Document

Report
SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LAS
ENFERMEDADES MENTALES
(Parte 2)
Dr. CARLOS DE LOS ANGELES
Psiquiatra
[email protected]
http:www.smcomplejidad.com
CONTENIDO
1- PERSONA, VIDA COTIDIANA Y
SISTEMA DE RELACIONES.
2- VARIANTES ANTROPOLÓGICAS.
3- MODOS DEL VIVENCIAR.
4- CUALIDADES DEL VIVENCIAR
5- CIRCUNSTANCIAS DEL
VIVIENCIAR.
6- SINDROMES Y PSICOPATOLOGIA
1- PERSONA, VIDA COTIDIANA
Y SISTEMA DE RELACIONES.
Para Ortega y Gasset y Julián
Marías, la realidad radical es la
vida de cada persona, en la cual
todo lo demás, se encuentra, se
constituye, se manifiesta, se
construye y se configura. No es el
Cosmos el que encuentra al
hombre, es este quien encuentra
a aquel.
La vida cotidiana de cada quien es
la realidad radical, que se
contextualiza en el juego perenne
de retroalimentación y bucles
recursivos entre:
A- SABER.
B- DISCURSO.
C- PODER.
D- DESEO.
La persona es una realidad que al
mismo tiempo es irreal. La
persona es algo orientado hacia
el futuro. Posee dignidad por sí
misma, por existir.
Así debe ser
psicopatólogo,
halla
frente
únicamente
psicológico o
frente a una
persona:
la visión del
pues no se
a
un
ser
biológico
o
social; sino
totalidad: Una
Bio-Psico-Socio-Cultural-Espiritual.
Ante quien se traza una estrategia
de indagación por estar afectado
de un trastorno mental.
SABER
LEGITIMANTES O NO
DISCURSO
PERSONAS
EN
INTERACCION
SOCIAL
PODER
EXPECTATIVAS DOMINIO
P. Sotolongo
DESEO
SABER
PODER
(PRODUCE COSAS,
INDUCE PLACER,
FORMA SABER Y
DISCURSOS)
(LEGO O
ACADÉMICO. ES LA
FORMA COMO SE
ENTIENDE EL
MUNDO EN CADA
MOMENTO
(HISTÓRICO)
PERSONAS
EN
INTERACCIÓN
SOCIAL
DISCURSO
DESEO
(ES INSEPARABLE DE
LOS DISPOSITIVOS DE
GOBERNABILIDAD)
(LEGITIMANTE O NO.
PUEDE EXPRESAR
EXCLUSIÓN,
PROHIBICIÓN,
SEPARACIÓN Y
RECHAZO)
ÁMBITO DE
LAS
CREENCIAS
ÁMBITO
LABORAL
PODER
ESPACIO
COHUMANO
SABER
PERSONAS
EN
INTERACCION
SOCIAL
DESEO
ÁMBITO
BIOLÓGICO
ÁMBITO
RELACIONES
POLITICAS
ÁMBITO
ECOLÓGICO
ÁMBITO
SOCIOECONÓMICO
DISCURSO
ÁMBITO
HISTORICOCULTURAL
INDEXICALIDAD
(QUIENES? DONDE?
CUANDO? COMO? POR
QUE? PARA QUE? PARA
QUIEN?)
CONTEXTUALIZAR
REFLEXIVIDAD
(PENSAMIENTOS,
EMOCIONES… BUCLES
RECURSIVOS)
CARÁCTER CONSTITUTIVO
PATRONES DE
INTERACCIÓN
SOCIAL
(VIDA COTIDIANA)
CARÁCTER DE APERTURA
(LOS FINALES SON ABIERTOS)
(PRINCIPIO ETCÉTERA)
LA
VIDA
SOCIAL
SE
CONSTRUYE
CON
EL
LENGUAJE
DE
LA
VIDA
COTIDIANA (INDEXICALIDAD).
SU CARÁCTER CONSTITUTIVO
VIENE
DADO
POR
LOS
PENSAMIENTOS, EMOCIONES
…(REFLEXIVIDAD) Y POSEE EL
RASGO DE APERTURA POR
EXISTIR
SIEMPRE
LA
POSIBILIDAD
DE
UNA
PLASMACIÓN ADICIONAL.
Michel Foucault
Edmundo Husserl
P. Sotolongo (Academia de Ciencias)
Harold Garfinkel
Sotolongo y Morin (La Habana)
5 BASES DEL PODER
(J. French y B. Raven)
1959
PODER
LEGÍTIMO
PODER DE
REFERENCIA
(Delegado)
(Carisma y Habilidades)
PODER DE
RECOMPENSA
PODER
EXPERTO
(Habilidad
específica)
PODER
MEDIATICO
(ONGs)
PODER DE
COACCIÓN
(Castigo genera
resentimiento y por
esto es el menos
efectivo)
(Otorga
recompensas o
beneficios)
PODER DE
LAS MASAS
(Indignados)
2- VARIANTES ANTROPOLÓGICAS.
Sobre
el
terreno
de
la
personalidad
normal
surgen
ciertos rasgos del carácter que
distinguen o tipifican al individuo
sin llegar a la anormalidad,
digamos
que
son
Variantes
Antropológicas.
Spranger (1936) sistematizó seis
variantes de mucho interés en el
mundo globalizado actual.
• Estas son las seis variantes que
encontraremos:
1- Hombre Estético: Es el
hombre liberal, respetuoso de
las
ideologías
y
de
las
actitudes de los demás.
Cultiva la estética y el arte con
una
actitud
romántica
y
espiritual.
2- Hombre científico: Su meta es
la verdad, en ocasiones a la
búsqueda de la verdad puede
ignorar las dificultades que la
realidad le opone. Puede llegar a
ser molesto para los otros por
sus continuos cuestionamientos
de
lo
aparentemente
“ya
establecido”.
• Su afán es el conocimiento y
como es fácil colegir tiene un
profundo
espíritu
de
observación.
3- Hombre Económico: Su vida
gira en torno a la producción
material y el consumo. Toma
en cuenta a los demás con
arreglo a su posición y
eficacia. No tienen prójimos.
Les cabe la sentencia de
Lutero: “su vientre, su Dios”.
4- Hombre Político:
No
desarrolla
relaciones
humanas
auténticas,
de
prójimo a prójimo, sino, de
"arriba"
y
"abajo".
Quién
manda y quién obedece y el
siempre desea estar "arriba".
Su norte es el afán de dominar
y absorber a otros. Dedica su
vida a alcanzar y retener el
poder social y político.
5- Hombre Social: Su acción en la vida
está presidida por el altruismo y el
deseo de servir a los demás. Se
sacrifica a sí mismo con tal de ser útil a
los demás.
6- Hombre Religioso: El centro de su
vida es lo místico. Servir a Dios es su
mayor satisfacción, esto lo puede
llevar a cabo dentro de su organización
religiosa o en la vida fuera de ella, en
este último caso, su biografía guarda
mucho parecido con la biografía del
hombre social.
•
En la actualidad vivimos la época de
los hombres políticos y económicos.
Esto así, porque si bien es cierto que
millones de hombres se dedican a las
ciencias, la estética, a servir a Dios o
a ser útiles a otros; no menos cierto
es que quienes alcanzan el poder son
los que encaminan su vida por los
senderos de dominar a otros y
obtener
la
supremacía
en
la
producción y consumo de bienes
materiales.
En cuanto al material
psicopatológico K. Schneider
encontró útil su ordenación en tres
grupos:
1- Modos del Vivenciar,
2- Cualidades básicas del Vivenciar
y,
3- Circunstancias del Vivenciar.
1- Bajo los Modos del Vivenciar
agrupó la:
1- Sensopercepción,
2- Pensamiento y Representación,
3- Sentir y Valorar,
4- Tendencia y Voluntad que
corresponden a los “elementos” de
la antigua psicología.
1-TRASTORNOS DE LA
SENSOPERCEPCIÓN
La percepción nos hace conscientes
de los objetos, que son aquello que
percibimos,
reconocemos,
pensamos o imaginamos.
La representación está constituida
por los productos intuitivos. Son
abstracciones.
Cuando se realiza una actualización
de lo ya vivido hablamos de
representaciones mnésticas.
Las imágenes sensoriales persistentes y las
eidéticas son fenómenos intermedios
entre la percepción y la representación.
Las imágenes sensoriales persistentes son
percepciones que persisten después que
ha desaparecido el estímulo y que no se
acompañan de convicción de realidad.
Las imágenes eidéticas consisten en la
visión voluntaria de objetos vistos con
anterioridad, pero, sin certeza de realidad.
Es frecuente en los adolescentes.
