Descarga - Ipuc Sabanalarga Central

Report
Deut. 32.
32:1 "Prestad atención, oh cielos, y hablaré; escuche la tierra los dichos de
mi boca.
32:2 Goteará como lluvia mi enseñanza, destilará cual rocío mi palabra,
como lloviznas sobre el pasto, como aguaceros sobre la hierba.
32:3 Porque el nombre de Jehovah proclamaré. ¡Engrandeced a nuestro
Dios!
Job 11:4.
11:4 Tú dices: "Mi doctrina es pura, y yo soy limpio ante tus ojos."
Prov. 4:2
Pro 4:2 No abandonéis mi instrucción, porque yo os doy buena
enseñanza.
 Para tener un adecuado conocimiento y de esta manera
realizar una buena interpretación e introyección de la
doctrina, es necesario empezar por esclarecer y/o
definir qué es doctrina, a qué enseñanzas se les conoce
como tal y el por qué de la importancia que éstas sean
reproducidas fielmente.
 En este orden de ideas se cita la
definición descrita en el “Nuevo
Diccionario Bíblico Certeza” que define
la palabra como traducción del vocablo
del antiguo testamento legah, que
significa “lo que se recibe”. De igual
manera en el antiguo testamento al
cuerpo de enseñanza revelado se le
llama tora, que aparece 216 veces y que
se traduce como ley.
En el nuevo testamento se emplean dos
palabras para conceptuar la palabra
doctrina:
 DIDASKALIA: Significa tanto el acto, como el contenido de la
enseñanza. Se usa en relación con la enseñanza de los fariseos.
Aparte de una mención en la epístola a los Colosenses y otra en
Efesios, su uso se limita a las cartas pastorales de primera y
segunda a Timoteo, en las cuales tiene el mismo significado:
“Cuerpo y Contenido de la Enseñanza como Regla de Ortodoxia”.
 Sn Mt: 15:9
15:9 En vano me adoran; sus enseñanzas no son más que
reglas humanas.'*
 Sn Marc: 7:7
7:7 En vano me adoran; sus enseñanzas no son más que
reglas humanas.'
 DIDAJÉ: Aparece en un mayor número de partes del nuevo
testamento, de igual forma, significa acto o contenido de la
enseñanza, y se menciona en relación con la enseñanza de
Jesús, según el mismo afirma era divina.
 Sn. Mateo 7:16-17
7:16 Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de
los espinos, o higos de los cardos?
7:17 Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno,
pero el árbol malo da fruto malo.
 Sn Juan 7: 16-17
7:16 --Mi enseñanza no es mía --replicó Jesús-- sino del que
me envió.
7:17 El que esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios
reconocerá si mi enseñanza proviene de Dios o si yo hablo
por mi propia cuenta.
 De acuerdo a lo anterior es posible establecer, que conocer
y guardar la doctrina es una de las cualidades principales de
un ministro del evangelio, así lo enseñó el Señor Jesucristo;
cuando hablaba lo hacía basado en las escrituras
divinamente inspiradas por el Espíritu Santo, exponiendo
sus principios y enseñanzas.
 El evangelista San Mateo dice, que la gente se admiraba de
su doctrina porque les enseñaba como quien tiene
autoridad, y no como los escribas. El evangelista San
Marcos
 San Mateo 7:28-29
7:28 Cuando Jesús terminó de decir estas cosas, las
multitudes se asombraban de su enseñanza,
7:29 porque les enseñaba como quien tenía autoridad, y no
como los maestros de la ley.
 también destaca que Jesús les enseñaba en su doctrina,
lo cual quiere decir que él enseñaba siempre basado en
principios y leyes que revelaban la divina voluntad..
San Marcos 4:2
4:2 Entonces se puso a enseñarles muchas cosas por medio
de parábolas y, como parte de su instrucción, les dijo:
 Jesús es quien pone el ejemplo para que nosotros no
enseñemos conceptos propios, cuando dice a los judíos
“mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. El
que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la
doctrina es de Dios o si yo hablo por mi propia cuenta”.
San Juan 7:17
7:17 El que esté dispuesto a hacer la voluntad de
Dios reconocerá si mi enseñanza proviene de Dios
o si yo hablo por mi propia cuenta.
