Consulte estudio sobre los tóxicos de la ciénaga Miramar

Report
CONVENIO INTERADMINISTRATIVO PARA
AUNAR ESFUERZOS CON EL FIN DE
REALIZAR DIAGNÓSTICO DEL ESTADO
ACTUAL DE LA CIÉNAGA DE MIRAMAR
DENTRO DEL MARCO DEL DESARROLLO
DE LA GESTIÓN INTEGRAL DEL RECURSO
HÍDRICO EN EL MUNICIPIO DE
BARRANCABERMEJA
Convenio 1018/12
Prof. Jesús Olivero Verbel. Ph.D.
Investigador principal
1
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
Las aguas servidas de Barrancabermeja, en conjunto con las basuras, constituyen la
principal fuente de contaminación de la Ciénaga Miramar en términos de bacterias
patógenas, fósforo, nitrógeno, sólidos disueltos y otros contaminantes.
La profundidad máxima de la Ciénaga Opón no supera los tres metros, con un
promedio en su interior de 1.3 m. Un área considerablemente grande del espejo de
agua posee depósitos de sedimentos en suspensión generando una profundidad
inferior a un metro.
La profundidad máxima de la Ciénaga Miramar es de 8 m, con un promedio de 3.2
m en su área interior, con una alta capa de sedimentos en descomposición y con
abundantes residuos de plástico y metal.
La alta carga de fósforo y nitrógeno que recibe la Ciénaga Miramar la convierten en
un cuerpo de agua altamente eutroficado, lo cual compromete severamente su
calidad ambiental.
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
Las concentraciones de Zn, Pb, Hg y Ni en sedimentos de la Ciénaga Miramar son
mayores que las observadas en la Ciénaga de Opón. Lo opuesto ocurre para Cd.
Para plantas acuáticas, los niveles de Pb, Cd, Ni y Zn son mayores en la Ciénaga El
Opón, con respecto a la Ciénaga Miramar. Para el caso del Hg, la concentración es
mayor en la Ciénaga Miramar.
Para los peces, los metales están más biodisponibles en la Ciénaga del Opón que en
Miramar.
Con la excepción de Zn, las concentraciones de Pb, Cd y Ni en hígados de iguana de
la Ciénaga Miramar son mayores que las observadas en la Ciénaga de Opón, lo cual
sugiere una fuente de contaminación atmosférica.
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
Las concentraciones de Zn, Ni y Cd en la Ciénaga Miramar no dependen de la
entrada de aguas residuales domésticas, sino a aportes puntuales de origen
antropogénico.
La huella de hidrocarburos aromáticos polinucleares fue marcada en las muestras
ambientales de la Ciénaga Miramar y mínima en la Ciénaga Opón.
La diferencia en la distribución de hidrocarburos aromáticos polinucleares en la
ciénaga Miramar sugiere que las aguas residuales domésticas no son la fuente
principal de los mismos.
Los peces de la Ciénaga Miramar poseen mayor número de alteraciones
histopatológicas que los de la Ciénaga El Opón, especialmente reacciones
inflamatorias y mayor deposición de pigmentos en el hepatopáncreas, sugiriendo
que los primeros están expuestos a mayores condiciones de estrés.
Las iguanas de la Ciénaga Miramar presentaron mayores áreas de pigmentación por
melanina en hígado que las de Opón, probablemente como resultado a la
exposición a condiciones severas de estrés oxidativo.
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
Los niños del municipio de Barrancabermeja presentaron mayor frecuencia de
microcitos y eritrocitos policromatófilos con respecto a la población infantil del
corregimiento El Opón.
Los eosinófilos y neutrófilos con micronúcleos, células de la línea leucocítica,
estuvieron incrementadas en los niños de Opón, en relación con los de
Barrancabermeja. Este hallazgo podría estar asociado con la exposición a metales
pesados (Cadmio) presentes en alimentos y aguas sin tratamiento.
Los índices de coeficiente intelectual de los niños que habitan alrededor de la
Ciénaga Miramar son bajos y deben desarrollarse estrategias para su mejoramiento.
Las Ciénagas Opón y Miramar son ecosistemas estratégicos para la ciudad de
Barrancabermeja y deben establecerse estrategias para su recuperación y
conservación.
Para la Ciénaga Miramar, la comunidad misma es responsable de su deterioro, como
quiera que este cuerpo de agua sirve de destino final a multitud de residuos
líquidos y sólidos generados en la ciudad.
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
Es contradictorio que exista un club de golf a pocos metros de la refinería. Este espacio
constituye una fuente de exposición permanente a contaminantes gaseosos derivados de
la refinación. El único uso posible que debería tener este sitio es el de reserva forestal.
La utilización de la Ciénaga Miramar como sitio de disposición de aguas residuales de
Barrancabermeja sólo disminuye los posibles impactos de la refinería sobre la misma.
El Cristo ubicado en el interior de la Ciénaga Miramar no debe ser utilizado para procesos
de aireación del agua por dispersión aérea. Su funcionamiento genera aerosoles que
transportan la contaminación microbiana a los alrededores, exponiendo a los ciudadanos.
Implementar un programa eficiente para el manejo y tratamiento de aguas residuales
domésticas en Barrancabermeja, así como uno de educación ambiental para evitar la
llegada de basuras a la Ciénaga de Miramar.
La Ciénaga El Opón requiere de un programa de recuperación y protección de su cuenca,
así como un monitoreo de metales pesados en peces, con especial atención al cadmio.
Desarrollar un programa de evaluación permanente de la calidad del aire en
Barrancabermeja, con especial énfasis en la deposición de metales pesados.

similar documents