Presentación de PowerPoint

Report
Santificación
Renovación
Poder
-Conectados con Dios-
Introducción
¿21 Días?
Destruyendo fortalezas a través del Ayuno
"Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas de
fuentes y de manantiales que brotan en vegas y montes; tierra de trigo y cebada, de vides,
higueras y granados, tierra de olivos, de aceite y de miel, tierra en la cual no comerás el pan
con escasez, ni te faltará nada en ella; tierra cuyas piedras son hierro y de cuyos montes
sacarás cobre. Y comerás y te saciarás y bendecirás a Jehová tu Dios por la buena tierra
que te habrá dado" (Deuteronomio 8:7-10)
El ayuno de Daniel ¿Qué comeré?
Consiste en ingerir sólo vegetales, jugos de fruta fresca (no enlatada, ni en caja) y mucha
agua como única fuente de alimentación durante estos días de ayuno. También puedes
incluir ensalada de frutas.
Algunas ideas: Verduras en general, lechuga, tomate, rabanitos, garbanzos, espinaca,
zanahorias, etc.
Frutas como mango, melón, frutos secos, etc.
También se puede incluir papas asadas o hervidas, miel, azúcar morena.
Cabe resaltar que la Biblia no menciona las frutas ni las verduras específicamente, sino
simplemente indica que Daniel y sus compañeros pidieron comer solo Legumbres y Agua, no
pretendemos ser legalistas en este sentido, el ayuno y lo que cada persona coma durante el
mismo realmente es una cuestión personal e indicación de Dios en nuestras vidas; las
legumbres en esa época eran algo así como "granos" es decir lo que ahora conocemos por
lentejas, garbanzos, menestras en general, y agua pura.
Actualmente el tipo de ayuno para nuestro ritmo de vida actual es más recomendable del tipo
de verduras, frutas, agua y jugos. Pero siempre orar antes de hacer un ayuno y pedir la
dirección de nuestro Padre Celestial, estamos aquí para ayudarte y apoyarte en todo lo que
necesitas, escríbenos!
¿Qué no debo comer?
En estos 21 días no se deberá comer arroz, guisos, carnes (cualquier tipo de carne res,
pescado o pollo), huevos y productos lácteos, pastas en general, aderezos, dulces
(chocolates, papitas, doritos, etc.)
Algo importante nada condimentado, enlatado, aderezos muy fuertes, ya que su estómago
se estará acostumbrando a su nueva dieta (ver limpieza del organismo).
www.iglesiadelafamilia.com
Introducción
¿Qué resultados obtendré?
Adicionalmente de los resultados espirituales, tu cuerpo se va a sentir muy bien y te va a
agradecer la nueva alimentación, podrás generar un nuevo hábito alimenticio para tu vida,
comiendo más sano, en general. De todos modos te estaremos brindando un material de
anexo sobre la dieta para el ayuno de Daniel.
¿Si no puedo ayunar, por trabajo u otro motivo?
No te preocupes, si tu estilo de vida, trabajo, o estudios, salud o cualquier otro motivo no te
permite hacer este ayuno en su totalidad pídele a Dios que te guie ya que hay muchas
formas de tener este Tiempo especial con Dios, por ejemplo:
Lo más importante es ORAR Y LEER LA PALABRA... consagrar todos tus tiempos libres en
este tiempo para buscar el rostro de Dios.
Puedes ayunar solo los fines de semana (dejando una comida o dos, o hacer ayuno total,
dependiendo lo que sientas en tu corazón, lo que te indique Dios y lo que tu cuerpo te
permita).
¿Qué tal ayunar un mal hábito?
Sacrificar tu novela favorita, o quizá el tiempo que ves televisión; dejar la coca-cola, salir con
los amigos; cualquier cosa que no te edifique al 100% puede ser "sacrificada" en este tiempo
¿no lo crees así? Haz la prueba. Está científicamente comprobado que para generar un
nuevo hábito, el ser humano requiere 21 días para acostumbrarse y generarlo como "hábito"
o "costumbre" ¿casualidad o designio de Dios?
Iniciando el Ayuno
Es nuestra oración que a través de estos 21 días tu pasión por Dios y Su Palabra sean
renovados, restaurados, aumentados, incrementados. También es nuestro anhelo que
desarrolles un hambre más grande por Su Presencia, incluso mucho más que en años, días,
meses anteriores al ayuno iniciado hoy.
Tres cosas importantes que pensar:
1. Leer la Biblia Diariamente
2. Leer en Oración y
3. Leer expectante a oír la voz de Dios
Te animamos a que lea los pasajes, haga sus devocionales.
www.iglesiadelafamilia.com
Introducción
Meditación para Iniciar el Año
El hoy es hoy, el ayer ya acabó, ya fue! Todo un año ha pasado desde que hiciste tus metas
y resoluciones para el 2014 ¿Ahora como te sentís? ¿Has cumplido algo de lo que querías
hacer el año pasado?. Dios quiere llevarte a un nuevo nivel en tu vida.
Se viene el 2015 para alcanzar nuevas metas, escalar montañas y conquistar nuevas tierras.
Sobrenaturalidad y cumplimiento de su Palabra.
Ahora te dejo algunas preguntas para que puedas reflexionar sobre los pasados 365 días, y
las utilices para embarcarte en este nuevo año en oración, ayuno, planes, deseos y anhelos.
Recuerden, una “meta sin un plan es solo un sueño”, así que a trabajar. Siéntate en un lugar
tranquilo a meditar, trabajar y responder a estas preguntas:
En el 2014
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
¿Cuál fue el mejor momento de tu vida?
¿Cuál fue la situación más desafiante que te pasó?
¿Cuál fue tu alegría más inesperada?
¿Cuál fue el obstáculo o tristeza más inesperada?
Escoge tres palabras que describan el 2014 para vos.
¿Cuál ha sido el mejor libro que leíste este año? (La mejor respuesta es La biblia, pero se
sincero contigo mismo)
¿Con quién valoras más tu relación este año? O que relaciones has creado este año que
valores grandemente.
¿Cuál ha sido tu cambio personal más grande este año?
¿De qué manera has crecido emocionalmente?
¿De qué manera has crecido espiritualmente?
¿En qué forma has crecido en tus relaciones interpersonales?
¿Qué es lo que más disfrutaste de tu trabajo? (en tu trabajo y en tu casa)
¿Cuál fue la parte más desafiante de tu trabajo? (en tu trabajo y en tu casa)
¿Cuál fue la más grande pérdida de tiempo de tu vida?
¿Cuál fue la mejor forma que invertiste de tu tiempo?
¿Qué es lo más grande que aprendiste? Ó ¿Qué sientes que has aprendido durante este
año?