 Los apóstoles también destacan la importancia de
conocer y guardar la doctrina, por ejemplo, el apóstol
Pablo instruye a Timoteo en diferentes aspectos de la
doctrina:
 Sobre la enseñanza a la iglesia: “Si esto enseñas a
los hermanos serás buen ministro de Jesucristo,
nutrido con las palabras de fe y de buena doctrina que
has seguido”.
 1 Timoteo 4:6
4:6 Si enseñas estas cosas a los hermanos, serás un
buen servidor de Cristo Jesús, nutrido con las
verdades de la fe y de la buena enseñanza que paso a
paso has seguido.
 Cuidar La Doctrina: “Ten cuidado de ti mismo y de la
doctrina, persiste en ello pues haciendo esto te salvarás
a ti mismo y a los que te oyeren.”
1 Timoteo 4:16
4:16 Ten cuidado de tu conducta y de tu enseñanza.
Persevera en todo ello, porque así te salvarás a ti
mismo y a los que te escuchen.
 No permitir que otros enseñen diferente doctrina:
“Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a
Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen
diferente doctrina, ni presten atención a fábulas y
genealogías interminables, que acarrean disputas más bien
que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora.”
1 Timoteo 1: 3-4
1:3 Al partir para Macedonia, te encargué que permanecieras
en Éfeso y les ordenaras a algunos supuestos maestros que
dejen de enseñar doctrinas falsas
1:4
y de prestar atención a leyendas y genealogías
interminables. Esas cosas provocan controversias en vez de
llevar adelante la obra de Dios que es por la fe.
 Retener la palabra tal como ha sido enseñada:
“Retenedor de la palabra fiel tal como ha sido
enseñada, para que también puedas exhortar con sana
enseñanza y convencer los que contradicen”.
Tito 1:9
1:9 Debe apegarse a la palabra fiel, según la enseñanza
que recibió, de modo que también pueda exhortar a
otros con la sana doctrina y refutar a los que se
opongan.
 Desarrollar Una verdadera Vida Cristiana como
adorno de la doctrina: “Pero tu habla lo que está de
acuerdo con la sana doctrina no defraudando, sino
mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la
doctrina de Dios nuestro salvador”.
Tito 2: 1-10
2:1 Tú, en cambio, predica lo que va de acuerdo con la
sana doctrina.
2:2 A los ancianos, enséñales que sean moderados,
respetables, sensatos, e íntegros en la fe, en el amor y en
la constancia.
2:3 A las ancianas, enséñales que sean reverentes en su
conducta, y no calumniadoras ni adictas al mucho vino.
Deben enseñar lo bueno
2:4 y aconsejar a las jóvenes a amar a sus esposos y a sus hijos,
2:5 a ser sensatas y puras, cuidadosas del hogar, bondadosas
y sumisas a sus esposos, para que no se hable mal de la
palabra de Dios.
2:6 A los jóvenes, exhórtalos a ser sensatos.
2:7 Con tus buenas obras, dales tú mismo el ejemplo en
todo. Cuando enseñes, hazlo con integridad y seriedad,
2:8 y con un mensaje sano e intachable. Así se avergonzará
cualquiera que se oponga, pues no podrá decir nada malo
de nosotros.
2:9 Enseña a los esclavos a someterse en todo a sus amos, a
procurar agradarles y a no ser respondones.
2:10 No deben robarles sino demostrar que son dignos de
toda confianza, para que en todo hagan honor a la
enseñanza de Dios nuestro Salvador.
 El apóstol San Juan También advierte de las
consecuencias de los que se extravían de la
doctrina, y aconseja no recibir en casa al que viene
con otra doctrina, diciendo: “Cualquiera que se
extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no
tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de
Cristo, ese si tiene al padre y al hijo.
 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina no lo
recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido!”.
2 Juan 9-10
9 Todo el que se descarría y no permanece en la
enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que
permanece en la enseñanza* sí tiene al Padre y al Hijo.
10 Si alguien los visita y no lleva esta enseñanza, no lo
reciban en casa ni le den la bienvenida,
 En cuanto a la doctrina, se anuncia que vendrá tiempo
cuando no sufrirán la sana doctrina; ésta es una de las
señales de los últimos tiempos que afectará la iglesia; por lo
tanto, para contrarrestar una de las amenazas más
inminentes contra la iglesia, los ministros de Dios deben
asumir un serio y solemne compromiso delante del Señor
Jesucristo, de hacer una vehemente defensa de la sana
doctrina; como lo indica el apóstol San Pablo diciendo:
 “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo que
juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en
su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y
fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda
paciencia y doctrina.
