XX Capítulo General, un nuevo EMAÚS* EN EL CAMINO

Report
Conducidas por el Espíritu,
salimos hacia los hermanos
hermanas…
FRANCISCANAS MISIONERAS DE LA MADRE
DEL DIVINO PASTOR
XX Capítulo General
• Fecha:
3 al 25 de Julio / 2011
• Lugar:
Miraflores de la Sierra
• Participantes:
42 hermanas de distintos países
Hnas. capitulares en Miraflores de la Sierra
Aquel mismo día un grupo
de ellos
seguían su camino en busca de
un futuro común.
Como veían que ese camino les
llevaba a un futuro incierto,
hablaban entre ellos… Y
mientras lo hacían,
Jesús se les acercó y
caminaba con ellos.
Pero había algo que les impedía
ver y
entender lo que ocurría...
Y… dejamos que
resuene en nosotras
su Palabra
La necesidad de revestirnos de la
nueva espiritualidad que nos invita
a una transformación intelectual,
moral, religiosa, afectiva, espiritual
De qué se trata la novedad, a dónde nos lleva?:

Es una espiritualidad que nos cambia la mirada y el corazón, nos
da la capacidad de alabar, agradecer y bendecir ante el Misterio,
Dios Trino, que late en todo lo que existe.

Nos lleva a descubrir a Dios en la vida cotidiana.

Nos ayuda a comprender que, como mujeres, tenemos una palabra
que decir en la Iglesia y una misión que realizar en la humanidad:
ser signos de la ternura y de la compasión de Dios en medio del
mundo.
Tomar conciencia de que la F.P. es una
exigencia de fidelidad vocacional
Cuidar la formación humana, desde
nuestra identidad femenina

Queremos:
Ser comunidades significativas, que favorezcan el
acompañamiento del proceso comenzado en las E.I., integrando el
desafío y la exigencia de la inculturación.

Vivir como oportunidad de formación los cambios y nuevas
situaciones que se dan en el mundo y en nosotras.

Tener responsabilidad personal en la formación que recibimos que
sólo es auténtica cuando toca nuestro corazón y nos transforma.
Acoger, agradecer y acompañar
el don de la AMAM
en nuestra vida y misión
 Sentimos
la llamada a compartir la
Espiritualidad y Carisma con los laicos.
 Queremos
continuar la formación de
asesoras y animadores/as laicos.
 Necesitamos
espacios de encuentros para
fortalecer los vínculos entre hermanas y
laicos.
Misión compartida en todos los ámbitos…
Es necesario un único proyecto
de vida y misión para todas
Nos preguntamos ¿Qué tipo de relaciones para una
auténtica fraternidad universal?:

Concebir la Misión Compartida como un estilo de vida, de
relaciones y de realizar la misión, que potencia la identidad
y la pertenencia.

Estar como levadura en la masa, escuchando la voz de Dios
que nos llama a través de los gritos de los pobres y minorías
excluidas.

Compartir el camino realizado en la Pastoral Educativa,
descubriendo en ella un reto de nuestro tiempo en la
construcción de una sociedad más justa.
Aunar fuerzas en la reestructuración
en todos los niveles… Adaptar las
estructuras de gobierno a la realidad
y capacidad de riesgo para proponer
as prioridades congregacionales.

Valorar los caminos de reestructuración emprendidos:
unificación de la Península, regionalización en América
Latina.

Pensar el camino a hacer en África.

Reconocer una realidad congregacional con signos de
vitalidad y de reducción para la que necesitamos un
Gobierno expresión de un Instituto intercultural que
anime, dé participación, sea mediación del Carisma,
fortaleciendo la pertenencia y la comunión.

Aprovechar los medios tecnológicos para la comunicación y
la formación, animándonos también al trabajo en red con
otros organismos.
Priorizar la PJV, abriéndonos a
nuevas formas de animación
Sentimos que tenemos que
trabajar más con las familias
El tesoro que poseemos y nos hace
felices lo queremos compartir:

Viviendo con gozo la fraternidad como el mejor
testimonio y convocatoria.