Crea una frase u oración que te describa para el 2015
www.iglesiadelafamilia.com
Anexo
Consejos sanos para disfrutar del ayuno
En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la
gloria de Dios (1 Corintios 10:31)
En esta sección encontrarás consejos de como hacer de tu ayuno un colaborador a tu salud.
Ahora bien, el plan de Daniel no fue diseñado como un programa para perder peso, de hecho
nunca nos hemos enfocado en el peso sino en la salud. Hay una frase muy acertada de
Hipócrates que decía: que tu comida sea tu medicina, y que la medicina sea tu comida. Eso
es lo que queremos para todos, que puedan disfrutar, celebrar y vivificarse en una
alimentación mas sana cuidando el templo del Señor. La alimentación puede transformar tu
salud en unas pocas semanas a través de los sencillos principios de el plan de Daniel.
Este plan es un estilo de vida y de salud que deshace la duda acerca de como comer y
cocinar. De hecho, puedes comer cualquier cosa basándote en una sola regla: come
verdaderos alimentos completos. Come una variedad colorida de verdaderos alimentos
completos provenientes de ingredientes verdaderos que puedes hacer tu mismo, u otra
persona cercana. Comidas sencillas, autenticas, frescas, deliciosas, altamente nutritivas que
son fáciles de cocinar.
La Escritura nos enseña como vivir y amar plenamente, pero de alguna manera pasamos de
largo las partes que nos enseñan a honrar el templo del Espíritu Santo: nuestro cuerpo. Estar
en un estado de coma alimentario por comer azúcar y comida chatarra, tener tu mente
químicamente secuestrada por alimentos altamente procesados, supersabrosos y altamente
adictivos, te impide habitar por completo tu cuerpo y tu mente. Si la comida que estas
comiendo te está causando enfermedad y desconcentración, y te hace tan perezoso hasta el
punto en que si sientes la urgencia de hacer ejercicio, te acuestas hasta que se te pase,
entonces vivir una vida plena y que honre a Dios es difícil.
Si nutres tu cuerpo con ingredientes de alta calidad procedentes de una verdadera
alimentación no solo aumentarás tu energía, perderás peso y revertirás muchas
enfermedades crónicas, sino que además te sentirás mas ligero y más motivado a hacer
ejercicio, tu estado de ánimo se elevará y tu mente tendrá una mayor claridad, permitiéndote
despejar los estorbos en el camino de tus relaciones con Dios.
www.iglesiadelafamilia.com
Anexo
Levántate con las proteínas
El secreto de una óptima salud, menos ansiedad, azúcar en la sangre equilibrada y perder
peso es tomar proteína de calidad en cada comida.
Fuentes de proteína vegetal
• Frutos secos: come nueces, almendras
• Semillas: son fáciles de añadir a las ensaladas, los platos de frijoles o cereales, y a los
licuados. En este grupo puedes probar las semillas de calabaza, girasol y sésamo, chía o
lino.
• Legumbres: puedes prepararlos con planificación, dejándolos en remojo la noche anterior
a la preparación y cocinándolos en tandas.
Grasas que sanan
En este plan puedes disfrutar de muchas grasas saludables. Esta comprobado que las
grasas buenas como las Omega3 del pescado, los frutos secos, las semillas, los aguacates,
las olivas y el aceite de oliva virgen –extra-, disminuyen el colesterol y los triglicéridos y
resultan compuestos antiinflamatorios muy potentes. No solo esto sino que lo podrás
disfrutar debido al delicioso sabor que le pueden brindar a tus comidas.
Hay razones personales para seguir el plan de Daniel: sentirse mejor, perder peso, apoyar a
tu familia o iglesia, etc. La comida es una asunto personal ligado a nuestra cultura, hábitos y
preferencias. Pero las implicaciones de lo que comemos son mucho mayores. ¿Cómo
conecta lo que comemos con nuestros valores y propósito en la vida? ¿Cómo afectan las
elecciones que hacemos en nuestra familia, nuestro barrio y nuestra sociedad?
Cambia tu mente y cambiarás tu salud
Cuando tu cerebro funciona bien, trabajas bien. Cuando tu cerebro está angustiado, es
mucho mas probable que tengas problemas. Con un cerebro mas saludable las personas
son más felices y están físicamente más sanas, porque toman mejores decisiones. Cuando
el cerebro no está sano las personas están mas tristes, son menos exitosas, padecen
enfermedades y les cuesta alcanzar sus metas. Así que si deseas tener tu salud mucho mas
saludable, esfuérzate por tener un cerebro mas saludable.
www.iglesiadelafamilia.com
Anexo
Vence la Entropía
La entropía es la necesidad del cerebro y el cuerpo de conservar energía. Seguramente has
notado cuan difícil es comenzar a concentrarte cuando quieres estudiar o hacer ejercicios, o
quizá simplemente aprovechar tu tiempo libre en cosas que te edifiquen. Es importante que
en esta etapa de inicio, de los 21 días de ayuno, puedas identificar la entropía, para lograr
combatirla cuando tengas los tiempos de estudios, oración o momentos libres para
aprovecharlo al máximo. Seguramente tu cuerpo lo va a relacionar directamente con el
descanso, por eso es tan importante cambiar la forma en la que piensas en cuanto sientas
que la entropía quiere adueñarse de tu sueño. Como leíste en los párrafos anteriores
cambiar tu alimentación ayudará a tu cerebro a estar más lúcido para tomar buenas
decisiones. Te sorprenderás los cambios que puedes obtener por una buena alimentación.
La oración
Los beneficios de la oración van mas allá del alivio del estrés. Estudios han demostrado que
también mejora la atención y la planificación, reduce la depresión y la ansiedad, disminuye la
somnolencia, y protege al cerebro de deterioro cognitivo relacionado con el envejecimiento
normal. Además de desarrollar tu relación con Dios y edificar un fundamento para la salud
espiritual, la oración ofrece muchos beneficios para la salud y el alivio del estrés.
Conoce tu motivación
¿Qué impulsa tu deseo de estar sano? ¿se debe a que es la voluntad de Dios para ti que te
ocupes de tu cuerpo?
Piensa, en 1 de Corintios 6:19-20 “¿acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu
Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus
propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.”
www.iglesiadelafamilia.com
Anexo
La desintoxicación del plan de Daniel
Esto incluye los aspectos fundamentales descriptos en el plan de Daniel. La única diferencia
es que dejas de comer cualquier cosa que podría, potencialmente, provocar problemas de
salud.
¿Qué comerás?
• Alimentos frescos, completos y auténticos.
¿Qué dejarás?
• Estimulantes y sedantes: alcohol, cafeína, etc.
• Comida rápida o procesada (elimina aditivos y químicos)
• Toda clase de edulcorantes artificiales
• Todo el azúcar en cualquiera de sus formas
• Todos los lácteos (leche, yogurt, mantequilla, queso) al 100%, ni una gota.
