ºPRÓLOGO Amigos: hemos de reconocer que vamos cargando años y experiencias sobre nuestras costillas.

Report
ºPRÓLOGO
Amigos: hemos de reconocer que vamos cargando años y
experiencias sobre nuestras costillas. El paso del tiempo va
dejando su mella, su marca, en cada uno de nosotros de tal manera
que, en contadas ocasiones, somos capaces de reconocernos en
nuestras fotografías de juventud o, imitando a Mark Twain, no
reconocemos al individuo que vive en el espejo donde nos miramos
cada mañana, negándonos a ver la realidad, que es objetiva y
separándola de la ilusión, que es subjetiva.
Documentación y Coordinación Manuel Cordero
Realización y Diseño
Fernando J. de la Cuesta
Edición y Maquetación
Arancha de la Cuesta
Impresión y Encuadernación
Distripaper, S.L.
Madrid, Septiembre 2005
Así, nuestra vida va trenzando, en su discurrir, gran cantidad de
momentos que forjan nuestro ser interno, nuestra realidad más
escondida a fuerza de situaciones y hechos que nos malean a
placer, entendiendo el verbo malear en su definición de amoldar,
esculpir, formar o construir. Demostración ésta de que estamos
fabricados de una materia que es adaptable y un espíritu que es
moldeable, circunstancias que nos permiten afrontar, sin graves
consecuencias, cosas que nos ponen contra las cuerdas,
imprimiendo cualidades y defectos en nuestro modo de
comportarnos ante el mundo pero hay ocasiones que, por ser
especiales, nos marcan con el fuste, el temple de la marca
indeleble, de forma que, como un sacramento, imprimen carácter
en las almas.
Pienso que, en nuestras vidas, una de las situaciones que más
incidencia ha tenido en la historia, la biografía personal de cada
uno de nosotros, el currículum vitae, como dicen hoy, fue aquella
vida sahariana.
Aquel Sahara con el que todos hemos soñado, en el que sufrimos
experiencias desconocidas por otras gentes que hicieron la mili en
otro lugar.
1
Metes niños saharauis en tu casa. Conduces camiones de la
ayuda o colaboras en cualquier actividad que pueda ayudar
a aquellos que perdieron su tierra por los avatares del
destino y la cobardía de algunos. Las webs se suceden ante tu
vista, Tropas Nómadas, Tiradores de Ifni, La Legión….
Los que hemos tenido la fortuna de llenar nuestras
miradas sorprendidas con los innumerables faroles
encendidos en los cielos del desierto, jamás olvidaremos
este espectáculo. Tampoco aparcaremos en ningún rincón
de nuestras memorias ese ardor del aire cálido y quieto que,
el respirarlo, tenía la consistencia de un caldo recién
sacado de la perola. Recordaremos siempre el polvo que se
filtraba al interior de las gafas protectoras y que no podía
detener la siroquera, el paisaje sin vida aparente. Paisaje
salvaje y sorprendente a cada momento. Tendremos
presente, cada día, la hospitalidad recibida de quienes lo
daban todo, obsequiosos, aquellos que nada tenían.
Y un día te das de bruces con LA MILI EN EL SAHARA.
Cuando entras en ella te da un vuelco el corazón y las tripas
se revuelven por la sorpresa.
Imágenes, opiniones, escritos, mapas y… sobre todo,
personas. Hombres que estuvieron allí. Camaradas que
cuentan las mismas batallitas que tú y la emoción encoge tus
vísceras y la sangre se agolpa en tus ojos, cegándote.
El paso de los años, desbocado, al galope tendido, ha
transcurrido con una rapidez escalofriante, como un juego
de manos. ¡Ale hop! ¡Ya tienes sesenta y dos tacos! y ves
que se acortan las distancias y que los días son mas cortos y
recuerdas aquella juventud que dejaste atrás y, en la mente,
desdibujados los rostros de tantos amigos que no puedes
encontrar…
Ves documentos gráficos de lugares donde estuviste y crees
reconocer personas conocidas y se te acelera el corazón y
crees que no vas a soportarlo… y tal vez, solo tal vez, llores
como un niño ¡por la emoción, claro!.
Tipo duro que no te acongojas con nada y te emociona saber
que hay más como tú, que hay otra gente con el Siroco en los
sesos y el Sahara en el corazón y te sorprendes y no crees lo
que ven tus ojos… Es como si rozaras el cielo con las manos.
Aparece Internet y comienzas a interesarte por la pantalla
milagrosa, pantalla que te permite meter dentro de tu casa
casos y cosas olvidados o aparcados en lo mas profundo de
los recuerdos. Y escribes en el buscador la palabra mágica:
Sahara…. y el bendito Google responde con unas cuantas
direcciones y, goloso, comienzas a zambullirte en todo lo
que tus sentidos son capaces de captar.
Has encontrado tu casa, a tu gente y aprendes un nombre, el
nombre del que ha hecho posible que nos encontremos: Juan
Piqueras Carrasco.
2
3
El mundo, la vida, nos muestra alternativamente cada una de sus caras.
Hoy el rostro sonriente y mañana la faz amarga de los problemas
múltiples de cada día. En el transcurrir de los años hemos aprendido
que esto es así y así hay que tomarlo. Bebemos tragos dulces y amargos
mezclados porqué parece que el mundo se ha fabricado con esta
condición.
Nunca podremos pagarle a este hombre lo que ha hecho por todos
nosotros y deseo que estas palabras mías sirvan de homenaje a su buen
hacer y a su hombría de bien.
¡Gracias Juan!
Pero deseo también, que este trabajo que haces sea perdurable. Que
continúe en el tiempo, en cualquier circunstancia y en cualquier
momento.
A pesar de todo, deseamos encontrar el Sangri-La. El lugar donde se
pueda vivir en paz; el sitio donde seas igual a todos los demás, donde
reine la camaradería, el respeto y la amistad desinteresada.
Tú, querido amigo, has iniciado un camino que se está convirtiendo en
historia gracias al hecho de permitirnos participar con nuestros
documentos gráficos y con nuestros escritos. Esto no puede, no debe
pararse bajo ninguna circunstancia y creo que debieras de comenzar a
devanarte los sesos para conseguir este objetivo.
Un paraíso, el ágora donde a nadie le seamos indiferentes y no se sepa
de traiciones ni puñaladas por la espalda. Una plaza de pueblo donde el
compañerismo sea la flor que se cultive y donde se recojan los frutos
maduros y etéreos de la amistad y se valoren nuestros recuerdos de
juventud en un medio que ayudó, sensiblemente, a forjarnos tal como
somos.
Tú eres el jefe. El General. Da las órdenes oportunas y los demás
colaboraremos en la medida de nuestras posibilidades.
Era mi sueño más preciado, poder compartir ese lugar imaginario con
otros hombres como yo, con el Siroco en la cabeza y los ojos
chispeantes por los emocionados y emocionantes recuerdos.
Pero, sobre todo, comienza a imaginar como se podrá continuar esta
magnífica obra tuya cuando nosotros hayamos iniciado el viaje a la
eternidad y tengamos que ceder este patrimonio que no podremos
llevarnos como bagaje.
Juan Piqueras Carrasco es la persona que nos ha ayudado a
encontrarnos en esta plaza pública que es su web.
Estamos escribiendo la Historia y ésta nunca es propiedad de unos
pocos, pertenece al pueblo del cual ha salido el colectivo que la escribe,
por esto, amigo Piqueras, te ruego que hagamos todo lo posible para
preservar nuestras memorias para el futuro.
Gracias a él, he podido entrar en contacto con personas que me han
ayudado a encontrar un amigo con el que no podía contactar desde
1966. Gracias al Foro, gracias al gallinero que existen por habernos
comunicado por medio de la web, he podido abrazar a este amigo,
emocionándonos juntos al escarbar en los surcos polvorientos de
nuestro disco duro. Al rebuscar situaciones y momentos agazapados en
nuestras memorias.
Gracias, camarada, por tu espléndido trabajo.
Jordi Roig i Marcet
4
5
ENCUENTRO NACIONAL DE VETERANOS DEL SAHARA
Resumen de la estancia en el Sahara de Juan
Piqueras Carrasco
Durante parte de los años 1971 y 1972 hizo el servicio
militar en el "Sahara Español" ahora Sahara
Occidental.
El 16 de abril de 1971 llegaba al BIR nº 1 en la playa
del Aaiún.
SAHARA 1972
GUADALAJARA 2005
Entrada al Bir Nº 1
Vista parcial del BIR nº 1
JUAN PIQUERAS CARRASCO
www.sahara-mil.net
6
7
El 17 de Julio llegaba al Cuartel de La Agrupación de Tropas
Nómadas II, en Aargub con el oficio de Sanitario.
El 13 de Junio "Juraba Bandera".
Se anticipó un mes respecto a la península pues se
esperaban incidentes por el aniversario de una
manifestación en favor de la independencia en "Zemla"
(Barrio del Aaiún) en la que murieron varios nativos por
el fuego de tropas españolas.
Aargub - Base A.T.N II "Capitán la Gándara"
A los pocos días participo como Sanitario en un convoy para
llevar a los soldados que se incorporaban directamente a la
compañía que estaba en los destacamentos del interior.
Llegando hasta la Base de Bir Nzarán. Desde allí los
distribuyeron a los otros destacamentos
Batallón de instrucción de reclutas nº I
Convoy de incorporación a las bases
El 30 de Junio el nuevo destino era el Cuartel de Sanidad
del Aaiún para efectuar un "Cursillo Sanitario".
La siguiente salida fue una patrulla para la posible localización
de un Legionario que había desertado.
Posteriormente se produjo el relevo de compañías. Tras dejar a
los que se incorporaban en las bases de Bir Nzarán y
Auserd llego a su destino, el último destacamento, la base de
Tichla, próxima a la frontera con Mauritania.
8
9
Estimado Juan:
Allí sus funciones además de sanitario eran de Fonía, oficinista
......
En este destacamento pasó la Navidad y el fin de año.
Poco después le concedieron un permiso de un 40 días, el único
en toda la mili, y como es lógico lo pasó en Barcelona con la
familia.
De regreso al Sahara se incorporó como Sanitario de nuevo en
Aargub pues su compañía estaba de nuevo allí.
Por fin a mitad del mes de Junio de 1972, regresaba a casa.
En el momento en que los Saharianos visitantes de tu pagina Web,
(desde entonces la de todos ellos), tuvieron conocimiento del
Encuentro Nacional que se iba a celebrar, se pusieron manos a la
obra en el sentido de dedicarte unas pocas líneas para demostrarte
de esta manera, su agradecimiento por la labor que estas
realizando, esperemos que por mucho tiempo, pues gracias a tu
iniciativa, han encontrado un cauce por el que canalizar sus
añoranzas.
Si alguno no ha llegado a tiempo, más bien por desconocimiento,
sabemos que en su animo está el unirse a nosotros en este público
reconocimiento.
Deseamos que disfrutes con su lectura, perdonando las pequeñas
deficiencias ortográficas que hubiere (ten siempre en cuenta que
están escritas con el corazón), y aceptes de todos nosotros este
pequeño detalle de nuestra gratitud y esperamos que para siempre
amistad.
Un fuerte abrazo de todos tus compañeros Saharianos.
El día del regreso (ya de paisano
Aeropuerto de El Aaiún
Nota: Todos los nombres de poblaciones que cito son los
que se utilizaban entonces.
10
EL COMITÉ ORGANIZADOR
11
ESCRITOS DE LOS SAHARIANOS
DEDICADOS A JUAN PIQUERAS
CARRASCO, EN EL DIA DE SU
HOMENAJE, CON MOTIVO DEL
ENCUENTRO
NACIONAL
DE
VETERANOS DEL SAHARA.