Cuando un sujeto es sometido a una
condición de escasez o ausencia de
estímulos
hablamos
de
deprivación
sensorial. Esta deprivación sensorial puede
ser experimental, clínica, por aislamiento
social o psicopatológico como sucede en
los estados psicóticos.
En situación de aislamiento son abundantes
las alucinaciones.
Una alucinación (Ball) es una percepción sin
objeto presente, a condición de que exista
claridad de conciencia.
Una ilusión es una percepción deformada.
Cuando un individuo conserva la aptitud
para distinguir lo sensible, pero, no
acierta con su significado, decimos
que padece agnosia, un trastorno
causado por lesiones cerebrales.
En la convicción corporal sin sensación
(Jaspers), el sujeto tiene la certidumbre
de la cercanía o la presencia de un
objeto o persona, aunque no lo pueda
ver, ni encontrarlo si lo busca y aunque
juzgue que realmente eso que busca
no está presente.
La anormalidad de las sensaciones
puede estar referida a su intensidad,
cualidad o a la asociación de las
impresiones sensoriales.
La intensidad de las sensaciones puede
estar
aumentada
(hiperestesia),
disminuida
(hipoestesia)
o
nula
(anestesia).
Por ejemplo, una señora aquejada por
una neurosis de angustia refiere. “Es
que la bulla que hacen esos
muchachos
jugando…no
la
aguanto…me estralla en la cabeza”.
La sinestesia consiste en que a una
sensación determinada, como un
sonido, se agregue otra de un órgano
diferente como por ejemplo, un color,
que pertenece a la vista. LSD.
También se dan anomalías en la
percepción de la forma espacial. Las
más afectadas son las dimensiones
de los objetos. En la micropsia los
objetos se ven empequeñecidos, lo
contrario ocurre en la macropsia.
En la dismegalopsia aparece un
sector del objeto agrandado y otro
empequeñecido.
El
sustrato
somático puede ser una lesión
cerebral o vestibular, pero es
posible la presencia de un
trastorno
psíquico.
Otras
alteraciones de la forma espacial
son la diplopía (visión doble), y la
poliopía (visión múltiple).
La ilusión consiste en la percepción
deformada de un objeto. Es decir, el
objeto existe realmente, pero, el sujeto
lo percibe de una manera distinta o en
una condición distinta de la que
realmente está. Son muy frecuentes en
los estados emocionales agudos. Por
ejemplo, es común que un centinela en
estado de tensión confunda los
movimientos de una rama con
soldados enemigos y hasta llegue a
dispararles.
Una forma de ilusión es la pareidolia, en la
que dentro de un objeto de mayor tamaño
se perciben formas o imágenes pequeñas,
con o sin movilidad propias. Por ejemplo,
el muchacho que se entretiene “viendo
rostros en las nubes que surcan el cielo”.
La palabra alucinación proviene del griego
“aluo”, un verbo que significa “tener el
espíritu extraviado.
Malebranche (1638-1715) discípulo de
Descartes, sostuvo que las alucinaciones
se producían por la intensificación de los
“procesos sensoriales e imaginativos del
cerebro”.
Más
tarde,
Esquirol
(1772-1844),
discípulo de Pinel (1745-1826), definió
las alucinaciones de la manera
siguiente: "un hombre que tiene la
convicción íntima de una sensación
percibida actualmente, cuando ningún
objeto exterior excita esta sensación
en los sentidos, está en un estado de
alucinación, es un visionario".
Baillarger (1809-1890) fue el primero en
aclarar que las alucinaciones se debían
a un mecanismo cerebral y no
periférico;
contrario a la percepción normal que
tiene lugar de fuera hacia dentro, la
alucinación se produciría de dentro
hacia afuera.
La mayoría de los autores se adhieren a
la definición de Ball y Esquirol: “una
alucinación es una percepción sin
objeto”.
Tanto
Jaspers
como
Schneider
preconizan que una alucinación
puede tenerse como verdadera si se
produce en un estado de claridad de
conciencia.
Para las alucinaciones provocadas por
lesiones somáticas se reserva el
término de Wernícke (1848-1902)
alucinosis, que se usa para designar
el trastorno agudo de la conciencia en
los alcohólicos y que se caracteriza
por
alucinaciones
auditivas
(verbales), estado de ánimo ansioso y
persistencia de la orientación, es
decir, que el sujeto no las acepta
como propias, sino, que las sufre a su
pesar.
Hay
alucinaciones
en
la
vida
psicológica
normal,
como
las
hipnagógicas, que se producen al
pasar de la vigilia al sueño; y las
hipnopómpicas que se producen al
momento del despertar.
Algunos autores como Delgado (1969),
prefieren llamarlas hipnagógicas a
ambas.
Son
alucinaciones
no
patológicas que tienen la apariencia
de ensueños y que se engranan con
el pensamiento simbólico.
Las imágenes eidéticas ya descritas
pertenecen al espacio subjetivo,
consisten en que hay sujetos que
al mirar un objeto durante un breve
lapso de tiempo al fijar la vista
hacia otro espacio pueden seguir
observando el objeto y hacer una
descripción rica en detalles.
Otro fenómeno de fijación es la imagen
post-óptica que es la que persiste
dificultando la visión de los objetos
reales, esto es, debido a su viveza y
tenacidad. Por ejemplo, los correctores
de cuartillas de imprenta que han
trabajado durante unas horas, al salir a
la calle, continúan viendo las pruebas.
Las visiones fantásticas son creaciones
ricas en formas y colores que se
renuevan en el campo visual cuando se
tienen los ojos cerrados e inmóviles.
Las alucinaciones extracámpicas
son aquellas que el sujeto refiere
tener fuera de su campo visual
normal. Por ejemplo, ver detrás de
sí como si la visión se realizara a
través de la región occipital.
La alucinación negativa se produce
cuando la persona sufre la falta de
visión de objetos que tienen por
delante. Por ejemplo, el histérico
que “no ve” un objeto que le
representa la pulsión reprimida.
La autoscopia o la heautoscopia
consiste en la visión del propio
cuerpo como si fuera un doble o
una imagen en espejo de sí mismo.
El olfato y el gusto muestran menos
alteraciones y cuando se presentan
son menos diferenciadas que las
de los otros sentidos.
La
anosmia es la incapacidad de
reconocer olores y ageusia la
incapacidad para percibir sabores.
La anosmia más interesante pudiera
ser la psicógena. Por ejemplo, una
paciente con experiencias de
lesbianismo en su adolescencia,
contrae matrimonio y desarrolla la
incapacidad para percibir los
olores,
incapacidad
que
desaparece
al
divorciarse
e
instaurar
una
nueva
pareja
lesbiana.
2- TRASTORNOS DEL
PENSAMIENTO Y
REPRESENTACIÓN
• La representación es el modelo de
vivencia
teorética
o
cognitiva,
mientras que los sentimientos y la
volición son ateoréticas (pragmáticas,
empíricas o neutrales).
• Hay dos grupos de vivencias
cognitivas: uno formado por los
productos
intuitivos
como
las
representaciones, y otro, por los
productos
del
pensamiento
(conceptos y juicios).
• La representación tiene un contenido
concreto determinado. El concepto se
refiere a lo abstracto y universal.
Las
representaciones
pueden
ser
fantásticas
o
mnésticas.
Las
fantásticas son inventadas por el
sujeto. Las mnésticas como dijimos
antes, actualizan una sensopercepción
ya vivida.
La representación de la fantasía es
recrear una percepción asociando
datos sensoriales con imágenes del
recuerdo, pero, distintas de las que
originalmente integraron la percepción
primaria.
La noesis es la actividad del pensar.
Sus tres actividades esenciales son:
la formación de conceptos, que
consiste en captar la esencia de los
fenómenos y objetos. La formación de
juicios que está representada por la
relación entre dos o más conceptos; y
la deducción de conclusiones que
son nuevos juicios obtenidos al
establecer nuevas relaciones entre
los contenidos de uno o varios
juicios.
El pensamiento realista es el modo de
pensar
alimentado
por
las
representaciones mnésticas que asocia
las ideas por sus vínculos de significado y
relaciones temporo-espaciales, y por
último, formulando conceptos y juicios.
El pensamiento realista es opuesto al
fantástico cuyos contenidos se refieren a
hazañas imaginarias del sujeto, es un
pensar ilógico e irreal. El pensamiento
fantástico es frecuente en los niños y
adolescentes que persiste en la vida adulta
en los inseguros y los tímidos.