• Todo el gluten (trigo, centeno, cebada, avena, espelta, kamut. Al 100%, ni una miga.
Al ingerir toda esta dieta, disfrutarás de una variedad deliciosa de comidas frescas y
completas y eliminarás comidas tóxicas e inflamatorias. Tu cuerpo tendrá la oportunidad de
sanarse, reiniciarse y restablecerse, permitiéndote notar por primera vez lo bien que
ralamente puedes sentirte. Tal ve te parezca un sacrificio, pero si nunca los has hecho, te lo
debes a ti mismo para aprender de primera mano la manera tan profunda en que puede venir
la sanidad con tan solo unos cambio dietéticos.
Si tomas cafeína o mantenía (mate) puedes ir disminuyendo la mitad gradualmente durante
la primer semana para evitar los dolores de cabeza por la abstinencia.
Asegúrate de beber al menos ocho vasos de agua al día. Duerme bastante, descansa e
incluso toma una siesta mientras tu cuerpo está sanando. Haz ejercicio diario, como
pequeños paseos de 30 minutos. Intenta eliminar cualquier actividad innecesaria o tener
muchas cosas en tu agenda; piensa en esto como días de restauración y renovación, tu
cuerpo te dirá lo que necesita. Si te sientes bien, continúa comiendo según el plan de
desintoxicación.
www.iglesiadelafamilia.com
-Conectados con Dios-
Santificación
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 1
No sabía – Serie I
Génesis 28:16 “Despertó Jacob de su sueño y dijo: Ciertamente el SEÑOR está en este
lugar y yo no lo sabía.” (LBLA)
Este pasaje de la Escritura, nos habla de Jacob, el segundo hijo de Isaac. Recordemos que
Jacob era un joven muy dado a estar en su casa (preferido de su madre), mientras que
Esaú, (preferido de su padre), era quien se levantaba muy temprano para salir a cazar el
alimento diario para la familia. Ahora bien, en esta oportunidad Jacob se encontraba lejos de
su hogar y en la penosa situación de estar huyendo de su propio hermano quien quería
quitarle la vida a causa de haber engañado a Isaac, su padre, haciéndose pasar por él, para
obtener la bendición de la primogenitura.
En este camino de escape, rendido ya por el cansancio, Jacob decide dormir un rato y
escoge una roca como almohada. Estando allí tiene un sueño. Él podía ver una escalera que
tenía su base en la tierra y el final en el cielo, desde allí podía observar en la cima de la
escalera al Señor que lo bendecía y le daba promesas. Es en ese lugar donde Jacob
descubre la realidad espiritual, esa realidad que marca el camino de lo que Dios quiere para
la vida de quienes le siguen. Es por esa misma razón que sostenemos que el evangelio no
es un entretenimiento religioso, hay que avanzar hacia lo que realmente las Escrituras
enseñan sobre como acercarse a Dios. Cuando Jacob tuvo la visión, también vio a seres que
descendían a la tierra, es decir ángeles, espíritus ministradores que Dios envía (que en
muchas ocasiones toman forma humana) y sin que nos demos cuenta nos ayudan en
nuestra vida.
Estas realidades angélicas, son verdades que podemos encontrar en la Biblia, por ejemplo a
Josué que cuando se le aparece el ángel le pregunta ¿eres tú de los nuestros o del
enemigo?, o Daniel cuando el ángel Gabriel le es enviado para revelarle el significado de las
visiones y sueños que tenía.
Volviendo a Jacob, el vio que ángeles subían y bajaban por las escalera (como si se
realizara algo así como un cambio de turno) Jacob nunca había visto algo así. Él había oído
que su abuelo Abraham había tenido varios encuentros, uno de ellos en un monte cuando
estaba por sacrificar a su padre Isaac, así que todo lo sucedido en este momento lo cautivó y
en su asombro despertó de aquel sueño diciendo “No sabía que el Señor estaba en este
lugar.”
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 1
Esta frase “No sabía”, nos indica dos cosas de las que él no se daba cuenta o no entendía y
es una clara enseñanza para nosotros de que hay cosas que, al igual que Jacob, no
sabemos y no percibimos del mundo espiritual. Recién entonces cuando Jacob despierta es
que se da cuenta de la experiencia y dice: “esta es casa de Dios y puerta del cielo”.
Ahora bien, la puerta es un acceso para poder comunicarse con el cielo. Vemos que Jacob
no estaba buscando a Dios, sino que Dios le sale al encuentro. Jacob no sabía, no tenía idea
que él era el elegido de Dios, todavía no sabía que de sus lomos iban a salir los doce
patriarcas de las doce tribus de Israel, él estaba huyendo como consecuencia de haber
obtenido una bendición por un medio equivocado, el del engaño; pero aun así Dios le salió al
encuentro y le mostró una puerta al cielo, la cual lo ayudó a tomar conciencia de la presencia
Dios en su vida.
Al igual que Jacob muchas veces nos encontramos huyendo a causa de nuestro corazón
engañoso, pero Dios nos sale al encuentro y nos abre una puerta al cielo… “Yo Soy la
PUERTA” afirma Jesucristo, y es que el acceso a la presencia de Dios es solo a través de Él.
Jesús es el único camino seguro y permitido hacia a la vida espiritual. Sólo por medió de
Cristo podemos alcanzar vida eterna, solo en Él se encuentra el perdón para cada uno de
nuestros pecados, solo en Su sangre preciosa nuestra maldad y engaños son lavados. Para
que en éste día puedas exclamar como Jacob “Esta es casa de Dios y puerta del cielo”
necesitas creer que Cristo, quien es la puerta, es también el único camino que lleva al padre
y en quien tenemos perdón de nuestros pecados.
Medita en esta enseñanza y en estos pasajes Jeremías 17:9 y 10 y Salmo 139:23 y 24 y has
de éste salmo tu oración.
Éste es un buen momento para que puedas presentarte delante de Dios y te dejes examinar
por Él. Cree y confiesa con tu boca a Jesucristo como el único Salvador y Señor de tu vida,
arrepiéntete y apártate de todo pecado y engaño para que no te sea de estorbo para
alcanzar las promesas y bendiciones que Dios tiene para tu vida.
Si quieres puedes usar este espacio para escribir lo que Dios te va mostrando.