Sintonizando con la cultura juvenil.

Escuchando y acompañando a los jóvenes en la
búsqueda de sentido, para dar una respuesta fiel
y generosa a la Iglesia y a la Sociedad
Comprometidas en el desarrollo de
la JPIC queremos responder a las
llamadas de la Iglesia y del mundo

Reconocer y agradecer a LADESOL la fuerza puesta al
servicio de los proyectos en favor de los más pobres,
creando conciencia de Justicia y Solidaridad

Continuar siendo fieles a la Propuesta Educativa que tiene
estos valores como eje transversal.

Valorar más, la riqueza de compartir la vida con
diferentes credos y culturas.

Sentir como tarea pendiente la creación de la Comisión de
JPIC.

Estamos poco sensibilizadas e involucradas en este tema,
especialmente con el mundo del dolor, la marginación, las
nuevas pobrezas, el cuidado del medio ambiente.
Y entró con ellos! Porque Él siempre
se queda cuando se lo pedimos…
Estos temas nos preocupan
porque queremos responder
al Espíritu y a los signos
de los tiempos, por eso
necesitamos dialogar,
aclararnos, buscar, orar
juntas, discernir…
“Jesús se fue a la casa con ellos.
Cuando se sentaron a comer,
Jesús tomó el pan, dio gracias a Dios,
lo partió y se lo dio a ellos.
Entonces los dos discípulos pudieron
reconocerlo”.
(Lc.24, 30-31)
Se trata de acoger la invitación a vivir una
Espiritualidad transformadora, que enraizada
en la Palabra de Dios, el Carisma de María Ana,
que bebió de las fuentes franciscanas,
dialogue con el mundo de hoy y se abra a sus
búsquedas, sus dudas y certezas, su sed de
humanización y trascendencia, asumiendo
corresponsablemente con tantos hombres y
mujeres de nuestro tiempo, el cuidado de la
VIDA en todas sus manifestaciones.
“No es verdad que cuando Él nos hablaba en
el camino, sentíamos arder nuestro corazón?
(Lc24,32)

“Lo más importante en un Capítulo es la actitud de
discernimiento para que el Espíritu ilumine y guíe los
trabajos capitulares y sólo ello asegurará frutos abundantes a una Asamblea como la que vosotras hoy iniciáis
¡que el Espíritu ilumine vuestro camino!”
(José Rodríguez Carballo. Ministro General OFM)

“Nos gustaría que se incorporase nuestro sentir y nuestra voz
en la vida de nuestro Instituto, para discernir y crear futuro:
JUNTAS”
“Ser hermanas, hermanas del norte y del sur del mundo,
apasionadas por Jesús y las personas… algo nuevo está
naciendo…”
“Nuestra razón de ser Hermanas reside en Dios, El es quién nos
inspira el proyecto del Reino, quien nos anima a no cerrarnos a
nosotras mismas y quien nos da fuerzas para compartir el Amor
que recibimos. Todas somos importantes y valiosas.”
(Nuestras hermanas jóvenes)

“No tengáis miedo! Confiad en los laicos, nosotros
también somos hijas e hijos de María Ana.
La escasez de vocaciones religiosas no va a debilitar
el carisma de María Ana ni su continuidad ¡aquí estamos
nosotros identificados y comprometidos con ello!”
(Nuestros Hermanos educadores/as)

“Somos familia de María Ana desde nuestra vocación de
laicos. Nacimos al lado de las Hermanas… llevamos doce
años de camino, e iniciamos un tiempo de consolidación”.
“Seguiremos poniendo, piedra sobre piedra, se nos caerán
a veces, se torcerán un poco, pero todas irán haciendo la
construcción que sirva a nuestra Familia Carismática”.
(Asociación María Ana Mogas)
 “Hacerse
eco de los que sufren, es la
expresión más hermosa para definir qué es y
por dónde vivir hoy la solidaridad, el mismo
valor que asumieron Francisco y María Ana”.
“No perdamos el Norte…todos necesitamos
un poco de Sur”
(Hermana responsable de LADESOL)