 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana
doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se
amontonarán maestros conforme a sus propias
concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se
volverán a las fábulas.
 Pero tú sé sobrio en todo has obra de evangelista,
cumple tu ministerio”.
2 Timoteo 4: 1-5
1 En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir
en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te
doy este solemne encargo:
2 Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea
oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia,
sin dejar de enseñar.
3 Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana
doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se
rodearán de maestros que les digan las novelerías que
quieren oír.
4 Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos.
5 Tú, por el contrario, sé prudente en todas las
circunstancias, soporta los sufrimientos, dedícate a la
evangelización; cumple con los deberes de tu ministerio.
 De igual manera el apóstol San
Judas, condenando a los falsos
maestros de su tiempo que
intentaban introducir doctrinas
heréticas a la iglesia, tales como
que la salvación por gracia les
permitía pecar sin ser condenados,
y negaban la revelación apostólica
original de que Dios en Cristo es
nuestro único Dios y Señor, como
es expresado por el apóstol San
Judas:
 “Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros
acerca de nuestra común salvación me ha sido necesario
escribiros exhortando que contendáis ardientemente por la
fe que ha sido una vez dada a los santos (es decir, la
enseñanza o doctrina) porque algunos hombres han
entrado encubiertamente, los que de antes habían sido
destinados para esta condenación, hombres impíos que
convierten en libertinaje la gracia de Dios”.
Judas 3-4
3 Queridos hermanos, he deseado intensamente escribirles
acerca de la salvación que tenemos en común, y ahora
siento la necesidad de hacerlo para rogarles que sigan
luchando vigorosamente por la fe encomendada una vez
por todas a los santos.
4 El problema es que se han infiltrado entre ustedes ciertos
individuos que desde hace mucho tiempo han estado
señalados* para condenación. Son impíos que cambian en
libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan a Jesucristo,
nuestro único Soberano y Señor.
 Teniendo en cuenta lo expuesto, podemos hacer la
analogía de la doctrina con el atleta, en el que no sólo
es importante llegar primero, sino que éste lleve a la
meta el testimonio que ha recibido previamente del
anterior competidor; sin que éste caiga o sea dañado.
 En conclusión el Señor Jesucristo cabeza de esta
iglesia, y sus apóstoles se unen para resaltar la
importancia de la sana doctrina. De esta misma
manera el cuerpo ministerial debe tener claro que es la
doctrina su trasfondo teológico espiritual y su origen y
respaldo en las sagradas escrituras; ratificadas por los
apóstoles, profetas y el Señor Jesucristo mismo.
ORDEN TEOLÓGICO DE LA DOCTRINA DE LA
SALVACIÓN
 Aparte de otras doctrinas fundamentales como la
unicidad, la creación y demás atributos de Dios, es
necesario referirnos al proceso y elementos espirituales
que Dios ha accionado para la salvación del género
humano; cada uno de estos elementos o actos de Dios
se convierten en principios de los cuales se originan las
doctrinas o enseñanzas que conforman el plan de
salvación.
 Iniciando este plan con un primer paso: la gracia de
Dios, la cual es la doctrina madre o principal de la cual
parte el plan de salvación de Jesucristo, con una serie
de doctrinas consecutivas y simultáneas que son el
desarrollo del plan descrito.
LA GRACIA DE DIOS
 La gracia es el favor de Dios hacia la raza humana, se le llama también favor
inmerecido, debido a que ésta es fruto del amor y misericordia de Dios sin
exigir mérito alguno de parte del hombre.
San Juan 3:16
16 "Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo
el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.
Efesios 2:8-9.
8 Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de
ustedes, sino que es el regalo de Dios,
9 no por obras, para que nadie se jacte.
Tito 3:4-5
4 Pero cuando se manifestaron la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador,
5 él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia sino por su misericordia.
Nos salvó mediante el lavamiento de la regeneración y de la renovación por el
Espíritu Santo,
 La gracias es un don, un regalo, es misericordia y bondad sublime de Dios
manifestada por amor al hombre.
LA REDENCIÓN
 Entiéndase este término por rescate mediante un alto precio, la
expiación denota los medios por lo que se procura la salvación, es decir,
por el pago de un rescate. Nuestro Señor Jesucristo es el redentor por
excelencia, pues fue él quien pagó un alto precio, precio sin
precedentes a cambio de nuestro rescate; que no fue plata u oro sino su
sangre preciosa como cordero sin mancha y sin contaminación.