La
Hiperfantasía
de
Ziehen
se
desarrolla
en
personalidades
necesitadas de estimación. Si se
acompaña
de
teatralidad
e
histrionismo deviene en Pseudología
Fantástica, en la que el sujeto trata de
llevar a la realidad sus fantasías
engañando a los demás y a sí mismo,
porque entregado a realizar su teatro
para convencer a los demás pierde
los límites entre la realidad y la
fantasía.
Las alteraciones del pensamiento
más relevantes son:
1- Pensamiento prolijo: En el que
hay una abundancia de datos
innecesarios y accesorios. El
sujeto
continuamente
recorre
caminos secundarios sin poder
distinguir lo esencial de lo
contingente. Se presenta en la
deficiencia mental, al inicio de la
demencia, y en epilépticos con
psicosíndrome orgánico.
2- Pensamiento incoherente: La asociación
de ideas es alógica y desprovista de
sentido. No se distingue del pensamiento
disgregado del esquizofrénico, pero, si se
produce en presencia de una conciencia
ofuscada
leve
u
onírica
debe
sospecharse una psicosis exotóxica o
sintomática.
3- Pensamiento disgregado: Es el
pensamiento alógico y carente de sentido
(incoherente) que se da en marco de una
conciencia lúcida y pensamos con
seguridad
en
el
diagnóstico
de
esquizofrenia..
Especial interés revisten dos experiencias
delirantes:
Percepción Delirante: Es bimembrada. El
primer miembro de la vivencia es la
percepción normal de un objeto, pero, el
segundo miembro es la interpretación
anormal de tipo autorreferencial y nocivo
que le da el sujeto.
Por ejemplo, ver un cuchillo en la cocina y
pensar: “Es un mensaje de que me van a
matar como a un perro a las dos de la
tarde”. De seguro pensaremos en un
brote esquizofrénico.
La otra vivencia es la Ocurrencia
Delirante: Es unimembrada. El
sujeto de repente y sin un
antecedente inmediato o evidente,
tiene la firme convicción de que él
es “el hijo de Dios”. Por eso,
también se le llama “Inspiración
Delirante”.
Es una vivencia
frecuente en las esquizofrenias,
pero, también puede aparecer en
cuadros depresivos profundos.
4- Pensamiento oligofrénico: Es un
pensamiento pobre y concreto. Es
muy escaso en representaciones,
conceptos
y
juicios.
La
generalización, abstracción y síntesis,
la diferenciación entre lo real y lo
imaginario, causa y efecto, el todo y
las partes; son actividades muy
distantes al oligofrénico superficial.
Cuando el trastorno es profundo el
pensamiento
se
reduce
a
representaciones
inconexas
y
fragmentarias de orden intuitivo.
5- Pensamiento demencial: Es vago e
inadecuado. La comprensión de los
conceptos, juicios y razonamientos es
insuficiente. Por todo ello cometen errores
al intentar aplicar sus ideas a una situación
determinada. Es el reflejo de la ruina
intelectual.
6- Pensamiento maníaco: Es el que cursa con
un ritmo acelerado, (taquipsiquia) cambia a
menudo por la distraibilidad del sujeto
(atención
lábil),
la
asociación
de
representaciones y conceptos se realiza por
el significado y relación temporo-espacial;
además por la semejanza externa de las
palabras, en especial, por asonancia.
Tanto
el
maníaco
como
el
hipomaníaco (un grado menor de la
manía), se presentan logorréicos
(curso rápido e incoercible de
lenguaje).
• En el pensamiento maníaco se da la
fuga de ideas, en la que el sujeto salta
de un grupo de ideas a otro con tal
velocidad que no puede seguir su
curso de pensamiento con el lenguaje
y para lograrlo deja "espacios en
blanco" durante el discurso.
7- Pensamiento depresivo: Tiene en
común con el maníaco la escasa
producción de nuevos conceptos y
juicios,
pero
muestra
mucha
contraposición en sus rasgos. Curso
lento (bradipsiquia), dificultad en
distraerse con estímulos exteriores,
adhesión a una misma línea de
pensamiento,
falta
material
asociativo, el lenguaje es escaso y a
menudo lento. Como su nombre lo
indica ocurre en sujetos deprimidos,
pero, puede presentarse en los
estados de agotamiento.
8- Pensamiento esquizofrénico: Resulta
muy llamativo en razón de las
alteraciones
tan
groseras
que
presenta.
Sus
anormalidades
consisten en:
8.1- Pensamiento disgregado: Ya vimos
que es un pensamiento caracterizado
por la falta de vínculos en las
representaciones y en los conceptos.
La disgregación total da como
resultado
un
pensamiento
completamente alógico (“Ensalada de
palabras”).
8.2- Concretismo reificante: Invade
los
contenidos
abstractos
transformándolos en cosas, los
conceptos abstractos son usados
en
abundancia,
pero,
son
cosificados
por
el
paciente
siguiendo una vía personal, ya que
el concretismo es producto del
autismo (creación de un mundo
centrado en la interioridad del
sujeto).
8.3- Interceptación del pensamiento:
Cuando el paciente está hablando de
repente se le "corta" el pensamiento y
tiene que suspender el discurso. Es
un fenómeno que se presenta con
frecuencia
en
los
enfermos
catatónicos y que puede durar desde
minutos
hasta
horas.
Debe
distinguirse
de
las
ausencias
epilépticas en las que existe un
compromiso
de
la
conciencia,
mientras que en la interceptación la
conciencia permanece inalterada.
8.4- Ambivalencia: Consiste en la
coexistencia de dos pensamientos
de significado contrario en un
mismo individuo. Ej. "Si, otras
veces he estado aquí y no he
estado aquí".
8.5- Perseveración: Es la repetición
de ideas o palabras. Ej. En la
agitación catatónica el paciente
reitera las mismas ideas de modo
incesante.
8.6Pensamientos
hechos
o
sustraídos: Es propio de los
esquizofrénicos el creer que sus
pensamientos
les
han
sido
robados o que sus pensamientos
les son impuestos por otras
personas.
Son
vivencias
de
influencia que también pueden ser
referidas al área de la voluntad, los
sentimientos o el actuar.
Figuran todos ellos entre los
síntomas de primer rango de K.
Schneider para el diagnóstico de
esquizofrenia. Ej. "hace mucho
tiempo que no puedo pensar...la
vecina del frente no me deja
pensar, ella me quita las ideas con
un aparato o con brujería…no sé,
eso fue para que su hijo no se
casara
conmigo".
(Robo
del
pensamiento).
8.7- Sonorización del pensamiento: Es
un fenómeno afín al robo y a la
difusión del pensamiento. Aquí el
paciente
refiere
que
sus
pensamientos “suenan” y que todos
se enteran de lo que él piensa. Ej. Un
joven esquizofrénico entra a la
consulta y al preguntarle cómo se
siente hoy no contesta, al insistir en
la pregunta nos dice: " Ya se lo
dije...(sonríe)…usted ya sabe...ya se
lo dije…para qué me pregunta otra
vez".
8.8- Pensamiento autista: Se caracteriza por estar
motivado por acontecimientos internos más que por
la realidad exterior. Es un ensimismamiento. Un
estado de incomunicación en extremo patológica.
Este término es reservado para los esquizofrénicos
que sufren de autismo.
9- El pensamiento obsesivo es abundante en
representaciones e ideas obsesivas, esto es, que
persisten en la conciencia a pesar de que el
individuo las reconoce como absurdas, pero, sobre
todo ajenas al Yo. Ej. Un paciente que piensa que su
cuerpo despide "mal olor" y que no puede evitar que
este pensamiento lo asalte a cada momento
(Obsesión), pasa a defenderse de su "mal olor"
bañándose a cada rato (Compulsivo) aunque
reconozca que la idea es absurda. Nos declara:
"sufro mucho doctor, pero no puedo con
esto…tengo que bañarme muchísimas veces al día”.
• Por otro lado, el lenguaje ha sido objeto de
muchas investigaciones y muchas veces se ha
convertido en el centro del debate filosófico.
• El lenguaje ha sido visto como “medio de
expresar ideas", “medio de comunicación
entre seres vivientes", y, como “sistema de
signos que pueda servir de medio de
comunicación”.
• Para Alonso-Fernández (1982) el lenguaje tiene
dos finalidades: servir de vehículo de
expresión de las vivencias y los estados
psíquicos subjetivos y para establecer la
comunicación entre las personas. Es a la vez,
medio de expresión y de comunicación.
La lingüística funcional y estructural
moderna es fundada por Saussure
(1857-1913) quien distinguió en el
material lingüístico dos tipos de
elementos: el sonido estructurado
(significante) y el contenido psíquico
(significado) que puede ser entre
otros modos, afectivo, ideativo, etc.
En definitiva, el significante es la
imagen acústica; el significado es el
contenido conceptual y la fusión de
ambos da como resultado el signo
lingüístico..