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 2
No sabía – Serie II
Génesis 31:32 “Pero aquel con quien encuentres tus dioses, no vivirá. En presencia de
nuestros parientes indica lo que es tuyo entre mis cosas y llévatelo. Pues Jacob no sabía
que Raquel los había robado.” (LBLA)
Jacob no sabía: “El poder que había en su lengua”
Para que podamos entender esta expresión de Jacob es necesario ver el contexto en el que
fue dicha. En esta oportunidad Labán, su suegro, había extraviado sus ídolos. En un
acalorado reclamo de su parte Jacob se molesta y ante esta situación proclama una
sentencia: “pero aquel con quien encuentres tus dioses, no vivirá”, ahora bien el pequeño y
gran detalle era que Jacob no sabía que su esposa Raquel era quien los había robado.
Cuando ella se entera que su padre buscaba sus ídolos los escondió primeramente y luego
se los llevó consigo.
Algunas versiones dicen que Jacob pronunció palabra de maldición hacia el que tuviera los
ídolos de su suegro ignorando que su amada esposa era quien los tenía y evidentemente sin
saber el poder y el alcance de sus palabras. Las Escrituras enseñan que la vida y la muerte
están en el poder de la lengua, que ésta es como un pequeño gran gobernante, que es como
el timón de un gran buque y que todo nuestro cuerpo es manejado por ella. (Stgo 3:3-6)
Jacob, uno de los patriarcas, no sabía el poder que tenía su lengua y consiente o no suelta
una maldición, una sentencia de muerte sobre el que tenía los ídolos de su suegro…
capítulos más adelante vemos que su amada esposa da a luz y muere. Dios nos dejó este
tipo de enseñanzas para que entendamos que peligrosa es la ignorancia del poder de las
palabras en el ámbito espiritual. No deberíamos ignorar que lo que pronuncia nuestra lengua
tiene poder. Santiago 3:8-11 nos indica lo siguiente “Pero nadie puede domar la lengua. Es
maligna e incansable, llena de veneno mortal. A veces alaba a nuestro Señor y Padre, y
otras veces maldice a quienes Dios creó a su propia imagen. Y así la bendición y la
maldición salen de la misma boca. Sin duda, hermanos míos, ¡eso no está bien! ¿Acaso
puede brotar de un mismo manantial agua dulce y agua amarga?”. En los evangelios y en las
cartas tanto Jesús como los apóstoles nos instan a Bendecir y no maldecir, dejando de esta
manera un principio bien claro: el poder de la lengua, ya sea para bendición o para
maldición. Todo lo que el hombre dice, articulando con su lengua, repercute en su vida ya
sea para bien o para mal.
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 2
Este es el secreto espiritual.
Las Escrituras declaran que Todos nosotros estamos muertos, condenados en nuestros
delitos y pecados, pero si con arrepentimiento genuino creemos con el corazón y lo
confesamos con nuestra boca (lengua) seremos salvos.
Es necesario que entendamos que lo que decimos es un imán para que las cosas sucedan y
Dios no quiere que ignoremos el poder que se encuentra en nuestra lengua.
Toma un tiempo en la presencia de Dios y una vez más deja que el Espíritu Santo traiga a tu
memoria las palabras que has declarado sobre las personas que te rodean. Presta atención
si han sido palabras de maldición o de bendición. Deja que Él examine tus más secretas
motivaciones y también saque a luz toda maldición que ha sido declarado sobre tu vida. No
olvides que La palabra de Dios es clara, de tu boca no puede salir Bendición y Maldición.
Este es un buen momento para que puedas arrepentirte del mal uso que has hecho de las
palabras sobre otros y puedas revertir la situación confesando con tu boca tu pecado pero
también usando tu lengua para bendecir a quién has maldecido.
Usa este espacio para escribir palabras de bendición a quienes te rodean.
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
Si quieres ir un poco más profundo, preséntate ante Dios y deja que él te muestre si tienes
ídolos escondidos que pueden llevarte a caminos de muerte. Usa este espacio para sacarlos
de tu vida. Recuerda que un ídolo es todo aquello que ocupa mucho tiempo en tus
pensamientos, sentimientos y acciones desplazando a Dios del primer lugar en tu vida.
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 3
No sabía – Serie III
Génesis 38:16 “Y se desvió hacia ella junto al camino, y le dijo: Vamos, déjame estar
contigo; pues no sabía que era su nuera. Y ella dijo: ¿Qué me darás para estar conmigo?
(LBLA)
Judá no sabía de: “Los efectos espirituales de una fornicación”.
En realidad no es la primera vez que Judá se había desviado… todo comienza cuando
propone a sus hermanos vender a José a unos mercaderes que pasaban por allí y una
acción llevó a otra e hicieron que Judá se apartara del camino y empezara a tener amistad
con otro pueblo y terminara uniéndose con una mujer en yugo desigual. La historia continua
y la conducta de sus hijos no era conforme a la ley de Dios. Según la costumbre de esos
tiempos Judá arregla el casamiento de su hijo mayor con una joven llamada Tamar y sin que
ella haya concebido hijos su esposo muere. En esta situación y por ley, el siguiente hijo de
Judá debía contraer matrimonio con la viuda, y es así como Onán que no deseaba tener
nada con ella la toma como esposa y por ende cuando el subía a pasar la noche junta a ella,
vertía en tierra para no darle hijos. Esto provocó el enojo de Dios y el problema se agrava
cuando el segundo hijo de Judá también muere. Esta situación hizo que Judá engañara a
Tamar despidiéndola para que vaya a la casa de sus padres bajo la promesa que solo sería
hasta que su hijo Sela tuviera la edad suficiente para casarse.
La historia continúa, la esposa de Judá muere y después de guardar el luto correspondiente
lo vemos solo, sin comunión con sus hermanos, apartado de su pueblo y familia llegando
hasta una bifurcación de caminos y allí estaba Tamar, quien viendo que su suegro la había
engañado, se quitó las ropas de luto y se vistió como una prostituta, Sin darse cuenta que
era su nuera le ofreció pasar una noche con ella. La mujer accede pero bajo algunas
garantías y le pide que le deje:
Su sello: representa el poder, se llevaba en la mano o en el cuello. Servía para autorizar
documentos y para registrar la autenticidad e identidad.
Su cordón o cinto: representa la libertad.
3. Su báculo. Representa la autoridad, protección y sustento.
Más tarde Judá quiere recuperar lo entregado pero se da cuenta que la mujer desapareció
con sus pertenencias y cuando pensó que nadie sabría lo que había hecho en lo oculto su
pecado salió a luz dejándolo avergonzado. (Gn 38:24-26)
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 3
Hagamos un alto en la historia y veamos el camino de pecado que recorrió Judá. La envidia
lo lleva a ser el promotor de la venta de su hermano y participa junto a sus otros hermanos
de la mentira hacia su padre. Luego se separa de los suyos se une en yugo desigual, engaña
y miente a su nuera… termina solo desviándose en el camino cometiendo fornicación. Lo
que Judá no sabía eran los efectos espirituales que conlleva la fornicación, lo que estaba
poniendo en juego al acceder a este pecado. Judá no sabía que por esa fornicación estaba
dejando en los objetos que entregaba su poder, su libertad, su autoridad, protección y
sustento.