“No estáis solas, ¡ánimo! Os acompañamos, oramos e
imploramos la asistencia del Espíritu. Confiamos en
vosotras y juntas vamos a construir el mañana con
esperanza, renovado entusiasmo y frescura”
“Estamos en profunda comunión con vosotras y pedimos
a Dios para que os dejeis conducir por el Espíritu, para
que en este Capítulo se realice el Proyecto del Padre”
“Apostamos por un estilo de vida más evangélico, más
auténtico, y si es posible más audaz y profético, en
búsqueda de nuevos iconos, de nuevas maneras de narrar,
de contrarrestar, desde espacios marcados por la belleza
de la oración, esta mentalidad consumista que quiera
hacer de la vida consagrada una vida útil y secuestrar en
ella la belleza que la acompaña”.
(Mensaje de las hermanas de las comunidades)

“La presencia de hermanas, de los tres continentes
en el Capítulo nos recuerdan el desafío de la interculturalidad”.

“La búsqueda conjunta nos abre al reconocimiento de un vasto
campo de misión donde estamos presentes”.

“El desafío pendiente de crear la Comisión de Justicia, Paz e
Integridad de la Creación”.

“Las lecturas de la Memorias que trasmitieron mucha vida y la
constatación que el Carisma y Espiritualidad se sigue
expandiendo en la Iglesia como don de Dios, dando respuesta a
las necesidades del ser humano en este tiempo”.

“Las celebraciones que hemos compartido desde distintos estilos
y sensibilidades nos han enriquecido”.
(Nuestras propias voces en el Capítulo)
Y… para el regreso:
I
Salimos al encuentro de los
hermanos y hermanas…
II
Nuestras prioridades
III
Líneas de Vida y Misión
desde el Capítulo
Conclusión
Y… para el regreso
I
Salimos al encuentro de los
hermanos y hermanas…
Partimos en primer lugar de una constatación:
percibimos en los hombres y mujeres de nuestro
tiempo una forma nueva de sentir, vivir y convivir, de
valorar, de creer y de esperar.
Descubrimos en sus búsquedas de sentido, sed
de trascendencia, nuevas formas de relacionarse con
Dios, con los otros, y con el mundo, también nuevas
solidaridades se entretejen en el trabajo por la paz, la
justicia, el cuidado de la creación, liderados por
grupos y /u organismos de distinto signo político,
religioso, cultural, étnico.
También percibimos el vértigo y la
aceleración en el ritmo de vida, la falta de
proyectos, la fragmentación, la inmediatez del
presente, el individualismo, el sincretismo
religioso, los fundamentalismos, la indiferencia
religiosa, junto a la exclusión, la marginación,
la soledad y la muerte de millares de personas
en el mundo entero por hambre, enfermedad,
pobrezas de todo tipo.
En un mundo migrante, tan plural,
y diversificado todo lo inter cobra valor, y hablamos de:
dimensión interplanetaria,
 comunidades interculturales,
 proyectos inter-congregacionales,
 diálogo interreligioso,
 encuentros inter-generacionales…