• La semántica es el estudio del significado,
mientras que la descripción científica de
los significantes es realizada por la
fonología y la sintaxis.
• Volvamos a la temática central.
• Las alteraciones del lenguaje pueden ser
debidas a lesiones instrumentales como la
sordomudez, audimudez (escucha pero, su
aparato fonador está dañado) disfonías,
disartrias y la tartamudez.
• También pueden ser modificaciones por
alteraciones psíquicas como la logorrea,
mutismo,
pararrespuestas,
ecolalia,
glosolalia, etc.
• Finalmente, pueden deberse a lesión
cerebral como las afasias, que son
alteraciones del lenguaje como
vehículo de expresión y elaboración
del pensamiento.
• Las afasias se asocian con apraxia,
agnosia y hasta déficit intelectual.
• La alexia es un trastorno afín a las
afasias y consiste en la incapacidad
de leer textos escritos.
• La asimbolia es la incapacidad de
comprender los símbolos, en especial
del lenguaje.
La alexia puede ser pura o asociada
con agnosia o con agrafia. La pura y
la alexia con agnosia de los objetos y
colores se deben a lesión del lóbulo
occipital. La alexia con agrafia se
debe a lesión parietal a nivel del
pliegue curvo. Está presente en el
llamado síndrome de Gertsmann que
consiste en incapacidad para escribir
(agrafía), para calcular (acalculia),
para distinguir el lado derecho del
izquierdo y, para reconocer las
diferentes partes del cuerpo. La lesión
es en el lóbulo parietal dominante.
Las perturbaciones psíquicas dan lugar a
alteraciones del lenguaje, las más frecuentes
son:
Logorrea: Consiste en un flujo muy rápido e
incesante de palabras que aparece en casi
todos los estados de agitación psicomotriz,
como en la agitación catatónica y en las fases
maniacas.
Mutismo: Consiste en permanecer
en
completo silencio a pesar de poseer un
dispositivo del lenguaje sano. Se presenta por
simulación,
por
histerismo,
de
modo
voluntario,
por
estupor
catatónico
o
melancólico,
en
estados
demenciales
avanzados y en las formas aquinéticas e
hiperquinéticas de las psicosis de la motilidad.
• Estereotipia verbal: Consiste en la
repetición de una palabra o frase
que no guarda adecuación a las
circunstancias. Es frecuente en las
esquizofrenias,
demencias,
depresiones y las epilepsias.
• Iteración Verbal: Es la repetición de
una palabra varias veces seguidas.
En algunos enfermos obsesivos el
contenido puede ser obsceno y
entonces, le llamamos coprolalia.
En las enfermedades con lesión de los
núcleos grises de la base se presenta
en paroxismos la pronunciación
acelerada de las palabras, a veces de
modo explosivo y se le llama
taquifemia, cuando se repiten de
modo iterativo se le llama palilalia.
• La repetición espasmódica de una
sílaba en medio o al final de una
palabra, fenómeno que es frecuente
en las demencias preseniles como el
Alzheimer y se le llama logoclonia.
Ecolalia: Consiste en la repetición de
palabras o frases emitidas por otros
en presencia del paciente, resulta
como si fuera un eco. Aparece en
esquizofrénicos catatónicos. Cuando
las vivencias esquizofrénicas son tan
'grandiosas" o "fascinantes" que no
existen palabras normales con las
cuales expresarlas, el esquizofrénico
inventa
palabras
nuevas
(neologismos) que en un grado de
profusión
extrema
llega
a
la
glosolalia, creación de una nueva
lengua.
3-TRASTORNOS DE LA
AFECTIVIDAD.
Para Kurt Schneider (1948 y
1962),los
sentimientos
“Son
estados pasivos del Yo que se
acompañan de una tonalidad
agradable o desagradable”.
Los sentimientos se clasifican en:
1- Sensoriales,
2- Vitales,
3- Psíquicos y
4- Espirituales.
De este modo que podemos intuir un
entramado que une todos los sentimientos
en la vida afectiva como una totalidad.
Tomando como modelos al hambre, la sed, y
el sexo puede estudiarse el tránsito
paulatino de un sentimiento en otro. Como
es sabido el hambre, la sed y el sexo
corresponden a la vida instintual; pues bien,
el sentimiento varía de acuerdo a que el
momento sea de tensión, satisfacción o de
hartura.
Por otro lado, los movimientos afectivos
intensos y bruscos son
los
llamados
afectos, emociones y pasiones.
• La diferencia entre los afectos y las emociones
se fundamenta en que los afectos no conllevan
modificaciones somáticas en el sujeto que los
experimenta.
• En las emociones, por el contrario, se
producen cambios psicosomáticos y nunca
falta el dato de conmoción corporal.
• Las pasiones son más duraderas que los
afectos y las emociones, además de que bajo
su influjo se deforman las ideas del individuo
Esta deformación puede producirse por dos
caminos: el de la holotimia (un sentimiento
colorea toda la vida psíquica). O mediante la
catatimia (un estado emotivo deforma las
ideas
sobre
un
tema determinado).
Surgen así las ideas sobrevaloradas, que
son ideas sobrecargadas de afectividad y
que dominan el centro de la conciencia
para desde allí regir el pensamiento y la
conducta. El sujeto sobrevalora las ideas
y los juicios acordes con su pasión y anula
todo lo que se antepone a ella.
Cuando una idea sobrevalorada llega al
grado de tornarse impermeable a la
experiencia vivida y a la argumentación
lógica le llamamos idea deliroide.
.
Las enfermedades del ánimo o timosis son
aquellas cuyo síntoma nuclear y primario es
un estado de ánimo morboso, un
sentimiento vital patológico.
La semiología de las enfermedades afectivas
está dominada por el estado de ánimo
patológico, un cierto ritmo fásico y una base
somática desconocida pero supuesta.
Entre las enfermedades del ánimo tenemos:
las neurosis fásicas, algunos síndromes
paranoides, las psicopatías (K. Schneider) y,
por supuesto, las psicosis ciclotímicas
(Maníaco-depresivas
o
enfermedades
afectivas).
• La ansiedad es vivida a un nivel más
psicológico, se vivencia como falta de
aire, se acompaña de inquietud o
sobresalto, la vivencia del tiempo se
acelera y el sujeto cree que todo lo
deletéreo es posible, de ahí la zozobra
y el desasosiego.
• Por su parte, la angustia es más
visceral, más física, se manifiesta
como
opresión
precordial
o
epigástrica,
se
presenta
como
sobrecogimiento y el tiempo se vive
como lentificado y, por momentos
hasta detenido.
El vértigo timopático se presenta en la
clínica en dos formas: el vértigo
laberíntico que consiste en la
sensación de que los objetos se
desplazan o giran en una determinada
dirección. El vértigo timopático o
angustioso se presenta de otro modo,
la sensación es de que es uno mismo
quien se desplaza u oscila. Nuestros
pacientes refieren que cuando se
acuestan sienten como si se mecieran
en la cama.
Otros me han referido que sienten el piso
“como si fuera de algodón” o algo “blando”.
Otros dicen que tienen “la cabeza llena de
humo”, que la tienen “confusa” o que se
sienten “inseguros al caminar”.
El aburrimiento se caracteriza por la
sensación de falta de novedad. Así resulta
que muchos depresivos no relatan entirse
tristes, sino, aburridos.
Para diferenciar la apatía o indiferencia, del
aburrimiento, debe tomarse en cuenta que
mientras en la apatía existe una pérdida de
los intereses y de las aspiraciones; en el
aburrimiento, las aspiraciones flotan sin
encontrar su objeto.
• La astenia o fatiga vital se caracteriza por
cansancio permanente, falta de impulso
para las actividades físicas o psíquicas, y
laxitud.
• Contrario al agotamiento, la astenia mejora
a medida que el día avanza. Las horas de la
mañana son peores que las de la tarde, las
horas de mejoría son las del período del
mediodía al atardecer. Aquí, vuelve a
empeorar la vitalidad del enfermo.
• El miedo se diferencia de la angustia en que
es un sentimiento psíquico, es reactivo, está
motivado; se acompaña de un contenido
concreto. Se tiene miedo de algo.
• La angustia va en sentido contrario,
es
inmotivada,
somatógena,
el
presentimiento de toda posibilidad
dañina, la nada.
• De manera que cuando la angustia es
transformada en miedo hemos puesto
en marcha un mecanismo defensivo,
la angustia se presenta en el
momento menos esperado, el miedo
sólo hará su aparición cuando el
objeto del miedo esté presente o
exista la posibilidad de que se
presente.