Durante el desarrollo de la redención suceden unos pasos en sí que son:
Sacrificio, Expiación, Propiciación.
1 Pedro 1:18-19
18 Como bien saben, ustedes fueron rescatados de la vida absurda que
heredaron de sus antepasados. El precio de su rescate no se pagó con
cosas perecederas, como el oro o la plata,
19 sino con la preciosa sangre de Cristo, como de un cordero sin mancha
y sin defecto.
Tito 2:5-6
5 a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a
sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.
6 Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes;
LA FE
 No
podemos encontrar una
definición tan completa como la
descrita por el escritor del libro de
los Hebreos: “es pues la fe la certeza
de lo que se espera y la convicción
de lo que no se ve”. Expone la
palabra de Dios: “creyó Abraham y
le fue contado por justicia”.
Romanos 4:3
3 Porque ¿qué dice la Escritura?
Creyó Abraham a Dios, y le fue
contado por justicia.
 Desde estas palabras entendemos que
Dios le habló a Abraham y éste le
respondió creyendo su mensaje, por lo
tanto fe es la respuesta positiva del
hombre a Dios, es el único medio por el
cual el hombre puede recibir la
justificación.
Romanos 3:24-25
24 siendo justificados gratuitamente por su
gracia, mediante la redención que es en
Cristo Jesús,
25 a quien Dios puso como propiciación por
medio de la fe en su sangre, para
manifestar su justicia, a causa de haber
pasado por alto, en su paciencia, los
pecados pasados,
Terminamos con dos elementos importantes de la fe: Aceptación de la obra de la
cruz, Permanencia en el plan de salvación.
ARREPENTIMIENTO
Arrepentimiento es el acto por medio del cual el pecador se vuelve a Dios con
dolor y tristeza por haberle ofendido, a su vez es un cambio de actitud, es
media vuelta dando la espalda al mundo y frente a Dios.[1] Elementos que
conforman el arrepentimiento: Dolor, Tristeza, Cambio de actitud, Volver a
Dios, Conversión.
1]
Isaías 1:16-19. ¡Lávense, límpiense! ¡Aparten de mi vista sus obras malvadas!
¡Dejen de hacer el mal! Isa
1:17 ¡Aprendan a hacer el bien! ¡Busquen la justicia y reprendan al opresor! ¡Aboguen
por el huérfano y defiendan a la viuda!
Isa 1:18 "Vengan, pongamos las cosas en claro dice el Señor.
¿Son sus pecados como escarlata? ¡Quedarán blancos como la nieve!
¿Son rojos como la púrpura? ¡Quedarán como la lana!
Isa 1:19 ¿Están ustedes dispuestos a obedecer?
¡Comerán lo mejor de la tierra!
55:6-8 Busquen al Señor mientras se deje encontrar, llámenlo mientras esté
cercano.
Isa 55:7 Que abandone el malvado su *camino, y el perverso sus pensamientos.
Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él
recibirá misericordia.
Isa 55:8 "Porque mis pensamientos no son los de ustedes,
ni sus caminos son los míos
afirma el Señor.
Hechos 3:19 Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y
vuélvanse a Dios,
BAUTISMO EN EL
NOMBRE DE JESUS
El bautismo es el acto de fe pública en la obra de Cristo en la cruz, es obediencia al mensaje
del Señor Jesucristo.[1] Igualmente la identificación del creyente con cristo en su muerte,
sepultura y resurrección.[2] Tales elementos son lo que se operan en el bautismo: Muerte,
Sepultura, Resurrección, Perdón, vestidura de Cristo.
[1]
Sn. Marcos 16:16 El que crea y sea bautizado será salvo, pero el que no crea será
condenado.
[2]
Romanos 6:3-8 ¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para
unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte?
Rom 6:4 Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a
fin de que, así como Cristo resucitó por el poder* del Padre, también nosotros
llevemos una vida nueva.
Rom 6:5 En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también
estaremos unidos con él en su resurrección.
Rom 6:6 Sabemos que lo que antes éramos* fue crucificado con él para que nuestro
cuerpo pecaminoso perdiera su poder,
de modo que ya no siguiéramos siendo
esclavos del pecado;
Rom 6:7 porque el que muere queda liberado del pecado.