Entre nosotras, hablamos de reestructuración,
unificación, regionalización, Misión Compartida
Nuevas categorías emergen configurando el
nuevo paradigma del mundo en cambio:
 género,
 biodiversidad,
 ecología,
 medios de comunicación,
 nuevas tecnologías
,…las ciencias…la economía…la política todo es
repensado en busca de nuevos horizontes…
Las instituciones experimentamos la crisis
en la fragilidad de nuestras personas y las estructuras
pero, también podemos percibir las nuevas posibilidades
y oportunidades que este tiempo alumbra:
 Estilos
de vida comunitaria más humanos, más
femeninos, más acogedores, espacios donde se
perciba nuestra dimensión contemplativa.
 Una
profunda relectura de las raíces carismáticas y
un acoger el legado de nuestra M. Fundadora.
 Vivencia
profética del Evangelio en las distintas
realidades donde estamos presentes como Instituto.
II Nuestras prioridades
“Quién me diera entrar en el
interior de tu Corazón”.
“Cultiven la vida interior y
mantengan la paz y la caridad”
(Beata María Ana Mogas)
(M. Concepción Dolcet)
“La espiritualidad es aquello que produce en el ser humano una TRANSFORMACIÓN
INTERIOR«. Necesitamos unificar la existencia abriéndonos al Misterio para transformarnos
desde adentro.
Se trata también, de hacer EXPERIENCIA DE ENCUENTRO CON DIOS en la espesura de la
historia, entendiendo la historia no como el lugar al que vamos “desde Dios”, sino en el
que le reconocemos, le recibimos, se nos regala.
Es la llamada urgente a vivir la experiencia y la aventura personal y comunitaria de la fe.
Cuando oramos nos abrimos al AMOR. Esta experiencia fundante, nos cambia el corazón,
agudiza nuestra consciencia.
Por ello enraizamos nuestra vida en una experiencia de Dios que nos configura y centra
nuestras capacidades, y nuestro amor en El, que es Todo Bien, Sumo Bien.
Es la fuerza del Espíritu quien puede transformarnos en discípulas audaces y compasivas,
capaces de dialogar con la sociedad actual, compartiendo los valores que nos identifican:
la paz, la justicia, la gratuidad y la sencillez, la belleza, el perdón y la alegría.
“Señor, me enseñaste a creer bien,
enséñame también a obrar bien”.
(Beata María Ana Mogas)
Vivir nuestra vocación nos exige una formación integral y
continua que nos capacite para dar una respuesta evangélica a los
desafíos de nuestro tiempo. Dicen nuestros documentos que la llamada de Jesús
a su seguimiento está unida a la exigencia de una preparación que ayude a cada
hermana a dar una respuesta libre y generosa en cada momento y que “la
vitalidad del Instituto y su adecuada renovación depende principalmente de la
acertada y permanente formación que se dé a sus miembros en los diversos
periodos”.
Este deseo creciente “de fidelidad a nuestra vocación de consagradas
para la misión evangelizadora de la Iglesia” es el que nos anima, teniendo como
referente el P.G.F, a seguir decididamente como grupo institucional en un
proceso continuo de formación, que nos lleve a encarnar el carisma con
expresiones actuales capaces de sintonizar con los hombres y mujeres de hoy…
(Cf.PGF Nº 12)
“Loado seas, mi Señor, con
todas tus criaturas”
“A los pobres no les
hagáis esperar”
(Beata María Ana Mogas)
(San Francisco de Asís)
La Justicia, Paz e Integridad de la Creación nace de una
espiritualidad centrada en el Proyecto de Dios para toda la
creación. Afecta a nuestra forma de vida, a lo que hacemos y a
cómo respondemos a los retos de nuestro mundo desde un
compromiso social para transformar la realidad. La
fundamentación la encontramos en la Palabra, Lucas 4, 18-19:
“El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha
ungido para anunciar la buena noticia a los pobres;
me ha enviado a proclamar el año de gracia del
Señor”.
Nuestros documentos refuerzan este compromiso: (C.5,
38, 90, 92; PGF 11; C.G. XVII, XVIII y XIX).
“Encontré el corazón de mi Rey, de mi Hermano, de mi dulce
Amigo Jesús. ¿Qué más puedo apetecer en el cielo ni buscar en
la tierra?”
“Y florecerá el vergel de la Divina Pastora…”
(Beata María Ana Mogas)
Nos entusiasma que los jóvenes lleguen a descubrir la vida nueva
que el Señor les regala, pero encontramos dificultades para conocerles y
descubrir cuáles son las claves de sentido que laten en su interior.
Consideramos urgente:
 Ir a su encuentro,