La formación de fobias también es un
mecanismo defensivo ya que la
angustia-objeto
(fobia)
es
menos
mortificante que la angustia-nada.
Entre la angustia y el miedo se halla el
temor que es un fenómeno más difuso y
desconocido que el del miedo.
• En las obsesiones los estímulos
proceden del mundo interior, mientras,
que en el fóbico vienen del mundo
exterior.
• Como ya señalamos anteriormente,
existe una profusión de angustia en los
fóbicos, no así en los obsesivos, en
ellos, la angustia pudiera faltar.
Por otra parte, el obsesivo tiende a
aislarse para entregarse a sus rituales
obsesivos, a cavilar, pero, el fóbico
precisa de la presencia de otros para
protegerse de sus fobias.
De gran importancia resulta el hecho de
que los contenidos obsesivos son
vivenciados por el sujeto como ajenos
al Yo, inauténticos, irreales y absurdos
que le dominan sin motivo (gruhle).
Los contenidos fóbicos son vividos
como auténticos, propios y reales.
Si se dejaran al curso de su evolución
espontánea los fóbicos tienden al
estacionamiento, pero, los obsesivos
se distinguen por su progresividad.
un sentimiento psíquico anómalo no
sólo sea el resultado de una vivencia
humana, sino, que además puede dar
lugar a una conducta anormal. Así
ocurre con los alcoholómanos, cuya
ingesta
tiene
como
base
la
desesperanza y el sentimiento de
soledad.
• Por
último,
los
sentimientos
psíquicos anómalos aparecen como
disposiciones afectivas persistentes,
“actitudes" para Alonso-Fernández
(1976), que se expresan como timidez
o como
hipocondría, que son dos
disposiciones afectivas de mucha
importancia en el mundo de hoy.
• El sujeto tímido tiende al aislamiento
psíquico o a la retirada total ante la
presencia de otras personas.
• La clave de esta dinámica personal se
halla en el sentimiento de inferioridad
que el sujeto somete a represión y
compensación. Hay tres grados
posibles de compensación:
• 1- En el primer grado el sujeto se
orienta a suprimir o reducir el defecto
que le hace sentir inferior. Por ejemplo,
un individuo con una mancha o un
tatuaje en el antebrazo y que trata de
ocultar con el uso permanente de
camisas de manga larga.
2- En el segundo grado el individuo,
conocedor de que le resulta imposible
vencer su defecto se desvía a otro renglón
de la vida donde si puede triunfar. Por
ejemplo, un estudiante de escasa
complexión física lo que le impide
destacarse en los deportes, tiende a
compensar
esta
inferioridad
convirtiéndose en el mejor estudiante de la
clase.
3- En la compensación de tercer grado el
sentimiento de inferioridad es rechazado
de la vida consciente y reemplazado por
un
sentimiento
exagerado
de
autovaloración que se distingue por su
inautenticidad.
• En la actualidad muchos tímidos se
hacen adictos a Internet porque esta
vía les permite la comunicación
anónima con otros seres humanos.
• La hipocondría ha seguido un curso
histórico más complicado que la
timidez, pero, el hecho es que el
término se usa en forma adjetiva para
señalar a los individuos que viven
pendientes de su funcionamiento
corporal.
Su
actitud
está
excesivamente ligada a la corporalidad,
mejor aún, a los trastornos corporales.
Es lógico que en las depresiones exista
una exagerada preocupación por el
funcionamiento
corporal,
para
comprender esto, sólo recordemos las
tres preocupaciones básicas del
depresivo: Su salud espiritual (delirio
de culpa), su salud económica (delirio
de ruina) y, su salud física (deliro de
enfermedad).
Por
último,
las
dismorfofobias
constituyen
una
especie
de
hipocondría externa, una hipocondría
estética. El sujeto siente que una parte
de su cuerpo es fea, muy pequeña o
muy grande.
4- Trastornos de los impulsos y la
voluntad.
• El impulso alimentario puede alterarse en
sentido cualitativo o cuantitativo.
• Desde el punto de vista de la alteración
cuantitativa, tenemos la exageración del
impulso alimentario o bulimia y la inhibición
que puede presentarse como sitiofobia o
como anorexia.
• La bulimia puede llegar al extremo de un
hambre insaciable y permanente. Aparece
bulimia en algunos depresivos, maníacos,
esquizofrénicos, neuróticos y oligofrénicos.
Algunos depresivos vivencian la bulimia
como algo desagradable.
Sitiofobia es el rechazo de los alimentos y
se presenta en cuadros psicóticos en los
que está condicionado por el negativismo,
vivencias delirantes y estados de estupor.
La
sitiofobia
es
frecuente
en
los
esquizofrénicos con ideas delirantes de
perjuicio. Por ejemplo, un joven de 20 años
al rebasar un brote de la enfermedad
declara: “No quería comer porque sabía
que me iban a envenenar…eso era lo que
yo creía…fueron cosas de mi imaginación
porque mi familia no me va a querer
matar”.
En la anorexia mental se conservan las
ganas de comer, pero, no se desea comer,
digamos con Alonso-Fernández (1981) que
existe una voluntad antialimentaria. Al
tenor de esta voluntariedad de no comer y
la persistencia del deseo de comer, las
pacientes desarrollan varios mecanismos
que neutralizan el efecto del alimento
como:
provocarse
el
vómito
inmediatamente finalizada la comida,
correr de un lado a otro cuando se les
obliga a comer. En otros casos, ingieren
grandes cantidades de caramelos para
contrarrestar el hambre.
• Alonso-Fernández (1982) señala tres
deseos básicos en estas enfermas:
• 1-voluntad de autodestrucción,
• 2-voluntad de espiritualización y,
• 3- voluntad de des-sexualización.
• Entiende que existe una depresión
endotímico-vital, aunque sea larvada,
como agente etiológico de la
anorexia. Esto explicaría la voluntad
de autodestrucción y muerte.
En la voluntad de des-sexualizacion, la
muchacha se opone a la feminidad corporal
(mamas, ciclo menstrual, etc.) evitando su
desarrollo con la anulación de la ingesta
alimenticia; en el fondo su deseo es "no
llegar a ser mujer". No olvidemos que los
ideales de delgadez en la cultura actual
promueven hábitos anoréxicos.
Las alteraciones cualitativas del impulso
alimentario son: alotriofagia (Pica) y los
antojos alimenticios.
• En la alotriofagia o pica el sujeto ingiere
sustancias
inasimilables, como
cal,
pintura, tierra, etc. La pica es frecuente en
oligofrénicos y pudiera ocurrir en
esquizofrénicos y demenciados. En los
alcohólicos se da la ingesta de productos
diversos
como,
agua
de
colonia,
alcoholados, gasolina, etc., esto, cuando
no encuentran qué beber.
• Los
antojos
alimenticios
no
son
exclusivos de la embarazada, aparecen en
cualquier sujeto normal y en otros cuadros
clínicos como el psicosíndrome endócrino
pre y postmenstrual.
Otra patología de los impulsos es la
agresividad exagerada que se da en los
criminales. Glueck y Glueck sistematizaron
las características del delincuente:
• 1- Constitución mesomórfica y atlética
(Sheldon y Kretschmer).
• 2- Temperamento extravertido, impulsivo y
agresivo.
• 3- Carácter necesitado
de
estimación
social, desconfiado, rebelde y aventurero.
• 4- Pensamiento concreto.
• 5- Medio familiar con poca comprensión,
poco afecto y finalmente, padres con
valores éticos muy pobres.
• El sector nosológico donde mayor
expresión tiene la agresividad es en el del
trastorno antisocial de la personalidad
(sociopatías).
• Se manifiestan tendencias agresivas contra
otras personas en la llamada depresión
disfórica (con mal humor) y en la manía
iracunda.
También
suele
presentarse
agresividad en el síndrome paranoide y en
las epilepsias.
• Los estados de estupor abundan bastante
en la psiquiatría.
• El estupor tiene tres grados sucesivos:
inhibición, semiestupor, y estupor. Lo
común a todos ellos es la reducción de los
movimientos espontáneos y reactivos. Los
tres cuadros estuporosos de mayor
significación
son:
la
esquizofrenia
catatónica, la psicosis de la motilidad en
fase aquinética y la melancolía. En el
estupor catatónico el paciente se muestra
inexpresivo y en silencio. No se mueve ni
responde pregunta alguna. La musculatura
puede estar fuertemente contraída (estupor
tenso) o en relajación total (estupor
fláccido).
Frente a los mandatos puede asumir tres
posturas:
obedecer
ciegamente
las
órdenes (obediencia automática), hacer lo
contrario de lo que se le ordena o negarse
a obedecer (negativismo activo) y,
finalmente, oponerse a la orden, pero,
permitiendo de
modo
pasivo que
ejecutemos la acción, como introducirle
los alimentos en la boca o moverle una
extremidad (negativismo pasivo).