AQUÍ EMPEZÓ TODO
12
13
CARTAS A JUAN PIQUERAS CARRASCO
pag
Manuel Cordero Canela .................................. 14--15
Manuel Viaño Arca ....................................... 16--17
Matías Madrigal ............................................. 18--19
Román Martínez del Cerro ............................ 20--21
Francisco J. Jordá Furío .................................. 2 2--23
Carlos R. Fernández Suárez ............................ .24--25
Fernando J. de la Cuesta Bellver ......................26--27
Carlos León Martínez ...................................... 28--29
Miguel Navarro Galdón ...........................................30
Leonardo García García ...........................................31
Joan Martinez Esquius.................................. ......32--33
Francisco Fabregat Nolla .......................................... 34
Francisco Gancedo Monjó ....................................... ..35
Luis Ángel Martínez Pérez...................................36--37
Joan Bordás ..................................................................38
Hipólito Alonso Vicario............................................... 39
Enrique Orts Orts ..................................................40--41
José Hernández Murcia ........................................ 42--43
Carlos García González ..............................................44
Julian Torres Pordomingo............................................45
Emilio Madroñal Chamorro .................................46--47
Ángel Pelecha Zozaya ............................................48--49
Paco Orriach Espinosa ...........................................50--51
Josep Badía i Valls ………………………………..52--53
Emilio Cisneros........................................................54--55
Blas Collado ...................................................................56
Joaquín Jiménez Fuentes ..............................................57
pag
José Marín ................................................................58--59
José María Campos .................................................60--61
Carlos Querol .................................................................62
Fausto Bellido .................................................................63
José E. Tosal Llebot ......................................................64
Josep Mª Mercader López y Josep Narro Navarro......65
Miguel Ángel Romero .....................................................66
Federico Ruiz de Velasco ................................................67
José Luis Bardón .......................................................68--69
Joaquín Esteban .........................................................70--71
Julio Díaz .....................................................................72--73
Francisco Masanet ............................................................74
Miguel Ángel Font ............................................................75
José Maria Serrano...........................................................76
José Cayero Tapia ............................................................77
Jaume Manyosa i Ribatallada ...................................78--79
Juan Margalef Isern …………………………………….80
Jordi Roig i Marcet ……………………………………..81
Fernando Álvarez Rodríguez ......................................82--83
Manuel García ................................................................. 84
Oscar Boher ...................................................................... 85
Julio Muñoz ...................................................................86--87
Jorge Martínez Huerta .................................................88--89
José Manuel Sevilla............................................................90
Juan Armendáriz ...............................................................91
Serafín Quintana ...........................................................92--93
Roberto Maseda .............................................................94--95
Apreciado amigo Juan Piqueras, haces ya muchos meses
( noviembre / diciembre del 2003), después de “navegar”
por toda tu pagina me decidí plasmar en el aquel libro de
visita mi firmita de felicitación.........................”” 29 - OLE,
OLE Y OLE, FELICIDADES POR LA IDEA Hola, un
saludo a todos los que tuvieron la suerte o desgracia de
hacer la “mili” en el Sahara, suerte para algunos con
espíritu aventureros y desgracia para otros que por su
poco espíritu volvieron “asirocao” y algunos antes de
tiempo, yo conocí por lo menos a uno......que ya os contare
si os interesa. Desde que mis hijos se conectaron a
Internet, ( hace ya unos años) siempre he estado
intentando conectar con cualquier cosa relacionada con
Tropas Nómadas (Lajabar del nómada parece que se
quedo parada) y en particular sobre el BIR y Smara donde
hice la mili, desde primero del 70 al 71, de los últimos que
hicimos el viaje en barco desde Cádiz (tres diítas) y
desembarcado en playa de Aaiún o Cabeza de Playa en los
anfibios, tuvimos que pasar una noche en canarias de lo
mala que estaba la mar, ¿HAY ALGUNO POR AQUÍ QUE
LEA ESTO Y PODAMOS RECORDAR AQUELLOS
DIAS?”” ........................
14
..........................¿ALGUNOS? ¡ bueno has batido record
en pagina personales ¡ ...................hoy en víspera del
ENCUENTRO NACIONAL quiero volver a dejar por
escrito mi agradecimiento y felicitarte por la maravillosa
idea que tuviste el día que te decidiste a hacer esta web, el
agradecimiento personal mío es por que tu web es la mejor
terapia para algunos momentos de decaimiento que existen
y que tenemos algunos y como no la oportunidad que no as
brindado de entablar amistad una amistad verdadera y
sincera con todo aquel que respiró aquellos aires
Saharianos.
Me gustaría en ocasiones como esta tener el don de
Cervantes para poder expresar con frases apropiadas como
merece tu esfuerzo y la ayuda que esta haciendo con tu
web, pero permítame que solo diga lo mismo que cuando te
visité por primera vez, ¡¡ OLE, OLE, OLE Y OLE!! Y
GRACIAS POR LAS HORAS QUE TU WEB ME TIENE
ENTRETENIDO.
UN ABRAZO COMPAÑERO
15
Tan solo unas letras, para decirte ¡¡Gracias, por
tu
desinteresada generosidad!!, a través de tu Web, SaharaMili, he recuperado la memoria de mi juventud y vivido
nuevas he intensas emociones, conociendo nuevos
compañeros y amigos de aquella hermosa época.
Un fuerte abrazo: Manolo Viaño
175 - ¡¡¡¡Que gran alegría, ENHORABUENA, Juan, soy
MANUEL VIAÑO ARCA, de la 3ª Bandera Ortiz de Zárate,
11ª compañía, BRIGADA PARACAIDISTA DEL
EJERCITO DE TIERRA, entre 1968 Y 1970, PASE
PERÍODOS DE 9 MESES, en Aaiun, nuestro cuartel
estaba frente los de Tropas Nómadas, comíamos del Juan
de Austria, éramos agregados al tercio, fui al cine de la
tapia de Sidi-Buya. La 11ª compañía la mandaba Máximo
de MIguel Page, era cabo furriel de la Cia.,sustituyendo a
otro gallego de Soutomayor, luego fui cabo 1º de la
compañía en Las Palmas, tengo fotos con ANTONIO
PACHECO MUÑOZ de Málaga, y con mis inseparables,
RENE GOMEZ PEREZ de Santander y MARIANO
CALVO FRANCO, de Orihuela-Murcia, tenia previsto
hacer visita-turística al Aaiún, pero las noticias que tengo
no son buenas, creo que solo hay un vuelo desde Las
Palmas, en avioneta, que parece no ofrecer mucha
seguridad. AGRADEZCO CUALQUIER INFORMACION
SOBRE VIAJE TURISTICO A AAIUN, ¿EXISTE EL
ANTIGUO PARADOR DE TURISMO? GRACIAS Y UN
16
ABRAZO A TODOS. MANUEL VIAÑO ARCA
¡¡¡Bravo!!! por el compañero veterano sahariano RAFA
QUINTANA, QUE NO TE PREOCUPE LO QUE PIENSEN
LOS DEMÁS, ellos no pueden disfrutar como nosotros
recordando aquellos tiempos mozos, algunos no tienen
"batallitas" que contarle a sus nietos, solo hablan de fútbol y
de trabajo, (de mujeres cada vez menos), yo entro en la
página, todos los días a primera hora de la mañana y durante
el DIA, un par de veces, me relaja de la monotonía y a veces el
estrés del trabajo. En el 1969, estuve de "paraca" en Aaiun,
solo nos separaba la carretera que subía hacia el Parador, y
en Automóviles también estaba mi cuñado José Fuentes
Presas, he comido muchos bocatas y botellas de "Savin" en la
cantina de Automóviles, con mi cuñado y otros compañeros
gallegos. Tu con cartero te lo pasabas mejor que los demás,
¿llevaste alguna carta a la "casa de la bizca" en la Saguia?,
es broma, seguro que no. Para hacer estas páginas más
amenas, yo también me comprometo a contar alguna
"batallita" de vez en cuando. UNABRAZO ATI Y A TODOS
LOS SAHARIANOS: Manolo Viaño
¡¡BIENVENIDO, MIGUEL OLIVARES!!: Queridos
compañeros saharianos de todos los cuerpos y armas, quiero
presentaros aquí, brevemente a mi compañero paracaidista
Miguel Olivares, este, ahora también compañero vuestro, fue
un maestro de paracaidistas, primero militares y luego civiles,
participo en competiciones civiles y militares, salto de casi
todos los modelos de aviones y helicópteros, es un cualificado
paracaidista de apertura manual, con mas de 200 saltos, se
licenció de la brigada paracaidista con el empleo de cabo 1º,
ha viajado a Tinduf y acogido en su familia a niños
Saharauis, hombre noble y de gran corazón. ¡¡Bienvenido
Miguel!!.
17
Hola Juan allá por enero o febrero del 2004 buscado en
Internet algo relacionado con el Sahara, localice tu página
casi sin saber me metí en ella. No te puedes figurar
la alegría que me dio, desde entonces estoy enganchado,
poco a poco voy aprendiendo aunque despacio pero es
gracias a ti Juan, sigue así y no te canses porque que sería
de nosotros si esto desapareciera, de sobra se que te quita
mucho tiempo de estar con tu familia, por todo ello gracias.
Un abrazo de tu compañero y amigo
MATÍAS
18
19
Y, otra raza. Otras gentes. Creo que todos nos sentíamos en
tierra colonial. No era nuestra tierra.
Por ello, los que hemos pasado por esas tierras, nos hemos
quedado marcados por ella. ¡El Sahara no lo olvidaremos
nunca!
Y, a años vista, olvidados los malos momentos, nos quedan los
buenos recuerdos. Nos queda la tremenda experiencia. Nos
queda un resquemor por ese pueblo que sufre.
Juan, con tu página en Internet, la Mili en el Sahara, has
conseguido que cada uno en nuestro interior revivamos todos
esos recuerdos. Por ello te damos las gracias.
A Juan Piqueras:
La “Mili” para muchos jóvenes ha sido tradicionalmente
algo que dejaba huella. Para bastantes fue su primera y en
algunos casos única salida de su tierra. Algo que se
recordaba y contaba durante muchos años. Algo nuevo y
sobre todo, la superación de unos obstáculos, que deban al
“licenciado” una certificación de poderse defender en la
vida.
Pienso que, la recopilación de todo ese material, sería un
magnífico libro que cada uno puede dejar a sus nietos. ¿Sería
posible?
Pero la Mili en el Sahara es mucho más. Además de todo lo
anterior, que en este caso es totalmente válido tenemos que
añadir el Sahara. Y, es que el Sahara es mucho Sahara.
Grandeza; aridez; temperaturas extremas; lejanía; falta de
todo; siroco; arena, mucha arena; piedras, muchas piedras;
soledad; falta de verdor, de árboles y plantas. Llanuras
inmensas, inmensos mares de....arena, de dunas. Falta de
agua. Pobreza, eso si que es pobreza.
Con mis mejores deseos, aquí, en El Puerto de Santa María
tienes un amigo, un fuerte abrazo de
Román Martínez del Cerro. 26 de junio de 2005
20
21
Cuando te escribo estas líneas, todavía no nos hemos
conocido personalmente, pues por motivos familiares, no
pude asistir al encuentro del Maresme, y bien que me pesó.
(Y eso que estuvimos en el BIR, en la misma compañía, y
quién sabe si por estatura, éramos hasta compañeros de
fila,) pero ahora que las estás leyendo, sí que nos habremos
conocido en el encuentro nacional, y espero que los dos
guardemos un mejor recuerdo aún.
Amigo Juan:
En fin Juan, yo no soy persona de muchas palabras, me
han pedido que te escriba algo, y como buen soldado,
obedezco órdenes, sólo decirte que no te canses de tener la
web, ya que sin ella, un montón de buenos camaradas no
podremos encontrarnos y hablar de nuestras "batallitas",
también quiero darle las gracias a Tere tu esposa por lo
paciente y generosa que es contigo al dejarte hacer (se lo
diré en persona en el encuentro), ya puedes dar gracias a
Dios por la mujer que te ha dado, y espero que te la guarde
muchos años mas.
Quizás cuando llegues a leer estas líneas, ya estarás harto
de leer la misma palabra, gracias, gracias sí, por lo que
has hecho al crear esta web en la que un puñado de
soldados que fuimos, nos hayamos vuelto a encontrar más
de 30 años después, aunque sea de manera virtual, sin
conocernos, hemos llegado a querernos, a contarnos
nuestras cosas, unas veces por el libro diario, el foro, y
otras a través del chat "el gallinero", nos hemos conocido
personas de distinta condición social, política ó religiosa,
pero da igual, todos
tenemos un mismo común
denominador, que amamos el Sahara y a sus gentes, y eso
nos
ha
bastado
para
unirnos.
A mí particularmente me ha servido para conocer a
compañeros que jamás hubiera podido imaginar, por eso
voy a acudir al encuentro de Cáceres, para conocerlos
mejor, y eso que al ser de Valencia, tengo que hacerme un
montón de kilómetros, pero da igual, el espíritu de la mili
en el Sahara es lo que verdaderamente importa, y eso,
gracias a ti.
Bueno Juan que me pongo un poco sentimental, recibe un
fuerte abrazo y un millón de gracias de este sahariano
asirocao
que
nunca
te
olvidará.
Francisco José Jordá ó Paco Pepe.