Rom 6:8 Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, confiamos que también viviremos
con él.
Gálatas 3:27 porque todos los que han sido bautizados en Cristo se han revestido de
Cristo.
JUSTIFICACION
Es el acto por medio del cual Dios declara justo a todo aquel que ha depositado su
confianza en él, significa ser declarado inocente ante un juicio, en el caso que nos ocupa;
el juicio de Dios, es decir, el sentenciado a condenación por sus pecados, culpas y
rebeliones, es aceptado delante de Dios como inocente, como si nunca hubiese pecado,
no debido a sus méritos, sino por los de Cristo. Elementos que operan en la justificación:
Imputación, Perdón, Paz con Dios.
Tito: 3:3-5 En otro tiempo también nosotros éramos necios y desobedientes.
Estábamos descarriados y éramos esclavos de todo género de pasiones y placeres.
Vivíamos en la malicia y en la envidia. Éramos detestables y nos odiábamos unos a
otros.
Tit 3:4 Pero cuando se manifestaron la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador,
Tit 3:5 él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia sino por su misericordia.
Nos salvó mediante el lavamiento de la regeneración y de la renovación por el Espíritu
Santo,
Romanos 3:24-26 pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la
redención que Cristo Jesús efectuó.*
Rom 3:25 Dios lo ofreció como un sacrificio de expiación* que se recibe por la fe en
su sangre, para así demostrar su justicia. Anteriormente, en su paciencia, Dios
había pasado por alto los pecados;
Rom 3:26 pero en el tiempo presente ha ofrecido a Jesucristo para manifestar su
justicia. De este modo Dios es justo y, a la vez, el que justifica a los que tienen fe en
Jesús.
Romanos 5:1-2 En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe,
tenemos* paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.
Rom 5:2 También por medio de él, y mediante la fe, tenemos acceso a esta gracia en
la cual nos mantenemos firmes. Así que nos regocijamos en la esperanza de alcanzar
la gloria de Dios.
NUEVO NACIMIENTO
O REGENERACION
Es el cambio de naturaleza producido por el Espíritu Santo en el hombre, al que le
comunica una vida nueva; es importante diferenciar la regeneración de la
justificación, esta última cambia la situación del hombre ante Dios, es declarado
justo y no más considerado como pecador; la regeneración transforma sus ser
moral y espiritual
La primera es necesaria a causa de la culpabilidad, la segunda es a causa de la
corrupción. Elementos de la regeneración
Transformación, Santificación, Conversión.
o nuevo nacimiento: Renovación,
BAUTISMO DEL
ESPÍRITU SANTO
El bautismo del espíritu santo es una de las doctrinas mas maravillosas de la Biblia, dice la
palabra que es Dios morando en la vida del creyente, que a su ves se convierte en templo
de Dios, es una promesa para todo aquel que cree en el Señor, es la experiencia mas
sublime que puede experimentar el cristiano, es indispensable para llevar una vida
victoriosa.[1] Elementos Espirituales de esta doctrina: Sello, Guía, Poder, Dones.
[1]
Hechos 2:38-39 --Arrepiéntanse y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de
Jesucristo para perdón de sus pecados --les contestó Pedro--, y recibirán el don del
Espíritu Santo.
Hch 2:39 En efecto, la promesa es para ustedes, para sus hijos y para todos los
extranjeros,* es decir, para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios quiera
llamar.
Lucas 24:49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero
quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde
lo alto.
Rom 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,
los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
Rom 8:2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
CONVERSIÓN
El término conversión está ligado al arrepentimiento, en varias
referencias bíblicas aparecen como sinónimos; sin embargo
estudiando bien los texto que tratan bien el tema es posible
identificar una diferencia muy interesante que nos muestra que
son dos acciones de la obra del Espíritu Santo, operando unidas
para la salvación del ser humano, con un orden doctrinal el cual
es como sigue: inicialmente es el arrepentimiento, acto seguido
la conversión; lo primero quiere decir, el acto de volverse a
Dios; que puede suceder en un instante cuando el pecador por
acción del Espíritu Santo mediante la palabra es convencido de
su pecaminosidad y estado de perdición.
No obstante la conversión es dinámica, es un proceso que en forma progresiva desarrolla
la nueva vida en Cristo.
