02-Remedios Penales

Report
1. LOS REMEDIOS PENALES PUEDEN SER
IMPUESTOS:
 a) ANTES DE UN DELITO:
 A norma del can. 1312, § 3 se emplean
remedios penales, es decir la amonestación y
la reprensión,
 que son en primer lugar instrumentos
juridico-pastorales de carácter preventivo y
 tienen como finalidad principal la de
prevenir la comision de delitos (cf c. 1312 §
3).
1
b) AL FINAL DE LA INVESTIGACIÓN PREVIA
(cf. c. 1717)
 Cuando el Ordinario estime que la investigación
previa le había ofrecido elementos suficientes para
decidir, debe emitir un decreto que concluya la
investigación (c. 1718), que decidirá a partir de las
informaciones y pruebas recogidas:
 1. si puede ponerse en marcha el proceso para
infligir o declarar una pena;
 2. si conviene hacerlo así, teniendo presente el c.
1341;
2
b) AL FINAL DE LA INVESTIGACIÓN PREVIA (cf. c.
1717)
 3. si debe utilizarse el proceso judicial o, cuando la ley
no lo prohibe, se ha de proceder por decreto
extrajudicial.
 4. el Ordinario ha de revocar o modificar el decreto a
que se refiere el § 1, siempre que, por surgir elementos
nuevos, le parezca que debe decidir otra cosa.
 5. al dar los decretos a que se refieren los párrafos 1 y 2,
conviene que el Ordinario, según su prudencia, oiga a
dos jueces o a otros jurisperitos.
3
b) AL FINAL DE LA INVESTIGACIÓN PREVIA (cf. c.
1717)
 Si aplican los remedios penales cuando
que no procede iniciar ningún tipo de
procedimiento (c. 1718, § 1, 1°)
 porque la acción criminal ya ha
prescrito (c. 1362);
 o bien porque no hay pruebas
suficientes (c. 1348).
4
c) AL FINAL DEL PROCESO PENAL
 El legislador deja al juez en el proceso penal judicial y
al Ordinario en el proceso administrativo la potestad
discrecional de aplicar la pena, de diferirla e incluso de
no irrogarla, así como también, en ciertos casos, de
reducirla o de imponer en su lugar una oportuna
penitencia, según su conciencia y su prudencia (cf cc.
1343 y 1344).
 El c. 1343 considera que las penitencias pueden
emplearse para evitar la imposición de la pena, cuando
es facultativa.
5
c) AL FINAL DEL PROCESO PENAL:
 A norma del c. 1344 el Ordinario, respectivamente el
juez pueden imponer una penitencia:
 a) "si el reo se ha enmendado y ha reparado el
escándalo, o si ya ha sido suficientemente castigado
por la autoridad civil o se prevé que lo será" (c.1344, n.
2);
 b) no se ha llegado a cometer o consumar el delito (cf
c. 1328 § 2);
6
c) AL FINAL DEL PROCESO PENAL
 c) concurre cualquier otra circunstancia que disminuya
la gravedad del delito (cf. c. 1324).
 Siempre que el delincuente tuviese sólo uso imperfecto
de razón, o hubiera cometido el delito por miedo,
necesidad, impulso de la pasión, embriaguez u otra
perturbación semejante de la mente,
 puede también el juez abstenerse de imponerle castigo
alguno si considera que de otra manera es posible
conseguirse mejor su enmienda (c. 1345);
7
c) AL FINAL DEL PROCESO PENAL
 d) si sobre la accion presuntamente delictiva
no se ha alcanzado el grado de certeza que se
requiere para la imposicion de la pena (cf c.
1348).
 En este último caso el ordinario puede
emplear también los remedios penales de la
amonestación y de la reprensión (correptio)
para prevenir los delitos.
8
2. LA AUTORIDAD PARA IMPONER EL
REMEDIO PENAL
 Segun el § 1 del c. 1339, el autor del remedio
penal es el Ordinario (cf c. 134 § 1),
concretamente el Ordinario que decretó de
llevar a cabo la investigación previa,
 así como otras medidas pastorales que se
estimen oportunas.
 Lo puede hacer personalmente o por medio
de su delegado (cf. c. 1339 § 1).
9
2. LA AUTORIDAD PARA IMPONER EL REMEDIO
PENAL
 El admite, sin embargo, que los remedios penales
puedan ser tambien aplicados mediante sentencia del
juez al final del proceso penal judicial:
 "Si los actos u omisiones conducen por su misma
naturaleza a la ejecución del delito, el autor puede ser
castigado con una penitencia o remedio penal, a no ser
que, una vez comenzada la realización del delito,
hubiera desistido de ella voluntariamente..." (c. 1328 §
2).
10
3. LA AMONESTACIÓN
 La amonestación es un remedio penal, impuesto sobre
todo para prevenir los delitos (c. 1312, § 3).