La Palabra de Dios nos hace una clara advertencia “HUID DE LA FORNICACIÓN”. También
nos avisa que el que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón,
Nos advierte de no llenar los ojos de adulterio y que honroso es el matrimonio y el lecho sin
mancilla.
Por las acciones de Judá entendemos y comprendemos que la fornicación con el pecado nos
quita el poder frente a nuestro enemigo, nos esclaviza, nos humilla dejándonos
desprotegidos y en la miseria espiritual y económica.
A lo largo de la historia miles de buenos y útiles cristianos han quedado a la orilla del camino
avergonzados porque alguien les mostró el sello, el cordón y el báculo que ellos entregaron
en un momento de placer. Justo cuando creyeron que todo había sido olvidado y que nadie
se acordaría o sabría lo sucedido, el pecado salió a luz para avergonzarlos públicamente.
No menospreciemos la hermosa perla de la fe que nos ha sido entrega. Hay muchas ofertas
a nuestro alrededor, hay muchas tentaciones y muchos atajos que a la larga no solo nos
traerán vergüenza y tristeza a nosotros sino también a nuestra familia e iglesia. Sostén fuerte
tu sello, cordón y báculo, reconoce cuan preciosos son y no lo sedas ante un vano, sutil y
oculto momento de placer.
¿Y si ya los entregaste…? nunca es tarde para recuperarlo, pero deberás aguardar con
paciencia hasta que la cosecha de tus acciones sean segadas. Pero hoy toma la perla de tu
fe, de los dones y del fruto que Dios te ha dado y no la vuelvas a dejar por nada ni por nadie.
“Así que si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al
Señor y dispuesto para toda buena obra. Huye también de las pasiones juveniles y sigue la
justicia, la fe, el amor y la paz, con lo que de corazón limpio invocan al Señor.” 2° Timoteo
2:21-22
Toma un tiempo en la presencia de Dios y deja que el Espíritu Santo limpie tus
pensamientos, ojos, motivaciones de toda fornicación y adulterio. Si te has desviado detrás
de la pornografía, de relaciones ilícitas, envidia, engaños y mentiras vuelve a recoger lo que
dejaste mediante el camino del arrepentimiento, del perdón, restitución y sobre todo toma la
firme decisión de huir de toda fornicación.
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 4
No Sabía – Serie IV
Número 22:34 “Y Balaam dijo al ángel del SEÑOR: He pecado, pues no sabía que tú estabas
en el camino para enfrentarte a mí. Pero ahora, si te desagrada, me volveré. (LBLA)
Balaam no sabía que: “el ángel de Dios estaba parado para impedir que avanzara por el
camino equivocado”.
Balaam era un profeta que se encontraba envuelto en la encrucijada de hacer o no la
voluntad de Dios lo cual implicaba ceder a su codicia por medio de lo que le ofrecían los
reyes paganos o bendecir a la nación de Israel para la batalla.
Por muy extraño que parezca el profeta eligió ir en busca de la recompensa por maldecir al
pueblo de Dios; preparó su asna, tomó a dos criados y emprendió camino hacia Moab. Esta
decisión del profeta provocó el enojo de Dios y decidió enviar a su ángel para que no dejara
avanzar a Balaam parándose en medio del camino e interponiéndose frente al trayecto del
animal.
He aquí ocurre algo inesperado, es la burra quien en reiteradas ocasiones desvía su camino
debido a que podía ver al ángel de Dios en frente de ella, mientras que el profeta totalmente
enceguecido la golpeaba con furia.
Es interesante notar que el profeta tenía ojos para ver los problemas de los otros pero no
podía ver los suyos propios. La Biblia nos advierte sobre esta situación cuando habla de que
algunos se preocupan por ver la paja en el ojo ajeno y no ven la viga que tienen en el suyo.
Balaam estaba tan ciego y sordo a causa del enojo que ni siquiera se había percatado que la
burra le había HABLADO y llegó a entablar un pequeño diálogo con el animal!!!! (vs. 28 al
30).
Hasta que no le fueron abiertos sus ojos espirituales Balaam no sabía que el ángel de Dios
estaba parado con la espada desenvainada para impedir que avanzara por el camino
equivocado. La Palabra describe que al ver al ángel el profeta se inclinó hasta poner su
rostro sobre tierra. El ángel pronuncia estas palabras “… he venido a impedirte el paso
porque con terquedad te me opones…” frente a esta declaración Balaam confiesa su pecado
y depone su actitud pero para sorpresa del lector, el mismo ángel que lo detuvo ahora lo
envía solo para que haga lo que Él le ha de encomendar.
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 4
Algo parecido ocurre con Saulo de Tarso, quién en su orgullosa sabiduría humana perseguía
tenazmente a los primeros cristianos hasta que El mismo Señor Jesucristo le sale al
encuentro en el camino y lo hace volver de su error.
Muchas veces al igual que Balaam y Saulo la codicia y el orgullo nos hace oponernos con
terquedad a la bendición que Dios quiere derramar sobre otros y nos lleva a estar ciegos en
los caminos equivocados del enojo y frustración transformándonos en piedras donde otros
tropiezan.
Lee Apocalipsis 2: 12-17 Hay un gran peligro para aquellos que se empecinan en no oír y
obedecer a la voz de Cristo, si no se vuelven en arrepentimiento y humildad les espera la
espada que vendrá de repente sobre todos los que persisten en avanzar por este camino.
El pecado de obstinación (soberbia, orgullo) es algo muy serio, del cual es necesario
arrepentirse y volverse del mismo cuanto antes. “Dios resiste (en el idioma original esta
palabra forma la figura de alguien que se prepara para la guerra ) a los soberbios y da gracia
a los humildes.” Stgo 4:6
Que importante es dejar que el Espíritu nos ilumine el entendimiento mediante Su Palabra y
podamos detenernos en este instante y preguntarle a Dios si realmente estamos en el
camino que Él nos ha preparado.
Toma un tiempo y ve si en tu vida hay enojo, codicia, orgullo, frustraciones porque otros son
bendecidos más que vos, porque otros reciben respuestas y vos no, porque otros logran
concretar negocios, sueños y progresan y vos no… En estos días de santificación deja que
el Espíritu use la espada aguda de la Palabra para discernir lo que hay en el alma que impide
que tu visión espiritual se manifieste. Busca y pide que tus ojos espirituales sean abiertos
mediante la santificación de tus acciones.
Si quieres usa este espacio para escribir lo que el Espíritu te marca que tienes que dejar
como también para lo que te muestra que tienes que hacer.