Descubrir espacios de acercamiento y solidaridad,
Invitarles a abrirse al Dios de Jesús,
Favorecer procesos de personalización de la fe.
Consideramos también que, cada una de nosotras, somos
llamadas a compartir el don recibido, la llamada al seguimiento de Jesús,
según el carisma de María Ana y la espiritualidad de Francisco de Asís, y a
vivir cada día en dinámica vocacional.
“Ha muerto una santa, ha muerto la
madre de los pobres”
(Testimonio del pueblo de Fuencarral)
“Los pueblos nos llaman, los
pueblos nos piden fundaciones”…
(M. Concepción Dolcet)
María Ana Mogas movida por el amor a los hermanos
descubre a los más necesitados de su tiempo y ve en la educación
de niños y jóvenes, en la promoción de la mujer, y en la apertura
a nuevas carencias la forma concreta de encarnar con estilo
franciscano el seguimiento de Jesús.
Hoy nosotras en Misión Compartida con los laicos y
asociados, continuamos la tarea en otras muchas presencias con
características propias que explicitan nuestro Carisma y
Espiritualidad en la Iglesia.(Cfr. C8 y E 1875 art.1)
1.
Queremos ser mujeres orantes y
contemplativas, que desde la escucha de la
Palabra y el encuentro personal con Cristo, nos
situamos ante la realidad con mirada limpia,
descubriendo a Dios en nuestra propia vida, en
las hermanas y hermanos y en el mundo actual.
2.- Profundizamos en la espiritualidad de “ojos abiertos”, que
ve el mundo como es y lo ama Dios; escuchamos los gritos de
la sociedad en la que vivimos, y con una actitud crítica,
participamos en ella, optando por los preferidos de Jesús, de
Francisco y de María Ana.
3.- Impulsamos una reflexión en el Instituto, que nos lleve desde
la relectura de nuestras fuentes carismáticas a entrar en
diálogo con el mundo.
4.- Desde una espiritualidad
humanizadora, educamos nuestro
corazón de mujeres en continuo
camino de conversión, cultivando
como hermanas, relaciones de
cercanía y cuidado mutuo para ser
signos de la ternura y de la
compasión de Dios con la humanidad.
5.- Actualizamos nuestra formación
bíblica, ecuménica, teológica,
espiritual para crecer en hondura
y calidad de vida evangélica.
1. Dinamizamos las líneas comunes del P.G.F
para su realización de forma coordinada a
nivel general, teniendo en cuenta
aspectos a potenciar y otros a incluir
dada la realidad de las hermanas y el
desafío del cambio de época que vivimos
2.Impulsamos una formación que promueva el
desarrollo de la persona en su totalidad,
como libertad responsable en el propio
crecimiento como persona en relación, que
vive en proceso y teniendo la fe como eje
integrador. Acompañando el proceso de
seguimiento radical de Cristo.
3. Promovemos la formación y acompañamiento de
formadoras y animadoras de comunidades que favorezca
el ejercicio de su servicio.
4. Cuidamos la formación de las etapas
iniciales prestando mayor atención, en
este momento al juniorado, y su
acompañamiento.
5. Potenciamos modos de encuentro y
vinculación entre las hermanas jóvenes
de votos perpetuos y las hermanas en la
etapa de juniorado que ayuden a
fortalecer la identidad vocacional,
sentido de pertenencia y crecimiento de
la dimensión misionera de nuestra vida.
6. Impulsamos una formación permanente, como
proceso integral y continuo de crecimiento, de
manera que nuestras comunidades sean ámbitos de
acogida y referencia para las jóvenes.
7.- Cuidamos los procesos de
inculturación que nos ayuden a vivir en
comunidades multiculturales y a
acompañar a las nuevas generaciones.
6.
8.- Respondemos mediante las acciones
contempladas en el P.G.F a las
necesidades de las hermanas jubiladas
facilitando, orientando y acompañando su
inserción en nuevas tareas apostólicas,
ofreciendo formación específica para ello.
9. Promovemos encuentros de hermanas y laicos
que puedan aportar desde una reflexión teológica
actualizada, pistas que nos orienten y ayuden a
encarnar nuestra espiritualidad en las nuevas
realidades de la historia.
10. Propiciamos y animamos
la participación en diversas
instancias de formación,
abriéndonos a programas
intercongregacionales.
1. Damos prioridad real a la PJV.
Buscamos nuevas formas de animación
vocacional, nos comprometamos en el
acompañamiento personal y grupal y
privilegiamos posibilidades concretas
de experiencias de encuentro con Dios:

en fraternidad,

en el voluntariado misionero

en otros campos de solidaridad.
Esta opción conlleva cultivar la sintonía con la cultura
juvenil.
2. Ayudamos a los jóvenes a descubrir su vocación en la Iglesia.
Hacemos la propuesta explícita de FMMDP o de AMAM a
quienes se sienten en sintonía con nuestro carisma.
4. Elaboramos el Plan de PJV para África
y lo impulsamos en donde ya existe
diseñando itinerarios de formación y
acompañamiento desde nuestra
espiritualidad.
5.
Propiciamos una reflexión en las
comunidades sobre la PJV desde
las nuevas claves teológicas y las
actuales formas de evangelización.
6. Adecuamos programas de pastoral
vocacional a cada edad.
1. Revitalizamos en nosotras el sentido de misión,
clave para entender nuestra vida de FMMDP, a
través de la vivencia de la fraternidad,
sintiéndonos evangelizadas para poder anunciar
el Evangelio en cualquier situación, edad o
lugar.
2. Animamos la vida y
misión del Instituto
desde una formación
en MC y JPIC
teniendo en cuenta
el camino recorrido.
3. Hacemos una propuesta clara para compartir nuestro
Carisma y Espiritualidad a quienes se relacionan con
nosotras en cualquier ámbito,
favoreciendo la formación
de grupos o comunidades
cristianas de referencia.
4. Propiciamos espacios y
tiempos de formación
conjunta para hermanas,
laicos y asociados que
compartimos distintos
campos de evangelización.
5. Seguimos impulsando
la educación evangelizadora
de los Centros Educativos
del Instituto,
y en otros ámbitos educativos,
no solo como una herencia recibida
Sino como un reto de nuestro tiempo,
desde nuestra espiritualidad
y carisma, colaborando así
en la construcción
de una sociedad más justa
solidaria y fraterna.
6. Promovemos la integración en proyectos de
misión con otras congregaciones y/o entidades
implicadas en la tarea evangelizadora, pastoral
y en proyectos sociales a favor de los más
pobres.
7.Animamos, desde un Proyecto común de Misión,
a las hermanas que trabajamos en diversos
campos: educación, pastoral de la salud, social,
parroquial, rural, penitenciaria, hogares de
niños, residencias de ancianos.
8. Acompañamos a las hermanas y laicos que trabajan en
lugares de frontera, en inserción, en medios populares
apoyando y valorando sus iniciativas a favor de la vida, la
justicia y la dignidad de todos.
1. Promovemos la cultura de la JPIC como eje transversal de
nuestra vida y misión participando activamente en la sociedad
en la que vivimos.
2.Creamos la Delegación General de Justicia, Paz e Integridad de
la Creación que anime esta espiritualidad interrelacionándose
con las demás delegaciones y equipos.
3.Posibilitamos una formación, desde nuestra propia
identidad, que nos ayude a hacer una lectura
creyente de la realidad para dar una respuesta
evangélica a los desafíos de nuestro tiempo en
nuestras comunidades y presencias de misión.
4.Impulsamos acciones y gestos solidarios en nuestras
obras y nos implicarnos en proyectos
intercongregacionales y de otros organismos
comprometidos en el desarrollo de la Justicia, Paz,
e Integridad de la Creación .
5. Priorizamos las relaciones humanas y evangélicas
que promuevan el respeto a la dignidad de la
persona, la convivencia y el diálogo.
6. Estudiamos la forma de participar
en un proyecto intercongregacional
o eclesial en un país en vías
de desarrollo implicando
al Voluntariado Misionero
y a la Asociación
“María Ana Mogas”
7. Contamos con la
Fundación LADESOL
para continuar promoviendo la cultura
de la vida a través de
proyectos que den
respuesta a las
diferentes situaciones
en nuestro entorno:




violencia,
desnutrición,
emigrantes,
otras pobrezas...
El servicio de animación y gobierno
tiene la función de
ANIMAR…,
ACOMPAÑAR… y
GOBERNAR…
la vida y misión del Instituto, teniendo
presente los siguientes principios:
autoridad como servicio,
búsqueda de la voluntad del Padre,
subsidiariedad, participación y corresponsabilidad,
autonomía desde la relación de ayuda
con sentido de comunión… (Cfr. C 160-164)
La
nueva configuración de las áreas de
animación y estructuras organizativas del
Instituto:
La unificación de las Provincias de la
Península
La regionalización de las Provincias de
América Latina
El camino que han de hacer las hermanas en
África.
La reflexión realizada sobre la vida y misión
del Instituto…
…han planteado la necesidad de revisar las
estructuras de animación de la Vida y Misión.
Estilo de gobierno participativo






Que se informa y conoce la realidad del Instituto, descubre los
nuevos desafíos, y discierne por “donde el Buen Pastor nos
conduce”.
Que en fidelidad creativa impulse la vida y misión de nuestra
familia carismática, hermanas y laicos, don para la Iglesia.
Que entiende la Vida y Misión como un estilo en Misión
Compartida y compromiso con la JPIC, en mutua implicación y
sentido vocacional.
Que cuida la presencia necesaria y significativa en todos los
lugares y ámbitos donde está presente el Instituto.
Que aprovecha las instancias contempladas en nuestros
documentos: visitas canónicas, encuentros regionales de
formación, Asambleas Provinciales, formadoras, hermanas
jóvenes, jubiladas etc., para fortalecer la pertenencia, la
unidad y comunión institucional.
Que utiliza los medios actuales para la comunicación y la
favorece a todos los niveles.
Conferencia de Superioras Mayores

Que se realice dos o tres veces en el sexenio, cada vez en un
continente/país.

Que su visita sea al mismo tiempo oportunidad de animación para las
hermanas y asociados de la zona.

El Gobierno General promueva una mayor participación en estas reuniones,
incorporando a los Gobiernos Provinciales u otras hermanas, delegadas de
áreas de animación.
Reuniones del Gobierno General con Gobiernos Provinciales

Que promueva estas reuniones, la reflexión, la formación y el discernimiento
desde la comunión, con la periodicidad que se requiera, por Regiones y
Provincias.