22
23
felicitar
a
Escribo estas dos letras para
nuestro Amigo JUAN PIQUERAS
Para mí como Cabo Legionario del IV Tercio Alejandro
Farnesio de la X Bandera y 7ª Compañía es un orgullo y
alegría el poder felicitar a Juan en el DÍA de este
Homenaje.
El DÍA que encontré la Página Web fue una gran
satisfacción el saber que hay personas que tienen
recuerdos muy grandes sobre esos años y que a todos nos
han marcado para siempre y que luchan por que ese
compañerismo,
amistad
y
cariño.
Desde que vi la página mi satisfacción era poder colaborar
en
aportar
fotos, datos o aquello que estaba a mi alcance de lo cual
me
siento
orgulloso.
Pero esa labor sería imposible sin la colaboración,
dedicación y muchas más otras cosas por parte de JUAN
PIQUERAS. Yo creo que ese DÍA será muy importante
para él y para todos los demás, por lo que pediría que
todos los años se hiciera una reunión como aniversario de
esa fecha.
24
JUAN DESDE MI CORAZÓN COMO PERSONA,
COMPAÑERO Y AMIGO DESEO QUE PASES UN DÍA
INOLVIDABLE CON TODOS LOS COMPAÑEROS Y TU
FAMILIA, ESPERANDO QUE TU TRABAJO SEA
RECONOCIDO, VALORADO Y DÁNDONOS ALEGRÍAS
A
TODOS
AQUELLOS
QUE
LOS
RECUERDOS NOS HACEN PASAR MOMENTOS
INOLVIDABLES.
Desde Gijón – Asturias
Recibe
un
Carlos Raúl Fernández Suárez
cordial
saludo
25
Ahora con este medio del que nos has dotado, podemos
expresar todo aquello que entonces sentimos, recordar
anécdotas e intercambiar impresiones, con otros a los que,
como nosotros, tuvieron iguales o parecidas vivencias.
A JUAN:
Podemos rememorar, gracias a las fotografías, los lugares
que nos fueron comunes y rescatar del olvido, los nombres
de los sitios que conocimos.
He aquí que un día, navegando por las procelosas aguas
de Internet, dando satisfacción a mi curiosidad, tecleé las
palabras mágicas, SAHARA y MILI y antes mis ojos,
apareció la pagina Web, que había creado alguien que, al
igual que yo mismo, había prestado su Servicio Militar en
aquellas lejanas tierras.
Por si todo ello fuera poco, lo mejor estaba por llegar y el
colmo de nuestra felicidad, fue el contactar, personalmente,
con los compañeros, coincidentes o no en el tiempo de
servicio, pero siempre con un espíritu de camaradería, casi
desconocido para los tiempos que nos ha tocado vivir.
En la misma se reunía todo lo que alguna vez quise
expresar y no encontré la forma de hacerlo.
Por todo ello, solamente una palabra se viene a mis labios,
GRACIAS, gracias por tu interés, tus desvelos, tu tiempo,
que restando horas al descanso y el ocio, empleas en
mantener vivo este medio de contacto y comunicación entre
nosotros.
Tú me lo diste ya hecho, habías ido por delante, al igual
que un potente rompehielos despejando el camino de la
memoria, para que yo y otros cuantos como yo, tuviéramos
el medio en el que ver plasmados, nuestros recuerdos y
vivencias del tiempo que pasamos en nuestra MILI.
Que sepas que has cumplido una misión sagrada en esta
vida, hacer felices a los demás.
Fueron años de recuerdos y relatos, en los que, los
principales sufridores, fueron la familia y los amigos,
pero que a pesar de su interés, no comprendían en toda su
amplitud, lo que fue aquel tiempo, en aquel lugar.
Un fuerte abrazo.
Fernando J. De la Cuesta
1969
26
Sahara 1968-
27
Amigo Juan:
Llevo poco tiempo en contacto con vosotros y con la web,
pero el suficiente para darme cuenta de la gran labor que
estás realizando para dar forma a esa página maravillosa
que a todos nos hace revivir los momentos y experiencias
que tuvimos durante nuestra estancia en el Sahara.
Como bien sabes, yo soy de los más viejos y tal vez por eso
el rememorar aquellos días de mi juventud me produce
honda emoción. Siento que el leer y ver lo que hay en la
web me transporta a lugares y momentos que ya casi tenía
olvidados, con el placer que ello conlleva. Incluso
experimento sensaciones gratas y también olvidadas, como
pueden ser los olores característicos de aquellos lugares
abrasados por el sol implacable que, aunque parezca
mentira, casi parece que los “sintiera” nuevamente.
No tengo muchas esperanzas de, a través de nuestra
página, contactar con algún compañero de mis tiempos de
servicio militar, como sería mi deseo; pero el simple hecho
de que eso pueda suceder basta para que te esté
agradecido. Recibe pues mi más sincero agradecimiento
por tu labor y junto con él mi ferviente deseo de que ese
homenaje que todos te rendimos y al que siento muchísimo
no poder adherirme personalmente, te resulte gratificante
y te dé fuerza para seguir en esa labor encomiable que
estás llevando a cabo y que te hace merecedor de eso y de
mucho más.
28
Como homenaje personal mío ya que no puedo darte un
abrazo, como quisiera, te dedico el poema que va a
continuación y que escribí hace algún tiempo haciendo
referencia a Güera, el lugar en el que pasé la mayor parte
de mi servicio militar.
“RECORDANDO GÜERA”
Las ardientes arenas del desierto
con las olas del mar se dan un beso.
Y un poblado se yergue, en aquel páramo,
con paredes de yeso.
El “Siroco” que sopla del desierto
barre día tras día la explanada
y amenaza sepultar al pueblo blanco
en arena dorada.
Si una mano de hierro poderosa
penetrara muy hondo en las arenas,
las huellas de mis pies encontraría,
que enterradas quedaron bajo ellas.
Y sin duda también encontraría
las penas y alegrías que viví;
las mías y las de mis compañeros
y un año de mi vida que perdí.
Agosto 1999
Carlos León Martínez
29
Para Juan Piqueras: GRACIAS.
Apreciado Juan:
Gracias, por hacernos revivir los recuerdos de la azarosa
estancia que tuvimos ya hace treinta y tantos años en el
Sahara. Para el que lo mire desde fuera creerá que sólo fue
una aventura, pero para los que la vivimos desde dentro
aún recordamos lo extremadamente dura que llegó a ser y
que se superó, en parte, por el compañerismo de que casi
todos hicimos gala y que queda reflejado en las
comunicaciones que aún hoy recibimos.
Cualquiera que tenga unos mínimos conocimientos
informáticos sabe valorar el esfuerzo que supone crear una
Web, hacerse cargo de su actualización y encima pagar la
cuota del servidor. Tú has hecho todo esto y más… Gracias
una vez más y que continúes por este buen camino…
No sé si podré asistir al encuentro nacional de Guadalajara
por problemas de agenda pero, en todo caso, quiero
plasmar en estas líneas mi apoyo y ayuda a todos los que
formáis parte de este fantástico proyecto que tú has creado
y Manuel Cordero y colaboradores habéis relanzado.
Estimado Juan, no soy persona dada a redactar largos
discursos y creo que son pocos los renglones que dedico a
expresar mi agradecimiento por tantas horas de laboriosa
dedicación a esa página Web creada por ti “Sahara mili” de
la que muchos nos aprovechamos y en la que esperamos
encontrar grandes amigos.
Yo ya me considero amigo tuyo y espero que nos conozcamos
pronto.
Recibe un fuerte abrazo de este que curtió su juventud con los
vientos del Siroco.
Miguel Navarro Galdón.
Guadalajara a 29 de Octubre del 2005
Usuario: enmiquel. E-Mail: [email protected]
Un abrazo muy fuerte,
Leonardo García García
30
31
Joan Martínez Esquius
Julio del 2005
Juan Piqueras
“La Mili en el Sahara
Querido amigo, cuando leas esta
recopilación de cartas y posiblemente cuando seas mayor
las releerás más de una vez deberás sentirte pletórico y
satisfecho por la genialidad de tu obra.
El sentimiento común es de reconocimiento sincero y
también de sentido agradecimiento, no hay para menos.
En cierta ocasión te dije que ni tu mismo puedes llegar a
calibrar el alcance de tu obra.
El día que tuviste la inspiración de construir la página
Web fue un día afortunado para todos. Tu página reúne lo
esencial para ser considerada una joya de obra; la supiste
lanzar en el momento más oportuno de nuestras vidas, al
estar en una etapa de saber reconocer y valorar las cosas,
este equilibrio que nos da la edad y experiencia nos
permite rememorar épocas pasadas con más o menos
nostalgia, pero que forman parte de nuestras vidas, es
nuestra vida.
Dicen que en la vida hay que tener un hijo, plantar un
árbol y escribir un Libro, como tu, yo también he
cumplido con este lema a través de mi Web, aunque mi
Libro es unilateral como todos, sin embargo el tuyo es
totalmente participativo, envolvente y vivo.
32
Para algunos tu página ha sido como un bálsamo, una
terapia del día a día que ayuda en alguna medida a
sobreponerse de problemas latentes, tal vez de alguna
depresión; para otros gracias a ella han reencontrado
nuevos amigos; otros han hecho nuevos amigos; para otros
la satisfacción de recordar y hacer recordar vivencias
pasadas y para otros que tenían completamente olvidado
este periodo de la vida, la Mili, gracias a tu Obra la han
vuelto a recordar y a reencontrar.
Mi particular caso, Juan, reúne cada una de las
circunstancias expuestas. ¿Cómo no voy a estar
agradecido?, ¿cómo voy a corresponderte?, pues con la
única manera posible esculpir si pudiera con letras de oro
GRACIAS, pero lo que si es posible es manifestarte de todo
corazón mi gratitud, GRACIAS Joan.
Me has comentado que también tu alguna vez te has
encontrado depresivo, Juan cuando veas acercarse algún
nubarrón echa mano de este Libro en el que van
recopilados los sentimientos de todos tus amigos, contempla
con orgullo y satisfacción tu Obra que ya por siempre es
parte de ti.
De una manera muy entrañable recibe el abrazo de tu
siempre amigo
33
Amigo Juan:
Amigo Juan:
Como tantos otros compañeros de los que estuvimos en el
Sahara, no puedo sino agradecerte el trabajo que haces y
has hecho.
A todos nos ha traído muy buenos recuerdos. Los malos
quedaron allá colgados en la arena, y se han ido como las
dunas móviles.
También has logrado que compañeros que habían perdido
el contacto después del paso de los años, a través de tú
pagina hayan vuelto a sentir el calor y el gusanillo de
aquellos tiempos.
Por todo amigo Juan de nuevo gracias, y un fuerte abrazo.
De todo corazón:
Francisco Fabregat Nolla
BIR Nº 1 2ª Cía. Septiembre 1970 -1971
34
Cuando no hace mucho pude ver en un periódico el nombre
de la web que hacía posible el poder contactar todos
aquellos soldaditos de los que hoy la mayoría ya peinamos
canas hace ya bastantes años (yo soy del reemplazo 65/66),
he sentido una gran satisfacción y emoción, sobre todo al
ver fotografías, paisajes, nombres, relatos. etc, etc. donde da
la impresión que retrocedes al desierto, las patrullas, el
dormir en el Land-Rover o en la "haima"..... y un montón
de recuerdos más. Con el paso de los años y por
circunstancias de la vida ese contacto que ha habido en
algunos casos después de nuestra "licenciatura", se ha ido
perdiendo, y sobre todo cuando esos amigos se encuentran
lejos. Yo soy de León y precisamente hice gran amistad con
compañeros de Barcelona (ahora recuerdo a Salvador
Bellmunt Martínez), y con los que no he vuelto a tener
relación desde que nos licenciamos. (Sería bueno que
alguien de mi reemplazo diese señales de vida)
Te felicito y te animo a que sigas en este camino y con ese
todo elogio, por lo que puedes contar con toda mi
colaboración.
Te envío un fuerte abrazo.
Francisco Gancedo Monjo
35
¡De repente!, se te ocurre la idea de hacer una página web
y la haces para tratar de plasmar tus recuerdos y que no se
te borren. Navegas, escudriñas un poco por la red y te das
cuenta de que otros han pensado lo mismo, que no estás
solo. Buscas y buscas y notas que en cada página hay un
poquito del Sahara. Sigues buscando y... ¡Sorpresa!
Te encuentras con la página de Juan Piqueras.
