El rol de la Mediadora Laboral

Report
LIC. NOEMI COCA VARGAS
Para llevar a cabo una exitosa inclusión
laboral es importante estudiar
individualmente la adecuación del puesto
de trabajo a las competencias reales de
cada persona con discapacidad.
Es en este sentido que la figura del
mediador/a laboral toma una importancia
muy significativa y relevante en este
proceso de adaptación.
Los Mediadores Laborales son
profesionales que realizan el apoyo
inicial y a lo largo de toda la vida
laboral de los jóvenes incorporados,
realizando un seguimiento continuo de
las funciones a desempeñar, de las
posibles nuevas tareas, cambios,
dificultades.
Sus funciones principales son las
siguientes:
 Obtener y procesar información sobre
los jóvenes trabajadores, identificando
su nivel de autonomía, habilidades
sociales y necesidades de formación.
 Conocer el trabajo de la empresa para
programar itinerarios de inserción
laboral personalizados.
Análisis en profundidad de las
funciones a desarrollar por el
trabajador y preparación de todas
las ayudas y apoyos necesarios para
asegurar un adecuado aprendizaje
de todas las funciones que le sean
encomendadas.
Trabajo individual con el trabajador,
para asegurar su adaptación al
puesto de trabajo y a la empresa.
 Trabajo con el personal de la empresa
para contribuir a su plena integración
en la empresa, proporcionando pautas
en la comunicación, formulación de
órdenes y nivel de exigencia.
 Seguimiento del trabajador a lo largo de
toda su vida laboral.
ROL DEL MEDIADOR LABORAL
Previas a la incorporación laboral:
 Evaluar adecuadamente a la persona con discapacidad
 Conocer suficientemente las características de la empresa y su
grado de idoneidad para la inserción laboral de la persona con
discapacidad: situación legal, garantías, motivaciones, incentivos
o subvenciones, proyecto social, existencia de expertos en la
empresa, conocimiento previo de la experiencia en inserción
laboral de otras empresas, conflictividad, etc.
 Conocer los perfiles laborales de la empresa contratante
 Estudiar las mejores opciones de perfiles y tareas con cada
persona con discapacidad
 Desarrollar acciones de formación prelaboral, relativas tanto a
habilidades sociales, aspectos relevantes sobre higiene y
seguridad en el trabajo y derechos y deberes del trabajador.
Con la persona con discapacidad:
 Supervisar la práctica inicial del trabajador con
discapacidad en su nuevo puesto
 Realizar un seguimiento graduado de la adaptación el
trabajador al nuevo puesto: primero más frecuente y más
tarde más espaciado e incluso a distancia
Con las familias de la persona con discapacidad:
 Recabar información relevante de la persona con
discapacidad para ayudarle en su proceso de inserción
laboral
 Mantenerles informadas de todos los aspectos relevantes
 Favorecer la puesta en común del conocimiento o la
experiencia evaluativa con otras familias
Con los trabajadores y directivos de la empresa:
 Conseguir que desarrollen unas actitudes que signifiquen la
anteposición de la persona a su colectivo con discapacidad, a su
discapacidad concreta, a sus características físicas, a su
circunstancia o a las situaciones particulares
 Conversar con los compañeros del trabajador para identificar
ideas e imágenes elaboradas desde la desinformación y evaluar el
clima previo en el que se desarrollará el trabajo de la persona con
discapacidad
 Informar sobre la persona con discapacidad con argumentos
consistentes, concretos, veraces y aplicados al contexto laboral
concreto: motivación (necesidades, intereses, objetivos...),
características (actitudes, estilo de aprendizaje, de
comunicación, social...), habilidades (posibilidades, límites,
restricciones, impedimentos, riesgos, alternativas...).
 Conocer la evolución de las ideas y actitudes de los
directivos y compañeros de trabajo y detectar, en
su caso, ideas o actitudes resistentes e inadecuadas
construidas desde un conocimiento suficiente
sobre la persona con discapacidad, para tomar
decisiones adecuadas
 Mediar en posibles conflictos que puedan surgir
entre personas con discapacidad y otros
trabajadores, superándolos mediante el diálogo, el
análisis y los acuerdos colectivos
RESULTADOS ESPERADOS
 Satisfacción, seguridad emocional, adaptación adecuada
de la persona con discapacidad y de sus familias a la nueva
situación laboral ordinaria de su hijo/a o tutelado/a.
 Cambios en la formación de actitudes y conocimientos de
las familias de las persona con discapacidad.
 Mejora de la comunicación entre directivos y persona con
discapacidad, y empleados de referencia y persona con
discapacidad.
 Evolución de la forma de entender y desarrollar la cultura
empresarial de la colaboración, hasta el punto de poder
considerar interesante para la empresa –incluso para la
imagen social de la empresa- tanto la actuación del
mediador como la contratación de la persona con
discapacidad.
CONCLUSIONES
La transición formación prelaboral-empleo
de las personas con discapacidad
intelectual es muy importante, es por eso
que la figura del mediador laboral adquiere
un protagonismo decisivo por lo que el
apropiado desarrollo de su rol dentro de
todo el proceso (evaluación, el
asesoramiento y el desempeño laboral)
contribuirá a un satisfactorio proceso de
inclusión laboral y social.

similar documents