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 5
No sabía – Serie V
Jueces 16:20 Ella entonces dijo: ¡Sansón, los filisteos se te echan encima! Y él despertó de
su sueño y dijo: Saldré como las otras veces y escaparé. Pero no sabía que el Señor se
había apartado de él.” (LBLA)
Sansón no sabía del: “peligro de las distracciones”
Al llegar al cap 14 de los jueces nos encontramos en una época en la que Sansón era un
joven adulto y a pesar de su gran fortaleza física, su carácter, compromiso e integridad eran
muy débiles.
La prioridad y el propósito para la vida de Sansón fueron anunciados muy claramente por el
ángel del Señor “…él debía librar a Israel de manos de los filisteos.” (13:5). Pero como
veremos él se distrajo de su propósito al tratar de agradarse a sí mismo.
Primera distracción:
Se enamoró de la belleza del Enemigo. Con arrogancia y una total falta de respeto les dijo a
sus padres que se la den por mujer a una filistea. En vez de ir a pelear con sus enemigos fue
a ellos para satisfacer sus deseos pasionales.
Segunda distracción: Planificó una boda. Estando allí comienza a quebrar principios
establecidos por la ley de los nazareos, Se acerca a un león muerto y bebe vino.
Completamente borracho y lleno de orgullo plantea un enigma que supuestamente humillaría
a sus enemigos. Para estas alturas la diversión era tal que Sansón ni se acordaba de la
prioridad de su vida.
Tercera distracción: Revela un secreto. El deseo de Sansón hacia esta mujer llega a tal
punto
que sus enemigos lo usan para ganar la apuesta y descubrir la respuesta al enigma.
Cuarta distracción: Usa la venganza frente a su orgullo herido.
Quinta distracción: Confió en su propia astucia. Para esta altura Sansón tenía veinte años
jugando con el pecado y siempre había encontrado una salida, pero lo que Sansón no sabía
era del terrible peligro de las distracciones. Está vez el gran Sansón pierde totalmente el foco
de cual es el propósito y prioridad de su vida y cae frente a la insistencia de una fastidiosa
pero bella distracción. Llega y cruza el límite establecido por Dios y no se dio cuenta que el
Señor se había apartado de él.
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 5
La historia de Sansón es una advertencia sobre el peligro de descuidar las prioridades e ir
tras las distracciones que el enemigo nos presenta con el firme objetivo de que no lleguemos
a cumplir el propósito que Dios no ha encomendado.
En 1° Corintios 7:35 leemos “… nuestro deseo es que hagas todo lo que te ayude a Servir
Mejor al Señor, con la menor cantidad de DISTRACCIONES POSIBLES.”
En este día te sugerimos que con la ayuda del Espíritu Santo hagas una lista de las
distracciones que te apartan del propósito a que has sido llamado. Recuerda que las
distracciones son todas las cosas que te agradan pero que no son prioridad en relación a lo
que Dios te ha llamado. Luego de identificarlas, confiesa al Señor esas distracciones que hay
en tu vida y apártate de ellas.
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
Con la ayuda del Espíritu Santo has otra lista y prioriza lo que realmente es importante de
acuerdo al propósito al cual Dios te ha llamado.
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 6
Serie VI – No Sabía
Josué 7:8 “Dime, Señor, ¿qué puedo decir ahora que Israel ha huido de sus enemigos?.”
Josué no sabía: “que el pecado oculto de uno afectó a todo el pueblo”
Después de una aplastante y espectacular derrota que sufrió la ‘fortaleza inconquistable de
Jerico’ en manos del pueblo de Israel y su valiente líder, Josué continua los planes de
conquista hacia Hai, una pequeña ciudad al oriente de Betel. Manda a unos cuantos espías
para que evalúen el terreno y así poder planificar una estrategia.
Unos tres mil hombres emprendieron la marcha y para sorpresa de Josué y todo Israel
fueron completamente derrotados. La consternación es tal que Josué exclama desde su
angustia “¿qué puedo decir ahora que Israel ha huido de sus enemigos?.” Josué no podía
entender que había pasado, miles de preguntas se agolpaban en su cabeza, pero una era
punzante y constante ¿Qué pasará con la honra de tu gran nombre frente a los enemigos?
Lo que Josué no sabía era que el pecado oculto de uno solo afectó a todo el pueblo.
“¡Levántate! ¿Por qué estás ahí con tu rostro en tierra? ¡Israel ha pecado y ha roto mi pacto.
Robaron de lo que les ordené que apartaran para ser destruido… ¡levántate! Ordénale al
pueblo que se purifique a fin de prepararse para mañana, pues esto dice el Señor, Dios de
Israel: “en medio de ti, oh Israel, están escondidas las cosas apartadas para el Señor. Nunca
derrotarás a tus enemigos hasta que quites esas cosas que tienes en medio de ti.” Vs 10-13
Este es el mensaje de Dios para Josué.
Tras una espectacular victoria le siguió una aplastante y vergonzosa derrota, la causa: el
pecado oculto, el haber quebrantado la orden que Dios había mandado. No había sido todo
el pueblo, solo uno, Acán había tomado del botín enterrándolo en el medio de su tienda. Sin
embargo Dios señala a todo Israel como el que pecó.
Más adelante en la historia, el apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo escribiría las
siguientes palabras… “Somos un cuerpo en Cristo… y si un miembro del cuerpo se reciente,
todo el cuerpo se reciente”. 1° Corintios 12:26 y 27
Ésta idea de unidad estaba implantada en el corazón de Dios desde un principio y así como
el pecado de una persona afectó a todo un pueblo, así hoy el pecado que se hace en lo
oculto afecta a todo el cuerpo de Cristo. No hay pecado privado lo que uno hace en lo
secreto afecta a toda la iglesia. A veces nos preguntamos porque no vemos el poder del
Espíritu Santo manifestándose en medio de la congregación y vemos como la iglesia sufre
derrota tras derrota y hacemos oídos sordos a la voz de Dios diciéndonos “Nunca derrotarás
a tus enemigos hasta que quites el pecado de en medio de ti”, Sobre cada uno de nosotros
cae la responsabilidad de no ser un Acán que trae vergüenza y derrota dentro a la iglesia.
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 6
Una vez más presenta tu vida delante de aquel que todo lo ve, y deja que Él saque a luz todo
lo que está escondido, arrepiéntete y toma la decisión de vivir en integridad, practicando la
santidad en lo privado y Dios te hará resplandecer y manifestará su Gloriosa presencia en
medio de ti y en medio de su iglesia.
Si quieres puedes utilizar este espacio para escribir tu decisión de vivir en Santidad e
integridad.