Gracias Juan:
Soy uno de los privilegiados que ha podido disfrutar de la
inmensidad del desierto, del silencio que casi te hace daño
en los oídos, de ese siroco exasperante, de esa luna enorme
que hoy en día, en España, mucha gente está
descubriendo, de esa Vía Láctea en la que, con un poco de
paciencia, se pueden contar las estrellas una a una, de
esas puestas de sol que nada tienen que envidiar a las del
Caribe o Polinesia, de esa gente del desierto que tiene
como primer mandamiento la hospitalidad y amabilidad
con el que se acerca a su haima y que nunca se queja y,
como no, también he podido disfrutar del compañerismo
que había entre todos, de ese compañerismo que existía,
como en los matrimonios, en las duras y en las maduras.
Te metes en ella y no puedes salir, no quieres salir. Todos
los recuerdos que estaban adormecidos se despiertan de
súbito. Las otras páginas no tienen conexión entre si. Esta
no la necesita, ella misma es la conexión, es el eslabón que
une toda la cadena.
Ves las fotos y las reconoces, lees los relatos y te identificas
con ellos, ves las convocatorias de reuniones y quieres
asistir a todas.
Cuando volví del Sahara intentaba que la gente
comprendiera lo que yo había vivido allí. Veía sus caras y
comprendía su extrañeza. Era imposible que lo
comprendieran. Hay cosas que solo se pueden apreciar
cuando las vives. Nadie que no haya estado allí puede
comprender lo que significa “la llamada de África”, esa
fuerza poderosa que te atrae como un imán.
Si a eso le añadimos el tiempo que ha pasado, te das
cuenta de que “aquello” queda solo en tu mente, y te
resistes.
Es, como en la película de “Encuentros en la tercera fase”,
eso que estabas buscando y por fin lo encuentras.
Gracias, Juan.
Un Maestro en el Sahara.
Luis Ángel
36
37
Estimado amigo Juan:
Soy Hipólito Alonso Vicario cuando encontré tu página por casualidad
trasteando, buscando cosas del Sahara en Internet fue allá por Enero o
Febrero del año 2003 o un poco antes no recuerdo bien, lo cuál me
produjo una gran emoción yo creo que no he dejado de visitarla desde
entonces salvo cuando he roto el ordenador cosa que es muy habitual ya
que mis conocimientos de informática son muy escasos al igual que de
cultura pues por no tener no tengo ni estudios primarios, digamos que soy
un muy torpe, lo que he aprendido lo he conseguido con mucho esfuerzo.
Amigo Juan Piqueras: No sabes la ilusión que me
hizo encontrar tu web,
Quisiera agradecerte y darte las gracias por todo lo que haces para
mantener la página que es un gran esfuerzo el que realizas y de eso
entiendo un poco por lo que a mi me cuesta hacer estas cosas, también dar
las gracias a tu esposa Teresa por la paciencia que tiene que tener para
soportar todo el trabajo que desarrollas, yo creo que haces una gran labor
para todos compañeros que te seguimos y que algunos han podido
encontrarse después de varios años sin verse ni tener contacto alguno, yo
he podido contactar con dos personas que estuvieron unos meses conmigo
en la 3ª Cía. de la Policía Territorial de Smara lo cual te agradezco de
corazón porque si no hubieses creado la página, no habría podido
contactar con ellos.
pues hace años que les estoy dando la lata a mis
hijos, cuñados y yernos.
Ahora podré documentar mejor mis batallitas (ya lo
estoy haciendo).
Ánimo y no nos dejes en la estacada arenosa.
Tu incondicional amigo
Te deseo que tengas salud para seguir trabajando y que la página siga
creciendo y cada vez se vaya uniendo mas gente, yo no podré acudir al
encuentro de Guadalajara por lo cuál espero tengáis todos un buen día y
sea fructífero.
JOAN BORDÁS.
Un fuerte abrazo de este tu amigo.
38
Hipólito
39
Lo pasado, pasado está, y ahora gracias a ti y a tu página,
muchos de los que allí estuvimos vamos a volver a empezar a
vivir y recordar lo bueno, los compañeros y amigos que allí
hicimos, que aunque fue una amistad de 14 meses, ha sido
una amistad para toda la vida y que una vez terminada la mili,
por unas circunstancias o por otras, perdimos el contacto y
ahora, siempre gracias a ti y tú página volvemos a
reencontrarnos y pasar unos ratos irrepetibles juntos todos
con nuestras respectivas familias.
Estimado Juan:
Aunque “aún” no tengo el placer de conocerte
personalmente, espero hacerlo en breve y poder darte un
fuerte abrazo y felicitarte personalmente por ese trabajo
que comenzaste como un pequeño pasatiempos y hay que
ver “la que has liao”.
Con tu “pequeño pasatiempos”, has llegado ha hacer una
gran obra, has conseguido que compañeros de mili que
llevaban años sin verse y sin tener contacto alguno, ahora
al cabo de más de 25 años, vuelvan a reencontrarse, a
revivir aquella experiencia, que para la mayoría fue buena
y para los menos, no lo fue tanto, pero que todos ellos con
su “reencuentro” a través de TU PÁGINA, han vuelto a
tener una ilusión con poder dialogar gracias a ella, o
poder verse personalmente, recordando sobre todo los
buenos ratos, como el día que llegaba de la península, (a
quien le llegaba) un “paquete” con dos chorizos, un trozo
de jamón o de tocino y lo repartía con todos los
compañeros de su grupo en una merienda, que era más
que la cena de nochebuena.
Enrique Orts Orts
Batallón de Automóviles del Sahara
El Aaiún (África Occidental Española)
(Abril 71 / Junio 72)
Domicilio actual, DONTE TIENES TU CASA:
Humanista Furió, 21, 1
46022 VALENCIA Telf. 96.356.21.79
40
41
Juan, que te puedo decir de tu trabajo al frente de esta
maravillosa página, creo que nada original, pero tengo que
expresarte mi agradecimiento y mi admiración, creo
sinceramente que te mereces la estima de todos los
componentes de esta pequeña familia de antiguos soldados
destinados en el Sahara occidental, con tu esfuerzo y
dedicación has conseguido que muchos compañeros se
encuentren después de muchos años, has contribuido a
aumentar nuestro interés por los problemas del pueblo
saharaui, has conseguido que la bandera de la amistad
ondee en el mástil de tu página, Juan, eres una persona
entrañable, te admiro.
A mediados del año 1971, en la base de Aargub se formó
una patrulla con la misión de encontrar a unos
legionarios que habían desertado. Como era habitual en
aquella época, el grupo estaba formado por los guía
saharauis, un mecánico, varios compañeros, un fonía y
un sanitario, etc. Hasta aquí nada a destacar. Lo
curioso de la citada patrulla, la anécdota, que me quedó
grabada para siempre (yo iba de fonía), fue el encuentro
con pescadores canarios a unos 80 ó 90 Km. al sur de
Aargub, nos explicaron su faenas de pesca, de como las
langostas que pescaban las trasladaban a Canarias en
lanchas rápidas, etc, practicamos el trueque, les dimos
raciones de pollo frío a cambio de CENTOLLOS.
Hace unas semanas, junto a mi buen amigo Ormella,
visitamos a Juan, tuve la ocasión de comprobar el gran
esfuerzo que conlleva el mantenimiento de la página, pero
por encima de todo, pude dar un abrazo a este gran
hombre, amigo nuestro, que dedica buena parte de su
tiempo a la felicidad de sus semejantes, esa acción, tal como
están las cosas hoy en día, es para quitarse el sombrero.
Adelante, sigue con tu empeño en hacernos felices,
¿Quién creéis que preparó aquel exquisito manjar? no
fue un pescador canario, fue nuestro buen amigo Juan
Piqueras.
De esta forma tan simpática conocí a Juan,
hasta..............
Hasta que descubrí su página Web.
Saludos Pepe
42
43
Hola Juan siento mucho no poder estar en persona
para darte un fuerte abrazo.
Yo encontré tu pagina un día de estos que empiezas
a meter palabras en el buscador par matar la tarde
y/o casualidad que salió la mili en el
SAHARA desde entonces la tengo como favorita
visitándola frecuentemente para ponerme al día
con las fotografías y comentarios.
Tu trabajo es digno de tener en cuenta pues estas
realizando la ilusión de muchos de los estuvimos en
aquellas tierras, que era poder realizar un viaje
o retomar el contacto con los compañeros de mili.
Creo que a todos nos ha podido la nostalgia pues
veo que a partir de la cincuentena se empieza a
revivir las andanzas pasadas en aquellas tierras
cada uno como las vivió, y tú has sido el
aglutinador y el que ha dado forma a todo esto por
lo cuál yo te FELICITO y te animo a seguir
adelante.
Saludos,
Carlos García González
AMIGO JUAN: sería muy difícil plasmar en palabras el
agradecimiento que siento por tantos ratos buenos
sentado al frente del ordenador rememorando un
tiempo ya lejano pero rico en sensaciones
contrapuestas, todo gracias a ti.
La mejor forma de agradecerte todo esto es con fuerte
abrazo, que espero poder hacerlo en GUADALAJARA
junto a todos los amigos que formamos la FAMILIA
SAHARIANA.
UN ABRAZO
JULIAN TORRES P. B.I.R. 1-1975
-- [[email protected]] --
44
45
Quiero pensar que desgraciadamente los que por
nuestra edad no estamos muy informatizados, quizás nos
encontremos con mucha gente, anteriores a nuestros
reemplazos que no tengan información de esta idea siempre
tuya, pero que se unirían a nosotros con la misma ilusión
que yo.
También quiero decirte Juan que sin conocernos a
todos has sido el motor para que estos viejos compañeros se
unan 30 y hasta 50 años después, por lo tanto te tengo que
dar una vez más las gracias por tu desinterés y entrega a
los demás.
No quisiera ser un palizas pero creo que tendríamos
que solicitar al Ministro de Defensa un reconocimiento por
lo menos honorífico para que aquellos que peor lo pasaron,
en especial para los que desgraciadamente sufrieron
cautiverio y algunos la vida.
Juan no quiero ser más pesado pero desde aquí te
sigo animando para que nunca nos abandones y podamos
seguir reuniéndonos por lo menos otros 40 años más.
EMILIO MADROÑAL CHAMORRO R-70-3º BIR
Nº 1 -5º CIA. R.M. INGENIEROS (AAIUN)
Quiero contribuir con esta página para agradecer a
nuestro amigo y “Jefe” Juan Piqueras, ya que gracias
a él hemos tenido la oportunidad de recordar aquellos
tiempos en que teníamos 22 años y no teníamos ni la
mitad de problemas que hoy nos impone la sociedad.
Yo amigo Juan te quiero agradecer personalmente tu
comprensión para todos aquellos que por una u otra
razón no sepamos estar a la altura de los medios de
comunicación de hoy.
Pero sí quiero animarte para que no abandones esta
formidable idea que se te ocurrió para unirnos a todos
los antiguos compañeros de la mili, ya que aunque los
destinos y años de servicio fueron diferentes nos has
unido a todos bajo la denominación de Veteranos del
Sahara.
También quiero animarte para que si es posible
intentar por medios Locales, en cada municipio tratar
de agruparnos más gente de la que tenemos
conocimiento de tu brillante idea.
Un abrazo para ti y los tuyos de este amigo
Emilio Madroñal
46
47
Parece que fue ayer pero pronto harán dos años que mi
mujer y yo nos hemos convertido en adictos a la web. La
hemos visto crecer, nos aporta un elemento de interés cada
vez que la miramos y comentamos las novedades y,
además, en la reunión de Mayo hemos tenido ya la
oportunidad de conoceros a ti y a Tere personalmente y a
un buen número de veteranos del Sahara con sus parejas,
todos ellos cordialísimos.
Querido Juan:
Creo que alguien escribió un día que "recordar es volver a
vivir". No sé si yo seré el primero en atreverme a decir algo
así como que "recordar junto con otros, algo que guardamos
en la memoria con afecto, ayuda a vivir el presente"
La verdad es que, a mí por lo menos, ese sentimiento y
su
expresión
me
resultan
espontáneos
y,
por
consiguiente, fáciles; porqué lo experimento cada vez que
miro la web (debería decir mejor miramos ya que Montse la
sigue creo que aún más que yo). Lo que ya no me parece fácil
en absoluto es hacer que se den las circunstancias para que
ese "recordar junto con otros" se pueda dar, y tengo que
reconocer que estoy consiguiendo los resultados de esa
experiencia sin haber contribuido con ninguna iniciativa y
sin ningún esfuerzo, porqué la imaginación, la iniciativa, y las
horas de ocupación las pusiste tú para arrancar la web,
mantenerla y propiciar que, afortunadamente, algunos
compañeros colaboren ya activamente contigo en organizar
cosas cada vez de mayor envergadura.
Fue de lo mas agradable charlar con todos
vosotros, "recordar juntos" en realidad. Montse y yo
volvimos a casa muy contentos.