 La amonestación consiste en conminar o invitar a
alguien a enmendarse de su comportamiento.
 Se contempla directa o indirectamente en diecisiete
cánones del CIC de 1983 que se irán mencionando.
11
3. LA AMONESTACIÓN
 La amonestación contemplada en el c. 1339, § 1 se
dirige a:
 a) quien se encuentra en ocasion proxima de delinquir;
 b) sobre quien recae la sospecha grave de que ha
cometido un delito después de haber tenido noticia.
Tal sospecha debe deducirse de la investigacion previa
al proceso penal (cf. c. 1717).
12
3. LA AMONESTACIÓN
 Esta amonestación busca o bien advertir (para evitar el
delito) o bien reprender al culpable de alguna
actuación grave (sospechosa de ser delictiva).
 Es un acto anterior y diferente de la amonestación que
establece el c. 1347, que es un requisito previo a la
imposición de una censura por la comisión de un
delito.
13
3. LA AMONESTACIÓN
 Tal amonestación debe contener los siguientes requisitos:
 a) que sea hecha personalmente al fiel, o por escrito o
verbalmente ante dos testigos. No bastará, por tanto, una
comunicación telefónica, en cuanto que no constituye
prueba jurídica;
 b) que la amonestación contenga una explícita advertencia
de que se procederá a la expulsión si no hay corrección en
un término determinado;
 c) que se especifique claramente la causa;
 d) que el fiel presuntamente inculpado pueda ejercer en
libertad su derecho de defensa.
14
4. LA REPRENSIÓN
 La reprensión es más fuerte de la reprensión y consiste,
por su parte, en hacer ver con autoridad a alguien que
ha obrado mal en una determinada conducta.
 La reprension, para que pueda ser eficaz, debe ser justa
y, por tanto, proporcionada tanto a las circunstancias
del hecho (que determinan su mayor o menor
gravedad)
 como tambien a las circunstancias y condicion de la
persona (edad, salud, oficio, etc.).
15
5. LA PENITENCIA
 La penitencia canónica es distinta de las obras de
penitencia por los pecados, a que estan llamados todos
los cristianos, especialmente en los días de penitencia
según el can. 1253.
 Además es distinta de la penitencia sacramental (cf c.
981 del CIC de 1983) y consiste en tener que hacer una
obra de religion, de piedad o de caridad (c. 1340 § 1)
como consecuencia de la comision de un delito.
16
5. LA PENITENCIA
 La penitencia canonica supone siempre un delito
cometido o por lo menos atentado (cf. c. 1328).
 La penitencia puede ser impuesta:
 1) A norma del can. 1312, § 3 se aplican las penitencias
en lugar de una pena, o para aumentarla (cf. cann. 1312,
§ 3; 1324, § 1; 1343; 1344, n. 2);
 2) en el caso de la remisión de una censura (cf. c. 1358,
§ 2);
17
5. LA PENITENCIA
 3) para hacer más grave la pena impuesta (cf. cann.
1312, § 3; 1326, § 2);
 4) en el caso de un delito no consumado por razones
independientes de la voluntad del delincuente (cf. c.
1328, § 2) en lugar de una pena.
 5) cuando concurre alguna de las circunstancias
atenuantes contempladas en el c. 1324 del CIC;
 6) cuando siendo facultativa la pena conminada contra
algun delito, se estime oportuno imponer una
penitencia en lugar de la pena (cf c. 1343);
18
5. LA PENITENCIA
 7) cuando aun siendo la imposicion de la pena
preceptiva u obligatoria, sin embargo en el momento
de aplicarla el reo se haya enmendado y reparado el
escandalo, o ya haya sido suficientemente castigado
por la autoridad civil o se preve que lo sera (c. 1344, 2°).
 El § 2 del c. 1340 dispone que no se puede imponer
publicamente una penitencia por una transgresion que
es y permanece oculta. La norma mira a defender el
derecho a la buena fama (cf c. 220), y que adquiere una
relevancia y aplicacion especiales en materia penal.
19
6. LA REVOCACIÓN DE LAS FACULTADES MINISTERIALES Y LA
PROHIBICIÓN DEL EJERCICIO PÚBLICO DEL MINISTERIO
 El Ordinario podría revocar la facultad de predicar, de
oír las confesiones sacramentales, de asistir a las bodas
que se tenía por razón de oficio o delega general, sea
por vía disciplinar o por la vía penal según el c. 1336 § 1
n. 2.
 Sin la facultad especial concedida por la suprema
autoridad de la iglesia y salvo el c. 1044, es ilegítima la
prohibición impuesta mediante acto administrativo
fuera del ámbito penal, de ejercer cualquier ministerio
sacerdotal coram populo incluidas las facultades
concedidas a los presbíteros por derecho universal.
20

similar documents