______________________________________________________________
______________________________________________________________
______________________________________________________________
Conclusión – Serie “No Sabía”
• Jacob un joven que sale huyendo de su casa, en su peregrinaje lo toma la oscuridad de la
noche y por el cansancio decide tomar una piedra para poder descansar su cabeza. De
repente tiene una experiencia sobrenatural con seres angelicales y puede abrir los ojos a
una realidad que no sabía que existía. Jacob no sabía, no tenía idea que él era el elegido
de Dios, todavía no sabía que de sus lomos iban a salir los doce patriarcas de las doce
tribus de Israel, él estaba huyendo como consecuencia de haber obtenido una bendición
por un medio equivocado, el del engaño; pero aun así Dios le salió al encuentro y le
mostró una puerta al cielo, la cual lo ayudó a tomar conciencia de la presencia Dios en su
vida.
Al igual que Jacob muchas veces nos encontramos huyendo a causa de nuestro corazón
engañoso, pero Dios nos sale al encuentro y nos abre una puerta al cielo… “Yo Soy la
PUERTA” afirma Jesucristo, Para que en éste día puedas exclamar como Jacob “Esta es
casa de Dios y puerta del cielo” necesitas creer que Cristo, quien es la puerta, es también el
único camino que lleva al padre y en quien tenemos perdón de nuestros pecados.
• Jacob, uno de los patriarcas, no sabía el poder que tenía su lengua y consiente o no
suelta una maldición, una sentencia de muerte sobre el que tenía los ídolos de su suegro
sin saber que Raquel los había tomado.
Es necesario que entendamos que lo que decimos es un imán para que las cosas sucedan y
Dios no quiere que ignoremos el poder que se encuentra en nuestra lengua.
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 6
• Lo que Judá no sabía eran los efectos espirituales que conlleva la fornicación, lo que
estaba poniendo en juego al acceder a este pecado. Judá no sabía que por esa
fornicación estaba dejando en los objetos que entregaba su poder, su libertad, su
autoridad, protección y sustento.
Por las acciones de Judá entendemos y comprendemos que la fornicación con el pecado nos
quita el poder frente a nuestro enemigo, nos esclaviza, nos humilla dejándonos
desprotegidos y en la miseria espiritual y económica.
• Hasta que no le fueron abiertos sus ojos espirituales Balaam no sabía que el ángel de
Dios estaba parado con la espada desenvainada para impedir que avanzara por el camino
equivocado. La Palabra describe que al ver al ángel el profeta se inclinó hasta poner su
rostro sobre tierra. El ángel pronuncia estas palabras “… he venido a impedirte el paso
porque con terquedad te me opones…” frente a esta declaración Balaam confiesa su
pecado y depone su actitud pero para sorpresa del lector, el mismo ángel que lo detuvo
ahora lo envía solo para que haga lo que Él le dice.
Que importante es dejar que el Espíritu nos ilumine el entendimiento mediante Su Palabra y
podamos detenernos en este instante y preguntarle a Dios si realmente estamos en el
camino que Él nos ha preparado.
• La prioridad y el propósito para la vida de Sansón fueron anunciados muy claramente por
el ángel del Señor “…él debía librar a Israel de manos de los filisteos.” (13:5). Pero él no
sabía del peligro de las distracciones que lo apartaron de su propósito al tratar de
agradarse a sí mismo.
La historia de Sansón es una advertencia sobre el peligro de descuidar las prioridades e ir
tras las distracciones que el enemigo nos presenta con el firme objetivo de que no lleguemos
a cumplir el propósito que Dios no ha encomendado.
• Josué tras vivir una espectacular victoria le siguió una aplastante y vergonzosa derrota, es
que Josué no sabía que la causa era el pecado oculto de uno solo que había quebrantado
la orden que Dios había mandado. No había sido todo el pueblo, solo uno, Acán había
tomado del botín enterrándolo en el medio de su tienda. Sin embargo Dios señala a todo
Israel como el que pecó.
Ésta idea de unidad estaba implantada en el corazón de Dios desde un principio y así como
el pecado de una persona afectó a todo un pueblo, así hoy el pecado que se hace en lo
oculto afecta a todo el cuerpo de Cristo. No hay pecado privado lo que uno hace en lo
secreto afecta a toda la iglesia.
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 7
LAS SIESTAS ESPIRITUALES – ENSEÑANZA
En Mateo 3:2 dice: “arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.”
Juan fue el nexo o puente entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, el predicaba
“arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” Cuando Cristo comienza a
enseñar mediante las Parábolas, Él comienza a decir “El reino de los cielos es semejante
a…” con cada parábola trae una nueva demanda que nos prepara para purificarnos, para
que tengamos un más amplio concepto de lo que es el arrepentimiento en nuestras vidas.
Ante tanta inmoralidad en la tierra, el único camino para encontrarnos con Cristo es a través
del arrepentimiento genuino, entendiendo que Él nos acepta tal cual somos, sin amar al
pecado pero amando al pecador. Por eso cada día nuestro nivel de arrepentimiento tiene que
ir subiendo, porque como esposa de Cristo debemos estar preparados, con un corazón
limpio.
A lo largo de estos devocionales hemos visto la importancia de guardar nuestro cuerpo de la
inmoralidad, nuestro corazón de la soberbia, el orgullo, la codicia y la mentira, es decir del
pecado.
Es muy importante entender la dimensión de un verdadero arrepentimiento y para ello vamos
a desarrollar algunos puntos muy interesantes en cuanto al arrepentimiento y a no dormirnos
espiritualmente.
LAS SIESTAS ESPIRITUALES PRODUCEN MALAS SEMILLAS.
Mat 13:24 - 29 Jesús les contó esta otra parábola: “El reino de los cielos puede compararse
a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras todos estaban
durmiendo, llegó un enemigo que sembró cizaña entre el trigo, y se fue.
Cuando creció el trigo y se formó la espiga, apareció también la mala hierba. Entonces los
labradores fueron a decirle al dueño: ‘Señor, si la semilla que sembraste en el campo era
buena, ¿cómo es que ha salido la cizaña?’ El dueño les dijo: ‘Un enemigo ha hecho esto.’
Los labradores le preguntaron: ‘¿Quieres que vayamos a arrancar la mala hierba?’
Pero él les dijo: ‘No, porque al arrancar la cizaña podéis arrancar también el trigo.´
Jesús nos muestra un mensaje claro, el enemigo no hubiera sembrado si no se hubieran
dormido, y ese es uno de los grandes problemas de la iglesia hoy. El enemigo aprovecha
cualquier situación de desatención para sembrar su cizaña.
Cuando NO dormimos espiritualmente nuestras vidas están atentas a cualquier ataque del
enemigo pero sin embargo el problema no es el ataque en sí, sino el “como” lo afrontamos.