Para nosotros, ahora, el punto de referencia es la reunión
de Guadalajara. Miramos todos los días cuantos se van
apuntando y nos alegra ver que vamos a ser muchos, que
os volveremos a ver a ti y a tu mujer, así como, confío, que
a todos los que nos encontramos en Mayo y que vamos a
conocer a tantos otros de los que hemos mirado un
montón de veces sus álbumes personales. Seguro que va a
ser un evento magnífico.
Montse y yo quisiéramos transmitirte, otra vez, nuestro
agradecimiento por ese añadido de interés que hemos
incorporado al discurrir de nuestras vidas gracias a la idea
que tuviste y al esfuerzo que le pones todos los días.
Con todo, todo nuestro afecto.
Ángel y Montse
48
49
Quiero añadir, mi reconocimiento a tu desinteresada
entrega, al tiempo empleado en elaborar tu Web y
mantenerla viva hasta el momento, haciendo inmensamente
felices a los que, como yo, entramos al tres por dos
alegrándonos con emoción al reconocer en las fotos sitios
donde seguramente no volveremos, compañeros a los que
“ahora”, si podremos ver, saludar e intercambiar las
“obligadas batallitas”, al recordar anécdotas, y como no,
mostrar a nuestros hijos, nietos y generaciones venideras
una muestra emocionada de nuestro “paso las arenas del
Sahara” .-
A Juan Piqueras, “veterano del Sahara”
Mi querido amigo y compañero de “Sirocos” Juan;
Me produce gran emoción expresarte mi agradecimiento
por servirme de vínculo con los que estuvimos hace ya
más de una treintena de años, por aquellas tierras del
Sahara, ahora vista con perspectiva nostálgica .-
¡ Que emocionante, Juan ¡.Solo me queda además de felicitarte, animarte a que
continúes en la tarea de mantener, ampliar y enriquecer “tu
creación, teniendo” en cuenta que todavía habrá gran
cantidad de veteranos que no conocen aún tu página y que
probablemente al entrar por primera vez en ella, sientan la
emoción que los demás hemos sentido. ¿Cuánto vale eso?.
Has utilizado la maravillosa herramienta que es
“Internet”, para unir a compañeros, que de otra manera
hubiera sido más que imposible en número y en tiempo
haberlo realizado.-
Hasta el próximo encuentro, recibe un fuerte abrazo de
No tengo hasta ahora el gusto de conocerte en persona, si
bien si lo he hecho a través de los fantásticos reportajes
fotográficos que has colgado en la red.- No obstante,
estaré “al pie del cañón” en el Ier Encuentro Nacional y
me será muy gratificante hacerlo en persona para darte
un fuerte abrazo.-
Paco Orriach Espinosa.-
50
51
De todas formas la experiencia para mí fue muy positiva pues
hice grandes amigos que todavía nos vemos en alguna ocasión,
sin ir mas lejos el encuentro que hicisteis en Santa Susana no
pude asistir por que estuve unos días en Alicante en casa de un
ex-sahariano llamado Alejandro Guillén ,me invito para ver los
Moros y Cristianos de Elda y Petrel. Bueno concluyo no quiero
contarte más mi vida, creo que tuviste una genial idea al poner
esta página en Internet, prácticamente cada DÍA la visito. Se
me olvidaba a los 20 años de estar volví A.O.E.
Querido amigo Juan Piqueras.
Estoy siguiendo esta página desde hace varios meses, la
verdad que cada vez que me pongo a mirarla me vienen a la
mente viejos recuerdos de aquella lejana estancia, pues
llegue al territorio en octubre del 1973 y volví
definitivamente a casa el 2 de enero 1975. Durante mi
estancia tuve la suerte de poder visitar a mi familia en
repetidas ocasiones. El primer permiso de 40 días lo tuve en
el mes de febrero del 74 aproveche para examinarme de dos
asignaturas que tenía pendientes, estaba estudiando en la
C/ Urgel de Barcelona Ing. Técnica rama de electricidad
máquinas. El segundo permiso fue el 6 de junio del 74 en
este viaje me casé con María Isabel mi actual esposa, tuve
que regresar al territorio otra vez, mi destino era el Batallón
de Infantería Cabrerizas HI, hacíamos la vigilancia de la
cinta transportadora y las minas de fosfatos en Burra. El
tercer viaje lo realice en noviembre los días 11 y 12, el
motivo era para ver a mi primer hijo David, que nació el
DÍA 9 de noviembre del 74, como podrás comprobar amigo
Juan, a mi concretamente la mili en el SAHARA me
cambió totalmente la vida, cuando tuve que volver la última
vez pensé incluso en desertar, pues la vuelta ya con un hijo
fue muy dura.
Espero poder verte y saludarte en Guadalajara en este
encuentro nacional de antiguos soldaditos que tuvimos la
suerte de pasar unas lindas vacaciones en el desierto del
Sahara.
Recibe un cordial saludo y un fuerte abrazo.
Josep Badía i Valls.
Masrampinyo. Montcada i Reixac.
52
53
¿Cómo encontré tu página? eso si lo recuerdo, y aunque
no sé por que razón, le di al Google "Fotos de El Aaiún",
posiblemente algún día en que el trabajo escaseaba, por
la curiosidad de ver como habría evolucionado la ciudad
después de tantos años, y una cosa llevó a la otra, para
acabar descubriendo algo que resultó tan lejano y tan
próximo, todo a la vez. Proponías una vuelta al pasado, a
nuestra juventud, a redescubrir desde el presente como
fueron aquellos meses pasados en las lejanas tierras
saharianas, sobre todo con la perspectiva que dan los
años y que permitían reflexionar mas serenamente como
fue la experiencia que vivimos.
CARTA A JUAN PIQUERAS
Tendría que empezar diciendo que realmente no sé que
me ha sucedido con la página web que has creado, sobre
todo porque la estancia en aquellas tierras no me dejó, en
los meses posteriores al licenciamiento, ningún recuerdo
concreto de nostalgia, simplemente de alivio por haber
superado una prueba obligada, e inmediatamente tuve
que ocuparme de otros planes mas inmediatos, como
buscar un empleo de cierta calidad y recuperar, tras el
paréntesis de la mili, las relaciones interrumpidas dentro
de nuestro entorno habitual. Es cierto que hicimos una
quedada en Madrid con los compañeros del BIR (5ª
Compañía), una especie de juego al que se apuntó en su
momento mucha gente, aunque a la hora de la verdad
solo aparecimos tres, y que mantuve correspondencia con
algún compañero de mi reemplazo y posteriores, pero eso
sucedió allá en los años 70, y después de eso....nada.
Otra cosa muy especial es la comodidad y compañerismo
que has conseguido plasmar en tu obra, que hay que
darle esa categoría, en la que todos nos sentimos
integrados, superando las circunstancias personales de
cada uno, y en la que pueden verse reflejadas posturas
discrepantes sobre determinadas cuestiones, cada uno es
cada uno, pero es gratificante ver recogidas todas las
opiniones, desde los que maldicen el día en que oyeron el
destino "Sahara" hasta los que agradecen y valoran
como positiva la experiencia. Por mi parte nada más,
sino felicitarte por la idea que tuviste, y sobre todo por
haberte puesto manos a la obra y haber conseguido, en
poco tiempo, un éxito incuestionable, del que todos nos
sentimos orgullosos. Repito, muchas gracias, por lo que
has hecho.
Emilio Cisneros.
54
55
De Joaquín Jiménez Fuentes (El pastelero)
Al amigo JUAN PIQUERAS
A Juan Piqueras:
Juan seguramente el día que se te ocurrió poner esa página
Web no pensaste en la repercusión que iba a tener.
Llevo muchos años dando la "tabarra" a la gente con el
tema del Sahara y bastante tiempo con la idea de volver y
buscar a un compañero saharaui, mi ignorancia con las
nuevas tecnologías no me llevaba a entrar en Internet,
pero una vez y casi sin saber, se me ocurrió poner algo
referente a la P.T. y me salió LA MILI EN EL SAHARA,
tu página, nuestra página.
Has conseguido que muchos de los que estuvimos en el
SAHARA, que ya lo teníamos como un episodio lejano de
nuestras vidas, (han pasado unos cuantos años) volvamos a
sentir con simpatía y cariño aquellos meses que pasamos tan
lejos de casa; donde en la mayoría de los casos, aquellos
compañeros de las dependencias en que estábamos cada uno,
eran como nuestra propia familia.
Has conseguido que muchos que habíamos perdido el
contacto, más que nada por dejadez, lo hallamos vuelto a
iniciar; además de muchos que no nos hemos visto nunca, y a
través de tú página han iniciado una sincera amistad.
Solamente por esto que expongo (hay muchas cosas más) ha
valido la pena, y tenemos que agradecerte todos (seguro que
están de acuerdo) esa idea tan genial que tuviste.
Aunque no voy a estar físicamente en ese Encuentro Nacional
(las fechas no me lo permiten) me uno a ese pequeño
homenaje (te mereces mucho más) que con tanto cariño y
buen saber hacer, han organizado esos compañeros tan
geniales.
Juan recibe un saludo muy cordial, y sigue actuando con ese
talante que tienes.
Realmente fue como la luz y la ilusión de ver casi en la
palma de la mano el poder volver y no solamente con mi
mujer, sino que gracias a tu web, hay posibilidad de
hacerlo con antiguos compañeros saharianos.
Gracias a tu generoso esfuerzo, hemos podido empezar
nuevas amistades, recordar vivencias propias y compartir
las ajenas (por cierto hay buenas plumillas entre
nosotros).
Y de alguna forma, con tu buen hacer, hemos recuperado
un poco la ilusión de los 20 años.
Gracias Juan.
Blas Collado
56
Joaquín Jiménez Fuentes
57
Y los que no nos entienden, no me preocupa en absoluto,
pues no tuvieron la suerte de vivir la ¡experiencia
sahariana! historias, ¿quién puede contar más historias
que alguien que haya estado en el Sahara?
Estimado Juan Piqueras:
Y ya concluyo diciéndote que me lo paso estupendamente
con las fotos y relatos de los compañeros, pero también la
emoción ha hecho acto de presencia en más de una
ocasión. Y, por todo esto digo, Dios te guarde muchos
años, ¡Juan Piqueras!
En esta ocasión no se realmente qué recalcar, la
cuestión es que por mediación de la Web, que tan
dignamente diriges he conseguido contactar con mis
compañeros, ver infinidades de fotos, leer unos relatos
llenos de nostalgia y realismo, y llegar a entender el
sentimiento de todos los que nos toco hacer la “Mili en
el Sahara”.
Un sincero y cordial saludo,
José Marín P.T.74/75:
No quiero desaprovechar la ocasión que se me brinda,
para ¡resaltar! la alegría que produce en todos
nosotros el ver en la Web, todo lo que se ve.
Por otra parte amigo Juan, tú fuiste la primera
persona que contacte en la web, y me enseñaste a
desenvolverme en ella, también me enseñasteis ¿que
hacer para enviar fotos? y desde entonces hasta el día
de hoy, me habéis dado muchas lecciones con vuestro
ejemplo de: Humanismo, clase, estilo, sinceridad,
respeto hacia los demás etc, etc.
58
59
Preámbulo aparte, lo que quiero decir es que, gracias a
ti, Juan Piqueras, he recuperado el interés por una
parte de mi vida (los 14 meses y 20 días que pasé en el
desierto) que, si bien nunca he olvidado, sí estaba
adormecida porque a los demás poco o nada les
importa. ¡Y ya no digamos la mujer y los hijos, cuando
les da por decir aquello de “las batallitas del abuelo”!
José María Campos Villamarín
Gracias, Juan, por refrescarme la memoria, por
hacerme recordar amigos a los que nunca más he visto
(¡y qué grande era la amistad en aquellos meses tan
duros!) y recuperar el contacto con otros a los que
llevaba tiempo sin ver. Gracias por reunir a tantos
“saharauis” a través de Internet y ser capaz de
provocar un encuentro nacional en el que seremos
muchos. Todo eso, gracias a tu constancia y tesón.
Juan, aunque sólo fuera por la ilusión con la que
espero el encuentro de Guadalajara (me perdí el de
Barcelona por razones de trabajo), te estaré
eternamente agradecido.
BIR nº 1 – 1ª Compañía y Plana Mayor
Julio 1973 – Septiembre 1974
Querido Juan:
Un día, por casualidad, encontré la web que tu habías
creado para quienes hemos estado, de una u otra forma
(la inmensa mayoría por “culpa” de la mili) en el
Sahara. Desde el primer momento me “enganché” a la
web y raro es el día que no le echo un repaso, además de
enviar varios escritos sobre temas dispares pero
relacionados con nuestra estancia en el Sahara.