Algunos de estos pacientes logran
comunicarse por señas o gestos, pero, no
emiten una sola palabra.
• En la agitación psicomotriz se produce
una exagerada cantidad de movimientos
expresivos,
tanto
reactivos
como
espontáneos.
• Es posible observar agitación psicomotriz
en las reacciones de sobresalto, las
pseudopsicosis
histéricas,
psicosis
epilépticas,
psicosis
orgánicas,
sintomáticas, exotóxicas y en algunos
procesos demenciales. No obstante, los
casos más típicos se
ven
en
las
depresiones
agitadas,
esquizofrenias
catatónicas hiperquinéticas, psicosis de la
motilidad en fase hiperquinética.
• Entre los trastornos de los impulsos se
dan acciones impulsivas que tienen las
características de ser sistemáticas,
incontrolables e incoercibles.
• Entre estas acciones impulsivas
sistemáticas destacan: la cleptomanía
(impulso de robar), el impulso de
homicidio, la piromanía (impulso de
prender
fuego);
la
dromomanía
(impulso de fuga) y la dipsomanía
(impulso
de
ingerir
bebidas
alcohólicas).
• El impulso de homicidio se presenta
en personalidades sadistas.
• En la cleptomanía el robo no tiene
fines lucrativos, lo que se persigue es
el acicate de la emoción por la
aventura y el riesgo de que le
descubran; la posibilidad del triunfo o
del bochorno si fracasa. Es propio de
mujeres, sobre todo, durante los días
premenstruales, menstruales o en el
embarazo.
En
ocasiones
la
cleptomanía está asociada a una
desviación sexual.
• La Piromanía no debe verse como motivada
por la fascinación que le produce el fuego al
sujeto, sino, como un acto agresivo
motivado por una frustración. Este
fenómeno se registra con cierta frecuencia
entre los oligofrénicos.
• La Dromomanía es un impulso de fuga que
se da en los adolescentes. A veces se
presenta en epilépticos, histéricos y
depresivos.
Alonso-Fernández
también
reporta dromomanía entre los oligofrénicos,
distímicos y los hipomaníacos.
• Los actos obsesivos primarios son aquellos
que dan forma motora a un impulso
obsesivo. Los actos obsesivos secundarios
son aquellos rituales defensivos contra los
temores
obsesivos.
Los
contenidos
obsesivos son muy diversos.
• Los actos impulsivos, contrario a los
obsesivos, son vividos por el sujeto como
algo propio y llevarlos a cabo le representa
una autorrealización; los actos obsesivos
son vividos como ajenos al Yo, impuestos
sin motivo, absurdos y que coartan la
propia libertad.
• En cuanto a la voluntad, su esencia
consiste en la capacidad de elegir un
impulso, deseo o motivación de entre
varios.
• En dicha elección es lógico que el ser
humano se oriente por los impulsos,
deseos o motivaciones que le
produzcan placer, satisfacción o un
estado agradable.
• Estados de disminución de la voluntad
son la hipobulia y la abulia, en ellas
predomina lo automático, lo que
implica una pérdida de libertad..
Sobre la función de la voluntad se
dan síntomas esquizofrénicos de
primer rango como son: las
vivencias de influencia en forma de
imposición de pensamientos, actos
y decisiones como resultado de la
intervención de lo sobrenatural
(demonios, ángeles, etc.), lo
natural (hipnosis, sugestión, etc.) o
lo artificial (ondas eléctricas,
aparatos de espionaje, etc.)
2- Entre las Cualidades básicas del
vivenciar están:
1- Vivencia del propio Yo,
2- Vivencia del tiempo,
3- Memoria y,
4- Capacidad Psíquica de Reacción
Son cualidades inherentes a toda
vida
psíquica
completamente
desarrollada.
1- TRASTORNOS DEL YO.
El Yo es un concepto fenomenológico: la
experiencia de uno mismo. En cierto
sentido el Yo es la cara subjetiva de la
personalidad. (Alonso-Fernández.1976).
El Superyó se rige pues, por el principio del
deber. En el Ello, se rige por el principio
del placer. Por último, el Yo se rige por el
principio de realidad.
• Para Jaspers las características formales
de la conciencia del Yo son:
•
•
•
•
1- Unidad del Yo.
2- Identidad del Yo.
3- Actividad del Yo.
4- Delimitación del Yo con lo exterior.
Después de un cuidadoso estudio de la
despersonalización cuyo fenómeno cardinal es
la extrañeza del Yo, Alonso-Fernández (1976)
agrega una quinta característica formal: la
familiaridad del Yo. Descubre que "cuando
por la razón que fuera, se degrada la
familiaridad del Yo propio, aparece la
despersonalización".
Por su parte, Schneider (1963) había agregado
como su quinta característica, la "vivencia de
existencia”. “En tanto el sujeto permanece
consciente, no puede cesar la vivencia de
existencia,
sino
a
lo
sumo
hallarse
desconcertada, como
sucede durante el
estado
de
duermevela
y
durante
la
obnubilación".
• 1- LA UNIDAD DEL YO.
• Es posible que la unidad del Yo se
interrumpa sólo parcialmente y de modo
momentáneo en el curso de la vida psíquica
normal.
• La pérdida de la unidad del Yo aparece,
sobre todo, en la esquizofrenia y en las
psicosis exotóxicas.
• a) El auténtico desdoblamiento del Yo. El
enfermo nos dice que él es a la vez dos "yo"
que coexisten sin estar conexionados.
• b) Otros enfermos dicen, cosa
más
frecuente, "hay otro en mi", "el otro que
esta dentro de mí", "yo soy el que era, mas
otro“.
En estos existe una invasión del espacio
interior por un Yo extraño.
c) Cuando un paciente tiene un déficit de
la actividad del Yo que no alcanza el
grado de "parálisis" total, experimenta
que unas actividades psíquicas le
pertenecen, pero que otras les son
impuestas. Esto le lleva a experimentar
dos "Yo": El suyo propio, el que actúa
y el que se le impone desde
el
exterior.
d) Los fenómenos de disociación múltiple,
para los que Alonso-Fernández (1976)
propone el término "atomización del Yo".
e) La vivencia de un doble corpóreo en el
espacio exterior.
• El fenómeno psicopatológico aquí es la
heautoscopia, que muchas veces es un
verdadero desdoblamiento físico, pero
otras veces ese doble corpóreo tiene
actividad psíquica. "es otro yo. Soy yo en
verdad, hace los mismos gestos que yo.
Habla cuando yo hablo".
• Hay tres clases de heautoscopia:
• A- El doble corpóreo que se
experimenta como
una
simple
impresión
montada
sobre
un
sentimiento de extrañeza hacia la
propia
corporalidad.
Debe
interpretarse como una variante
especial
de
despersonalización
(López -Ibor.1966).
• B- El doble corpóreo percibido
visualmente, representa sin duda una
alucinación
visual.
(Hecaen
y
Ajuriaguerra.1952).
C- El doble corpóreo cuya existencia
se conoce directamente y con
plena
certeza,
como
una
revelación, es el producto de una
inspiración u ocurrencia delirante.
"Yo existo también fuera de mi.
Hay uno igual a mí que me sigue a
todas partes. No lo he visto, ni le
he oído, pero lo sé. Comencé a
saberlo de pronto. Se me revelo
como una luz en la cabeza".
• 2- IDENTIDAD O CONTINUIDAD
DEL YO.
• Esta característica es la que nos
hace sentir siempre idénticos a
nosotros mismos (Fractalidad del
Yo). Pero, debido a que los
cambios psíquicos son incesantes,
nos sentimos idénticos, pero, al
mismo
tiempo
con
rasgos
diferentes. Kant lo señala al decir
que "somos siempre el mismo,
pero, nunca lo mismo".
• 3- ACTIVIDAD DEL YO.
• El déficit en la actividad del Yo puede variar
en grados y llegar hasta una verdadera
parálisis. Posiblemente este sea el trastorno
psicopatológico nuclear y primario en las
psicosis esquizofrénicas,
• En la posesión el sujeto se siente dominado
por una fuerte energía psíquica que
proviene de fuentes sobrenaturales (brujas,
hechiceros,
personas vivas o muertas,
etc.) Los mecanismos
son
la
hipersugestibilidad del sujeto y elementos
del pensamiento mágico y primitivo.
La esencia de la hipnosis consiste en una
absorción del Yo del hipnotizado por el Yo del
hipnotizador.
• 4- DELIMITACIÓN DEL YO CON LO EXTERIOR.