Si vivimos una vida de siesta espiritual, relajados por esperar solo de lo que recibimos del
domingo, sin cultivar nuestra relación con el Padre, es muy probable que ante el primer
ataque terminemos produciendo una mala, impura, vacía y sucia semilla.
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 7
El peligro de descuidar nuestro corazón y nuestra comunión con Jesús hacen que no
despertemos a lo que Dios quiere de nuestras vida. Necesitamos arrepentirnos de esas
siestas espirituales.
LAS SIESTAS ESPIRITUALES AHOGAN FRUTOS
1Re 3:16 – 20 Por aquel tiempo fueron a ver al rey dos prostitutas. Cuando se hallaron en su
presencia, una de ellas dijo:
–¡Ay, Majestad! Esta mujer y yo vivimos en la misma casa, y yo di a luz estando ella conmigo
en casa.
A los tres días de dar a luz, también dio a luz esta mujer. Estábamos las dos solas. No había
ninguna persona extraña en casa con nosotras; solo estábamos nosotras dos.
Pero una noche murió el hijo de esta mujer, porque ella se acostó sobre él.
Entonces se levantó a medianoche, mientras yo estaba dormida, quitó de mi lado a mi hijo, lo
acostó con ella y puso junto a mí a su hijo muerto.
En las siestas espirituales echamos a perder frutos que el señor nos ha dado. Muchos
padres les dicen a sus hijos que dejen de ir a la iglesia, los desvían del propósito de Dios, lo
corren de los ambientes que los contienen trayendo muerte sus vidas.
Muchas madres están decepcionadas y mal aconsejan a sus hijas a que prueben con
diferentes chicos, a que menosprecien su virginidad. Un despierto en el reino de los cielos
nunca haría eso.
El peligro está en que muchos padres aconsejan a sus hijos en ‘sus siestas espirituales’. El
estar dormido trae maldición. Cuando los padres están dormidos espiritualmente es cuando
sufren mayor pérdida. Necesitamos arrepentirnos de ahogar el fruto de Dios en la vida de
nuestros hijos.
LAS SIESTAS ESPIRITUALES GENERAN CORAZÓNES DE PIEDRA.
Mar 13:33 ¡Permanezcan alerta! ¡Estén en guardia! Porque ustedes no saben cuándo
vendrá el tiempo.
Esta es la parte vital para no entrar en una siesta espiritual: estar atentos y orar.
En Éxodo 33 encontramos a un pueblo que se había dormido pero no así su líder; Moisés
estaba atento a lo que Dios quería realizar con su pueblo. El adormecimiento del pueblo
consistía en que ellos “demandaban” una visitación de la gloria de Dios para restaurar su
confianza en Él pero ellos como pueblo querían seguir viviendo como egipcios, no querían un
cambio de vida. Claras muestras de ello son los 40 años de las constantes quejas y
reclamos que elevaban a Moisés. Para ellos todo lo que Dios le decía a Moisés estaba mal.
Era un pueblo que dormía.
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 7
El peligro de descuidar nuestro corazón y nuestra comunión con Jesús hacen que no
despertemos a lo que Dios quiere de nuestras vida. Necesitamos arrepentirnos de esas
siestas espirituales.
LAS SIESTAS ESPIRITUALES AHOGAN FRUTOS
1Re 3:16 – 20 Por aquel tiempo fueron a ver al rey dos prostitutas. Cuando se hallaron en su
presencia, una de ellas dijo:
–¡Ay, Majestad! Esta mujer y yo vivimos en la misma casa, y yo di a luz estando ella conmigo
en casa.
A los tres días de dar a luz, también dio a luz esta mujer. Estábamos las dos solas. No había
ninguna persona extraña en casa con nosotras; solo estábamos nosotras dos.
Pero una noche murió el hijo de esta mujer, porque ella se acostó sobre él.
Entonces se levantó a medianoche, mientras yo estaba dormida, quitó de mi lado a mi hijo, lo
acostó con ella y puso junto a mí a su hijo muerto.
En las siestas espirituales echamos a perder frutos que el señor nos ha dado. Muchos
padres les dicen a sus hijos que dejen de ir a la iglesia, los desvían del propósito de Dios, lo
corren de los ambientes que los contienen trayendo muerte sus vidas.
Muchas madres están decepcionadas y mal aconsejan a sus hijas a que prueben con
diferentes chicos, a que menosprecien su virginidad. Un despierto en el reino de los cielos
nunca haría eso.
El peligro está en que muchos padres aconsejan a sus hijos en ‘sus siestas espirituales’. El
estar dormido trae maldición. Cuando los padres están dormidos espiritualmente es cuando
sufren mayor pérdida. Necesitamos arrepentirnos de ahogar el fruto de Dios en la vida de
nuestros hijos.
LAS SIESTAS ESPIRITUALES GENERAN CORAZÓNES DE PIEDRA.
Mar 13:33 ¡Permanezcan alerta! ¡Estén en guardia! Porque ustedes no saben cuándo
vendrá el tiempo.
Esta es la parte vital para no entrar en una siesta espiritual: estar atentos y orar.
En Éxodo 33 encontramos a un pueblo que se había dormido pero no así su líder; Moisés
estaba atento a lo que Dios quería realizar con su pueblo. El adormecimiento del pueblo
consistía en que ellos “demandaban” una visitación de la gloria de Dios para restaurar su
confianza en Él pero ellos como pueblo querían seguir viviendo como egipcios, no querían un
cambio de vida. Claras muestras de ello son los 40 años de las constantes quejas y
reclamos que elevaban a Moisés. Para ellos todo lo que Dios le decía a Moisés estaba mal.
Era un pueblo que dormía.
www.iglesiadelafamilia.com
Semana de
santificación
día 7
Muchas veces hay una gran coincidencia entre el pueblo de Israel y muchos cristianos de
hoy. Encontramos creyentes al igual que Moisés, que están despiertos, con muchísimas
ganas de buscar a Dios, no se quieren dormir ni por un instante, mientras otros reclaman que
el director de alabanza no fluye, los músicos no son buenos o el color de la iglesia no
combina.
Hay que dejar de dormir las siestas espirituales porque éstas dejan a muchas personas en el
desierto. Las siestas distraen y Jesús dijo ¨Velen, estén atentos, presten atención, no se
duerman!!!!
Iglesia es HORA DE DESPERTAR!!!! No podemos depender únicamente de una visitación
esporádica, tampoco de un evento, ni siquiera de quien está al frente del culto. Nuestra
dependencia necesita ser cristo céntrica, únicamente dependientes de Él. Jesús nos dejó Su
Palabra como guía y para que nos sirva de advertencia y cuidado.
Iglesia es HORA DE DESPERTAR!!! Haciendo de la presencia de Dios el mejor lugar en
donde podemos estar.
www.iglesiadelafamilia.com

similar documents