Un abrazo muy fuerte.
José María Campos
60
61
Amigo Juan:
En esta sociedad que nos envuelve y que cada día nos hace
más esclavos de nuestro trabajo y los problemas cotidianos
que nos rodean, es de agradecer que alguien como tú, se
haya tomado el interés y el impagable trabajo para que
todos los compañeros que hicimos la "mili" en el Sahara,
podamos retomar contactos perdidos o de nuevos.
Personalmente te agradezco mucho esta iniciativa, porque
me ha hecho recordar una vez más, tanto los buenos como
algunos malos ratos, que seguramente por lo "exótico" del
lugar y la distancia, hemos pasado y que han sido
experiencias inolvidables.
Por todo ello, te animo a seguir (pero que tu familia no me
lo tenga en cuenta) y recibe todo mi apoyo y un fuerte
abrazo.
Gracias.
Carlos Querol
2ª Cía. de Intendencia
Villa Cisneros.- (Sahara)
Un saludo Juan:
No siendo yo persona de grandes relatos por escrito, creo
que tengo la necesidad de darte las gracias, a ti en
particular y a tu página, porque ella me ha conducido e
influido a la necesidad de saber que pasó, como están y
dónde, aquellos amigos que por circunstancias normales
o no, vivimos y nos relacionamos en experiencias de todo
tipo, unas inolvidables y otras para no recordarlas, pero
lo mas importante de todo es lo vivido, la experiencia y lo
que queda del buen recuerdo y perdona por la
insistencia, creo que he vuelto a recuperar los amigos,
incluido mandos en la actualidad y como no volver a
darte las gracias por tu Web.
Un fuerte abrazo.
Fdo. Fausto Bellido.
62
63
CUANDO LA NOCHE RECOGE CONFIDENCIAS Y EL
SILENCIO SE ESCUCHA EN EL DESIERTO, VOCES
AMIGAS TE DICEN, HASTA MAÑANA SAHARA.
Hasta ahora al hablar del Sahara, recordábamos los
nombres de El Aaiún, Villa Cisneros, Smara, Auserd, Güera,
ahora tenemos otro nombre a recordar, el de Juan Piqueras,
que ha unido su nombre a multitud de recuerdos difíciles de
olvidar. Ha sido el escogido para que no se borre el recuerdo
de los días pasados, ha sido el encargado de que nos
emocionemos otra vez al ver las imágenes de nuestro Sahara
en su página web y que podamos disfrutarlas, algunos, junto
a la voz de Radio Sahara grabada en las noches de
insomnio, cuando lo queríamos era solo soñar.
En fin, gracias por tu labor generosa, que esperamos siga
con el mismo entusiasmo que has demostrado siempre.
Gracias por todo.
HASTA MAÑANA SAHARA.
EAJ 203 - RADIO SAHARA
Tus compañeros y amigos
Josep María Mercader López
Josep Narro Navarro
BIR 1 años 70-71
BIR 1
años 71-72
Para Juan Piqueras.
Animarte por el magnífico trabajo que has hecho, así
como agradecerte
el recordarnos una etapa muy importante de nuestra
vida.
Desde Enero 1968 a Mayo 1969. En BIR, Regimiento
Mixto Ingenieros- 2ª Cía. de
Radio (Aaiún, Smara, Hausa).
Saludos
José E. Tosal Llebot
64
65
Estimado Juan
Para mi ha sido una sorpresa, como llegó a mi Casa una
carta comunicándome la página web del Sahara.
Estimado Juan:
Aunque no te conozco en persona, te envío mi
felicitación y reconocimiento por tu empeño y
dedicación a la web, que tanto valor informativo,
documental e histórico proporciona a los que nos
conectamos. Animo y que siga en marcha por muchos
años.
FELICIDADES por el trabajo realizado y a los que han
colaborado.
Un cordial saludo.
Miguel Ángel Romero
Esta muy bien creada y trabajada he recordado mucho
cuando hice la mili en tierras lejanas y muy lejos de las
personas queridas .
Siento mucho no estar con vosotros que paséis unos días
felices.
Atentos saludos
Federico Ruiz de Velasco
Remplazo 69/3
Oficina de Mando del BIR nº 1
Cabo de Ingenieros
66
67
Todo lo anterior merced a una persona que ha
montado un ámbito de encuentro que no habría sido posible
sin el avance de la tecnología, pero sobre todo que no
habría sido posible sin tu buen hacer y tu dedicación
desinteresada al servicio de un colectivo.
Desconocido, pero estimado Juan Piqueras:
Me imagino que cuando se inicia una historia de
estas no se sabe muy bien el resultado final, yo creo que
puedes estar satisfecho porque has puesto a rodar una bola
que va cogiendo mayor volumen a medida que rueda. El
Sahara es un tema vivo porque es parte de nuestra historia
y porque todavía a día de hoy, los saharauis ruedan de un
lugar a otro sin ser dueños de su tierra.
Ilusión, sorpresa, curiosidad y un punto de recelo, todo
hay que decirlo, la primera vez que vi la reseña de la
página web de los saharianos en el periódico “El País”.
Internet es un campo muy vasto donde hay de todo y el
mundo militar tiene sus claroscuros.
Una vez que visité la página que has realizado, su formato,
su contenido, las aportaciones que tiene, su carácter
abierto; se me fueron disipando mis iniciales prejuicios y
me llevó a una época crucial en mi vida y en la de este
país, al año 1975. Se reavivaron recuerdos, imágenes,
paisajes y paisanajes. Siendo la oportunidad de volver a
ponerme en contacto con antiguos camaradas.
Que el apoyo de los saharianos te dé fuerza para no
desfallecer y continuar en la brecha poniendo en contacto a
tanta gente.
Mi agradecimiento sincero y espero saludarte en
Guadalajara.
El espacio creado ha propiciado encuentros diversos, yo
me he apuntado al encuentro de Guadalajara, que es una
movida considerable de gente, de medios, recursos y
tiempo.
Un abrazo
José Luis Bardón
68
69
Llegado a este punto ¿qué más podría yo añadir a lo
que seguramente ya te habrán dicho otros compañeros
saharianos?. Pues nada nuevo.
Por todo ello me limito a decirte que tienes en mi a un
nuevo amigo en Madrid, donde vivo por razones de
estudios y de trabajo desde antes de aquellos tiempos
de la Mili, aunque originalmente yo soy de Murcia
(Caja de Reclutas nº 351, si mal no recuerdo).
Querido amigo Juan Piqueras,
Aunque todavía no te conozco personalmente me
decido a participar en tu homenaje con estas
líneas de agradecimiento por varios motivos:
Espero impaciente la llegada del 29 de Octubre para
poder estrechar tu mano en Guadalajara durante el
Encuentro Nacional allí programado.
 En primer lugar porque te lo mereces después
de la importante labor que llevas a cabo desde que
iniciaste la página web sobre "la Mili en el
Sahara", la que de alguna forma, gracias a ti, nos
aglutina a todos los saharianos.
Un abrazo de,
Joaquín Esteban, de la Policía Territorial, 1ª Cía., El
Aaiún. A.O.E. (Enero 1973-Abril 1974).
e-mail: [email protected]
 En segundo lugar porque, aún sin conocerte,
ambos somos miembros de una misma familia
muy especial: la familia de "Los Veteranos del
Sahara".
 Y, en tercer lugar, porque viendo lo que haces
estoy seguro de que eres una buena persona y yo
creo que es de bien nacido el ser agradecido.
70
71
Creo que se trata de un acto de justicia reconocer a
Juan Piqueras su esfuerzo y dedicación a una tarea
que muy pocos habrían sido capaces de acometer de
una forma totalmente altruista y desinteresada así
como, su continuidad al frente de la misma y que ya
le van saliendo algunos alumnos muy aventajados
con una participación de varios colegas que, la
verdad, me hacen palidecer de envidia por su forma
de expresar los sentimientos (no quiero nombrar a
ninguno en particular porque al ser una lista bastante
extensa no me gustaría dejar, como se dice en mi
tierra "Al mejor bailaor sin castañuelas").
Amigo Juan, deseo con este pequeño mensaje,
unirme de corazón al Homenaje que se pretende
organizarte y, aunque no pueda estar en el mismo, y
aunque no te conozco (todavía) personalmente, te
ruego aceptes un fuerte abrazo.
JULIO DÍAZ (Intendencia)
A través de un correo electrónico me he enterado que
se pretende hacer un homenaje al amigo JUAN
PIQUERAS, en agradecimiento por haber sido el
creador y continuar en la brecha con la página web de
"La mili en el Sahara"
Soy de muy reciente incorporación a la misma, por
una casualidad y, puedo asegurar de que, unos
recuerdos que han estado aletargados durante muchos
años, a través de dicha página, han aflorado a la
superficie después de leer y de visionar fotografías de
aquellas entrañables arenas que, si bien durante la
estancia allí, y por el hecho de ser de forma
obligatoria, algunas veces, incluso se maldecía, hoy,
con el paso de los años y la serenidad que da la edad se
añoran y desearían poder volver a pisar las mismas.
72
73
Estimado Juan:
Unas palabras de agradecimiento por todo lo que estás
haciendo por nosotros, para que a través de la WEB
como con los encuentros, podamos recordar tiempos en
que un día estuvimos en un lugar nuevo para nosotros y
que con el paso de los días nos fue gustando y
atrayéndonos más, y sobre todo el compañerismo y los
buenos amigos que se hizo, y que hoy en día gracias a tu
idea muchos de nosotros volvemos a encontrarnos y
volver a hacer nuevos amigos, que aunque no hayamos
echo la mili juntos, tenemos algo en común, El Sahara.
Hola soy Francisco Masanet solo decirle a Juan que me
alegrará mucho el conocerle en persona; pienso que
tiene que ser una persona muy familiar y todos le
podemos estar muy agradecidos por esta labor que él
ha sido capaz de hacer.
Espero que muy pronto volvamos a reunirnos, pero en
la tierra que nos vio hacer la mili para recordarlo en
vivo. No quiero hacerme más extenso, simplemente
darte las gracias a ti por todo, y que sigamos todos
juntos a través de la página y nuevas reuniones, que es
lo que más nos gusta, pasar buenos ratos con los
amigos.
Un saludo y un abrazo del Cabo del R.M .Ingenieros 9
Aaiún (Sahara) A.O.E.
Un fuerte abrazo.
Miguel Ángel Font
74
75
A Juan Piqueras
Querido amigo:
Aún cuando razones familiares me impiden asistir a la
reunión programada quiero hacerte llegar estas breves líneas
para expresarte mi agradecimiento y reconocimiento al
esfuerzo que tu trabajo para mantener esta página de
encuentro de veteranos de la Mili en el Sahara supone.
Yo paso muy buenos ratos leyendo historias y anécdotas y
recordando aquel tiempo inolvidable del BIR núm.1 donde
estuve toda la mili.
No he llegado a contactar con muchos compañeros ya que
los años van pasando – nada menos que 37 – pero aún así tu
esfuerzo es para mí un refugio de tranquilidad y recuerdo en
esta vida un tanto alocada que ahora se vive.
Te adjunto una foto actual (menos de 3 años) del Sahara
desde el aire (no es mía sino de Google) en la que se ve el
pantalón de Fos- Bu Cra, Cabeza de Playa y restos de la
carretera que iba al BIR del que parece que no queda nada.
Por último que sepas que no he desistido de volver allí en un
breve periplo desde Canarias. Se que no es fácil pero no
desisto, si la idea prospera te la contaré.
Gracias y no te rindas !!!!
José Maria Serrano
Cabo del BIR núm.1
Sección de Selección 1968
Querido amigo Juan Piqueras:
Aunque esto de escribir no es lo mío, no podía faltar de
escribirte unas letras de agradecimiento, ya que sin ti
hubiéramos seguido todos los Sahariano descarriados, y
aunque ya hace muchos años que hicimos la mili, hemos
vuelto a recordar y revivir aquellos momentos aunque haya
habido momentos malos que si los ha habido siempre se
recordaran los buenos y podemos comentarlos bien en la Web
o en los encuentros que tenemos.
Yo estoy orgulloso de que el encuentro último se
celebrara en Cáceres y que hubiera salido también como salió
y aunque tuvimos poco tiempo para poder enseñaros algunas
cosas más, lo principal es que lo pasamos muy bien y al
mismo tiempo nos conocimos y pude comprobar que hay
personas extraordinarias por ejemplo como tu, que sacas
tiempo de donde no hay, espero que nos veamos en
Guadalajara.