• La separación entre el Yo y el medio externo se
altera muchas veces en la esquizofrenia y las
psicosis exotóxicas.
• A- FUSIÓN DEL YO CON OBJETOS EXTERNOS.
• Cuando alguien sacudía un mantel, una
esquizofrénica decía: "No me des mas golpes".
• B- APERTURA DEL YO.
• Cuando se dan fenómenos de publicación del
pensamiento. "Todos en el barrio saben lo que
yo pienso…ellos se dan cuenta aunque yo no se
lo diga a nadie...lo tengo probado...no sé cómo
lo hacen".
• C- VIVENCIA DE PARTICIPACIÓN EN
EL YO AJENO.
• "El presidente de los EE.UU. firmó el
acuerdo con Rusia porque yo hice
que lo hiciera. No quería…pero lo
hizo".
• D- INCAPACIDAD PARA DISTINGUIR
LO PSÍQUICO
INTERIOR Y LA
SENSOPERCEPCION
(TRANSITIVISMO).
• Se confunden el Yo y la realidad
exterior. Vive el acontecer externo
como una experiencia psíquica propia
y viceversa.
-DESPERSONALIZACIÓN Y DESREALIZACIÓN
• Estas representan vivencias de extrañeza,
de vacío o de irrealidad.
• En la despersonalización, el contenido de la
conciencia cuyo carácter de realidad se
altera es la del propio Yo, o sea, la
conciencia del Yo. Surge así la vivencia de
extrañeza referida a sí mismo. El término
despersonalización lo introdujo Dugas en
1898.
• En la vivencia de desrealización prevalece la
sensación de irrealidad referida al mundo
exterior.
"sentimiento de falta de sentimiento". Un
síntoma
bastante
frecuente
en
los
depresivos endógenos.
En la vivencia de desrealización prevalece la
sensación de irrealidad referida al mundo
exterior.
La despersonalización es incompatible con el
delirio, pero, no así con la dismorfofobia;
con esta guarda una relación positiva.
La despersonalización en su génesis, puede
deberse a factores psíquicos. Los más
frecuentes son:
• 1- La personalidad narcisista. Porque
cultiva la autoobservación, adolece de
escasa capacidad de amar (Straus) y
carecen del hábito de comunicarse
con el mundo exterior (Von Gebsattel).
• 2- Sentimiento vital patológico, en
especial angustia, tristeza o apatía.
• 3- Nivel de conciencia disminuido.
Como es lógico pensar, debido a una
disminución de la conciencia del Yo.
2- VIVENCIA DEL TIEMPO
Y ES ESPACIO.
Hoy
nos
ocupamos
de estudiar
la
espacialidad y la temporalidad, esto es, no el
tiempo y el espacio objetivos, sino, el espacio
y el tiempo vivenciados respectivamente.
La
orientación
temporo-espacial
es
un
rendimiento complejo que precisa de un
buen funcionamiento de la memoria, la
atención,
el pensamiento racional y la
comprensión.
Estamos frente a dos tipos de espacios: el
objetivo y el subjetivo. El espacio objetivo se
divide en espacio percibido y espacio
representado. El espacio subjetivo se divide
en espacio individual, espacio de acción,
espacio sintónico y espacio cohumano.
El espacio cohumano, como su nombre
indica, es el que usamos para el
dialogo, el encuentro (Buber) y la
comunicación. Es
el espacio que
compartimos con los demás, por lo que
es opuesto al
espacio solitario que
vivencian los esquizofrénicos.
Por su parte la temporalidad es el tiempo
vivenciado.
El presente domina la vida de los
oligofrénicos y los demenciados porque
carecen de la facultad de actualizar el
pasado (trastornos de memoria) y de pro-
-yectar el futuro. Los enfermos maniacos se
dejan dominar por el mas mínimo
estímulo del medio ambiente y esto hace
que permanezca bajo la hegemonía de un
presente fugaz.
Los sujetos en situación de gran riesgo vital
prescinden del pasado y del futuro para
lograr sobrevivir a cada momento del
riesgo.
El imperio del pasado es casi absoluto en los
depresivos y puede decirse que en Ia
melancolía propiamente dicha, el pasado
tiene un dominio absoluto.
Los delirios de culpa, ruina o enfermedad que
conforman su mundo, muchas veces
encuentran motivación en hechos del
pasado.
Por su parte, el futuro adquiere vigencia en
los estados de angustia vital. Es un futuro
amenazado, que se ha vuelto presente.
Por ejemplo, la personalidad alcoholómana
esta constituida por una constelación
signada por la soledad y la desesperanza;
se unen de manera inextricable, un pasado
amenazador representado por una infancia
desafortunada
y un porvenir inaccesible
por la falta de esperanza en el éxito.
El aburrimiento es un equivalente de la
depresión, precisamente, por la lentitud del
paso del tiempo, tan lento que hay tiempo
para todo, pero; no hay nada que hacer
con el tiempo, entonces, sobreviene el
hastío, la tortura paralizadora del tiempo
estático. Lo contrario le ocurre al maníaco
cuyo tiempo pasa tan vertiginoso que cada
ahora es un pequeño presente, lo que se
llama "presente atomizado". Esto concuerda
con el hallazgo
psicopatológico
del
"pensamiento saltígrado" en los maniacos.
3- TRASTORNOS DE LA MEMORIA
Memoria es la capacidad de fijar
datos (memoria anterógrada) y
almacenarlos para recurrir a ellos
mediante el proceso de evocación
(memoria retrógrada).
La memoria es una capacidad
previa a la inteligencia. .
No
obstante,
los
casos
de
oligofrénicos
con
una
gran
memoria
son
relativamente
frecuentes.
Las alteraciones de la memoria pueden
ser cualitativas y cuantitativas. Las
cualitativas son llamadas dismnesias.
Por
otro
lado,
las cuantitativas
pueden ser por deficiencia como las
hipomnesias y amnesias; o por
funcionamiento excesivo, las llamadas
hipermnesias.
Las dismnesias emanan de alteraciones
de otros sectores de la vida psíquica.
La amnesia puede afectar los procesos
de evocación o los de fijación.
La amnesia de fijación es una pérdida de
la memoria de los hechos recientes y
se presenta en los
estados
de
obnubilación
de
conciencia,
el
psicosíndrome orgánico y el síndrome
de Korsakov.
Las quejas neuróticas de pérdida de
memoria están condicionadas por la
concentración excesiva
de
estos
pacientes
en
sus
vivencias
angustiosas
y
por
tanto,
no
constituyen verdaderas pérdidas de
memoria.
• La amnesia retrógrada consiste
en la pérdida de recuerdos ya
almacenados y puede ser masiva,
lacunar o selectiva (temática).
• La amnesia retrógrada masiva se
extiende a gran parte del pasado y
sigue en su recorrido la ley de
Ríbot (1839-1916), o sea, borra
primero los recuerdos
más
recientes, luego, en orden, se
extiende a los más antiguos.
• La amnesia selectiva o temática es de
origen psicógeno y consiste en el
olvido de un tema o de un problema
determinado. Se presenta en estados
crepusculares histéricos y epilépticos.
• El tipo más importante de amnesia
de evocación es la afasia amnésica
en
la
que el sujeto
sufre
empobrecimiento en su dotación de
sustantivos
lo
que
determina
incapacidad para nombrar objetos
conocidos.
Aparece en la epilepsia del lóbulo temporal y
en su forma completa y progresiva en los
tumores parietales y en la enfermedad de
Alzheimer.
Las
hipermnesias
consisten
en
un
desarrollo supranormal de la capacidad de
memoria y pueden ser permanentes o
transitorias.
Las dismnesias o trastornos cualitativos de la
memoria
son:
las
percepciones
y
ocurrencias delirantes mnésticas, el delirio
ecmnéstico, los falsos reconocimientos de
personas y las mentiras patológicas.
Las
confabulaciones
son
recuerdos
engañosos que el paciente abandona con
facilidad y que sirven para llenar vacíos de
memoria (amnesia lacunar), como ocurre en
el Korsakov alcohólico.
La mentira patológica se distingue porque el
propio sujeto llega a creer que sus mentiras
son ciertas. Este fenómeno puede aparecer
en la vida psicológica normal, como en
los
cazadores, pescadores
y
otros
deportistas.
La forma más patológica de estas mentiras
está representada por la pseudología
fantástica.
4- TRASTORNOS DE LA CAPACIDAD DE
REACCIÓN PSÍQUICA.
K. Schneider no concibe la capacidad
psíquica de reacción como "una captación y
dominio racionales
de
situaciones",
sino, como la "resonancia afectiva que
despierta una vivencia y a los estados y
actos psíquicos que así surgen".