El apóstol Pablo hace referencia al proceso de la conversión cuando escribe a los efesios,
quienes ya eran creyentes por lo tanto arrepentidos, aun así el apóstol les dice: “en cuanto
a la pasada manera de vivir despojaos del viejo hombre que esta viciado conforme a los
deseos engañosos y renovaos en el espíritu de vuestra mente; y vestíos del nuevo hombre
creado según Dios en justicia y santidad de la verdad”[1].
[1]
Efesios 4:22-24 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre,
que está viciado conforme a los deseos engañosos,
Eph 4:23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,
Eph 4:24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la
verdad.
Observe estimado ministro las tres expresiones mas sobresalientes que son
conjugaciones verbales que denotan acciones y dinamismo, las cuales son: Despojarse,
renovarse y vestirse; todas se relacionan como un acto seguido al arrepentimiento que se
relacionan con la conversión, como lo expresa también el profeta Isaías “deje el impío
su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos y vuélvase a Jehová”.
Isaías 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y
vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será
amplio en perdonar.
De la misma manera lo escribe San Lucas en su segundo tratado, refiriéndose a los judíos
que habían rechazado al Señor Jesús, les dice: “Ahora hermanos se que por ignorancia lo
habéis hecho… Así que arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados y
vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio.”[1] Describimos aquí los elementos
espirituales que contiene la conversión: Despojarse del viejo hombre, renovarse en el
espíritu de la mente, vestirse del nuevo hombre, perfección de la santidad.
[1]
Hechos 3:19 Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros
pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio,
SANTIFICACIÓN:
Es importante tener muy claro el concepto de santificación para evitar caer en definiciones
erradas e infundadas que no podrán traerle provecho espiritual al creyente, hay que notar la
diferencia entre santidad y santificación. Según la revelación bíblica la santidad es:
Cualidad fundamental de Dios
Una virtud indispensable de todo verdadero creyente
Un atributo de ciertos lugares, objetos, días, fechas, acciones, etc.
El termino hebreo Kadosh, significa puro, física, ritual y, especialmente, moral y
espiritualmente. En cambio la santificación como todo lo anteriormente escrito hace
parte del proceso de la salvación, haciendo la comparación con el nacimiento y
desarrollo de la vida humana, con nuestra nueva vida en Cristo, tal como lo expresa el
apóstol San Pedro: “Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no
adulterada, para que por ella crezcáis para salvación”.[1]
[1]
1 pedro 2:2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada,
para que por ella crezcáis para salvación,
De igual manera el apóstol Pablo nos explica lo mismo cuando exhortaba a los corintios
sobre no entrar en yugo desigual con los incrédulos, les decía: Así que, amados, puesto que
tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu,
perfeccionado la santidad en el temor de Dios”, entiéndase en esta parte que la santidad es
cualidad y atributo de Dios, el cual se nos atribuye al apartarnos para él. Sin embargo este
estado de santidad debe ser perfeccionado continuamente a por el temor de Dios.
Esta dinámica es llevada acabo en la vida cristiana en lo que se denomina santificación,
con elementos espirituales: Crecimiento espiritual, desarrollo de la nueva personalidad e
imagen de Cristo. Estimado Ministro del Señor a través de esta enseñanza es mi deseo
que tengas un amplio conocimiento de la doctrina, para que puedas corregir al pueblo
con sana enseñanza, cuidarte a ti mismo y guardar la doctrina. De esta manera tu
aprovechamiento será manifiesto a todos y te salvaras a ti mismo y a los que te oyeren.
1 Timoteo 4:16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues
haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.
ESQUEMA DEL ORDEN DOCTRINAL
Además de estas doctrinas fundamentales es muy importante describir algunos pasos de la
doctrina del PLAN FINANCIERO DE DIOS.
Dios nos ha dejado en su palabra un sistema financiero. No olvidemos la recomendación
que nos da su palabra “procurando hacer las cosas honradamente no solo delante del Señor
sino también delante de los hombres” (2ª Corintios 8:21).
DEFINICIONES
Oikonomos: Que proviene de dos palabras que significan administrador de la casa. Y que
se traduciría como: administrador ecónomo, intendente, mayordomo, ministro.
Mysterión: Que se refiere a lo secreto. Misterio, religión. Cosas confiadas solo a los
“iniciados” y no al pueblo común. Son los secretos que rigen la relación de Dios con el
hombre.

similar documents