Un fuerte abrazo de este Sahariano
José Cayero Tapia
76
77
Para finalizar te voy a escribir unas palabras en nuestra
lengua materna, en la lengua vernácula, como la de
muchos catalanes que estuvimos allí. No podemos olvidar
que en aquella época de “Mili” estaba totalmente
prohibido expresar una sola palabra que no fuera en la
lengua oficial, eran tiempos de dictadura, menos mal que
con la democracia las cosas han cambiado.
Al compañero Juan Piqueras,
Joan, la teva tasca és molt important per tots aquells que
vàrem destinar d’una manera obligatòria, part de la nostra
vida al servei militar al Sàhara, uns abans i altres més
tard, però tots t’hem d’agrair i al mateix temps encoratjarte ha continuar endavant en aquest projecte, que és pot dir
es una realitat, una realitat present i històrica i de la qual
et tens de sentir molt orgullós.
Recibe un fuerte abrazo de tu compañero.
Creo que este homenaje, es un pequeño grano de arena,
arena… por supuesto del Sahara, de lo mucho que tenemos
que agradecerte y todos los que en algún momento de
nuestras vidas estuvimos vinculados al Sahara te debemos
esta gratitud. Tu iniciativa personal de crear esta Web,
dedicada principalmente a los que de manera “obligatoria”
tuvimos que hacer el servicio militar en aquellas tierras, no
tiene precio.
Jaume Manyosa i Ribatallada
Gracias a tu Web, muchos de los que estuvimos en aquel
lejano territorio, nos has hecho recordar muchas cosas,
algunas buenas, otras malas. También a compañeros, los
cuales casi teníamos olvidados. Otros como a nuestro
común amigo y compañero, Joan Martínez Esquius, les ha
abierto una ventana la cual tenía cerrada y casi olvidado
por completo. Yo soy de los que todavía recordaba muchas
cosas y creo que para bien o para mal, mi estancia por el
Sahara ha marcado sin duda alguna, como a muchos, parte
mi vida.
Cabo del Regimiento Mixto de Ingenieros
Con destino al BIR-AAIÚN-SMARA y AAIÚN
Desde el 4 de marzo de 1966 al 30 de mayo 1967
78
79
Sr. D. Juan Piqueras.
Apreciado amigo Juan:
"Amigo Piqueras: Ha sido una gran sorpresa
descubrir tu web, pero
encontrar al magnífico hombre, que la hace
cada día, ha sido aún mejor.
Eres una de las pocas personas que me permiten
continuar creyendo que
la humanidad es mejorable. Gracias por todo el
trabajo que te tomas. Eres
impagable.
Un abrazo, Sahariano".
Jordi Roig
Ha sido una gran sorpresa para mí la existencia de
una web que habla y recuerda a todos lo que hicimos
la mili en el Sahara, después de cuarenta años tendré
la oportunidad de ver viejos amigos, y todo esto gracias
a ti; Juan ¡muchas gracias!
Supongo que todo esto te habrá costado muchas horas
de trabajo y algo más, con entusiasmo e ilusión se
logran las grandes cosas y tú lo has logrado, otra vez
gracias, y te animo a continuar; por mi parte si te hago
falta para algo estoy a tu entera disposición, espero
que nos presenten en Guadalajara el próximo mes de
octubre.
Un fuerte abrazo.
Juan Margalef Isern
80
81
Ésta es para decirte sobre todo en mi caso y supongo
que habrá muchísimos saharianos más que siempre
estaremos contigo en deuda por la gran labor que has
hecho, haces y seguro que seguirás haciendo y por mi
lugar que fui de los primeros en tener la gran suerte de
conocerte y ver la gran humanidad que tienes que luego
tuve la suerte de volver a confirmar en el encuentro de
Santa Susana en Mayo pasado y es un gran honor
haberte conocido y de seguir durante muchos años
gozando de ella tanto personalmente como a través de
la ya nuestra página de cada DÍA siga haciéndose más
grande y con gente con ese amor por el Sahara y por su
gran pueblo al que le deseo una pronta independencia.
Amigo Juan no soy muy buen escritor pero te
mereces el gran reconocimiento de parte de
muchos que por haber nacido en una fecha
determinada en el sorteo de mozos te decían tu
para el Sahara y ya te veías como un tonto mirar
el Atlas porque parte del planeta quedaba ese
lugar el cual tenías pocas referencias te veías en
mi caso en un tren de borregos de los de hace 32
años dirección Madrid en aquel cuartel donde nos
reunían a todos los de la península palabra que
tendrías en la boca durante los 14 meses
reglamentarios, eso si sin permiso sino había que
sumar 40 días más, pero esto ya lo sabes tan bien
como yo todo ese rollo.
Bueno Juan ya solo me queda por si se me ha olvidado
que has sido el gran revulsivo de un tema que cada uno
contaba sus batallitas a los conocidos pero gracias ha ti
y tu página Web que nos has unido en esta gran familia
que formamos todos y cada uno de los que pisamos
aquella tierra por un motivo ya fuera militar, como
trabajador etc. siempre seguiremos enganchada de una
u otra a ese bello lugar -.
Juan un abrazo tanto de mi como de mi esposa.
Fernando Álvarez Rodríguez de la Policía Territorial.
82
83
A MI AMIGO JUAN PIQUERAS
Yo no soy docto en el lápiz
pero con esta oportunidad
quiero dejar plasmado
mi agradecimiento a Juan.
Querido Juan:
Gracias Juan
por revivir mis memorias
del servicio militar
por revivir mi juventud
en mi madura edad,
Lamento no poder darte un fuerte abrazo en este
momento, no como familiar, sino como un admirador
alucinado, que entró en una página web que le dijeron y que
no podía creer que todo este ingente trabajo, que de manera
desinteresada realizas, fuera obra de una persona .
por recuperar amigos
que casi había perdido ya
por encontrar amigos nuevos
por cultivar la amistad,
Una persona que ha unido los sueños de otras, con un
denominador común de sus recuerdos, que marcaron una
época de sus vidas.
por que, por visitar la página
que tu creaste, Juan
algunos que perdimos el tren
estamos aprendiendo a navegar.
El poder compartir estos recuerdos con personas que
lo vivieron contigo, o con otras que sin conocerlas, te son
también afines en muchas cosas, es una realidad que te la
debemos a tí.
Por todo esto creo que el pequeño homenaje, que te
hacemos no puede ser más merecido.
Espero que nos veamos pronto
GRACIAS JUAN
Manuel García
Afectuosamente
Oscar Boher
15 de septiembre 2005
84
85
La vida civil, desde el licenciamiento hasta los
encuentros, ha sido un pequeño paréntesis de letargo en
nuestros compartidos valores y sentimientos, que
permanecían latentes en el alma de cada sahariano. Un
buen día, uno de los nuestros, Juan Piqueras, armado
Caballero sahariano con la herramienta de los tiempos, se
dispuso a restablecer la invisible unión que apaciblemente
dormitaba en nuestro interior, devolviéndonos, contra
siroco y arena, la más luminosa y reconfortante de las
jóvenes primaveras.
A JUAN PIQUERAS
Amigo Juan, gracias por tanto bien, por la grandeza
y hospitalidad de la página Web creada para los saharianos,
convertida ahora en La Gran Jaima que nos cobija a todos,
permitiéndonos volver a compartir como “Veteranos del
Sahara” una parte muy importante de nuestra vida que nos
fue común. Nos has demostrado sobradamente que eres
más feliz contemplando y disfrutando la felicidad de los que
te rodean. Tu ejemplo nos enriquece cada día.
Si pretendemos decir la verdad, siempre resulta
difícil escribir unas líneas para un homenaje; pero más
aún lo es cuando van dirigidas a quien tanto lo merece,
como es el caso de nuestro buen compañero y amigo
Juan Piqueras. Nos quedará la duda de haber sabido, o
no, expresar correctamente nuestros sentimientos y
reconocimiento hacia él. Cuando los trazos los dicta el
corazón, nuestras palabras brotan sin la nitidez que en
nuestros pensamientos tienen. Tal vez tenga que ser así,
quedando escrito en el más universal de los idiomas que
mejor entendemos los saharianos: el de la más sincera
amistad entre nosotros.
Un abrazo, sahariano,
Julio Muñoz
Cabo 1º Tropas Nómadas, Smara (Sahara)
86
87
El 15 de noviembre de 2003, después de un cauteloso
estudio del “terreno”, decidí ponerme en contacto con el
“Chej-Master” de la Web para agradecerle su feliz idea.
Frente a la incomprensión de mis amistades que, siendo
coetáneas, no entendían nada cuando les hablaba del
Sahara,
los
recuerdos
africanos
permanecieron
arrinconados en algún lugar de mi memoria limitando ya
con la frontera del olvido. Así, frente a tanta
incomprensión, voluntariamente, con severidad monástica y
estricto cumplimiento de norma cartujana, quedaron
sometidos a silenciosa clausura.
Por medio de a esta página, pude rescatar mis recuerdos al
encontrar otras gentes (no más de 25 en aquél tiempo) que
me entendía y a las que comprendía cuando hablábamos
del desierto... de su insoportable calor, de sus frías noches,
del siroco, patrullas, penalidades y satisfacciones… y sobre
todo, del inquebrantable compañerismo reinante entre
cuantos formamos parte de aquélla fuerza militar
acantonada en el fin del mundo, ¡eran saharianos! de
verdad y corazón.
Con el paso del tiempo, las nuevas tecnologías me
permitieron “navegar” por este infinito océano llamado
Internet, en el que la distancia deja de medirse en millas
para volverse kilómetros de cable, los grados de latitud se
sustituyen por “bits” y el sextante por Google.
Compañero Juan, gracias por permitirme reencontrar
viejas amistades; por rescatar mis recuerdos; por hacerme
rejuvenecer; gracias por esas palabras mágicas que nos
unen a todos cuantos pisamos aquellas arenas: Saharamili.net
Fueron muchos meses los que pasé al timón del teclado
antes de poder avistar la página de nuestro compañero
Juan Piqueras, [sahara-mili.org (hoy, sahara-mili.net)] que
me permitió adentrarme en un mar de arena casi olvidado;
al principio con la reserva y desconfianza propia de un
novato en este nuevo sistema de comunicación.
Jorge Martínez Huerta (Jorge 74/75)
88
89
Ceuta, 24 de septiembre de 2005
Hace 37 años me licencié. En las Tropas Nómadas
cantábamos una canción que decía "Hace un año que yo
Querido amigo Joan:
tuve una ilusión/ esperando que llegara la licencia".
Solo unas palabras para manifestarte mi más
profunda gratitud por tu encomiable trabajo y
animarte a que sigas adelante. Nunca olvidaré la
primera vez que entré en tu página.
Gracias a tu web se ha podido revivir esta ilusión
recordando momentos pasados.
Espero tener la ocasión de saludarte en persona.
Gracias Juan por tu iniciativa.
Un abrazo.
José Manuel Sevilla
Juan Armendáriz Andréu
A.T.N. Grupo III P.M.
90
91
Desde los territorios de la nada
donde el silencio impone el vasallaje
del reino del silencio y del salvaje
termino de la nada calcinada
Apreciado amigo Juan:
Que decirte en este homenaje tan merecido a tu
persona que otros compañeros no dijeran antes
que yo, gracias a tu iniciativa de crear la pagina
Web, has ayudado a muchas personas en
diferentes cuestiones, en la mía en particular a
superar mi separación y el fallecimiento de mi
hermano ocurrido todo en el mismo mes ,me
volqué en la página y me ayudó bastante, pues
conocí a grandes personas, M. Cordero, M.
Viaño, J. Melero, R. Maseda. J. Muñoz, Joan
Martínez, Jorge, etc, etc y pude ampliar estos
amigos en el encuentro de Cáceres en el cual
volví a ver, como sabes a mi mejor amigo de la
Mili, A, Serrano después de 34 años.
Mi caso posiblemente no sea el único, tu página
nos une y nos hace compañía y por todo esto, te
doy las gracias y decirte que cuentas con mi
admiración, amistad y gratitud.
vienen; tienen ardiente la mirada
y el corazón dispuesto para el viaje
Son los señores del Desierto
los de la Mili en el Sahara
Alta la frente, recuerdos de
soledades y lejanías
nos veremos en Guadalajara
dentro de unos días.
Con todo mi cariño a Juan Piqueras
Serafín Quintana
92
93
Hoy en día, después de haber pasado bastantes meses, tengo
que entrar hacer una visita diaria, pues reconozco que si no
me faltaría algo.