El Gobierno General puede favorecer la participación de hermanas delegadas
de áreas de animación, en estas reuniones.
Delegadas Generales
 El Gobierno General, teniendo como eco el espíritu que ha
movido el XX Capítulo General en cuanto a la organización
de las áreas de animación para la vida y misión del Instituto,
discierna su concreción según las posibilidades.
Delegada General de Formación
 Anima la Formación en E.I. y Formación Permanente, con un
equipo integrado por hermanas de los diferentes
Continentes. Que sea Consejera General, en la medida de lo
posible
Delegada General de Pastoral Juvenil Vocacional
 Anima e impulsa la PJV, con un Equipo.
Delegada General para la Misión
 Es la animadora y coordinadora de la Misión del Instituto en
todos sus ámbitos. Además sensibiliza e impulsa nuevas
formas de realizar la misión, respondiendo a los desafíos de
la realidad.
Delegada General para la Pastoral Educativa
 Anima y coordina la Pastoral Educativa en comunión y coordinación con la
Delegada General de Misión.
Delegada General de JPIC
 Impulsa la JPIC en la vida y misión del Instituto, con un Equipo
 Puede impulsar y animar la Pastoral de la Salud, la Pastoral Social
(residencias ancianos, hogares de niños, voluntariados, otros…), y la
Pastoral rural y parroquial, en comunión y coordinación con la Delegada
General de Misión.
Administradora General
 Realiza su misión en coordinación con las Administradoras Provinciales y
asesorada por personas expertas.
Sobre la coordinación de las Delegaciones
 Las Delegadas de Misión y de JPIC se interrelacionan con la Delegada
General de Formación.
 El Gobierno General debería reunirse con la frecuencia necesaria con las
Delegadas Generales que no son Consejeras, a fin de animar y orientar
los distintos ámbitos de vida y misión.
Hemos hablado de:
NOVEDAD como invitación a romper las inercias…
 DIÁLOGO como invitación a construir sobre nuestras
diferencias…
 PARTICIPACION como invitación a revisar nuestras formas
de animación…
 INTERNACIONALIDAD o INTERCULTURALIDAD como
invitación a la globalización de la fraternidad más allá de
todas las fronteras…
 ESPIRITUALIDAD como invitación a ser “contemplativas en
la acción”, como María Ana…
 JUSTICIA, PAZ E INTEGRIDAD DE LA CREACIÓN como una
invitación a que estos Valores sean vividos como algo
natural en nuestra vida, como parte integrante de nuestra
espiritualidad, si queremos que ésta sea verdadero
alimento de nuestra vida y misión…

Y después de todo esto que hemos hablado:

Crecer en un camino místico, en un camino de identificación con
Cristo, es tarea para realizar paso a paso, y etapa a etapa.
Podemos preguntarnos:¿ Qué tiempo dedico al cultivo de mi
interioridad? ¿Qué importancia damos a la espiritualidad en
nuestra vida?.

Hacer todo lo posible para seguir avanzando en el camino de
poner al Instituto, prioritaria y visiblemente, al servicio de los
más necesitados, cualquiera que sea el rostro de esa pobreza. En
nuestras obras actuales, en obras nuevas… hacer todo lo
posible. ¿Qué haríamos si no tuviéramos miedo? Esa es,
probablemente, una buena pregunta para hacer todo lo posible.

Mujeres proféticas en la evangelización y en la defensa de
los derechos de los hermanos y hermanas

Me parece que hay dos aspectos muy vinculados a estas
opciones de futuro. Ojalá se nos pudiera reconocer en el
futuro como mujeres proféticas en la evangelización de
los niños, los adolescentes y los jóvenes, de los pobres y
marginados. Y yo añadiría también: Hermanas de verdad y
comprometidas con la defensa de los derechos de los
hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Ojalá que dentro de seis años,
cuando miremos hacia atrás,
podamos decir que el Instituto
ha dado pasos muy significativos
en esta dirección.

Tenemos el zurrón al hombro y el cayado en la mano, se
abre ante nosotras un ilusionante proyecto de futuro que
arranca desde nuestras raíces más profundas,
un camino hacia los hermanas. y hermanos…
un camino hacia Jerusalén, en el lenguaje de “Emaús”.
Hemos
crecido en conciencia de participación, de circularidad
y de capacidad para tomar decisiones a través de consenso.
Hemos manifestado mayor interés por conocernos y nos
hemos dejado afectar por la realidad de las otras Provincias.
Hemos logrado mayor conocimiento de la vida y misión de las
otras Provincias..
Hemos avanzado en sentido de Provincia Unica (hechos)
Hemos crecido en comunión y sentido de pertenencia, lo cual
nos ha permitido avanzar en la capacidad de sentir y actuar
como cuerpo congregacional.
Hemos logrado una nueva manera de concebir nuestra
presencia como vida consagrada, favoreciendo así la vitalidad
del carisma al servicio del Reino
Es necesario un Proyecto
común realizado por todas las
hermanas
y comunidades de manera que
todas participemos, y podamos
reconocernos en el Proyecto.

similar documents