
incesante de las mismas, por hacerlas explícitas y objetivo mismo de la práctica
genérica o por dejarlas implícitas o casi ocultas, en una incesante borradura de sus
huellas
TEORÍA DEL DIALOGISMO Y TEORÍA DE LA CULTURA Y
DE LA DISCURSIVIDAD SOCIAL
La teoría bajtiniana de la polifonía textual o dialogismo que
Bajtín fue elaborando a través de diferentes textos entre
fines de los años ‘20 y comienzos de los ‘70 no fue
solamente una teoría sobre el funcionamiento del
enunciado, sobre la conformación del “sentido” en el
mismo. Fue también una teoría global del funcionamiento
de la cultura en general y de la discursividad social en
particular que Bajtín esbozó en sus libros sobre la novela y
sobre el “carnaval” como práctica popular, y que, a través
de
los
conceptos
de
“intertextualidad”
e
“interdiscursividad”, derivados de aquellos, que otros
autores formularon en los años ‘60 ’70 y ’80, tuvo un
influencia profunda en el desarrollo de las ciencias sociales
y la crítica cultural posterior

similar documents