Desde que me licencié en Mayo de 1970 transcurrieron
muchos años. Prácticamente aunque la mili no la tenía
olvidada, si estaba de alguna manera aparcada. Quizás el
no relacionarme con algún compañero de aquella época,
haya sido el motivo principal para que este tema
estuviese dormido.
Todo esto que escribo y que siento, tiene un nombre y
apellidos, eres tú: Juan Piqueras.
Un buen día navegando por Internet, con la curiosidad
de saber algo sobre el Sahara, descubro con gran
sorpresa una página web titulada "La Mili en el Sahara"
por un tal Juan Piqueras. Debo reconocer que me dió un
vuelco el corazón, al mismo tiempo que una gran alegría.
Había descubierto algo muy importante para mí, solo los
que estuvimos en el Sahara podemos valorar en su justa
manera, lo que esto significa. Me pongo manos a la obra,
debo ojear la página, antes de acostarme. De repente me
vienen los recuerdos: la salida hacia lo desconocido, el
campamento, el destino, la licencia, etc., etc., todo ello a
una velocidad de vértigo con un cierto nerviosismo y una
enorme satisfación.
Un abrazo
Roberto Maseda
94
95
EPÍLOGO
Y hasta aquí los testimonios, que unos cuantos veteranos
saharianos, han querido plasmar en unas pocas líneas, para
expresar los sentimientos que han experimentado hacia la
maravillosa idea que en su momento tuvo Juan Piqueras
Carrasco, quién, quitándole horas al sueño, ha dedicado tiempo
y esfuerzo en la gran labor de aunar vivencias, desempolvar
recuerdos, referir anécdotas y al mismo tiempo propiciar el
reencuentro de viejos camaradas.
Nunca estaremos lo suficientemente agradecidos, por esa
labor que ha venido a rellenar un hueco que existía en nuestra
vidas y que la iniciativa de Juan ha servido para dar rienda
suelta a nuestra memoria, para volver a vivir las maravillosas
experiencias, acumuladas en ese periodo de tiempo mágico,
que para todos nosotros fue nuestro Servicio Militar en tierras
africanas y concretamente en el antiguo Sahara Español.
Esperamos que este humilde testimonio de nuestra
gratitud, sirva para siempre como recuerdo de esta jornada y
sea al mismo tiempo, motivo de orgullo para ti por todo lo que
has logrado, para que nos guardes siempre en tu memoria, de la
misma manera que desde ahora, nosotros te llevaremos en
nuestros corazones.
Por todo ello, solamente dos palabras,
GRACIAS AMIGO
Fernando J. De la Cuesta
Manuel Cordero Canela
96
RELATO BREVE DE UN
SAHARIANO
(CAMBIESE EL NOMBRE DEL RELATOR Y PÓNGASE EL DE
CADA UNO DE NOSOTROS)
I – LA MILI: PRIMERAS
SENSACIONES
La soleada mañana de un domingo de Noviembre,
varios amigos me comunican el resultado del sorteo de los
“mozos” para incorporarnos a la Mili el año siguiente. La
letra de mi primer apellido, la “M” de Muñoz, salió destinada
a África, de acuerdo con lo decidido por el bombo. Pensé que
aún tenía cuatro opciones adicionales en mi suerte: Canarias,
Ceuta, Melilla y el Sahara. La primera era la más deseable y
la última la menos. Pues fue la menos, según me informaron
el lunes en el Ayuntamiento. Cuando salí del edificio, sentí
una extraña sensación de soledad que no conseguía
explicarme. Creo que ese mismo día nos troquelaron por
primera vez el alma a todos, según hemos descubierto y
confirmado al cabo de los años, gracias a Juan Piqueras.
97
Creo que nuestro futuro no era muy incierto, ni
desconocido. Parte de él ya lo intuíamos o conocíamos un poco,
a través de referencias de compañeros saharianos anteriores
que -sorprendentemente- comenzaron a aparecer. El mayor
impacto fue el día del sorteo. Superado éste, los restantes los fui
pasando “a plazos” y los digerí mejor. Inicié mi marcha el 18
de Septiembre de 1968, diez meses después del sorteo, como he
citado antes. Tuve tiempo de mentalizarme y conocer todo lo
que pude sobre la nueva vida que me esperaba en la Mili;
marchándome con suficiente moral, a pesar de que, en
ocasiones, envolvían mi ánimo luces y sombras, como
inquietante preludio de los días y las noches en el ya cercano
desierto.
Entre mis familiares, amigos y conocidos quedé
marcado hasta que me marché. Yo era Julio, el que se iba
al Sahara, (¿me iba?). Ya tenía sobrenombre. Los
restantes “colegas” se incorporaban al C.I.R. 4 (Obejo) o
C.I.R. 5 (Cerro Muriano), ambos a poco más de 20 Kms.
de Córdoba. La Suerte Mulana empezaba a acompañar
mi largo camino.
Diez meses estuve en el “corredor” del Sahara
antes de mi partida. Durante este tiempo, hablando poco
de mi destino militar, mantuve, con maliciosa
complicidad, una comunicación encubierta con mi
padre; haciendo gala de un espíritu aventurero propio de
la edad, con el fin de evitar que mi madre pensara más de
lo debido en la procesión que yo podría llevar por dentro;
aunque, sinceramente, no era para tanto. Ya sabemos
cómo son las madres. Lo dice una canción: madre no hay
más que una... Ellas sentían que les quitaban un hijo.
La noche anterior a mi partida, mi casa parecía un
velatorio. El más animado era yo; si era el protagonista, tenía
que ser buen actor. Familiares, amigos y vecinos desfilaban
para despedirme y darme algo para el viaje, como era habitual
en estos casos. Debieron considerar que eran grandes tanto la
distancia como el tiempo; añadiendo, además, un territorio
desconocido, de climatología muy adversa, una cultura muy
diferente a la nuestra, así como el eventual riesgo físico. No
hacía mucho años, se habían producido conflictos bélicos en la
zona.
98
99
La mañana siguiente tomé en Córdoba un “tren
militar, procedente de Madrid, con destino Cádiz” tal como
literalmente anunciaron los altavoces. Para el cumplidor
ferroviario, las anteriores palabras que pronunció, así como el
propio tren, eran un simple hecho más en su tarea cotidiana.
Sabía perfectamente lo que su trabajo representaba para él, su
empresa y los viajeros; pero lo que él no sospechaba era la
importancia y trascendencia que sus palabras y su tren
significaron para mí y 41 compañeros más, incorporados en la
misma provincia. Esta secuencia, como tantas otras de la Mili
en el Sahara, permanecerá siempre grabada en mi memoria.
En Cádiz nos alojaron en un inolvidable cuartel de
transeúntes. Pusieron a nuestra disposición el “Ciudad de
Cádiz” para trasladarnos a nuestro destino final: el Sahara.
En el puerto nos despidió una banda militar, cuyas
interpretaciones hicieron brotar más de una lágrima cuando
zarpábamos a las dos de la tarde. Tanto en el tren como en el
barco empezaron a apreciarse y valorarse nuestros iniciales
vínculos de compañerismo, camaradería y amistad. Dos días
después desembarcábamos. Nuestros primeros y vacilantes
pasos en las arenas de Cabeza Playa, empezaron a marcar el
camino de nuestra Mili, así como un modo diferente de
pensar, ser y sentir respecto a los demás.
Aquí comenzó nuestra colectiva y hermanada soledad
en tan inmenso desierto...
100
II – LA MILI EN EL SAHARA
Bien mojados, a causa de nuestro azaroso
desembarco en anfibios, pisamos desierto por primera vez en
Cabeza Playa. Formados por provincia de procedencia,
procedieron a nuestro recuento. Les cuadraron las cuentas,
no faltaba nadie. Éramos formales y disciplinados, como nos
aconsejaron nuestros padres. Teníamos una cita en el B.I.R.
y hacia él íbamos..., conducidos.
Dirigidos por militares de graduación desconocida
para nosotros, con aspecto personal de años de desierto y
vestimenta extraña que no dejaba de sorprendernos, nos
invitaron a subir a las cajas de antiguos camiones para
trasladarnos al B.I.R. nº 1. Durante el corto y placentero
viaje, contemplando el paisaje al aire libre, ya empezábamos
a percibir en nuestros sentidos el arenoso viento,
envolviéndonos lentamente el cuerpo y las ropas. El paisaje
era desolador; el calor, sofocante y pegajoso por la
proximidad del mar; la sed, nuestra compañera; el petate,
nuestro inseparable compañero, siempre de la mano, como
un hijo de su estatura; el mejor compañero, el de nuestro
lado, no importaba quien fuera, su procedencia o situación
social en su vida civil. Todos éramos iguales y con la misma
suerte ante nuestro desconocido e incierto futuro.
101
Los camiones detienen su marcha ante
una barrera. Frente a nosotros, la entrada al B.I.R. nº 1,
con dos muros de piedra que sustentan un arco del
mismo material. Durante unos instantes se escucha
nuestro colectivo silencio. El soldado de guardia levanta
la barrera. El Cabo, atento a la llegada. Los camiones
continúan una lenta marcha. Pasan sobre nuestras
despeinadas cabezas la barrera, el arco y la consigna
“Todo por la Patria”. Eran las 2 de la tarde, la misma
hora de nuestro embarque dos días antes. Ya estábamos
en casa. Así iba a ser durante 15 ó 16 meses.
Durante casi dos meses y medio, aprendimos e
hicimos muchas cosas: instrucción, siempre con prisas,
carreras y más carreras, gimnasia con Cetme y si él,
aunque, en muchas ocasiones, no acertábamos, no
acertaban o era premeditado el error, teniendo que volver
disparados al barracón acogerlo o dejarlo, clases de teórica,
marchas, algunas nocturnas, etc., Todo esto bajo los
permanentes pitidos y voces de mando de auxiliares y
Cabos, así como otras órdenes a toque de corneta. Diez Kg.
de este cuerpo serrano se quedaron en las arenas del B.I.R.
Al rato de llegar, nos dieron nuestro primer rancho,
junto al barracón de la Cantina. Después, toma de datos
personales y profesionales en unos impresos. A partir de
aquí, el ataque de los pelucas, la entrega de los
uniformes y calzados y, en líneas generales, poco más.
Los servicios cumplidos fueron de lo más variado:
imaginarias, cuarteleros, cocinas, perolas, fregado de platos
en el comedor, servicio de basuras, carga y descarga de
camiones, barrido y limpieza de los callejones, campo de las
margaritas, palear la arena que invadía algunos
barracones, fabricación de transistores, acarreo de piedras
,etc.
Cuando los mandos nos vieron a todos vestidos de
reclutas, les entraron las prisas por instruirnos.
Nosotros teníamos poca, y mucho tiempo por delante.
Pronto caímos en la cuenta, éramos reclutas y teníamos
que aprender, aunque, en primer lugar, a obedecer y
obedecer. Todos nos mandaban.
102
103
A los pocos días de estancia en el B.I.R., ya le habíamos
cogido el “hilo” y se podía sobrellevar. La juventud
puede con todo. Hubo ratos buenos y menos buenos.
Hicimos muy buenos amigos de procedencia geográfica
y social muy variada que, en mi opinión, fue muy
enriquecedor. También hay que recordar los
inolvidables momentos pasados con los compañeros,
contándonos nuestras penas y alegrías, chistes,
merendando en la cantina, en nuestro barracón o en los
atardeceres en la playa, donde los domingos, cuando
bajaba la marea, pescábamos entre las rocas pulpos y
nécoras, que a continuación cocíamos con agua del mar
en un bidón. Nos quedaban en su punto de sal,
únicamente les faltaban unas hojas de laurel. A caballo
regalado...
Cuando llegamos a nuestros nuevos destinos,
volvíamos a ser reclutas. Nos pareció un empezar de nuevo.
Afortunadamente, esta situación duró pocos días. Tanto los
propietarios del cuartel, (soldados, padres y abuelos) como
los nuevos “okupas” que nos incorporábamos, ya estábamos
algo pulidos por el siroco. También aquí la convivencia entre
compañeros fue de lo más fácil, ya teníamos casi tres meses
de antigüedad en el B.I.R. y todos lo sabemos: la veteranía es
un grado..., continuará...
Julio Muñoz
La Jura de Bandera fue un gran día para
nosotros, los reclutas, ya que ser soldado era
importante, tanto por el hecho en sí como el de haber
pasado una primera etapa. Ya quedaba menos Mili.
Ahora llegaba la sorpresa de los inmediatos destinos.
En cierto modo, este día fue algo triste. A todos nos tocó
separarnos de algunos amigos del B.I.R., ya que fuimos
destinados a distintos cuarteles.
104
105

similar documents