Es conocido el hecho de que muchos
esquizofrénicos
tenidos
en
los
manicomios
como demenciados, en
determinadas situaciones reaccionan de
modo muy normal y sensato, aunque esto
sea pasajero. También es sabido que los
enfermos paranoide reaccionan de manera
normal mientras no se
tocan
los
contenidos psícoticos en la conversación.
Resulta interesante la demostración
de Kranz de que los enfermos
afectivos sean menos permeables a
las situaciones que los propios
esquizofrénicos.
También se ha
observado que es posible que una
psicosis,
ciclotímica
o
esquizofrénica,
sea
puesta
en
marcha por una vivencia.
K. Schneider, (1962): "Así, pues, un
sujeto no puede "volverse loco"
"por" una vivencia, pero si, en
ocasiones,
"por medio" de dicha
vivencia.
3- Entre las Circunstancias del
Vivenciar encontramos
1- Atención,
2- Conciencia,
3- Inteligencia y,
4- Personalidad.
Son circunstancias de conjunto en
las que se incluye todo vivenciar y
que le condicionan y configuran.
1- TRASTORNOS DE LA
CONCIENCIA Y LA
ATENCIÓN
• Alonso-Fernández
(1982),
modificando a Rosenfeld enuncia la
conclusión de que "conciencia es la
totalidad de experiencia momentánea
insertada en la corriente de la vida
psíquica".
• Si
comparamos
-con
AlonsoFernández- la conciencia
con un
escenario
donde
se
hace una
representación teatral, el marco
de
la representación
sería
la
estructura de la conciencia, y, a
su vez, lo representado constituiría
los contenidos de la conciencia.
• Los contenidos de conciencia son de dos
tipos: la conciencia de los objetos
(representaciones,
conceptos
y
sensopercepciones) y conciencia del Yo
(vivencias
impulsivas, instintivas y
afectivas).
• La conciencia siempre será conciencia de
algo.
• Entre las obnubilaciones de conciencia se
distinguen las simples y las que se
acompañan de onirismo (delirio onírico).
• Cuando la afección es de grado ligero se lentifica la
vida psíquica, falta calidad al pensamiento, la
ideación se vuelve perseverante y se produce
apatía.
• Si la obnubilación es de grado medio se produce
además amnesia de fijación (imposibilidad de
grabar los hechos recientes), la expresión facial
(mímica) es de perplejidad, el pensamiento se hace
incoherente (como en las psicosis sintomáticas
y exotóxicas) y el sujeto se desorienta en el
tiempo y el espacio. A veces, ocurren falsos
reconocimientos
de
personas
con carácter
transitorio,
ya que cuando éste síntoma con
carácter de persistencia pertenece a los cuadros
delirantes.
• En un grado mas acentuado de obnubilación de
conciencia se da un cuadro de mutismo aquinético
(silencio absoluto e inmovilidad) porque lo que lo
que acontece es un vacío de experiencías psíquicas.
• Con respecto a la atención, Gruhle
distingue dos fenómenos: la conciencia
y el impulso.
• Para Delgado (1969) la atención está tan
íntimamente ligada a la conciencia que
apenas pueden ser separadas la una de
la otra. Pero, señala que al constituir un
factor decisivo en la estructura dinámica
de
la
intencionalidad,
la atención
adquiere significación propia.
• Hay dos clases de atención: una activa,
voluntaria y otra pasiva o involuntaria.
Los estímulos hacia los que se dirige la
atención pueden ser externos, como la
luz, los colores, sonidos, etc. y, también
internos, como sentimientos, sensaciones
y motivaciones.
La disminución ligera de la atención
(hipoprosexia) y la disminución intensa
(aprosexia) se deben por lo general a:
apatía o falta de interés, como ocurre
en los esquizofrénicos autistas y en los
depresivos; a déficit intelectual como en
los oligofrénicos y demencíados, y, por
último, a obnubilación de conciencia.
Por otro lado,
el signo contrario,
la
hiperprosexia, no se convierte en un mayor
grado de concentración, como pudiera
pensarse, sino, que se traduce en un factor
de distracción porque en la hiperprosexia
hay un exceso de movilidad de la atención,
ya que los múltiples y cambiantes
estímulos del medio ambiente así como,
los del medio interno reclaman cada uno de
la
atención
y
esta
se
desplaza
continuamente de un estímulo a otro. Esto
es lo que ocurre en los maníacos y los
hipomaníacos.
3- TRASTORNOS DE LA
INTELIGENCIA
• La definición de la inteligencia como la
capacidad de resolver situaciones nuevas
no es correcta porque dicha capacidad
corresponde mejor a los mecanismos
adaptativos y estos pertenecen a los
dominios de la personalidad y la vigilancia.
• La inteligencia consiste en un acto
intrapsíquico de comprensión racional, por
medio del cual se le da significación a un
objeto o una situación (Alonso-Fernández.
1982).
Bínet (1857-1911) introdujo el cociente
de inteligencia (CI) relacionando los
dos valores, esto es, la edad mental y
la edad cronológica, de manera que CI
es igual a la edad mental entre la edad
cronológica. El resultado en sujetos
normales debe ser igual a 1, menor en
los subnormales y mayor en los
supernormales.
Es
costumbre
multiplicar por 100 el resultado de
modo que un cociente intelectual
normal seria igual a 100..
• Podemos distinguir pues, tres niveles de
deficiencia mental, con arreglo al CI:
la oligofrenia leve en la que el Cl se halla
entre 50 y 69, la oligofrenia media con un
rango de 30 a 49 y la oligofrenia profunda
en la que es inferior a 30.
• Si extrapolamos los estados de riqueza y
pobreza al campo de las alteraciones de
la inteligencia, podemos aseverar que el
oligofrénico es un pobre de toda la vida;
mientras, que el demenciado, es un rico
que se arruinó.
4- PERSONALIDAD
Sólo una nota sobre la personalidad.
Schneider (1962) postula que no se
puede "hacer derivar la comprensión
de una psicosis a partir
de
la
personalidad original y anterior. Tanto
las
esquizofrenias
como
las
ciclotimias traspasan y fracturan...
(Con su sintomatología),
el
despliegue
normal
o anormal
(psicopático) de la personalidad. Sin
embargo, la psicosis trabaja con el
material de la personalidad.
• Esto es así, la personalidad no puede
originar la psicosis porque ésta es un
elemento extraño a aquella. Todo lo más, la
psicosis quiebra la línea de desarrollo de la
personalidad, sea esta normal o no. Pero,
como nada del individuo deja de llevar su
sello
distintivo,
la
psicosis,
en lo
temático,
estará
signada
por
la
personalidad.
• Además, la locura no puede verse como un
acontecimiento que abarca todos los
sectores de la vida psicológica. Aunque
trabaja con el material de la personalidad
hay muchas zonas de ésta que no son
tocadas por la psicosis.
6- SINDROMES Y
PSICOPATOLOGIA
Igual que en la medicina somática, en
psicopatología agrupamos los signos y
síntomas afines a un cuadro clínico en
SÍNDROMES. Sin embargo, debe tomarse en
cuenta que los síndromes somáticos son
específicos de una entidad nosológica, pero
en psicopatología los síndromes son
inespecíficos (Bonhoeffer), porque un
mismo síndrome puede corresponder a
diferentes
cuadros
nosológicos.
Por
ejemplo, un síndrome depresivo puede
corresponder a una depresión, a una
intoxicación
por
drogas,
a
una
esquizofrenia, o una enfermedad bipolar.
LOS SÍNDROMES PSICOPATOLÓGICOS
1- SÍNDROME DEPRESIVO.
2- SÍNDROME HIPERTÍMICO.
3- SÍNDROME DELIRANTE.
4- SÍNDROME DE AGITACIÓN PSICOMOTRIZ.
5- SÍNDROME ESTUPOROSO.
6- SÍNDROME ENCEFÁLICO AGUDO.
7- SÍNDROME ENCEFÁLICO CRÓNICO.
8- SÍNDROME APATO-ABÚLICO.
9- SÍNDROME MNÉSTICO-CONFABULATORIO (KORSAKOFF).
10- SÍNDROME NEURASTÉNICO.
11- SÍNDROME ESQUIZOFRENIFORME.
12- SÍNDROME HIPOCONDRÍACO.
La psiquiatría clásica siempre trabajó los
diagnósticos a través de ejes, pues se
realizaban
cinco
(5)
modalidades
diagnosticas.
1- Diagnóstico de Personalidad Previa.
2- Diagnóstico Sindrómico.
3- Diagnóstico Nosológico.
4- Diagnóstico Somatológico.
5- Pronóstico.

similar documents